La “histórica” victoria de México 2-0 ante Francia

[Visto: 951 veces]

Fue el juego más mediocre y aburrido que he visto en los últimos cinco años. Nunca me imaginé que en un Mundial pudiera ofrecerse un espectáculo tan cuestionable donde veintidós tipos (unos entregados y los otros enajenados) corrían tras el balón sin ideas ni ganas o sin capacidad técnica.

Pero había aceptado una invitación de mi jefe directo y un colega de estar allí reunidos los tres, al medio día, bebiendo cerveza (en lugar de hacer deporte) y comiendo chatarra mientras en la televisión se presentaban comerciales de lo saludable que era comer sándwiches de Pan Bimbo (más comida chatarra engordante).

México llegaba constantemente, eso no lo niego. Pero, ¿qué se ganan con llegar un montón de jugadores mediocres que NO son capaces de tirar siquiera hacia la portería –por no pedir la anotación-? El fúbtol se gana anotando y no llegando.

Francia, en cambio, Francia… NO hacía nada. O sea, esos tipazos árabes y africanos NO sentían –naturalmente- la chemise blue… porque obviamente NI franceses son. Pero son jugadores de clubes como el Arsenal, el Manchester o el Real Madrid… claro que allá juegan de otra manera, un Mundial no les vale mucho en cambio.

Entonces, entre tantas jugadas de risa México por medio del Chicharito anotó. Un evidente fuera de lugar, pero anotó. ¿Bravo?

Luego, una inocente barrida de un franchute donde solo era necesario llegar y estrellarse con sus piernas para ser penal… claro, era lógico que sería así. Ni por ser juego mundialista se podían cambiar las lógicas más bobas.

Y entonces, la “leyenda mexicana”, un tipo superconflictuado, corriente y ridículo (y para colmo, con nombre azteca) anotó y marcó un “impresionante record” que consiste en haber anotado en tres mundiales (a pesar que en el anterior Mundial NO fue convocado por ciertas razones de disciplina y escándalos). El record dice “anotar”, aunque sea uno, nada más. Porque si pidiera anotar varios… o de manera espectacular, bélica, poética o deslumbrantemente otra cosa sería.

Y siguió el juego: ¡Uta madre! ¡De güevonada extrema todo!

Lo mejor fue que acabó.

Y varios lloraron de la mexicana emoción enorme en ese país africano. Un llanto intenso… mucho más que ese gasto estúpido por haber ido una semana a Sudáfrica para “ver el Mundial” (de trece a veinte mil dólares fueron capaces de pagar). Los mexicanos podemos hacer cosas que las naciones “civilizadas” y ricas jamás harían.

México le ganó a Francia. Guau, ¡qué orgullo!

Lástima de los goles tan raquíticos y cuestionables…. Y mucha más lástima que haya sido una Francia muy pero muy lejana a los equipos de Platini y Zizou donde dudo que jamás se les hubiera quitado el sueño siquiera…

Epílogo: Unos muy relajados y tranquilos franceses de apellidos árabes o afros salieron del campo saludando a todos. Como si acabaran de jugar un jueguito sólo para abrir sed y pasar a beber cerveza.

¿Qué orgullo? ¡México ganó! (Pues qué pinche orgullo)

20100618-5mayo.jpg
Qué cartel tan estúpido.

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *