The Ricky Effect: Fuera del clóset veinte años después

[Visto: 1225 veces]

Conciertos, cadenas de transmisión de videos, Pepsi (creo que él ha sido un Pepsi boy), shows de alto rating… y más gracias o talentos; hijos, abdominales marcadas. Su rostro y cuerpo han sido altamente cotizados en la publicidad, y claro; su homosexualidad siempre había sido murmurada… Pero una fina, discreta y educada.

Mr. Martin finalmente se salió del oscuro armario (¡Sal de allí! ¡Ven aquí! Tu destino es ser feliz). ¿Razones? Desconocidas hasta ahora. Pero el cisma lo ocasionan no las causas, sino el efecto. El Ricky Effect.

¿Hasta dónde se debe permitir que alguien indague la vida privada de los otros? ¿Por qué no forma parte de una educación “integral” entender que, lo que haga el otro en su intimidad, no es asunto público?

Los pequeños mundos se dividen más: los que felicitan su decisión… los que la condenan.

Asunto menor, el dilema viene a ser el interrogarse; ¿se puede ser feliz viviendo con secretos? Manolo Solano y Hugo, Víctor y Ángel… son ejemplo del via crusis existencial del escondite social.

¿Cuántos seres desearían asincerarse? ¿Cuántos han aceptado su vida dentro del sitio oscuro?

Pero bueno, Ricky volvió a ser noticia, a ser Fama muchos años después: Su ¡Allez Allez! ya casi nadie lo recuerda. Ahora estará diseñando cómo vivir La Vida Loca con un absurdo estigma en su frente. ¿Volverá a ser tan pop, tan aceptado y tan querido en sociedades francamente ignorantes e inmaduras?

Quizá el futuro mediato de RM tenga efecto en los miles de reprimidos de América Latina… Pero Ricky es rico, blanco, bonito…. Quien no encaje en esto, mejor que ni sueñe en gritar “esta boca es mía”.

20100416-rickyMartin45445.jpg

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *