Archivo por meses: Abril 2010

Ma Keen Dawn : MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (10/100)

Una de las canciones más intrigantes que he escuchado sin lugar a dudas. Todo un misterio ya que no he podido descubrir ni su origen ni el mensaje que intenta ofrecer. De origen francés mas cantada en inglés, pero con más fama en su versión cover del Señor Bosé de uno de sus discos más ìntimos y ambiguos (Más allá, 1982).

Si en su original, recuperada por mí de una amplia y variada recopilación de este grupo francés llamado Five Letters llamada L’Integral (1998), el tema es difícil de comprender tanto por su estructura lingüística como por ese extraño acento galo en el idioma anglo. En la versión hispana de Bosé (que viniendo de él no dudo ni tantito su esfuerzo por mantenerse apegado al original) también su letra resulta tan oscura como confusa, y quizá con alguna inherente carga homo…

Pero es un tema para meditar y soñar, una canción que en unos de esos inefables momentos de nostalgia vespertina se deben escuchar… una y otra y otra vez.

Título: Ma Keen Dawn
Artista: Five Letters
Año: 1979
Procedencia: Francia
Género: Pop, balada

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz Sigue leyendo

¿Por qué el rechazo hacia Arjona?

No es la primera vez que leo que músicos argentinos manifiesten una querella contra Arjona, el guatemalteco que vive en México. Parece que quieren degradarlo como músico, parece que algo les duele a estos argentinos entre los cuales está uno que considero un verdadero monstruo/genio/pilar indiscutible de la música: Fito Páez. Y es precisamente que me preocupa que Páez declare cosas ciertamente inmaduras… Arjona o los argentinos… esa es la cuestión.

Yo no soportaba a Arjona, hace algunos años. Su tema de Mujeres se me hacía de lo más ridículo, más machista y menos sensible y tenía muchas características para hacerlo hit de radio… sí, pero de la radio que escuchan en lugares de mal gusto y sin mucho criterio musical.

20100425-santopecado.jpg

Luego, y para colmo, sacó la de Jesús es verbo y de plano me llevó a tildar a este músico como “el poeta de las sirvientas”. Un mote que ganó las simpatías de mis amigos que, andaban en ondas musicales como la mía.

Pero con el tiempo fui dejando algunos prejuicios y poco a poco me fui permitiendo escuchar otros temas de Ricardo Arjona.

Ayúdame Freud viene a ser el éxtasis ar-jó-nico en mi parecer, un tema sutilmente jazzeado que me agrada en exceso. Con eso bastaba para perdonarlo, o mejor dicho, disculparme por haberlo prejuzgado inmaduramente.

Su disco Santo Pecado me pareció bastante completo y disfrutable, su Galería Caribe tiene buenas sorpresas, Adentro tiene un par de temas contundentes… e Historias sigue siendo un inevitable clásico.

20100425-paez.jpg

Ahora bien, Ceratti me gustaba cuando yo tenía 22 años, hace más de quince que NO lo soporto y el “regreso” de los Soda me pareció una ridiculez. Charly García ha sido sin duda el Frank Zappa del rock en español y tiene obras espléndidas… pero su época ha pasado… Sólo Páez me parece un músico total y vigente… además sus temas, son muy pero muy superiores a los de Arjona y Ceratti y muchos del Charly….

Así que, ¿por qué viene este disgusto pues?

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz Sigue leyendo

Historia de un Hotel (Charlatanes Vol. 2)

Y llegó al hotel con todo un aire misterioso. Preguntó por el encargado y cuando LA vio dejó su pequeña maleta en el piso y le dijo “¡Ahhhhh! ¡Sigo temblando! ¡Acabo de ser robado!” De inmediato, la encargada del hotel (aunque quizá el dueño fuera su dócil y amable marido con quien yo estaba tomando algo de ron) le cuestionó qué le había pasado. “Fui asaltado, por el casino Texas”. ¡Ahhhh! Sí claro, cerca de las diez de la noche por el área de la Terminal de buses… pero…. era Nicaragua, el país con menos delincuencia en el continente….

¿Y esa maleta?” le dijo la doña, porque era algo extraño que un recién asaltado llegara a un hotel a pedir hospedaje for free llevando una maleta. “Pues es que esta la tenía aparte…. Lo que pasa es que andaba con una dama cuando unos tipos salieron de una esquina y me quitaron la billetera y lo demás” fue su respuesta idiota. Desde un principio hacía gala de una estupidez sobresaliente.

¡Ahhh, sí, una dama! Seguro que ella ordenó tu robo” dijo el Don. Y el gran bocón ése hizo gala de dotes artísticas mediocres, queriendo hacernos creer que traía un estrés postraumático por un robo vil y miserable. Pero no tardó mucho en pedir lo que quería, pasar la noche gratis dada su lamentable situación… Pero a pesar de haber sido robado llevaba una maleta, la cual, curiosamente no le fue quitada. “Es que esta la tenía guardada en otra parte”…. Y para colmo, de inmediato ,de ella sacó unos programas piratas y me los ofreció a mí precisamente a mí (que por mi color blanco, mi obesidad, mi manera de vestir y de hablar era evidente que no era de ese país). Me ofrecía una versión del Windows XP con no sé qué parches y se me salió la burla. Le dije que el XP era prehistórico, que NO tenía caso siquiera hablar de él…. Entonces me miró con rabia y me preguntó que Yo de dónde era…. Y decidí mentir y decir que de Perú…. Y respondió con sorna “¡Ahhhh! Ustedes NO tienen nada!” haciendo que mis amigos se mofaran con su comentario irónico.

Ya luego, el verdadero “dueño” del hotel dijo que “los ingenieros peruanos tenían fama de capaces”. Le dije que NI se preocupara, que yo era mexicano pero que el tipo ése no me daba confianza (jajajajaja).

Con su show mediocre, su actuación de lástima, logró que le dieran un cuarto gratuito por la noche y, el Don, lo dirigió a él a la habitación. Mientras tanto YO molesto le reprochaba a la Doña que a mí –siendo un cliente legítimo porque no nomás pagaba el cuarto, sino que desayunaba, cenaba y me emborrachaba en su local- NO me parecía que alguien como él compartiera el espacio. Así que le advertí claramente que esa noche dormiría sobre mis cámaras fotográficas y bajo llave…

Pero simultáneamente, el “recién robado” veía el cuarto y le cuestionaba al Don si podía llevar compañía esa misma noche. O sea que ese maldito robo no le había afectado su capacidad de erección y podía tener relaciones sin mayor problema… y salió y le dijo a la dueña (delante de mí –al que acababa de insultar- y de mis amigos –que se rieron como idiotas-) que iba a salir “un rato” siendo las once de la noche (y después de un robo) e ingenuamente preguntó que “a qué hora cerraban”. La Doña le dijo molesta y mirando a sus ojos que la hora de cerrar era ya y se volvió a su marido (el Don) y le dijo “mejor que entregue el cuarto porque no es conveniente tenerlo aquí”.

Una enorme, pero muy enorme sonrisa se dibujó en mi rostro. Mi amigo Élmer me dijo “te saliste con la tuya, bandido”. El farsante ése puso una cara de querer defecar con urgencia y lo llevaron al cuarto a que sacara su maleta de discos Windows XP con todos sus parches (caducidad garantizada) y al pasar junto a mí dijo con voz molesta y a todo volumen “¡Y se llaman católicos, hijos de p”#$!” mientras yo, que soy bien budista, soltaba una risotada.

Hotel en Estelí, Nicaragua por José Zavala

Hotel en Estelí, Nicaragua… donde ocurrieron los hechos.

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz Sigue leyendo

Nicaragua la cafetalera (pero No cafetera)

La bella nación centroamericana tiene tanto que ofrecer al mundo, tanto que no se conoce y que sería bueno llegara –al menos, por estos lares-: como su magnífico ron, su cerveza, sus artesanías de cuero y de madera, su literatura (¡no más la de R.D.!) y, por supuesto, música.

Sin embargo, Nicaragua comienza a dar qué hablar en el delicioso mundo del café… pero este asunto es uno que considero a medias. Se habla de premios internacionales y de reconocimientos mundiales. NO lo dudo ni por un momento. Este país tiene condiciones extraordinarias para producir excelente grano de elevada calidad… pero el asunto es, ¿se bebe comúnmente en Nicaragua el café de esa apreciada calidad?

La cultura del café es una muy dedicada y celosa. No basta tener las condiciones y los conocimientos para producir ciertos lotes que van a generar la admiración mundial. Una cultura cafetera más cabal amerita un cambio gradual en ciertas maneras de ver el mundo. Es rigurosamente necesario tener otros ciertos recursos para alcanzar lo sobresaliente.

Un café que ha sido tostado y molido tiene una vigencia mediata (o caducidad). Comprar café de esta forma No garantiza siquiera el hecho de beber una deliciosa taza. Y desgraciadamente las bodegas comerciales están llenas de este tipo de productos y allí permanecen por mucho tiempo.

Por otra parte, preparar café de olla no es una práctica mala necesariamente… siempre y cuando se sepa hacer. El café no debe permanecer hirviendo, ya que de esta manera se quema.

La elaboración de esta bebida en una percoladora, por su parte, me parece una barbaridad; el café hirviendo comienza a recircular haciendo afectando completamente su sabor. Desafortunadamente en muchos lugares en Nicaragua donde intenté beber café usaban precisamente este tipo de máquinas…

No pido que todos los locales cambien a caros equipos italianos de vapor, sino que lleguen a entender que el café quemado es una forma desagradable y se busque otra formas de elaborar una bebida recién hecha, que logre atrapar su sabor, olor y acidez para el goce pleno de parte de su bebedor.

Saludos a Nicaragua (parte de mi corazón está –ahora- allá).

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz Sigue leyendo

El que detona las bombas (y vendrán a preguntarnos sobre nuestro amor): MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (8-9/100)

En esta ocasión haré vil trampa. No será una canción, serán dos que, extrañamente vienen unidas y cuyo efecto anímico me resulta tan, tan, impactante… que termino considerando que al final de cuentas es un solo sentimiento desarrollado en dos fases… (aunque un tema no tiene nada que ver con el otro).

Estas dos canciones vienen en un álbum… quizá conceptual… no lo sé, il mio italiano mai fu buonno… Pero este disco, desde el día que Pierluigi me pasó una copia en caset me conmocionó el espíritu, de eso hace ya diecisiete años.

Es decir, entiendo a medias o a terceras las letras en cuanto vienen en la dolce lingua… pero la comprensión cabal se logra al comprender el contexto de donde surgen las ideas. Mi relación con Italia es poca: tengo un Lamborghini, visto Versace y bebo grappa…. Fuera de esto aparte de Berlusconni y La Cicciolina… o el cine porno de los ochentas que inundaba las salas de mi ciudad NO sé gran cosa.

Pero bueno, una recomendación de mi amigo Pierluigi debe ser considerada… Una recomendación mía, dicen, es el más puro placer sensorial…

Hace no mucho, finalmente, pude descargar el disco de un torrent y ahora forma parte de mi inmensa colezzione privata digital y en buena calidad de audio.

La historia del Bombarolo (pero prefiero mi traducción libre: El que detona las bombas) es sobre un tipo algo así como terrorista o anarquista cuya función es andar colocando bombas en la ciudad… y en su último gran proyecto era volar al Parlamento apenas puede estallar un modesto puesto de periódicos….

Y justo después de esta historia se aparece esa balada celestial llamada Vendrán a preguntarte sobre nuestro amor… que como toda balada celestial ¡en italiano suenan soberbio!… lo demás, es orgasmo puro.

Este tema tuve que subirlo yo mismo, no existía en esta base de música.

Artista y autor: Fabrizio Di André
Año: 1973
Disco: La storia di un impiegato
Procedencia: La vecchia Roma nella Italia
Género: Canzone italiana, folk

storia-imp.jpg
Imagen tomada de internet

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz Sigue leyendo

La venganza de Burbujita 17

¿Dónde queda el sentido crítico, la calma y el respeto a la expresión? ¿Por qué hemos sido educados para reaccionar con violencia antes de reflexionar y entender las razones del porqué somos o actuamos como tales? Estas han sido asuntos que me han llamado siempre la atención, y bien gracioso me parece cuando mi blog deviene un medio de recibir -¿indirectamente?- una serie de reclamos que en verdad NO entiendo. A continuación narraré tres experiencias, y es la última –y más reciente- la que le da el nombre a este artículo.

Manuel y su mundo de viajes (y mentiras)

Ya cercano a lo senil, Manuel era un tipo de modo agradable, siempre amable, con un tono de voz adecuado (digamos dulce)… pero (¿por qué siempre salen los adversativos?) todo el tiempo hablando de asuntos tan extraños que era obvio padecía una mitomanía aguda.

Manuel no parecía ser sino un provinciano sin estudios ni más mundo que de su pueblo a la gran ciudad. En su casa no había detalle resaltante, nunca tuvo un álbum de fotos… pero de repente salía con comentarios tan cosmo, tan chic y de mundo que sorprendía (a nadie en especial, sorprendía que hablara de algo que no le iba).

El señor hablaba de varios países con datos tan genéricos que sólo alguien más ignorante que él podía creérselo. De hecho, sus amistades eran menos estudiadas que él y por eso quizá no le refutaban; pero de pronto nos conocimos y me tocaba escuchar sus cosas…

Él por ejemplo estuvo en el aeropuerto de Holanda. ¿En cuál le pregunté? Sabiendo yo que los Paises Bajos, a pesar de su extensión tenían varias ciudades importantes… “Pues en el de Holanda” dijo. Y ya.

Para no hacer larga la historia: la comida de Chile era muy aburrida, Buenos Aires no era mas que calles y edificios (my God!) y, el exceso: todos los gays argentinos eran altos y estilizados (¿?).

Un día se dio cuenta que yo narraba a un personaje que era mitómano en mis artículos de mi blog, y me llamó indignadísimo por teléfono; para decirme “que tenía en su mano su pasaporte”…. ¿Y? ¿Por qué no me buscó y me lo mostró? Nunca más volví a saber de él ni de sus viajes… ahora debe andar descubriendo que todos los gays de Hong Kong tienen los ojos chinos y el pelo liso.

L’artiste

Por dos o tres años fue una de mis mejores y más entrañables amigas, pero un efecto metamórfico inverso transformó a la bella mariposa technicolor en una monocromática oruga… y nos alejamos del todo como amigos.

Claro que yo hice el intento de saber de ella, que mudaba de sitio como cambiar de ropa interior. Nada. No supe más.

Pero de vez en cuando me llegaban correos con fotos de sus últimas obras. Por supuesto era que mi mail estaba equivocadamente agregado a su lista de compradores (y pocos amigos) y total, me tocaba ver su vanguardia (que, por cierto, nunca me emocionaba).

Y si bien a mí me llegaban esas imágenes, se me hizo fácil tomar unas para usarlas en mi blog (claro, mencionando nombre del trabajo y de su autora; L’artiste). Sin embargo acompañé estas con reflexiones y comentarios quizá excedidos de PH (o potencial de hidrógeno), y, mucho más pronto de lo esperado me llegó su respuesta:

Nuestra amistad no existía más, y como L’artiste defendía sus “derechos de autor” y me exigía quitara las imágenes de inmediato.

Sus limitados cuadros cotizarían mucho más estando posteados en mi blog… pero quizá que le haya hecho recordar cómo era ella unos años atrás No era lo más adecuado.

Au revoir mon amour!

Chicas superpoderas, tomada de internet

Burbujita 17 se molesta

Yo apenas he contado una historia, de un individuo al que traté un momento y me pareció tremendo charlatán debido a ciertos detalles con los que yo argumenté ese intercambio de ideas. Entre mis ironías lo bauticé como Burbujita 17 porque NUNCA dije el nombre real (o al menos el que me dio). Durante esa rara charla intercambiamos mails y, además, yo de buen corazón le di mi URL de mi famoso blog.

Véase: Historia de Terminal de Bus

Dejando completamente olvidado todo lo que me dijo de su trabajo y preparación recibí una serie de insultos, mentadas de madre y amenazas de muerte por un artículo tan genérico y sin un solo dato duro que agrediera a alguien…. ¡Ahhh! Pero Don Médico Criterio se sintió afectado al extremo y me pidió me retractara, sin explicarme de qué.

Yo no tengo nada de qué retractarme en mi vida, pero ahora me toca leer varios comentarios en mi blog de diversos artículos donde solamente este “Doctor” ha colocado insultos… Algo le debí haber tocado (porque es sabido que rara vez suelo equivocarme)… y, el resto son Vicisitudes de blogger, la fama no es tan agradable, ¡jajaja!

(Burbujita, ¿por qué si eres de Zacatecas me das un celular del DF?)
Sigue leyendo

El asiento trasero de mi auto: MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (7/100)

Sir McCartney no necesita más credencial. Hasta ese título le sobra cuando de música se trata. No sé inclusive si pese más su apellido irlandés o su nombre Paul…

Me encanta The back seat of my car (Ram, 1971) pero no creo que sea UNA canción. De hecho, siento que son como tres o cuatro interrelacionadas en una misma.

Paul siempre ha sido un virtuoso de la música, con o sin los míticos Beatles tengo qué admirarle… aunque lo tilden de fresa (a veces creo lo ha sido… pero muchas veces ha sido inhumanamente perfecto).

El asiento trasero de mi auto es una canción bien compleja y profundamente dramática (en mi parecer), además, menciona un viaje a Mexico city cerrando con gritos de ¡No podemos estar equivocados! Me encanta.

Claro que, como en toda mitología Beatle, hay quienes aseguran que tanto en la canción como álbum mismo hay una serie de mensajes dirigidos a sus ex compañeros, o al ex de su entonces mujer Linda y más… asuntos menores, por supuesto.

Artista: Paul McCartney
Autor: Paul McCartney
Año: 1971
Procedencia: Liverpool, England
Género: Rock fundamentalmente clásico

Sigue leyendo

Después de Vacaciones (Nicaragua, la original)

Hace menos de una semana regresé de mis vacaciones. Todavía tengo una especie de cansancio residual generado por el viaje y todas las vicisitudes que eso trae. Tampoco puedo sacudirme todavía tantas experiencias y ni siquiera he ordenado las cosas que llegaron –que no son en definitiva las que se fueron-. De alguna manera descuidé mi blog por casi veinte días, es hora de refrescarlo… como mi viaje lo hice conmigo.

Vivir en provincia (expresión venida del francés, porque acá ni siquiera se llaman así) o en el interior de un país subdesarrollado siempre viene a ser una carga extra. Para poder abordar un avión internacional hay que viajar al “aeropuerto”, no hay muchas opciones dentro. El gran aeropuerto de México sigue siendo el ubicado en el DF, el Benito Juárez y su gigantesca nueva Terminal 2. Así que salir de casa, para ir al DF repercute en horas y dinero adicional a un presupuesto inicial.

Viajé más de 28 horas de mi casa en México al hospedaje en Managua (y otras tantas de regreso): 56 horas y 100 dólares en redondo solamente de casa para tomar el avión (el resto viene en otra cuenta)… pero tuve el atrevimiento y fortuna de pasar unas horas en la hermosa Panamá…

Casco Viejo, Panamá ciudad por José Zavala
Vista a una calle del Casco Viejo de Ciudad de Panamá.

Me tocó experimentar un hecho que me confundió en la planeación, partí con un horario (de invierno) y volví con otro horario (verano). Pero como estuve en un país donde no hay este fenómeno e hice conexión en otro a su vez con horario diferente, sufrí alguna confusión al ir y venir.

Isletas de Granada por José Zavala
Isletas de Granada, Nicaragua.

Ya viajando en mi destino deseado, el escenario fue variado; desde las experiencias más agradables, hasta otras no tanto:

Los placeres etílicos y culinarios valieron en sí cualquier contratiempo. Curiosidades como beber agua del grifo todo el tiempo, porque esa agua es completamente potable (cosa que en México me hubiera matado).

Incomodidades relacionadas con el clima (temperaturas muy altas, sol quemante).

Algunos conflictos culturales que se explican en la historia misma del contexto (Nicaragua, país sufrido: afectado por terremotos, maremotos, huracanes y guerra contra México, país absurdo: afectado por corrupción política, narco e influencia USA).

Pero sobre todo, cada viaje a un sitio ya visitado termina representándome la reafirmación (o fin) de amistades dejadas… o la aparición de amores imposibles…

Vista al volcán Mombacho por José Zavala
Volcán Mombacho desde las Isletas de Granada.

Próximamente artículos relacionados con turismo, café y fenómenos sociales en Nicaragua… sin descuidar los temas que suelo tratar.
Sigue leyendo

The Ricky Effect: Fuera del clóset veinte años después

Conciertos, cadenas de transmisión de videos, Pepsi (creo que él ha sido un Pepsi boy), shows de alto rating… y más gracias o talentos; hijos, abdominales marcadas. Su rostro y cuerpo han sido altamente cotizados en la publicidad, y claro; su homosexualidad siempre había sido murmurada… Pero una fina, discreta y educada.

Mr. Martin finalmente se salió del oscuro armario (¡Sal de allí! ¡Ven aquí! Tu destino es ser feliz). ¿Razones? Desconocidas hasta ahora. Pero el cisma lo ocasionan no las causas, sino el efecto. El Ricky Effect.

¿Hasta dónde se debe permitir que alguien indague la vida privada de los otros? ¿Por qué no forma parte de una educación “integral” entender que, lo que haga el otro en su intimidad, no es asunto público?

Los pequeños mundos se dividen más: los que felicitan su decisión… los que la condenan.

Asunto menor, el dilema viene a ser el interrogarse; ¿se puede ser feliz viviendo con secretos? Manolo Solano y Hugo, Víctor y Ángel… son ejemplo del via crusis existencial del escondite social.

¿Cuántos seres desearían asincerarse? ¿Cuántos han aceptado su vida dentro del sitio oscuro?

Pero bueno, Ricky volvió a ser noticia, a ser Fama muchos años después: Su ¡Allez Allez! ya casi nadie lo recuerda. Ahora estará diseñando cómo vivir La Vida Loca con un absurdo estigma en su frente. ¿Volverá a ser tan pop, tan aceptado y tan querido en sociedades francamente ignorantes e inmaduras?

Quizá el futuro mediato de RM tenga efecto en los miles de reprimidos de América Latina… Pero Ricky es rico, blanco, bonito…. Quien no encaje en esto, mejor que ni sueñe en gritar “esta boca es mía”.

20100416-rickyMartin45445.jpg

Sigue leyendo

Historia de Terminal de Bus (Charlatanes Vol. 1)

Cincuentón, blanco, algo obeso y canoso; se encontraba con un aire triste en uno de los comedores de la enorme Terminal del Norte. No cabe duda que proyectaba cierto carisma de “don”, aunque sólo llevaba un estuche y ni abrigo tenía a pesar de la hora de la madrugada.

Vi que me miraba en un inicio. Luego, yo fui a los baños a asearme ya que llevaba once horas de haber salido de casa. Volví a mi misma mesa del comedor y él ya no estaba. Pero minutos después se apareció de nuevo y se sentó justo al lado.

Entonces, contestó su celular y contó su historia… la cual alcancé a escuchar:

Tenía una semana de haber llegado al DF a unos cursos de cardiología. En esta ocasión había decidido venir en su propio auto para traer medicamento casi caduco en donación y justo, el día de cierre de cursos y unos minutos antes de regresar a su ciudad su automóvil había sido robado con todas sus pertenencias dentro. Pero lo peor de lo peor (porque lo anterior no era nada aún) es que, al siguiente día, tenía programada una cirugía de corazón y a él le preocupaba que no su desdichad@ paciente no hallara el reemplazo adecuado.

Yo, enormemente conmovido por haber prestado mis oídos a una conversación ajena, me sentí tentado a sacarle plática ya que me faltaban varias horas para trasladarme ahora al Aeropuerto.

Pareció que leyó mi mente porque en ese exacto momento me pidió una hoja de mi cuadernillo de anotaciones de viaje. Y así le pregunté su podía sentarme en su mesa.

Platicando vis-a-vis de inmediato me contó que en una ocasión una mujer en pena le pidió dinero para comprar un boleto de avión a su ciudad. Él, gustosa y generosamente pagó los 250 dólares que pudo haberle costado (con su tarjeta de crédito), porque él, como cardiólogo sabía de lo que podía sufrir el corazón… (Excuse my irony) Y claro, cuando alguien le cuenta un acto filantrópico a algún extraño es por algo (porque eso debiera callarse)… ¿acaso buscaba conmoverme?

Y siguió con sus palabras, que ahora me parecían mitómanas: La agradecida mujer le depositó al mismísimo siguiente día ese préstamo, y el gerente del banco de la ciudad del “don” (Zacatecas, México) le llamó a su celular para avisarle que alguien le había abonado a su cuenta bancaria… Y claro, él se sorprendió porque “ya ni recordaba el hecho”.

Internamente estallé en cólera. ¿Por qué a mí –el imbécil gerente de mi banco- no me avisa cuando Chalo me deposita los veinte dólares mensuales de una cámara que le conseguí con mi limitada tarjeta? ¿Debo cambiar de banco entonces?

Su aire de Don pasaba ahora a soplido de estafador, de farsante, de merolico de pueblo… y me anotó de inmediato su dirección, teléfono y e-mail para que yo en vacaciones fuera a visitarlo: porque era viudo y tenía una casa enorme y tres meses de vacaciones al año.

Ahora sí mis enormes ojos golpeaban mis lentes… vaya rollo mediocre, floro misio, palabras lastimeras… ¡Maldito! Yo me sentí miserable que en mi casa (rentada) no cupiera una cosita más, y que apenas tuviera 50 días de vacaciones al año… y él seguía hablando y hablando diciendo que cada noche cenaríamos con toda su familia tantos guisados de carne con salsas de todo tipo y una enorme variedad de quesos, para luego, a puro trago “echar la bohemia hasta el amanecer”.

Y revisé mi hoja de cuaderno que le di, donde ahora lucían sus datos personales:

Su letra NO era mejor que la de un albañil (y no digo uno que haya ido a la escuela); su domicilio era demasiado genérico… pero su correo electrónico me pareció tan ingenuo como el de un infante de ocho años:
lokito_soy en Hotmail.com

¿Cómo un Señor Médico especializado en cardiología y director de una clínica podría tener una cuenta así de idiota? ¿Por qué no se hizo una más sexy como burbujita_12 o florecita_rockera?

Y entre tantas palabras ahora con gestos desesperados me dijo que irían por él hasta dentro de dieciséis horas y que si “pudiera dormir” en uno de los baratos hotelitos cercanos a la Terminal sería tan hermoso… o que no podía de NINGUNA manera recoger un giro o depósito de dinero ya que NO tenía absolutamente ninguna identificación porque TODO le fue robado. O sea, todo.

Yo ahora divertido le revisaba cada gesto, cada mueca, cada seña… y por supuesto, su ropa: Ni Boss, ni Armani, de hecho traía unos calcetines parecidos a medias asquerosas de futbolista de cuarta y unos zapatos dignos de un chofer de bus de carretera libre.

Le extendí mi mano y le deseé la mejor de las suertes. Mi corazón siempre ha sido algo duro de roer… quizá por lamentable herencia familiar.

Imagen de internet Central Norte.jpg
Sigue leyendo