Archivo por meses: Febrero 2010

Chile se sacude (¡No te derrumbes Santiago!)

Mi primer sábado de puro placer después de varios de trabajo constante; era temprano y todavía no despertaba por completo cuando leí las noticias: Terremoto en Chile.

Sin estar del todo conciente, en estado semionírico, me llegaron varios pensamientos tan fuertes y claros que seguí viendo las fotografías del desastre mientras historias y anécdotas volvían a tener existencia en mí.

• Santiago de Chile, hermosa ciudad donde las edificaciones “clásicas” combinaban armónicamente con otros edificios de vanguardia. Justo esta arquitectura vieja me emocionó tanto, así que tomé cientos de fotografías de casa, mansiones y otras estructuras alucinando que allí pudiera habitar…

Postal de Santiago de Chile, por José Zavala

• Creo que fue en Paraná, Argentina, donde en una maravillosa liquidación de libros conseguí Las películas de mi vida, de Alberto Fuguet (autor de Tinta Roja). Una bizarra y cinematográfica historia donde cuyo protagonista, Beltrán Soler, es un sismólogo que en una ocasión pudo predecir con tremenda exactitud fecha y zona en Chile.

Chile siempre ha sido una zona sísmica activa… como en muchos de esos países donde hay una cordillera como Los Andes, que sigue creciendo. Toda posible precaución en cuanto al asunto seguro hubo sido tomada… pero cada sorpresa de la Naturaleza termina siendo, inesperada.

Postal de Santiago de Chile 2, por José Zavala

• Mi primera gran experiencia en cuanto a un terremoto fue en México, en 1985. Si bien en mi ciudad (alejada del epicentro) no pasó absolutamente nada, nunca he experimentado una sacudida tan larga y tan extraña. Ese sismo afectó mucho al país, cambiando sobre todo la geografía humana; mi ciudad recibió una enorme ola de habitantes del D.F. quienes, se volvieron morelianos por fatalidades naturales.

Postal de Santiago de Chile 3, por José Zavala

• Yo estaba en mi departamento en Lima, en agosto del 2007, cuando Pisco quedaba en ruinas. El miedo que sentí fue enorme. Terminé abrazado con varias personas en la calle, titiritando de frío (estaba en shorts y bivirí) e imaginando ver que el edificio de cuatro pisos donde vivía iba caerse.

Siento que experimenté un estrés tremendo en muchas de las miles de réplicas que hubo. Tuve pesadillas donde mi piso se lo tragaba la tierra y yo allí entre las ruinas. Por otra parte, cuando veía las apocalípticas imágenes de la ciudad destruida y sus habitantes buscando a su gente… no era raro que terminara llorando.

Postal de Santiago de Chile 4, por José Zavala

Llamé de inmediato a Charo, a Valparaíso… Todo bien, sólo que aterrados.

Postal de Santiago 5, por José Zavala

Deseo que Chile, como Pisco, como Turquía… como Haití y todos quienes han padecido una tragedia así la puedan superar… es todo lo que me queda decir.
Sigue leyendo

Hasta el Fin del Mundo: MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (2/100)

U2. La más mesiánica banda de todos los tiempos. Compactos y perfectos; sin cambio alguno en su alineación en un “breve lapso” de treinta años. Siempre sorpresivos, nunca escandalizando. Con varios discos emblemáticos y diacrónicos en su sincronía histórica musical…

Pero si tuviera que escoger una sola de sus obras magistrales; es decir, una sola, esta sería Achtung Baby (aunque me muerda el corazón por dejar de lado al Fuego Inolvidable, el Árbol de Joshua, Vértigo, Muchacho y el Cómo desmantelar una bomba atómica). Y de los doce inhumanamente concebidos temas de este disco… sería Hasta el fin del mundo (por encima de los otros once soberbios).

Bono, The Edge (o debo decir; The Edge, Bono), Adam, Larry: los cuatro gigantes.

No me voy a pelear con nadie. La banda más grande de todos los tiempos ha sido U2, pero algunos no lo han comprendido. No les reprocho. Los escuchas inteligentes somos de antaño… y no estamos metidos en drogas, ni en modas, ni en películas de Hollywood ni juegos pirotécnicos.

Artista: U2 (Nombre de un antiguo avión bombardero, o forma de decir tú también)
Autor: ¡Pues U2!
Año: 1991
Procedencia: Dublín, Irlanda
Género: Rock, es decir, rock con tantos aportes geniales de Daniel Lanois y Brian Eno que superan todo lo habido…
Sigue leyendo

¿Un Presidente “terrible”?

Al pueblo, pan y circo. Es una antigua máxima romana que explicaba como tener enajenada a una población, y ejemplo seguido por muchas figuras políticas llámense dictadores o Presidentes.

Sin embargo, en la realidad actual, el pan siempre le toca conseguirlo al mismo “pueblo”. Pero el circo allí está: Se le llama justicia, política… o televisión.

Hay países donde el hambre de circo no para. Reflejo inequívoco de frustraciones sociales, de realidades negativas que, lejos de controlarse, se disparan. En casos así, surgen engendros mediáticos, capaces de todo por ganar un poco de atención (queriendo llenar enormes vacíos existenciales).

Mi recuerdo más negativo de Bayly, y sus “artículos”, lo leí en cierto diario de “a china” en diciembre de 2007 o enero de 2008. En él, con unas lacrimosas palabras se declaraba solito y despreciado por medio mundo (que el dolor que embriagaba su alma era el peor de los castigos), y que sólo un coeficiente intelectual menor llamado Tongo, lo había acogido como amigo.

Pero en ese artículo esta aberración mediática NO era capaz de reflexionar qué hacía (o sea, lo que vendía por T.V.) y que así, difícilmente alguien podía apreciarlo.

Claro que para una personalidad inmadura, buscadora de fama y dinero, provocadora, bravucona, rencorosa… mediática a más no querer usará siempre algún mecanismo de defensa que le diga que la soledad es sinónimo de éxito, de envidia… y no de actos inmaduros y venenosos que desde niño fue enseñado a repetir.

Bueno, como circo es curioso. En sus lapsus de falta de amor ha sido capaz de declarar guerras graciosas a medio mundo, pero no sabe reconocer cuando llega al hastío. Bayly es pues, un payaso de circo. Y de circo pobre.

¿Quién puede considerarlo “periodista”?
¿Es ético? ¿Aporta algo positive siquiera? ¿Promueve cambio? ¡NOOO! Le gusta hacer olas, nada más.

De novelista mejor ni digo nada. Asco total.

No creo que este individuo sea “un fenómeno”. No creo que nadie siquiera vote por él. Dice que quiere ser candidato presidencial del Perú. Ser la figura principal de un país ciertamente indefinido –como muchos países de América Latina-. Un país herido a rabiar y que necesita un verdadero líder, que integre y promueva justicia, paz, igualdad y bondades.

Bayly en cambio genera querellas. Rencores homo, reclamos bisexuales… Carece de una cualidad conciliadora (que también la carece el actual presidente), de una diplomacia internacional, de una responsabilidad en sus palabras.

Bueno, si Perú quisiera la guerra con Bolivia y Venezuela, usar la bandera del Cusco en toda su extensión cromática, escandalizar a toda su población (porque Bayly pensará primero por él, después, por ella misma), entonces, puede lograr algo.

Pero dudo en verdad que se lance como candidato (hay otras cositas en este asunto). Y peor aún, que alguien le haga tantito caso.
Sigue leyendo

Postal de madrugada (La otra cara social)

A veces son como treinta. Otras, son apenas menos. Dicen que desde las cuatro de la mañana esperan quien se los lleve a trabajar al campo, como jornaleros, por un salario equivalente a diez dólares por ocho horas.

Algunos son jóvenes. Parecen sanos, fuertes. Pero la mayoría tienen entre treinta a cincuenta años. Son personas que no tuvieron la oportunidad de forjarse una vida estable, con garantías sociales para un nivel de vida digno. No recibieron educación; eso es un hecho. O no encontraron oportunidades –o las dejaron ir-; nacidos de familias disfuncionales… y casi todos ellos se drogan… mientras esperan que alguien se los lleve a trabajar.

En algunas mañana debo pasar por ese paradero, y entonces veo esa realidad. Apenas son las seis y algunos están completamente ebrios (sobra cuestionar si podrían ir al campo así –accidente seguro-, si tienen un sitio para volver y dormir, si conseguirán algo para comer y sentirse mejor). Además, el dulce olor a marihuana está presente en toda la zona.

Por esa área pasamos varios que vamos al trabajo. Que tuvimos la suerte de tener uno estable, que nos preparamos para cumplirlo. El contraste resalta. Debo tomarlo como una oportunidad para ver otra de las caras ocultas de esta ciudad, de este país… de las que algunos ignoran, de las que pocos hablan.

Nunca he temido a la gente así, porque ni siquiera son tan pocas en la ciudad. Sé, que así de inmediato no pueden ser agresivos. Además ellos saben que es también mi ruta para el trabajo.

Pero ha habido momentos en que he sido molestado, y me he sentido bastante estresado. No puedo regalar una moneda. Eso sería irresponsable. Si lo hiciera una vez me desataría un infierno.

No me interesa que se quiten su cinturón o su gorra y me lo den a cambio de unos pesos para un trago, o un tronche de hierba.

Esto es parte de esta realidad. No son individuos que sean criminales en sí (aunque seguro tienen antecedentes y sean adictos a varias sustancias), ni avisar a la policía va generar algo positivo para ellos o para mí… ni mucho menos deseo que algún grupo criminal que se quiere “reivindicar” con esta decadente sociedad “vaya limpiar” el área. Son seres humanos, como todos los que vivimos aquí.

Buscando trabajo, imagen de José Zavala

Esperando una oportunidad de trabajo… drogados.

Sigue leyendo

Vehículo: Mis 100 canciones favoritas de todos los tiempo (1/100)

Cien canciones, cien reseñas, cien anécdotas, cien vínculos para escucharlas (video o audio)… ¡puede ser divertido! Esta es una nueva categoría que pienso completar en menos de un año. El puesto de la canción no implica su grado de predilección, ya que este puede ser relativo de acuerdo a los momentos.

Artista: Los idus de marzo (The ides of March)
Autor: Jim Peterik
Año: 1970
Procedencia: Chicago
Género: Rock setentero, influencias funk, hipster

Jim Peterik y su agrupación -¡quién sabe si la original!- bastantes años después.

Hola, ¡hey! Soy un desconocido pero amigable en mi sedán negro ¿no te subes a mi auto?
Tengo fotos, caramelos, soy un tipo de verdad adorable
Y te puedo llevar a la estrella más cercana
Soy tu vehículo, nena
Te llevaré adónde quieras ir
Soy tu vehículo, nena
No estoy seguro que sepas
Que te amo (¡amo!)
Te necesito (¡necesito!)
Te deseo y quiero que seas mía, pequeña
Gran Dios en el Cielo, tú sabes que te amo
Si quieres ser una estrella de cine
Te conseguiré un boleto para Hollywood
Pero si quieres permanecer como ahora eres
Tú sabes sería mejor
Soy tu vehículo, nena…
Gran Dios en el Cielo, tú sabes que te amo

Tenía este pequeño acetato de 45 rpm cuando era un chaval de ocho años quizá. La alegría del tema, su cadencia y sabor entre negro y latino debido a esa sección de vientos, que fue precisamente el aporte del fundador del grupo para saltar explosivamente a la fama… o para ser criticados por su comparación con una gran banda de mayor fama y trayectoria como Blood, Sweat and Tears. Digan lo que digan, Vehículo es un tema que levanta a la gente de sus asientos a pesar de los años, y a pesar que pueda haber personas que estén alejadas del conocimiento de su existencia.

Como nota c uriosa, en el disco donde viene este tema (1970), viene un cover-tributo a los Beatles bastante sorprendente como disfrutable (bueno, cuando se conoce a conciencia se puede llegar apreciar más) de Eleonor Rigby, bajo el nombre de Sinfonía para Eleonor. He aquí mi aporte:

http://www.mediafire.com/?y2zlmimy4zm (No pude colocarlo en Goear.com para ser escuchada de inmediato)

Nota cultural: Los idus de marzo viene a ser el 15 del mismo mes, fecha profética y fatalista para el César, en la antigua Roma. Yo soy de los idus de octubre, por ejemplo, jajaja. Pero no siempre es el día 15. También es una novela clásica (1948) de Thornton Wilder que gustosamente compré por recordar al grupo, pero nunca he leído (¡qué vergüenza!), así como otra novela reciente, y títulos de algunos ensayos de autores italianos.

Categorías Sumatorias: rock setenta, USA, 1970, idioma inglés, valorada desde niño
Sigue leyendo

El peor lugar del mundo: Recomendado por mí

Es el peor lugar en donde estado, la casa es muy pequeña, el acceso es imposible; uno se pierde. Además cuando uno quiere salir de noche no pueda ya que el barrio es muy peligroso, hay disparos; (fue lo más suave que vimos con mi familia). En la esquina de la calle se juntan a traficar, le ofrecieron droga a mi hija de 12 años. Es inaceptable; para nunca mas volver. No lo recomiendo por nada del mundo.” (Ortografía corregida, obviamente, por mí)

Marcelo Cárdenas

Recibí este ácido y lapidario mensaje en uno de los comentarios (que por supuesto, no autoricé) quejándose contra una recomendación mía.

Valparaíso, vista desde lo alto. José Zavala
Vista a la bahía. Por José Zavala.

En un inicio me preocupó bastante, y tomé frenéticamente el teléfono y le llamé a Doña Charo en Valparaíso para cuestionarle que desde cuándo su barrio se había vuelto el Wild, Wild West mezclado con Ciudad Juárez y con pinceladas Baltimore/Favela Río de Janeiro… sin olvidar, claro a El Callao peruano.

Charo se quedó sorprendida.

Señor José, ¿quién le escribió eso? (No lo conozco)
¿De dónde es? (No lo dijo)
¿No se habrá quedado en el Puerto? (Ni lo supo)

La envidia, los celos, frustración, coraje, venganza. Yo recomendé a Charo de Valparaíso en una de mis entradas, porque lo que YO viví fue magnífico. No vi nada de lo que Marcelo vio, o sea; Nada, ni siquiera por accidente. Si así hubiera ocurrido ni siquiera la amistad que nació con ella hubiera tenido el peso suficiente para yo “alabar” algo que No lo merecía.

Así que este comentario (cuyo autor nunca respondió mis cuestionamientos sobre mayores detalles), me pareció inadecuado, subjetivo y lleno de rencores.

¿Otro egodistónico? ¿Quizá tiene un hostal en la misma ciudad y “su publicidad pagada” no personal/amical/for free no le llega en popularidad/fama/prestigio a mis sugerencias?

Marcelo se metió con Charo, y así se metió conmigo… Y como se lo dije a este misterioso individuo: publicaría su comentario… pero no como ataque a alguien que no la debe; sino como una crítica a su propio veneno, rencor y boba creencia en pensar que yo me tragaría ingenuamente su histeria. Y aquí está.

Vínculos a visitar:
Hospedaje en Valparaíso: Casa L’Meynier
Sigue leyendo

Pero, Aguirre, ¡México no está jodido!

¿Qué te pasa, picado de gachupín? ¡Está jodidísimo! Quedaste corto. Y si te quieres ir es porque puedes irte. Y no te tengo envidia, porque no gano nada. Total, es tu manera de pensar y no debes quedarte callado.

Claro que acá le diste una pedrada al avispero, retaste a la rabiosa jauría hambrienta… mataste el sueño de millones de ilusos a los que Televisa y TvAzteca les han hecho soñar que la Selección Mexicana podría ser campeona del Mundo (si es que se alinean todas las constelaciones, soles, cometas y planes además de que un eclipse de mar Caribe junto a un momento de inspiración un mediocre jugador asiduo a las desveladas en el Bar –quien sabe cual- tuviera la magia de Pelé y la efectividad de Maradonna). Atentaste contra el negocio de la ilusión y estupidez que valoran en este país….y en todo territorio donde Televisa (rey Midas pero en versión escatológica, o sea, lo que toca lo vuelve mierda) reine…

Yo también me iría de este país, pero no tengo adónde ni cómo… y ya no tengo preferidos en el fútbol (Argentina lo era en la inexistente era Messi, Maxi, Riquelme y Verón). Sigue leyendo

Los blogs que “ganan” dinero

J.L. me aseguraba que Google, por el sólo hecho de tener un blog de cierta popularidad, pagaba efectivo a su administrador. Yo me opuse a tal afirmación. Le cuestioné bajo qué lógica alguien podía pagar a otro por el simple y llano hecho de tener visitantes. Recibir visitas en un sitio no es una actividad económica per se, y, por lo tanto no veía cómo podrían pagar por eso… o sea, el Google pagador, ¿de dónde sacaría el dinero?

No llegamos a ningún acuerdo. Él me juraba que las cosas eran así porque sí, pero no me daba argumentaciones creíbles. Yo, en cambio, cuestionaba demasiado; y sin meterme siquiera en cómo iba recibir dinero de Mr. Google viviendo en México (¿depósito a mi cuenta, Money order, millas de vuelo internacional?). Ni idea.

Imagen de Internet

Claro, yo tenía cierto conocimiento del asunto. Había indagado un poco de ese tema que ciertamente me había interesado tiempo atrás: la monetización de los blogs. Pero el sistema no era como ciertos conocidos me aseguraban. Se trata de colocar publicidad (que posiblemente no se escoge, pero son vendedores que pagan a un portal por ser exhibidos en ciertos sitios); y si alguien que está “de visita” en el blog accede al vínculo (hace clic) y llega al sitio anunciado, es un primer momento.

Pero la consagración ocurre cuando, precisamente quien llega allí, hace una compra. Y sólo así se gana un puntaje, que bajo cierto algoritmo determinará si generó una ganancia para el sitio donde se inició todo (el blog anunciador). Aunque no encontré cómo le pagarían a alguien que no fuera residente del país del servicio (en este caso, Blogspot).

Esto viene a ser un paradigma nuevo. Alguien puede ilusionarse con el hecho que su sitio le genere dinero y decidir prestarse a los anuncios. No puedo considerar que haya “patrocinador”, porque puede ser que nunca ocurran ganancias; pero en cambio, el blog tendría el anuncio de manera constante. Todo a cambio de una mera promesa… (¿y si alguien pudiera llegar a interesarle, quizá entrar en otra ocasión sin pasar por allí?).

Imagen de internet

Esta propuesta puede ser inmoral mucho o poco. Anunciarse a corazón abierto y pasar mucho tiempo en espera de una retribución, y entonces, cuestionándome un poco; ¿qué tipo de perfil “económico” y de intereses pueden tener mis más de un mil lectores al día?

Para responderme basta ver cuáles son mis Artículos Top… y los veo muy alejados de una idea mercantil, y de un usuario involucrado en transacciones…

Como le dije a un gerente de publicidad que se mostró “muy interesado en mi blog” (pero no me dijo exactamente por qué), si manejara otro tipo de temáticas, por ejemplo relacionadas con Emigrados, Trabajadores internacionales, Latinoamericanos en USA, Europa o Japón… quizá eso me llevara a pensar que anunciar a su compañía podría traerme un beneficio. Aún sin cuestionar si pertenecer a un dominio universitario fuera un obstáculo para el advertising…

Muchos interrogantes pues, ¿qué le puede interesar de mi blog a una empresa comercial?

Aparte de tener 35 mil visitas mensuales, lo ignoro por completo.
Sigue leyendo

Adiós, egodistónico amigo

Lo conocí por este medio. O sea, tenía esa cualidad –que para mí era virtud mayor- de leer mi blog, y comentarlo. Además, era extranjero, de un país que visité y terminé admirando.

Pero él me enseñó que su país era ingrato, que allí todo apestaba; que ni Sodoma ni Gomorra hubieron sido tan repugnantes.

Bueno, al principio, su filosofía existencial me parecía fresca y divertida. Creí que eran solamente lapsos depresivos de alguien que fuma marihuana y se embrutece con cachaca y quién sabe qué más cada fin de semana. Además de esa tendencia teníamos otro vínculo espiritual a pesar de todo: la música.

Sí. No lo voy a negar. A él le debo un par de docenas de excelentes títulos musicales (y quizá dos o tres discografías) que terminaron ampliando aún más (y esto ya es demasiado) mi paisaje y acervo musical.

Pero como en “toda relación”, comenzaron los problemas. En una de sus pasadas me dijo que quien escuchaba música tenía obligadamente un serio compromiso político cuyo efecto venía a ser enviar correos masivos burlándose del presidente, sus funcionarios y sus decisiones… con fotitos photoshopeadas, así muy ingenuotas.

Luego, una vena de marxismo ultrarradical le hizo reprocharme que yo tenía gustos asquerosamente burgueses por ser un fan de Lost (principalmente, y otras series made-in-usa). Ser un Lostie era, para él, algo aberrante. Pecado capital.

Una vez “rompió mi corazón” porque cuando lo encontré en línea y yo deseaba sinceramente chatear con él. Inmisericordemente, me dijo que “me fuera a ver Los Picapiedra”. ¡Dios mío! Yo vi a Los Pica de niño y ahora veo Lost, pero esa comparación fue realmente irresponsable… ¡y estúpida!

El término egosdistónico lo aplica la psicología para referirse al homosexual que siendo hostigado por la sociedad no se acepta –ni acepta nada tampoco-, bueno; una idea parecida. Es decir, un tremendo generador de conflictos. Así que yo ese término lo tomo prestado a esta inconsistente ciencia y lo suelo aplicar a personas cuya existencialidad parece tragedia griega: por que todo anda mal, y contra todo hay que pegar gritos, y hay que aislarse y encerrarse en sí mismos, en la música, el trago y la marihuana…. E-te-cé, etecé.

Y yo, la verdad no nací para mártir
. Ni para cura (porque no soy pederasta), ni para Doctora Corazón porque apenas tengo para gestionar mi vida, y tampoco destilo amor por mis poros aunque las sequías no me llegan. Más vale ver la conclusión de Lost sin complejos o remordimientos, sin que nadie me haga ruido, me critique, ni me escupa su odio de vivir en un mundo que no comprende o acepta.

Y esto no es una venganza personal, sino una opinión sincera que debe ser tomada en cuenta por ese enorme medio mundo (miles de personas) inaceptadas que nomás andan sufriendo y dando pena por el mundo.

Imagen adaptada, tomada de internet

Sigue leyendo

Wolf Man o El regreso del lobito

El Hombre Lobo está de vuelta a las salas de cine. Una maldición hollywoodense lo ha regresado de nuevo. Con un reparto para pegar alaridos, miles de ingenuos (como yo) irán a ver esta “nueva” propuesta, que termina mediocre como la mayoría del cine comercial.

Imagen de internet

Bosques oscuros y llenos de niebla, me quedo con Dog Soldiers; una criatura cuyas garras y porte se asemejan al mutante Wolverine pero con poderes de kryptón; los cazadores descuartizados en el bosque a todos (Bala de plata y la historia de Stephen King); fue “infectado” en el Oriente (Luna Roja), y, se transforma a lo Thriller para terminar semivestido con elegancia y hacer tributo a la más clásica película de lobos.

Pero lobo contra lobo me parece de Luna Nueva, o de Van Helsing… ciertamente hay elementos de la rebelión lycon, y Londres vuelve a ofrecer su escenario gótico romántico como en Sherlock Holmes y más aún, en la Legión ExtraordinariaTremendo guacamole, ensalada de frutas y verduras, olla de carne con sangre y vísceras.

Además, el cine lleno de pequeños entre ocho y catorce años… que en ningún momento se inquietaron ni salieron al baño… (o quizá era una falsa historia de amor a la cuñada y de desamor al padre y ni cuenta me di).

Así que regresé gustoso a casa y saqué mis cajas de DVD; y sustraje el Hombre Lobo Americano en Londres de Landis, El aullido de Joe Dante, Sospechosos Comunes y Traffic con Benicio, y Priscilla la reina del desierto con Hugo Weaving.

Lo bueno del cine nuevo es que me hace recordar y volver a mi mundo retro.
Sigue leyendo