La conexión paraguaya (El crimen en el bar de México)

[Visto: 633 veces]

Tenía rato que no sentía tanta expectación en mi país por un acontecimiento. Este crimen contra el futbolista extranjero vino a ser esa noticia cuya investigación nos tiene en suspense y nos lleva a soñar (más que especular) sobre todas las posibilidades a desenmascarar en México –que realmente, a pesar de su hipocresía, no tiene máscara-. Y mientras esperamos lo esperable; o sea, que al final nada se aclarará satisfactoriamente, las opiniones se dividen… y se acaloran.

Nota extra: Tristemente el caso previo más conmovedor fue el incendio de la guardería, donde el mismo Presidente tenía “relacionados”… luego de esto, la infección en las nalgas de Alejandra Guzmán.

Una tendencia inicial en las opiniones se dio por la “indebida” crítica hacia la misma víctima y su presencia “en la boca del lobo”. “Toda persona en su legítimo día de descanso puede hacer lo que quiera” fue la respuesta de varios columnistas (o sea, individuos que opinan en un periódico y les pagan por ello; porque de periodistas o de gente crítica en verdad no les hallo gran cosa). Bajo la lógica del descanso legítimo se podrían justificar tantas cosas: el funcionario público que se le salen los escándalos en sus days off, el profesor que en sus sábados se embriaga con sus propios alumnos, el político conservador que en sus vacaciones hace bacanales orgiásticos. En fin; una idea moral de la congruencia entre imagen, trabajo y ética de actuar ni siquiera se considera. Pero sí se considera “morboso” cuestionarla.

Otra ola ideológica muy fuerte ha sido la de culpar a los políticos. “El culpable de todo esto fue sin duda, el Jefe de la Delegación”, que por cierto, nunca en cinco años había revisado el lugar porque “ni sabía de su existencia”, aunque aseguran que era uno de los clientes VIP. Este bar era realmente todo un petit paradis en el sur de la ciudad: todo mundo sabía de lo agradable que era y del servicio maravilloso que ofrecía.

Sin duda alguna, lo más alucinante del asunto fue que se haya permitido ver la secuencia de imágenes de las cámaras de seguridad. Todo lo que va ocurriendo y que no responde a las lógicas hipotéticas que intentan en vano explicar lo que pasaba. Yo, por ejemplo, vi al jugador entrar sin camisa (aunque luego resulta que es la hi-technology de la cámara de visión nocturna que no captaba los colores oscuros), y de allí ha salido otra “hipo” que dice que al jugador le tiraron el trago para cazarlo en los baños.

Resulta fascinante ver la cobardía del guardia… o según la óptica; la precaución tomada de no meterse en la reyerta. La manera como los criminales abandonan el bar ante la complacencia de todo mundo; ni los personajes de Tarantino se mueven así de libres en sus fallidas películas. El abandono del lugar del crimen en auto sin placas… o sea, ¿es tan fácil andar en autos sin identificar en la ciudad de México, donde hasta políticas ambientales del Hoy No Circula dependen de esa identificación?

Ahora resulta que fue por un asunto de goles, y de no de una rubia (y cubana, para desgracia). Y un tipo dueño de diez autos y cuatro residencias (empresario de algo, pero quién sabe de qué) arriesga todo por una discusión en el baño dizque por la poca cosecha de goles.

Conexiones, negocios, traiciones, ajustes… pero no por una cubanita pues, estas sobran en La Isla (y quisiera conocer su estatus migratorio).

Paraguay tiene ciertamente una mala fama en Sudamérica. No lo digo yo, me lo dijeron muchos y en varios países. Si bien es famoso por ser el paraíso de la electrónica Made in Taiwán (al ser una nación que de inmediato le reconoció a Taiwán su carácter de república y no de colonia sometida a la Gran Tiránica China), ir de electronic shopping a Ciudad del Este es un tentador tour para muchos.

Ciudad del Este forma parte de la famosa zona de la Triple Frontera; donde se dice Al Qaeda, terroristas mundiales y narcos ultrapoderosos convergen. Esta misma ciudad fue tomada en la historia de la última versión hollywoodesca de Miami Vice. Además, en Chile, Argentina y Uruguay se consume la droga paraguaya, eso-insisto- me lo dijeron varias personas.

El futbolista vino de allá. Un atentado así no cabe en la lógica ilógica de los líos de faldas, o de las diferencias deportivas. Quién sabe qué más hubo, ¿no? Y dudo que lo lleguemos a saber.

Postreflex: Si la víctima no hubiera sido “un alguien” seguro el encargado del aseo baño habría avisado al seguridad, entre ambos “encobijado” el cuerpo, y los de la puerta llevarlo a un canal a arrojarlo. El Jefe de la Delegación cuestionada habría ido al otro día a amanecérsela en retribución a una investigación que no se llevaría a cabo.

Véase: Caso Cabañas… diez cabos sueltos, La bala es el mensaje y más artículos cuyo mérito es cuestionar.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *