Archivo por meses: Enero 2010

Domingo, domingo sangriento

Ese fue un verso de Bono y U2 en su Sunday, bloody Sunday, que comenzaba con “No puedo creer las noticias hoy, y no puedo cerrar mis ojos y hacer que desaparezca”. Y justo hoy, un domingo para mí tranquilo, de estar encerrado en casa bebiendo tinto y escuchando música… veo las siguientes noticias:

¡No puede ser!

Imagen de internet
Fuente:http://www.milenio.com/node/372113

Imagen de internet

Fuente:http://www.milenio.com/node/372086

Imagen de internet

Fuente:http://www.eluniversal.com.mx/notas/655467.html

y si esto no es una mierda; entonces, ¿qué es? (Quizá deba meter la letra de México, lindo y querido para completar el cuadro…)

Sigue leyendo

De Los Grones (D.L.G.)

Llevaba como seis años de adorar este tema musical, D.L.G. Nunca había tenido la remota idea de la razón de su nombre, y para aumentar mi confusión, yo conocí -antes que el original- la magistral interpretación de mi “paisana” la peruana-mexicana Tania Libertad.

Pues resulta que el tema es referido a un hecho histórico argentino, donde en el simbólico sitio de la Plaza de Mayo (ubicado a un lado de la Casa Rosada) hubo una manifestación de miles de obreros (llamados “negros” y que por juego lingüístico se cambiaba el orden de las sílabas volviendo la palabra “grone”) exigiendo la liberación del político Perón –que precisamente luego ganaría las elecciones-.

Ahora, ya tengo cuando menos tres saberes más en mi persona:

1.- Que el tema D.L.G. -como decenas de otros tantos- es autoría del genio musical Fito Páez.

2.- Que en ciertos países existe este juego lingüístico que altera palabras dando nuevos términos divertidos como: gotan, ponja, grone, telo, lorcho…

3.- (Me da por creer que) fue esa alusión “negra” la que motivó a Tania y Alex Synteks a considerarlo dentro del concepto del disco África en América. Pero esta negritud está referida a la esclavitud de la clase obrera ya que afroamericanos en Argentina, me sigue pareciendo un misterio dónde quedaron.

Aquí les ofrezco los temas… ambas interpretaciones, ¡supremas!

Sigue leyendo

La conexión paraguaya (El crimen en el bar de México)

Tenía rato que no sentía tanta expectación en mi país por un acontecimiento. Este crimen contra el futbolista extranjero vino a ser esa noticia cuya investigación nos tiene en suspense y nos lleva a soñar (más que especular) sobre todas las posibilidades a desenmascarar en México –que realmente, a pesar de su hipocresía, no tiene máscara-. Y mientras esperamos lo esperable; o sea, que al final nada se aclarará satisfactoriamente, las opiniones se dividen… y se acaloran.

Nota extra: Tristemente el caso previo más conmovedor fue el incendio de la guardería, donde el mismo Presidente tenía “relacionados”… luego de esto, la infección en las nalgas de Alejandra Guzmán.

Una tendencia inicial en las opiniones se dio por la “indebida” crítica hacia la misma víctima y su presencia “en la boca del lobo”. “Toda persona en su legítimo día de descanso puede hacer lo que quiera” fue la respuesta de varios columnistas (o sea, individuos que opinan en un periódico y les pagan por ello; porque de periodistas o de gente crítica en verdad no les hallo gran cosa). Bajo la lógica del descanso legítimo se podrían justificar tantas cosas: el funcionario público que se le salen los escándalos en sus days off, el profesor que en sus sábados se embriaga con sus propios alumnos, el político conservador que en sus vacaciones hace bacanales orgiásticos. En fin; una idea moral de la congruencia entre imagen, trabajo y ética de actuar ni siquiera se considera. Pero sí se considera “morboso” cuestionarla.

Otra ola ideológica muy fuerte ha sido la de culpar a los políticos. “El culpable de todo esto fue sin duda, el Jefe de la Delegación”, que por cierto, nunca en cinco años había revisado el lugar porque “ni sabía de su existencia”, aunque aseguran que era uno de los clientes VIP. Este bar era realmente todo un petit paradis en el sur de la ciudad: todo mundo sabía de lo agradable que era y del servicio maravilloso que ofrecía.

Sin duda alguna, lo más alucinante del asunto fue que se haya permitido ver la secuencia de imágenes de las cámaras de seguridad. Todo lo que va ocurriendo y que no responde a las lógicas hipotéticas que intentan en vano explicar lo que pasaba. Yo, por ejemplo, vi al jugador entrar sin camisa (aunque luego resulta que es la hi-technology de la cámara de visión nocturna que no captaba los colores oscuros), y de allí ha salido otra “hipo” que dice que al jugador le tiraron el trago para cazarlo en los baños.

Resulta fascinante ver la cobardía del guardia… o según la óptica; la precaución tomada de no meterse en la reyerta. La manera como los criminales abandonan el bar ante la complacencia de todo mundo; ni los personajes de Tarantino se mueven así de libres en sus fallidas películas. El abandono del lugar del crimen en auto sin placas… o sea, ¿es tan fácil andar en autos sin identificar en la ciudad de México, donde hasta políticas ambientales del Hoy No Circula dependen de esa identificación?

Ahora resulta que fue por un asunto de goles, y de no de una rubia (y cubana, para desgracia). Y un tipo dueño de diez autos y cuatro residencias (empresario de algo, pero quién sabe de qué) arriesga todo por una discusión en el baño dizque por la poca cosecha de goles.

Conexiones, negocios, traiciones, ajustes… pero no por una cubanita pues, estas sobran en La Isla (y quisiera conocer su estatus migratorio).

Paraguay tiene ciertamente una mala fama en Sudamérica. No lo digo yo, me lo dijeron muchos y en varios países. Si bien es famoso por ser el paraíso de la electrónica Made in Taiwán (al ser una nación que de inmediato le reconoció a Taiwán su carácter de república y no de colonia sometida a la Gran Tiránica China), ir de electronic shopping a Ciudad del Este es un tentador tour para muchos.

Ciudad del Este forma parte de la famosa zona de la Triple Frontera; donde se dice Al Qaeda, terroristas mundiales y narcos ultrapoderosos convergen. Esta misma ciudad fue tomada en la historia de la última versión hollywoodesca de Miami Vice. Además, en Chile, Argentina y Uruguay se consume la droga paraguaya, eso-insisto- me lo dijeron varias personas.

El futbolista vino de allá. Un atentado así no cabe en la lógica ilógica de los líos de faldas, o de las diferencias deportivas. Quién sabe qué más hubo, ¿no? Y dudo que lo lleguemos a saber.

Postreflex: Si la víctima no hubiera sido “un alguien” seguro el encargado del aseo baño habría avisado al seguridad, entre ambos “encobijado” el cuerpo, y los de la puerta llevarlo a un canal a arrojarlo. El Jefe de la Delegación cuestionada habría ido al otro día a amanecérsela en retribución a una investigación que no se llevaría a cabo.

Véase: Caso Cabañas… diez cabos sueltos, La bala es el mensaje y más artículos cuyo mérito es cuestionar. Sigue leyendo

Crimen Crimen en el Bar Bar

Nuevamente un escándalo. Toda la combinación mediática necesaria para tener una razón de hablar y especular. “¡Qué mal nos van a dejar ante el mundo!” me dijo José Luis… yo tengo cuando menos tres años que escuché personalmente del escenario apocalíptico que ocurría en México (y no radicaba por acá en ese entonces).

La novedad ni diseñada por ingeniero: Un famoso futbolista internacional que estaba en un bar super nice a las 6 a.m. (junto a su esposa y amigos) recibió un tiro en la frente. Ahora se debate entre la vida y la muerte…

Desde la temprana mañana TODOS hablaban de eso. Yo hasta me sentía mal por no saber nada de fútbol, el nombre me era desconocido. Lo más curioso es que han pasado más de doce horas del incidente y por más que reviso los diarios en línea NO hay gran cosa en los resultados de la información… Eso da, todavía, más motivos de especulación.

Al menos ya se sabe que el Bar era super exclusivo, que operaba perennemente. Los “permisos” ni eran necesarios; famosísimos personajes del sport, la Politik y los Money makers del país… y como parte necesaria, infaltable y siempre inherente… pues seguro varios narcos y gestores del “gran poder alternativo” que existe en México. ¿O No?

Así que para mí, todo ese buzz buzz no me sorprende. Desde hace dos años que no asisto a bares porque me queda claro que en sitios así convergen tantos intereses y peligros que yo prefiero a quedarme en casa a rezar y leer la Biblia…

Pero, el otro cuestionamiento que me hice realmente fue: ¿Qué hacía un deportista de “élite” a las 6 a.m. de domingo en un bar con su esposa? O sea, ¿cuándo jugó por última vez? ¿Por qué se la amanecía? ¿Cómo “se la iba cortar”? ¿Llegaron en taxi? (Lo dudo, ¿quién manejaría el BMW todos ebrios y desvelados?) ¿Qué no hay modo saludable de vida ni en los profesionales del deporte? ¿Una ética deportiva del famosísimo club al que pertenecía que les limitara esas trasnochadas? ¿Qué pasaba en ese Bar para ser tan excitante y estar hasta el nuevo día?

Porque el asunto de los permisos me vale madres, es obvio que en mi país todo mundo hace lo que quiere, cuando quiere y donde quiere… y si tienes dinero pues con mayor razón.

El problema ahora es el escándalo sobre escándalo… ojalá y Paraguay nos declare la guerra para ya no andar con falsas caretas y qué mejor que los clubes desenmascaren a sus super atletas. Total, fama es lo que nos sobra.
Sigue leyendo

La Prohibición de la Narco-Música

Siempre cuestioné porqué esta curiosa lucha mexicana contra el narco se enfocaba en ciertas dimensiones dejando de lado otras de gran impacto. Tantas cosas que nadie ha visto (o juegan nacionalmente al ciego) como venderle lujosísimos autos a cualquier indigente devenido millonario en un año, los bienes patrimoniales de los funcionarios y políticos (sobre todo los relacionados con la policía y los jueces) así como una la nula intervención en el aspecto cultural (and entertainment!). Porque cualquier mente crítica sabe que por medio de las artes se pueden introducir modos de pensar (hegemónicos) o comenzar a cambiar prejuicios… pero nada. En México durante décadas se han creado cantidad de productos culturales (o anticulturales o cosas chafas naïve kitsch whatever it might be; mi idea es clara), y de pronto… así de pronto, se desea prohibir la narco música (o nacomúsica mejor dicho) y aquellos motivos de exaltación de esta onda criminal.

Creo que yo tenía diez años… cuando en la radio devino Top One “Contrabando y traición”. Magnífico y evolucionado tema musical que narraba los business and love affaire de la temible Camelia the Texgirl, cuyos ingresos para mantener su nivel precario de vida los generaba llevando marihuana en la llanta del carro hacia los USA.

Y bueno, en mi ingenuo e inmaduro repertorio musical de entonces no había llegado algo tan fresco, cheesy, catchy y socialmente descriptivo; así que yo mismo –pero, entiende mi edad- cantaba a “grito pelao” las gloriosas notas de este “masiosare” de Los Tigres del Norte:

Salieron de San Isidro procedentes de Tijuana, traían las llantas del carro repletas de hierba mala. Eran Emilio Varela y Camelia, la Texana.”

Como nota expiatoria autobiográfica: Esta historia persona me ocurrió hace más de treinta años (quizá muchos más) y, para completar mi Santísima Trinidad melómana de la corrientez musical estaban: La Ley del Monte (con el Rey del Grito, Chente) y la superacadémica La de la Mochila Azul (de otro Fernández).

Imagen de internet
Todo un apreciado símbolo de estatus.

Pues una vez tuve que abandonar mi ciudad natal, donde al menos tenía muchos amigos con gustos musicales “afines” y que nos nutríamos constantemente en una práctica promiscua de intercambios musicales. Y para mi desgracia (o como “pruebas de Dios” como una horrible solterona de esta ciudad me dijo que era), pues el gusto imperante era esa “onda musical norteña cuyo objetivo es exaltar al narco”. Bueno, lo más sabio que pude hacer fue alejarme de cualquier pretexto o evento donde pudieran sonar esas notas musicales con esos epopéyicos versos cuyo universo simbólico era: las camionetas, los cuernos de chivo (AK 47), la cocaína, la marihuana, las exuberantes mujeres de enorme corazón, el coraje, la valentía de los criminales y los militares y policías que morían en las legendarias batallas.

Ok, suena catastrófico presentado así, como lo he hecho. Pero en mi país siempre hubo razones para llegar a este extremo apocalíptico.

Tenemos el recuerdo de las matanzas a cargo del ejército al final de los sesentas y principio de los setentas; y el recuerdo bien amarrado (para aquellos que tenemos la edad de recordar esos años). La imagen de la policía siempre ha estado deteriorada, creo que nunca se superó después de la corrupción y matanzas a cargo del “General” Durazo, así que en México (como muchos otros países latinoamericanos y no latinos) existe un evidente divorcio sociológico entre población y policía.

Imagen de internet

Poder absoluto, o el medio de los que no tienen algún otro…

Así que esos neohéroes que surgieron de los marginados estratos sociales alejados de la educación digna en verdad eran admirables. Se enriquecían –algo exclusivo de las camadas de asquerosos políticos- mientras mataban uniformados despreciables… y desde ese tiempo nunca se hizo nada al respecto. Quizá porque los socios de estos villanos de la película mexicana eran los mismos políticos.

Y pasaron, al menos, treinta años.

Una mañana escuchaba algo de jazz en mi trabajo, cuando un alumno llegó a cuestionarme por qué Yo NO escuchaba la música de banda si era taaaaaaaaaan bonita. Yo lo miré completamente estupefacto creyendo que me gastaba tremenda broma –yo sé que todo mundo dice que yo escucho solamente música rara y fea-, pero vi que no era su boca, sino su corazón que hablaba.

Para colmo, me comparó con otro docente (caracterizado por llevar a la escuela su enorme vientre cubierto con ridículas playeras de algún equipo de fútbol)… así que no me quedó otra que estirar la mano al control del volumen (era receso, no os preocupéis) para subirle mientras le decía “vete de aquí, por favor”.

Imagen de internet
Ídolos en peligro….

O sea, odio esta música, pero en verdad qué estúpida una propuesta de prohibición.

¿Por qué no se prohíbe vender un auto de lujo a quien no puede demostrar sus ingresos?

¿Por qué no se prohíbe que las lunas de los autos estén completamente ennegrecidas?

¿Por qué no se prohíbe que un individuo o familia tengan más de dos autos –y de paso mejorar la calidad del aire-?

¿Por qué no se prohíbe abrir negocios de “venta de cerveza en vaso para llevar” porque ya hay cientos de ellos y todo mundo sabe que son expendios de otra cosa?

¿Por qué no se prohíben negocios de venta de algo cuando ese “algo” ni siquiera lo tienen en existencia?

Deberían prohibir a esos salvajes que pasan en sus camionetas con música a todo volumen ya que su Sub-woofers hacen que retumben las copas de mi cocina –que está a veinte metros de la calle-, y no hablo en términos egoístas… Y bueno, prohibir música solo puede venir de mentes retrógradas y ultraconservadoras, justo como el partido de acción nacional (así con minúsculas) en México. Y yo, que detesto la música de banda que exalta al narco, quisiera prohibirles a estos politiquillos proponer barbaridades.
Sigue leyendo

INXS en exceso (Mis ídolos del Rock Vol. 2)

INXS irrumpió en el mercado musical comercial de la década generosa (80’s) con un disco llamado Shabooh Shoobah (1982), que fue su primera producción lanzada en el mercado norteamericano (y obviamente vía MTV al resto del mundo). Como toda criatura australiana la banda sorprendía por ser muy diferente a las corrientes mainstream de la música (inicio ochentas venía a ser principalmente new wave o synth pop). INXS era como un ornitorrinco para los escuchas; o como un dingo, un demonio de Tasmania o un cocodrilo de agua salada…

Sonaba más hard (sin ser hard rock), su sonido era bailable (sin la ingenuidad syth o pop, sino por sutiles elementos ska y funk), además, INXS era un concepto familiar por llevar la sangre de tres hermanos de apellido Farriss… pero con un front man con pretensiones jaggerianas en versión sexy, metrosexual, irresistible. INXS se tenía que leer In-Excess porque era (ellos aseguraban), buena música: En Exceso. Y no mentían en absoluto en ello.

Shabooh Shoobah era un disco fresco, original… y más si sus dos discos anteriores eran desconocidos en la parte norte del mundo, pero de este trabajo, yo apenas conocí su portada en esos tiempos, que la veía cuando pasaba por esas discotiendas del centro de mi ciudad y no dejaba de llamarme la atención con esa fotografía tan extraña; alguien abrazando un perro flaco.

Imagen tomada de internet

Pero fue el disco de Escuchen como ladrones (Listen like Thieves, 1986) el que conocí primeramente y me dejó impactado (y hasta hoy sigo admirándolo). Un disco que sería el predecesor de su súper laureado y comercialmente redituable Kick apenas al siguiente año.

En Listen like thieves venían temas tan frescos y fuera de lo típico de la época como: What you need, Listen like thieves… pero con mención suprema a Biting bullets, This time y Three sisters (instrumental). O sea, solamente mencioné cinco temas del disco; un disco que te da cinco temas soberbios deviene siempre un clásico, masterpiece, objeto de culto y adoración… Conociendo más a esta banda fui comprendiendo que esto no era una mera casualidad.


Listen like thieves

Con Kick se volvieron multiplatinum y metieron cuatro temas en el Top Ten USA, todo un lujo y algo de pocos: Need You Tonight, Devil Inside, New Sensation y Never Tear Us Apart. Pero como todo embrujo de la gran fama, hizo que su siguiente álbum fuera criticado severamente por el mundo, bajaran sus ventas (que finalmente es lo que le da el aire al éxito y la fama).

INXS fue considerado, en cierto momento de la década de los noventas, como una de las tres bandas T-O-P de la música anglo (es decir, en base al rock) junto nada más ni nada menos que REM y U2… así que la trilogía english speaker USA, UK y Australia estaba completa… pero el tiempo dejaría de lado a los aussies.

Su disco Welcome to wherever you are (1992) fue comparado por algunos conocedores a la par de Achtung Baby de U2 (una de las obras máximas de la música noventera: Lo aseguro yo)… pero este disco pasó desapercibido por la radio y el mercado de música. Sin embargo, en lo personal, pienso que es una caja de suculentas sorpresas (¡No tiene madre!).

Luego el sexy Hutchence se suicidó en un hotel –como para emular a Morrison o por problemas sexodrogosentimentales-, no sé qué más pasó con ellos, pero ahora tengo (gracias a thepiratebay.org fuente interminable de torrents) catorce discos que disfrutar con mucha calma, porque INXS siempre ha sido buena música… En Exceso.

Taste it del disco Welcome

Y aquí le dejo la posibilidad de conocer el Welcome where you are, para que veas que no exagero (Click para descarga). ¡Disfruta sin prejuicio!
Sigue leyendo

La destrucción de Chan Chan

Siempre hace falta un hecho con cierta carga simbólica y que sea más o menos inmoral por sus significaciones –más que por el mismo acto- para generar reacciones necesarias a manera de catarsis en las sociedades reprimidas. Esos hechos son privilegio de pocos; o sea, muchos pueden recurrir a ellos, pero solo cuando su impacto deviene mediático se hacen las olas de tsunamis ideológicos. Esa ola hasta acá me ha llegado y me ha embriagado, al grado que yo también quiero opinar. Agárrense entonces.

Un grupo de adolescentes escolares andaban en las ruinas de Chan Chan e hicieron gala de idiotez el resto es histeria.

No por sus actos, claro está, esto ha ocurrido y sigue ocurriendo a diario. Su virtud fue su ingenuidad, su estupidez; haber colgado sus acciones –tan comunes en la juventud actual- en el sitio generador de fama… o destructor de egos: YouTube.

Insisto, yo –como extranjero que alguna vez radiqué en Perú- pude ver muchos daños a las huacas de todas partes, así como a otro tipo de obras naturales o arquitectónicas… tengan el título de patrimonio o no. Y eso no es exclusivo del Perú. La singularidad viene a ser la tontería de haberse lucido on-line, exponerse ante el mundo glocal; lo que ocurrió en Trujillo se volvió mundial.

No creo en indignaciones nacionales. O sea, se manifiestan, es claro; pero sus razones las cuestiono tanto… Yo prefiero creer en motivos de unión para los desunidos. Qué mejor que una causa llamada “nacionalistapara generar una –más ridícula aún- conciencia colectiva y pedir un castigo ejemplar contra esos retrógradas.

– ¡Su cabeza! ¡Pena de muerte!
– ¡Sí! ¡Sí!
– ¡Ahora atacarán Machu Picchu! (Ese gran orgullo nacional que más de medio Perú ni siquiera ha visitado)

¡Uyyyy, sí! Ridículos en extremo.

Insisto, esto siempre ha pasado y nunca vi precauciones al respecto.

Ahora cuestiono lo siguiente:

¿Por qué el primero en abrir boca fue un directivo de esa escuela olivense? Quizá porque nadie mejor que él sabe todas las anomalías incurridas para realizar ese viaje, que como viaje debía tener una previa socialización, objetivos claros, un reglamento estricto de viaje, un fin pedagógico… un compromiso mutuo de padres, docentes, directivos…

¿No había algún profesor o guía turístico en ese grupo? Parece que no, ¿por qué? ¿Acaso no es otra anomalía escuela-complejo turístico-municipalidad en cuestión? ¿Por qué entonces echarle toda la culpa a los mocosos? (Yo, cuando estuve en Chan Chan, para no hacerle al bobo de manera solitaria, pagué mi propia guía personal que allí abundaba y se ofrecían desesperadamente, para que cuando menos me explicara el asunto)

¿Nadie toma en cuenta que “esta travesura” (como dicen sus sorprendidos padres) pudo ser algo así como un rite of passage (si es que alguien conocer el término? ¿Una manera adolescente –sumamente idiota pero entendible- de ganar fama con las chicas y los amigos? ¿Por qué hacer un super drama con esto?

En cambio, otros sucesos más críticos ni siquiera merecen esa prioridad de escándalo mediático:

¿Por qué los accidentes de carretera no generan comentarios del tipo: que el dueño, administrador o Ministro de Transportes pidan disculpas públicas?

¿O esos cuestionados futbolistas salidos de las discos en la madrugada, justo horas antes de un duelo decisivo han alguna vez pedido una disculpa?

Creo que el caso del audioescándalo de las concesiones petroleras tampoco generó un reclamo de disculpa pública…. Ni el esperpento de la Magaly pidió disculpa propiamente al andar jugando a la acusadora (sólo se limitó a leer el resolutivo).

En mi viaje a Machu Picchu me tocó ver cómo había extranjeros que se pasaban por los testículos las indicaciones de no usar bastón ni menos picos para caminar entre las ruinasy los sumisos guías a ellos NO les decían nada… pero si el turista hablaba español sí le echaban en cara las cosas. Y en mi parecer la arrogancia europea hace y deshace lo que visita (¡¡H de P!!).

¿Acaso estos agravios no tienen la carga simbólica de ser causas de indignación “nacionalista”?
¡Ahhh! Pero el espía chileno, uyyyyyy, ¡ese es otro caso!

Algo muy interesante sería analizar el por qué del hecho del ataque a la huaca. No solo considero fue una manera de ganar fama (una fama que nunca esperaron seguramente, el Dios Tube fue demasiado generoso con ellos), sino interpretar eso que hicieron… y dijeron.

¿Realmente hay motivos para querer a la patria, aparte de aquellos de todo mundo piensa que debieran tenerse? ¿Hay en verdad países que puedan ofrecer justicia, igualdad y oportunidad a todos sus habitantes? (Basta mirar la casa de uno de los “criminales” y me queda claro que NO puede amar a su país ) Porque cuando menos, ni sus padres, ni sus profesores… ni menos una camada de cuestionables políticos han podido hacérselo creer a estos jóvenes.

Muchas veces pensamos que el enemigo es un país vecino, cuando en verdad está dentro del país… o de la misma casa, dentro de la misma cabeza.

Sigue leyendo

¡Oh, no! ¡Es el Chavo!

Mi chavofobia es una fuerte cualidad personal. Pienso además que mi blog surgió propiamente a partir de un artículo tan divertido en redactarlo como más en las reacciones generadas (véase este chavofóbico artículo aquí). Y justo, paseaba por mi ciudad natal, cuando ese fantasma -que no voy a negar que en una versión muy simpática- se me apareció… y sin estar en Perú:

El Chavo en la calle, por José Zavala
La foto es desafortunada, perofue de sorpresa y en una tarde de lluvia…

Sigue leyendo

¡Cameron otra vez! (Avatar 3D)

La industria del cine comercial, como muchas otras industrias que mueven economías increíbles, se ha visto afectada en su razón de ser (mover capitales y generar ganancias) en más de alguna ocasión a través de los años. Como es una industria que defiende intereses peculiares y cuyos grupos de poder económico son determinantes en las maneras de pensar en el mundo, en ella trabajan personas creativas e innovadoras, cuyas ideas tarde o temprano han tenido éxito para mantener vivo a este llamado arte. En esta entrada narraré algunos hitos del cine que tengo tan vigentes en mi memoria, y afirmaré algo que pude haber leído por allí: Cómo el futuro del cine se acaba de definirse nuevamente.

En 1977 y yo con once años me tocó ver el inicio de una nueva era en cine (hablando de FX o efectos especiales), La guerra de las galaxias de George Lucas abrió el mar de posibilidades de hacer un espectáculo visual más que creíble. En los siguientes años decenas de películas con temáticas espaciales llegaban a las salas, con propuestas de misterio, acción o simple destrucción. Quedaba atrás una propuesta más científica pero alejada del “entertainment” masivo, simple y sin profundidad como la de 2001 Odisea del espacio, así como otras propuestas catastróficas apoyadas en maquetas y nuevas tecnologías de sonido como Terremoto o Infierno en la torre (demasiado viejas para hablar más de ellas).

Una propuesta sorprendente de lo que ciertos efectos y propuestas nuevas podían lograr fue Alien, el octavo pasajero (Scott, 1979), tan buena y novedosa como para crear una impresionante y todavía atractiva saga. En ese entonces el cine se veía como una opción sin amenazas que pudieran afectar su crecimiento, pero apenas entrados los ochentas el escenario cambió.

Los ochentas ya eran los años del inicio de la era de la información y su impacto en las tecnologías, que apenas comenzarían a salir para el mundo. Las salas de cine resintieron un invento del video; los nuevos formatos VHS (JVC) y Beta (Sony), quienes competían por ganar el mercado y que por cuestiones de estrategia –por encima de tecnología o practicidad- ganó el primero. De pronto, el todo el cine habido y por haber pasó a meterse en esos casets cuyo boom generó la aparición de videclubs en cada esquina prácticamente. Así que mientras las familias lograban comprar su sistema reproductor para poder “ver el cine en la misma sala de su casa”, de manera simultánea las salas de cine se vaciaban, llevando a esta industria a una crisis más que severa.

Fue el cine porno uno de los factores determinantes en la popularidad de este nuevo formato. El porno se democratizaba, ya no era exclusivo de los viejos reproductores 8mm que muy pocos tenían, o de las salas X –en su inicio de funciones de media noche exclusivamente-. El porno se volvió rentable (porque era tan fácil ir a rentar) y su producción creció de manera exponencial. Mientras tanto, las películas de sala cinematográfica buscaban nuevas fórmulas de volverlo blockbuster.

Sistemas de sonido mejorado, como el Dolby de cinco canales y salas más modernas fueron poco a poco las nuevas propuestas, así como la búsqueda temáticas originales y espectaculares. En 1984, el canadiense James Cameron se anota un éxito del cine al sacar Terminator, con el ex Mr. Olimpia Arnold Schwarzanegger. Dos años después el mismo director propone la continuación de Alien, haciendo una apología bélica para justificar las armas tecnológicas de alta destrucción (que al final de cuentas vienen a ser el culto de los yankees y sus amigos aliados como Israel). Pero a pesar de pocas propuestas realmente innovadoras –aunque todas ideológicamente cuestionables-, los ochentas fueron años de cine de mercenarios, guerrillas, militares y mucha ideología antitercermundista promilitarista. Cine de dudosa calidad que se veía mejor en Beta o VHS que en la sala, ¿para qué iría a pagar a una entrada por ver al Chuck Norris en Invasión a los Estados Unidos?

Pero justo comenzando la década de los noventa, nuevamente Cameron le da la continuidad a su idea del asesino del futuro creando un film violento y pletórico de un nuevo tipo de acción donde no era lo que hacía el protagonista, sino cómo todo a su alrededor se afectaba. Se dice que la nueva era de los FX inicia con las tecnologías creadas para Terminator 2: El día del juicio (1991). Hasta Sam Raimi y su Spiderman le dio los créditos a Cameron de la Nueva Era. No solo eran los visuales sino un audio de calidad de alta fidelidad. Entonces, ya visitar la sala de cine se volvía a ser de nuevo bastante atractivo.

Y Cameron siguió proponiendo su cine, comercial al extremo pero garantía en entretenimiento. Volvió con Arnold para ofrecer Mentiras Verdaderas (1994), pero luego retomó su pasión científica de investigación oceanográfica, donde ya había dado una muestra con su El secreto del abismo (1989). Titanic (1997) no debe ser vista como una excesiva producción para lucir la carita de DiCaprio o el cuerpo de Kate Winslet. Tampoco me parece una evocación al cine de antaño como El viento se llevó, o Ben Hur… en Titanic Cameron aplicó mucha de la ciencia en la que él se había involucrado como oceanógrafo y su labor en la mayor investigación de este barco mítico y famosísimo. Además, demostró que si ese era su sueño, de dirigir una película cuyo costo rebasara los límites habidos… y hacerla rentable, pues era un mérito múltiple.

Pero nuevamente ese desarrollo tecnológico que corre de manera acelerada volvió a atentar contra el cine. Una nueva era digital donde en ciertas realidades se puede conseguir una película pirata quemada en un DVD con una más que aceptable calidad de resolución de video y audio. O inclusive, descargar la película deseada desde algún sitio por medio del Internet. Nada mal nuevamente, además, el cine se ha vuelto caro… y una respuesta posible –pero que aún no “pega” es la aparición de un nuevo formato de soporte digital, el blu-ray cuya capacidad de información permite simplemente capturar la película justo con la calidad de resolución original (aunados el posible enhance, los extras y la gama enorme de subtítulos). Este formato sería la pareja de las nuevas pantallas de HD que poco a poco desplazarán a la TV… y esto ya ameritaba también una serie de propuestas para el cine mismo.

Justo para cerrar la década primera del nuevo milenio, James Cameron, una vez más llega proponiendo lo que marcará el futuro sin lugar a dudas. Un film híbrido, no era la idea de la animación –para eso ya había varias propuestas previas- mezcló dos concepciones; creó la historia, la produjo y la dirigió. Una super fortuna para lograr un producto en tercera dimensión; una historia larga, pero dirigida a un vertiginoso ritmo que hace que todo transcurra tan rápido como un parpadeo.

Debo admitir que hacía años, es decir; muchos años, en que los FX de una película no me dejaban tan sorprendido (y satisfecho de haber pagado el equivalente a siete dólares pero con lentes especiales incluidos). El espectáculo visual que Cameron vino a proponer en definitiva marcará nuevos estándares y no solo para la industria del cine, sino de la tecnología misma. En diez años, aseguro, el cine será en muchas propuestas 3D y quizá hasta se vea la manera de pasar clásicos a este formato; las pantallas de plasma para el hogar deberán tener también esa posibilidad ya que caminan de la mano. 3D en todas partes… así que invertir una megafortuna sabiendo que se determina el futuro, no es mala idea. Y nuevamente Cameron lo ha hecho.

Imagen tomada de internet

Sobre la historia de Avatar

Si bien, el show audiovisual es un espectáculo como nunca lo había visto, la historia de la película es tan trillada como miles de historias del cine comercial. Aquí mis impresiones al respecto:

***La metáfora del Nuevo Mundo descubierto por la mente capitalista y neoliberal; un mundo primitivo lleno de recursos fantásticos que son deseados por el consumismo sin escrúpulos de un grupo de personas. Es la misma historia de cómo se destruyó África, es la historia de la Amazonía misma, de las poquísimas selvas que quedan en el Planeta para satisfacer los caprichos USA o el hambre china.

De hecho varios escenarios me parecieron inspirados en la región de Roraima de Venezuela y el Parque Iguazú de Brasil y Argentina…

***A pesar de todas las virtudes místicas, de los valores supremos y de su fuerza física; los nativos son solamente nativos. El verdadero poder, la fuerza, Dios, viene a ser la tecnología bélica, que siempre cae en seres viles y miserables porque deben ser los malos de la historia. Así que por mucha magia y corazón que tengan los nativos, indios, tercermundistas o como se les pueda llamar, no podrán hacer nada en contra del Poder Total Maloso… a menos que “uno de ellos” cambie de bando y se les una.

***Porque el Salvador, el Redentor, el Emancipador solo puede ser un blanco. Los indios no tienen esa opción, el Jesucristo fue blanco, el Héroe es caucásico… (en Occidente claro está).

***Un blanco dirigiendo indios, y si además tiene algunas armas hi-tech que logró robarse es toda una garantía del éxito de la lucha. Y claro, quien es el líder se queda con la mejor chica, que le tocaba al Indio Mayor, pero el blanco se queda con todo… y el indígena tiene que resignarse.

***Claro que para su “mensaje ecológico” este planeta de la historia lleno de recursos y vida y con entidad propia (una especia de Pangea cognitiva) se salva y no tanto por ella sino por su magnífico Héroe.

Una historia vista en cientos de películas… pero llevada a la pantalla de una manera bien original. ¿Acaso se esperaba otra cosa del cine comercial?

Aún así, en verdad recomiendo verla en cine 3D…
Sigue leyendo

Juanito el Puma Mellencamp: Mis Ídolos del Rock (vol.1)

Deseo volver a reseñar algo de música, ante tantas noticias y temáticas abrumadoras que se dan por todos lados. Hablar de música me es un descanso y (me) ayuda a entender dimensiones no sólo personales, sino hasta contextuales de pasajes históricos. Esta primera entrega será sobre John Mellencamp, músico norteamericano al que admiro desde hace más de veinticinco años.

Nacido en el mes de octubre (algo que me emparenta con él) en el estado de Indiana, John no traía consigo la bendición del big city boy. Con una determinación enorme por desarrollarse como músico y viajando constantemente a Nueva York, consigue finalmente una producción musical bajo el management de quien entonces manejaba a David Bowie (como si esto fuera un determinante). John Mellencamp sacó su primer disco en 1976 con el mote de Johnny Cougar. Juanito el Puma… nada serio, creo, y para sorpresa este disco traía una serie de covers del rock (en mi parecer muy bien interpretados pero que, dado los años que corrían y la calidad musical que se derrochaba entonces) pues no pasó a más.

En ese tiempo, el joven John tenía plasmada en su música varios similitudes a las de Bruce Springteen, que justo se consagraba (The Boss había iniciado su carrera unos cinco años antes). Entonces, algunos “críticos” llegaron a considerarlo un “clon” del Jefe Bruce, aunque poco a poco vieron que esta afirmación fue apresurada.

De Juanito pasó a Juan, pero el “Puma” siguió como su chapa artística. Quizá para relacionarlo con ese sonido rock folk con matices country que en un momento tenía, y pasaron seis años y seis discos cuando finalmente John Cougar, justo en la recién comenzada generosa época de los ochentas, con su American Fool (1982) mete dos trancazos en los charts de everywhere; Jack & Diane y Hurts so good.

Si bien, no niego que la de Duele tanto sea una onda rock hard bastante bailable, estos temas no están ni siquiera en mis cuatro temas favoritos de este disco. Yo me quedo con China Girl (Mujer de China), A hand to hold on to (Una mano para aferrarse), In your weakest moments (En tus momentos más débiles) y Thundering hearts (Corazones que truenan)… nada mal, pero lo mejor estaba a punto de venir.

Curiosamente, en este año del éxito comercial y mediático de John Cougar, Bruce Springteen sorprende a todos sacando un disco completamente acústico e intimista llamado Nebraska, así que esos “caminos entrecruzados” que se decía había entre ambos músicos quedaban borrados de golpe.

En 1983, John Cougar logra meter su apellido en su nombre artístico; Mellencamp era el premio a su trayectoria musical forjada. En ese año saca el Uh-huh, su séptimo disco y ahora sí bajo su nuevo nombre John Cougar Mellencamp y poco a poco retomando una serie de temáticas sociales no tan urbanas que comienzan a caracterizarlo; donde puede hablar de lo profundo de un país, de los pueblos pequeños y la magia de haber nacido allí, de amores y desamores, de vidas sencillas…

Y en 1985 sale el Espantapájaros (Scarecrow) donde finalmente es reconocido como un señor músico y además, socialmente comprometido. De este magnífico álbum, nombre sacado del tema Rain on the scarecrow (Llueve sobre el espantapájaros) que es magnífico, a mí me conmueven hasta el extremo Small town (Pueblo chico) y Between a laugh and a tear (Entre una risa y una lágrima) de esta producción.


Si bien no canta Mellencamp, el cover es muy fiel pero es el slide de imágenes el que “me ganó”.

Después de esto vinieron otras etapas personales y musicales del señor Mellencamp, el cual finalmente se quitó su nombre artístico y obligado de “Cougar” y siguió por caminos donde a su rock –a veces hard, a veces folk- le incorpora sabores más sureños, más negros dando nuevas sorpresas a su exquisito repertorio. Además como promotor de causas granjeras, escritor y pintor…

Han pasado veinte años desde que tuve mi primer acetato de Mellencamp, y justo en este Fin de Año, me descargué gracias a los torrent toda la Discografía, ¡Feliz Año Nuevo para mí!

¿Qué? ¿Allí es el Primer Mundo USA? Mmmm, ¡dale Mellencamp! ¡Muestra esas otras caras que el marketing y el mainstream no suelen mostrar!
Sigue leyendo