La Conspiración Avira

[Visto: 3082 veces]

Me creí ajeno a cualquier colapso de mi sistema de cómputo por dos razones: Primeramente, según yo, creí que no visitaba sitios “peligrosos” como ese porno barato tan disponible por allí, ni sitios misteriosos de nombres bizarros y bajo algún dominio cuestionable. Además, por más de un año me hicieron creer que los antivirus gratuitos, o esas copias piratas que todo mundo trae, eran los suficientemente efectivos. Las únicas directivas que me habían recomendado eran simples; no descargues del Ares y menos del Kazaa (por mencionar dos solamente) ni porno ilegal (you know what I mean) ni mucho menos programas. Así, que bajo estas creencias, me sentía protegido, seguro… y parcialmente feliz.

Y recuerdo bien a tantas caras tontas, asegurando todos los antivirus que adquirieron sin pagar nada eran buenos, y de lo “limpias” que tenían sus computadoras… Fácil asegurar esto cuando no se conocen otras opciones; cuando se vive alienado en la ignorancia. Total, cada uno sabe en lo que usa su compu, que haciendo una burda metáfora viene a ser una enorme nariz de can –entiéndase, perro- que uno va y mete donde se le antoje.

Así que mi “grandioso antivirus gratuito” se actualizaba día con día, pero después de un breve tiempo comenzó a mostrarme un afiche publicitario (o de advertencia): La versión free me protegía de los resfriados virtuales… y ya. Las versiones de paga, en cambio, podrían mantenerse sano de la hepatitis SO y DC (sistema operativo y disco C), del cáncer terminal (de computadora) y del VIH (virus informático horroroso). Pero, ¿para qué iba gastar esa cantidad de dólares –o euros- si yo sólo podría contagiarme de una gripita estacional?

Comencé a ignorar la publicidad que aparecía como macabro fantasma cada vez que encendía mi equipo. Es más, siento que esta publicidad fue aumentando de dramatismo. “Compra la versión real y deja de vivir en la estupidez” o algo así. Pero claro, para esto no había dinero, en cambio para una botella de ron añejo o de vino tinto NUNCA puede faltar.

Un día, porque en las historias humanas siempre llega el día, cada vez que encendía mi sistema comenzó a salir la advertencia que un par de indeseables troyanos andaban queriendo entrar a mi fiesta continua, y el ilógico mensaje preguntaba qué deseaba hacer; si eliminarlos, o bloquearlos, o definitivamente dejarlos pasar a beber mi ron y bailar mi acid jazz.

Otro día después parecía que se había corrido la voz que en mi compu las cosas eran muy agradables. Ya eran demasiados anuncios, y por supuesto –no soy tan ilógico como esos anuncios e hice de inmediato un scan completo-. Pero no había nada de qué temer… según el motor inmunológico de mi free anti-virus.

Al otro siguiente día ya era un caos la cantidad de advertencias y realmente los anticuerpos regalados nomás parecían no querer hacer nada en mi bien y a favor de mi computadora. Así que comprendí entonces que por allí no había una solución visible, y descargué “otro gratis”. Creo que era el Doctor Spyware o una onda así. Lo instalé de inmediato y, antes de activarlo, desinstalé el Avira para el pueblo. De inmediato actualicé a la otra esperanza y procedí a un escaneo total de mi sistema…

356 virus encontrados, de los cuáles, solamente 150 eran de alta peligrosidad… “Se recomienda proceder a revisar y desinfectar el equipo”.

(Y yo que quería seguir trabajando despreocupadamente seis meses más así, en estas condiciones.)

Sobra decir que unos minutos después de eso mi compu se apagó y ya no pudo despertar más… hasta que un ingeniero en sistemas llegara con un beso mágico y me cobrara el servicio de esa alquimia sanadora…

La discusión se dio en torno a la necesidad de proteger mi compu como protejo mi cuerpo… por ridículo que suene. Así que pedimos (mi asesor et moi) asesoría a profesionales expertos en esto, gente que sabe de antivirus…

Para mi molestia (o mi sorpresa) el experto dijo que el mejor antivirus según su experiencia era el Avira (de paga, claro está). Y para mi doble molestia o triple sorpresa era además –y por mucho- el más barato.

Logo del Avira

Cuando menos compré tres licencias y le pasé una al ingeniero sanador de mi sistema. La otra nadie me la compra, pero bueno, al menos mi compu ya volvió a su rendimiento atlético de alto rendimiento.

Moraleja: Si valoras tu compu… es decir, si la conoces, si sabes lo que es capaz de seguir haciendo, si tu vida se ha hecho más agradable y si tienes calculado cuánto más va durarte… haz algo por ella… Avira te hará creer que es mejor pagar por la verdad.

Tip a considerar: Las páginas donde más advertencias mi nuevo Avira me da son las de los torrent… y que ni siquiera sospechaba de esto.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

7 pensamientos en “La Conspiración Avira

  1. renato

    Visito sitios "peligrosos" y misteriosos, bajo cientos de torrents, y uso dos antivirus gratuitos (Avast y Comodo)… Nunca pagado una moneda por un antivirus… ¿Estaré en peligro? Mmmhhh… Who knows? 🙂

    Responder
  2. Javier Medina

    Solución que no cuesta ni un sol pero si un poquito de esfuerzo: Cambiate de Sistema Operativo!

    Solía vivir amarrado al Windows y angustiado por la amenazas de virus por Internet o por dispositivos de almacenamiento. Yo también tenía Avira, y también tenía miedo. ¿Pero para que vivir así si existe Linux?

    Te cuento que en Linux NO EXISTEN VIRUS y si en caso tu Usb o Disco esta infectado le das al ‘delete’ y listo. El Ubuntu 9.04 es la version estable y las mas actual. http://www.ubuntu.com

    Responder
  3. Javier Medina

    Sí. Los programas vienen en Windows vienes compilados en extension ‘.exe’ en Ubuntu se llaman ‘paquetes’ y vienen en extension ‘.deb’ o ‘.tar’ etc. Los programas que corren en Windows no corren en Ubuntu, pero sí a la inversa. Si quieres probar Ubuntu 8.04 acercate al 2piso del pabellon de Informatica o a las aulas disponibles en el 4to piso del pabellon H (salon 412, creo) para que veas que puedes lo mismo que en Windows, con otro programas de manera mas eficiente y segura. Por ultimo, hay te dejo mi correo por si quisieras saber mas o probar este So. Cudate. Saludos

    Responder
  4. renato

    Excelente, Javier. Qué bueno que te sirva el Linux…. Lamentablemente a mí no me sirve. El software de Autodesk y Adobe que uso no corre en Linux. Y no me sirven (ni me gustan) los "sustitutos", prefiero los originales. O sea, en mi caso, Linux no es una solución. Por suerte, para mí, no vivo asustado ni nada por el estilo. 🙂 Además, el Windows 7 me encanta! :)))

    Responder
  5. renato

    Sugerencia para usuarios de Windows un poco asustadizos:
    1) Instalar un antivirus gratuito.
    2) Desactivarlo del arranque de Windows con, por ejemplo, CCleaner (que también es gratuito). Cómo hacerlo? Abrir CCleaner, ir a Tools/Startup, señalar el archivo del Antivirus, y clickear DISABLE.
    3) Ahora ir a Administrative Tools/Services de Windows, y desactivar los archivos que carga en memoria el antivirus. Cómo hacerlo? Click derecho sobre el archivo, y elegir la opción MANUAL. Con esta otra sencilla operación, tendremos un antivirus instalado, que no arranca con Windows ni se carga en memoria.
    4) Instalar otro antivirus gratuito, y dejarlo que arranque con Windows normalmente.
    5) Mantener los dos antivirus actualizados. Lo que no atrape uno, lo atrapará el otro, a menos que uno tenga muuucha mala suerte. Nadie está libre de ser atropellado en plena calle por una moto, seguida de un camión con trailer. :)))
    6) Casi lo olvido. Desactivar el Windows Firewall desde el Panel de Control. Luego ir a Administrative Tools/Services de Windows, click derecho sobre Windows Firewall, y elegir DISABLE. Con esto, el Firewall de Windows no funcionará ni se cargará en memoria.
    7) Por último, es indispensable un buen cortafuegos (no el de windows, claro). Como ya dije, uso Comodo Internet Security (Antivirus, Firewall y Antimalware), y tengo instalado y desactivado Avast Antivirus.

    Go ahead, don’t be afraid 😉

    Ps: Fundamentalistas de Linux, abstenerse de asustar a mis colegas “windoweros”))

    Responder
  6. jzavalaz Autor

    ¡Ah qué Renato Lovewrecker del Uruguay!

    Jajajaja, bueno, no todos somos esos superexpertos de la informática… no chatearé contigo un par de meses porque me siento apenado de "haber comprado" un antivirus" (sniff, sniff). Cuando mi alma sane te buscaré en tu yahoo IM.

    No me queda más que agradecer tus valiosos aportes de cualquier modo, YO siempre he sabido a mí no me lee cualquier mediocre, jejeje.

    Responder
  7. Jose De La Madrid

    Un comentario, tratando de explicar la diferencia entre antivirus gratuitos y pagados.
    Si vio alguna vez la ventana de su Avira Free, habra visto unicamente 2 modulos: el Escaner de Discos o Unidades y el Programa en Tiempo Real que revisa los archivos y carpetas que usamos dentro de Windows. Los productos pagados traen aparte de esos dos modulos (sino ahora fijese en la ventana de su Avira Premium): uno que revise nuestro correo entrante y saliente, uno que revise las paginas web que visitamos e incluso el firewall o cortafuegos que nos bloquea accesos por parte de terceros a nuestra compu. Por eso es necesario un antivirus pagado.Ojo: pagado (no crackeado o parchado ilegalmente), porque uno pirata actualiza la base de firmas de virus, pero no actualiza sus motores de escaneo ni su motor heuristico que es el que detecta amenazas nuevas. Esto es valido para todos los Antivirus. Ya su compra depende de hacer comparaciones en cuanto a deteccion y desempeño (revisar http://www.av-comparatives.org si estan un poco indecisos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *