Farrah y Michael: La muerte de dos iconos de mi juventud

[Visto: 3023 veces]

Justo el día de ayer se dio una noticia que por su naturaleza inundó los encabezados de miles de diarios en el mundo, y generado además otras más miles de opiniones al respecto; la muerte de Farrah Fawcett y de Michael Jackson, dos personas norteamericanas verdaderos iconos no sólo del mundo del entertaining. Sobra decir que la web ahora está inundada de notas y comentarios relativos a ello, entonces pareciera complicado aportar algo diferente. A mí me tocó vivir mi niñez y adolescencia justo en los apogeos de cada uno de ellos y recuerdo muy bien esos momentos. Farrah y Michael fueron más que figuras de la industria cultural de los USA. Aquí ofrezco mis reflexiones.

La belleza total de finales de los setenta

Farrah Fawcett inundó las pantallas de televisión a finales de los setenta con su radiante sonrisa, pero sobre todo con una bellísima cabellera. Una cabellera que –imagino- pudo sostener por cierto tiempo la industria del shampoo y que enmarcaba su bello e inocente rostro que a su vez complementaba un cuerpo por demás estético haciendo de ella todo un símbolo sexual –pero sin malicia-, de gracia, simpatía y carisma. Farrah Fawcett era un ángel que había encontrado en Los Ángeles de Charly un espacio estelar para brillar con su hermosa luz.

Es que era esa virtuosa combinación de hermosura, sencillez y simpatía lo que completaban un cuadro perfecto con ese cuerpo de proporciones esbeltas y atléticas. Farrah encarnó posiblemente y sin querer un milticoncepto perfecto de belleza y salud. Su póster o afiche llegó a inundar las paredes de millones de habitaciones en el mundo entero, y el mío no fue la excepción. Durante un par de años mientras cursaba la secundaria cada mañana la sonrisa de Farrah me saludaba deseándome lo mejor del día.

El afiche de Farrah

Además, la bella donna tenía dos apellidos especiales. Primeramente Fawcett cuyo sonido en sí tiene mucho carácter, después Majors. Ella fue, por un tiempo, la esposa del Hombre Nuclear (¡vaya título castellanizado de El hombre de los seis millones de dólares), el Sr. Lee Majors.

Desde su inicio el cuento de hadas parecía darse; creo que ha sido el único caso en el mundo donde una pareja legal haya compartido los créditos de participar cada uno en los dos programas de mayor rating en los USA y quizá fuera de este territorio: Farrah, el ángel y Lee, el hombre biónico.

Todavía puedo recordar con enorme gusto esos capítulos, de ambas series… quizá como frágiles momentos de felicidad ingenua pero bella, sólo posible en esos años…

Si bien Farrah se diluyó un poco en la televisión mexicana, queda claro que siempre tuvo una trayectoria por demás destacada en la televisión de su país. Y en un ominoso día del año 2006 a la ya madura Lady Fawcett (también pareja sentimental de otro icono del cine, Ryan O’Neal) se le diagnosticó un cáncer anal que terminaría con su vida precisamente hace dos días.

Descansa en paz Farrah. ¿Dónde habrá quedado ese magnífico afiche de tu figura sonriente que adornaba mi cuarto?

Otro afiche de Farrah

El Rey del Pop

En 1980, justo cuando mi póster de Lady Farrah adornaba mi pared, en una pequeña grabadora monoaural que tenía en ese tiempo, solía escuchar un caset Scotch de cinta de óxido de cromo que me habían regalado. En ella estaban registrados 45 minutos de música de una estación de radio de Hartford, Connecticut –para ese tiempo y para mi persona, esa cinta era de mis posesiones más preciadas-, y una de las canciones más alucinantes que venían en ese tape era: Don’t stop till you get enough (del disco Off the wall, de Michael Jackson).

Tema de Jackson del año 1979 (disco con más 25 milones de copias vendidas all around the world).

Entre otros temas que aún recuerdo de esa misma cinta están Turn the page de Bob Seger and the Silver Bullet Band (tema que muchos años después Metallica covereó), Him de Rupert Holmes y The Devil went down to Georgia de Charly Daniels Band, lo comento a manera de contextualización y de ejercicio de memoria.

La cadencia y sobre todo la intensidad de ese tema del entonces claramente emergente y prometedor joven me sorprendió. Tres años más tarde (para mi vida) llegaría Thriller para invadir simplemente todo; la radio, la televisión y las cintas o acetatos que compartíamos entre los amigos.

La apoteosis de Michael. Era innegable la admiración hacia su manera de hacer música y de bailar. Sus recursos musicales, además, eran enormes; no sólo era pop, sino soul y rock y más géneros musicales que su esencia negra en combinación con otro genio de la producción como Quince Jones pudieron lograr.

Esa cantidad de millones de copias vendidas –justo antes de la era de la piratería- no pudieron haber sido casualidad.

El reinado de Jackson se mantuvo de manera intermitente unos años más… entonces vinieron sus excentricidades atroces que, debo admitir, poco a poco fueron ganando –cuando menos- mi rechazo hacia su persona.

Michael

Dormir con oxígeno, su amigo íntimo Bubbles (un chimpancé), su rancho de Neverland… nada de eso me importaba… pero haberse hecho esas abominables cirugías faciales para terminar con una especie de repugnante máscara debajo de su blanca epidermis (otrora negra) fue algo tan grotesco en mi parecer como el haberse involucrado en inmorales asuntos pseudosexuales… donde sin lugar a dudas, creo, que él fue tan culpable como los padres de esos infantes “agraviados”.

Me hubiera gustado verlo de regreso… aunque hubiera preferido que hubiera muerto mucho antes, y que se volviera simplemente legendario antes de tener un cuestionable ocaso.

¡Descansa en Paz, Jacko!

Puntuación: 0.00 / Votos: 2

3 pensamientos en “Farrah y Michael: La muerte de dos iconos de mi juventud

  1. Pedro Palanca Santillán

    AYER SE FUERON AL CIELO

    Farrah y Michael, dos de golpe y tan pronto
    desolador casi a lo profetico el jueves de ayer: la muerte de 2 super iconos de mi generacion base 4 lo sintieron con mayor dolor:
    Farrah era como la hermana mayor linda y siempre radiante que todos queriamos tener, no para jugar al incesto sino porque transmitia lo que todo angel hace: dar paz y felicidad, con una buena dosis californiana de glamour y libertad.
    De Michael Jackson se ha dicho de todo, quiza mas penas que alegrias como me dijo una vez alguien cercano, pero la muerte de Jacko afecto mundialmente como la muerte de Kennedy o Lady Diana. Michael jackson supero al mismisimo Elvis, y eso se debio basicamente a que el chico de Indiana nunca llego a ser adulto, se quedo niño mentalmente, su voz lo era tambien, pero como todo niño, vivia en sus fantasias y lograba hacerlas realidad. Sus cambios fisonomicos, siempre juzgados (sobretodo en una sociedad machista e hipocrita como la latina) eran parte de su autorecreacion y autocomplacencia porque, como lo declaro escasas veces en entrevistas y muchas veces en su propia musica, ser quiza el ser mas desolado, digamos, desamparado del mundo. A mi personalmente no me gustaban sus bailes pero admiraba sus logros y aspiraciones, monumentales, grotescos hasta el delirio de lo absurdo pero exentos de maldad o codicia. Mucha gente admira sus grandes exitos, incluso
    aquel clasico donde asume su YO en Man In The Mirror, pero yo me quedo basicamente con un par de canciones, algo dejadas de lado: HUMAN NATURE y ONE DAY IN YOUR LIFE:
    http://www.youtube.com/watc
    Paciencia con la previa entrevista señores, esta es una cancion que arrancara una lagrima a mas de uno…

    Responder
  2. Pedro Palanca

    Oye… claro que siempre se cumple lo que Andy Warhol sentenciaba acerca de lo avergonzante que era la muerte de alguien (para el mismo muerto, digo) que en los velorios y dias posteriores gente que decia ser tu amiga y le confiabas tus secretos mas intimos, ya tu muerto, sacaban todos tus trapitos sucioa al tendedero, y para Warhol, que digamos era asexuado pero materialista numero uno, tus finanzas y cobros ilegales y tus graciosas evasiones de impuestos por ridiculas que sean, te las exponian como el peor pecado capital que haya cometido mortal alguno, y si a alguien, digamos una secretaria, le confiabas los mas sucios chismes contra fulanito, menganito y sutanito, la secre se hacia rica publicando un libro de los dimes y diretes que Warhol por pudor y cariño guardaba en confianza con gente que por lo general lo adulaba e idolatraba. Y asi era. Con Michael Jackson hay un arma de doble filo que no me gusta: "LO RECORDAREMOS POR SU MUSICA" y luego dicen en tono puritano de mierda: ese pedofilo se lo busco, la gente se vuelve fan tuyo y luego se vuelve el cura mas horrendo… y para terminar: la mala fama de Wilde (difamaciones contra el por ser homosexual) al final lo hizo inmortal y glorioso… COMO LA VEEESSS???

    Responder
  3. José Zavala

    El caso de Michael ha sido sin duda algo tan complejo. Farrah nunca estuvo implicada en nada así… él, en cambio, de ser el máximo cantante tocó el suelo… y eso eso le dio más y más fama aunque ya no seguía ON-Stage!

    No creo que se pueda separar en su caso, lo uno de lo otro… pero sigo adorando Smooth Criminal!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *