300 mil visitas… y cuestionando al narco y la corrupción en México

[Visto: 1610 veces]

Fue apenas en febrero que alcancé una meta entonces deseada; tener en ese entonces 200 mil visitas. Pensé que eso marcaría un hito, que con ello aseguraría de manera constante un número estable de vistas. Después me llegaron pensamientos opuestos; desear alcanzar otra meta más alta (que al final me pareció excesivo y comprendí que no tenía recursos mediatos para ello), o poco a poco ir extinguiendo este blog… Mantenerse visitado no se por casualidad, o sin esfuerzo.

Pero esto último no se dio.

Justo en mis 300 mil visitas, en mi escenario cercano, y en los otros mundos que me gusta observar hay tanta descomposición que me sigue siendo difícil negar las catarsis que mis artículos en el blog me pueden dar…

La corrupción inaudita en México, un país donde sus gobernantes en lugar de garantizar a sus habitantes las condiciones básicas para poder vivir y trabajar dignamente, se comprometen con los grupos criminales que secuestran, extorsionan y matan para enriquecerse ambos (políticos y delincuentes) con el dolor y la frustración de sus víctimas –que seríamos todo el país-.

Entonces, la vida política mexicana, devenida un asco total, donde existe una nueva filosofía de lástima que viene a ser el “partidismo”. Todo con el fin de perpetuarse como grupo político; enriquecerse ilícitamente y protegerse. Esta manera de dirigir una nación (si es que se le puede llamar de esta forma) no permite el enriquecimiento ideológico y cierra los espacios a cualquier persona que no comulgue con sus ideologías retrógradas y fundamentalistas.

Y bien acaba de ocurrir una tragedia monstruosa, más 44 niños de guardería muertos (asfixiados y quemados) en un local subrogado –a un grupo de esposas de políticos- por uno de los organismos estatales -que en teoría debieran ofrecer- para la atención y cuidado para sus beneficiarios… se habla de negligencia y corrupción, de situaciones ilegales y anómalas… pero me niego a creer que se hará una investigación para dar con los culpables, total; en México se puede pasar este hecho…

Otro tema crítico viene a ser la irresponsabilidad ecológica de mi país, el cual está severamente desforestado, genera toneladas de plástico al día y no se prevé algo relacionado con la eminente escasez de agua que afectará al país más pronto de lo esperado. Aunado, México tiene un enorme parque vehicular que es usado indiscriminadamente, así como los consumos de energía lo que nos lleva a ser uno de los que más aportan al calentamiento global.

Como anécdota, hace muy poco en las noticias sacaron algo relacionado con el excesivo uso de las bolsas de plástico en el medio. Hubo mucho escándalo, muchos cuestionamientos y muchos indignados… y así como ese escándalo mediático surgió, así se apagó. ¿Quién se preocupa más por ese aspecto? Nadie. Así que mientras el país se sigue llenando de plástico (en bolsas que se usan para todo, y todas partes te las dan) que tomarán mil años en biodegradarse y botellas de plástico. Millones de botellas desechadas y no recicladas que abundan a las orillas de los miles de caminos del país, generando un problema de tanto de sanidad como de estética…

¿Qué decir de la famosa guerra al narco? Que en verdad me pone en una paradoja de admirarla o no… al menos ya cayeron políticos (bueno, eso se espera de los detenidos), pero para convencerme falta ver equipos de futbol involucrados –por mencionar una opción de lavado de dinero- así como empresarios formales. ¿Cómo se puede luchar contra un problema sociológico sino se hace desde la raíz? Cuestiono cuántas agencias de venta de autos han vendido automóviles de lujo a personas de cuestionables orígenes socioeconómicos; campesinos comprando Hummers equipadas, gente barrio sin educación y sin empleo formal poseyendo enormes camionetas motores poderosos… generalmente de color negro y vidrios polarizados. Pero nadie cuestiona esto, ¿por qué? Si lo importante es vender y tener ganancias… del narco viven demasiados en este país. Y mucho más podría decirse de la dimensión “cultural” que ayuda a legitimar más esta patología social.

Y los vendedores de droga que apenas a una cuadra de mi casa tienen controlada esa esquina que se ha vuelto un foco de basura –porque allí se la pasan “en disimulo” toda la tarde, ¿acaso hay quien no se dé cuenta de esto? Y al ex lustrador de calzado que me atendía que ahora posee tres autos importados aunque él siga manteniendo su look totalmente marginal y corriente, claro que todos saben “el pequeño secretito de su éxito”. Y ese alumno que se cree el dueño de la escuela porque hace lo que quiere mientras su madre lo protege a capa y espada ya que ella recibe –precisamente de él- para sus gastos diarios… ella sólo calla y sonríe, se cree feliz; sabe a qué se dedica su pequeño… y el padre tiene muchos años concentrado en el alcoholismo.

Aspectos como los anteriores –que abundan-, concatenados comienza a mermar en la conciencia del mexicano, a quienes ahora percibo como fatalistas y severamente frustrados (un desagradable lujo que antes sólo lo percibía en otras nacionalidades “selectas”).

En fin, tantas cosas malas ocurren por acá como para dejar apagar a mi blog. Lastimosamente también se dan excesos en otros lares, otras realidades que me preocupan y les doy seguimiento. Ejemplos sobran:

Los enfrentamientos en la Amazonía Peruana y el racismo siempre presente en esas circunstancias; los desafíos de Evo; los conflictos chileno-peruanos; las nuevas y curiosas epidemias de salud que afectan a unos en su salud y a otros en su economía; el calentamiento global que causará una hecatombe mucho antes que el mundo y su población se decidan a hacer algo (como cesar una mentalidad capitalista de severo consumo energético).Quizá en algún rato de depresión retome alguna reflexión sobre esto.

Y claro, como piedras en el zapato tienen que seguir esos pseudoirónicos y agresivos “opinantes”, esa plaga que no es capaz de entender el fondo y, energúmenamente vierten sus insultos que vienen a ser sólo eso, formas inferiores de pensamiento.

Pero afortunadamente hay otros temas alegres y vitalistas, que son una fuente de inspiración y, cuyos desaforados temas –algunos- me han traído tan gratas sorpresas por la cantidad de lectores que lograron o la comunicación que pude sostener –mientras duró- con otras personas del orbe:

La cumbia, la chicha, la música ochentas (tan cuestionada por mí), las razones del factor gordura, el desconocimiento del VIH, una forma de vivir más amena y responsable para evitar padecimientos mentales, reseñas de cine y la poesía…. y tantos temas más que siguen esperando una oportunidad de nacer.

Si me has leído sabes de qué hablo… y gracias de nuevo por otras 100 mil visitas a mi sitio… Seguimos aquí, en el dominio PUCP.

Imagen de José Zavala
Aprobado.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

3 pensamientos en “300 mil visitas… y cuestionando al narco y la corrupción en México

  1. elieser

    Claro, sigues en PUPC que para tí viene a ser una especie de "dominio" que te dá cierta protección frente a posibles consecuencias por tus comentarios. Muchos que opinamos en foros, chat´s y notas periodísticas en México nos hemos visto afectados de una u otra forma por hacerlo. De alguna manera rastrean nuestra IP y nuestra dirección y nos amenazan. Para quienes no sabemos casi nada de computación -que no es delito-, resulta muy dificil escondernos de los narcos que tambien tienen sus encargados de inteligencia y que saben rastrearnos y hasta llenarnos de virus las computadoras. Hace un mes fuí perseguido por una camioneta gris con las luces encendidas a muy, pero muy corta distancia; en determinado momento logré hacerme a la orilla poniéndose a mi lado la camioneta mencionada solo para que el conductor me insultara a disetra y sinistra ¡y sin siquiera decirme el motivo!. Esas son represalias reales que los ciudadanos en México comenzamos a padecer y que dan una panorámica más amplia de la situación de inseguridad del país.
    Repito, tú hasta cierto punto estás más protejido. Saludos.
    MTY, N.L.

    Responder
  2. Edmund

    Mexico no está hoy para realismos mágicos. Y menos aún lo está esa desgarrada pieza del fragmentario y complejo rompecabezas de la comunidad iberoamericana que es Colombia. Como expresa el escritor vallenato Alfonso Sánchez Baute, “dejamos atrás la literatura del realismo mágico y de alguna manera estamos escribiendo la literatura del realismo trágico, estamos enfrentando en Colombia el tema de la violencia y comenzando a escribir esa tragedia desde la realidad, no desde la magia.”
    Hablar hoy de Colombia es hablar (y lo mismo puede decirse de toda América Latina) de un país con dramáticos niveles de pobreza y lacerantes desigualdades sociales. Pero es sobre todo hablar de un país sometido a un conflicto armado de extrema longevidad (más de medio siglo), superado tan sólo en duración por la confrontación por Cachemira entre la India y Pakistán (1947), la guerra palestino-israelí (1948) y la de secesión en Birmania (1960). Asimismo, uno de los conflictos armados más feroces y complejos (sostenido por y a través del narcotráfico), verdadera guerra civil que desangra a la sociedad civil colombiana. En este sentido, las cifras hablan por sí solas: durante los últimos 20 años el conflicto colombiano ha cobrado la vida de al menos 70.000 personas (en su mayoría civiles muertos fuera de combate) y ha convertido en desplazados internos a más de 3 millones. (Amnistía Internacional, julio 11 de 2005). De otro lado, las FARC (uno de los grupos guerrilleros colombianos) recaudan al año entre $300 y $800 millones por medio del narcotráfico, el secuestro y otras acciones clandestinas. (Departamento de Planeación Nacional de Colombia).
    Ahora bien. Hablar hoy de Colombia es también, y sobre todo, hablar de una nación que, aun cuando fragmentada y sacudida por la más extrema violencia cotidiana, ha demostrado de forma clara y rotunda su decidida voluntad de persistir y de salir adelante, es hablar de una nación cuyos ciudadanos han optado por la vida civilizada y por la convivencia pacífica, por la paz.
    En este heroico empeño la viva y rica cultura de Colombia ha jugado (y juega) un papel de trascendental relevancia, de incalculable valor: la cultura es en sí misma una apuesta por el diálogo creativo y el entendimiento entre los hombres. A este respecto dice la escritora Laura Restrepo tras hacer referencia al importante Festival de Teatro de Bogotá: “hay mil manifestaciones culturales colectivas más, que te dan la idea de la necesidad que tiene la gente de cultura, lo que ha hecho que la gente siga bailando en medio de la guerra. A mí siempre me conmueve. Es una forma de resistencia cívica, pacífica. El sólo hecho de cultivar el arte, de comunicarse a través del arte, es una forma de oposición a la violencia muy interesante.”
    En el año 2007 La Unión de Ciudades Capitales de Ibero América (UCCI) designo por segunda vez a su capital, Bogotá, como Capital Iberoamericana de la Cultura, después de su nombramiento como Capital Iberoamericana de la Cultura en 1991 y Plaza Mayor de la Cultura Iberoamericana en 2000. Y que asimismo la UNESCO la haya designado Capital Internacional del Libro para el año 2007. Significativo y revelador es igualmente el hecho de que la hermana república iberoamericana posea en la actualidad el más importante festival de rock de América Latina (Rock al Parque), dos de los más importantes festivales de teatro del mundo (el de Bogotá y el de Manizales) y el más multitudinario, vivo y dinámico festival de poesía del planeta: el Festival de Poesía de Medellín.
    El escritor Fernando Rendón manifestó (y con sus valientes, bellas y lúcidas palabras concluyo), fundador del Festival Internacional de Poesía de Medellín, al recibir el premio Nóbel Alternativo otorgado por la fundación Right Livelihood Award de Suecia a las instituciones que hacen una labor social: “El Premio Nóbel Alternativo 2006 concedido al Festival Internacional de Poesía de Medellín es un reconocimiento al papel histórico de la poesía, en oposición a la cultura de la muerte que tiene su origen en las autoritarias esferas del poder trasnacional. El poema es la exaltación de la visión del porvenir hecho por todos. Se canta en voz alta la historia de la transformación del espíritu humano y de las luchas de los pueblos, por la certeza de una edad sin opresión.”
    En México sucede todo lo contrario, el gobierno en vez de invertir en educación, cultura y deporte esta librando una guerra feroz con el narcotráfico, una guerra que nunca terminara. Dicha guerra esta dejando más muertes al año que la guerra de Irak. Como bien usted dice en su articulo que no se esta atacando el mal desde la raíz.
    Un abrazo.

    Responder
  3. coqui

    el primer paso para nuestro méxico salga adelante es sacar a todos los funcionarios que tengan mas de 3 sexenios de laborar para la función pública y buscar lo mejor de méxico, tanto tiempo en el poder se hace sospechoso además de que sirve que se vaya un gobernador cada seis años si se quedan los mismos con las mismas mañas y corrupciones en tmaulipas esto es lo más comun tenemos funcionarios hasta 5 sexenios repitiendo y nuesstro estado esta peor el problema no es gober sino los func. amotinados en la dictadura.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *