Historia de un taxi

[Visto: 7435 veces]

Salí el domingo temprano para visitar a un amigo a su casa. Es decir, temprano en domingo serían las 10:30, después de haber tomado un modesto desayuno con su respectiva a taza de café y con mi breve equipaje para pasar con él antes de abordar el bus de regreso a casa.

Vi venir el auto de inmediato, ni un minuto había esperado, y le hice la parada. Cuando subí tuve la mala espina, un presentimiento; el chofer era más que senil. No tengo nada contra la tercera edad pero este personaje parecía ya de la cuarta y un conductor de vehículo de transporte de tantos años pudiera ser, bajo ciertas condiciones, riesgoso.

Imagen de internet

Comenzó a interrogarme, le pareció extraño que lo haya abordado con mi peculiar equipaje; una mochila, una cartera y un paquete envuelto en plástico. Además, cuando no supe responderle asertivamente sobre el trayecto más adecuado hacia mi destino, comenzó un insolente diálogo.

– Si no vives aquí, ¿dónde te quedaste? ¿Tienes casa propia?
– No, con un familiar.
– Pareces doctor, ¿a eso te dedicas?
– Nop, soy maestro (decir esto es un arma de doble filo; puedo ser temido por la buena o rechazado por la mejor)

Hasta ese momento, hubiera podido pensar que el chofer era gay y que pretendía sacarme cita… pero realmente era demasiado anciano como para ser chofer primeramente y, en segundo plano, completamente fuera de posibilidad de tener una identidad sexual siquiera a esa edad. Después de contestarle otras de sus “inteligentes” preguntas con mis monosílabos (que si tenía auto – ¿por qué tomaría taxi entonces?, o si sabía manejar) en una estirada de brazo que hice, salió a relucir mi reloj que recién acaba de comprar…

-¿Y ese reloj? ¿Es nuevo?
– Así parece (ya calláte Matusalén, hasta un ciego le ve lo nuevo)
– ¿Cuánto te costó? … ¿Pero no es pesado? Mira el mío (un vejestorio como él e igual de horrible), pero este sí tiene cristal y no mica (tan interesado que estaba yo en ese detalle).

Bueno, el detalle hasta aquí es curioso, o sea, ¿por qué seguía el diálogo indeseado con este señor? Si en verdad a mí no me cuesta trabajo detener situaciones así y poner distancias… Pero fue un sentimiento paranoico el que me tuvo un tanto “pasivo” ante una charla algo molesta: Por un momento pensé que el anciano indagaba el valor que yo pudiera tener como secuestrado o extorsionado, para él llevarme a un garaje donde un grupo de delincuentes esperaba.

Pareciera exagerado esto, pero a quien vive en este “México lindo y querido” (me molesta cuando algún extranjero en la web me sale con se muere por conocer mi país) quizá pueda entender mi lapsus depres.

Pero bueno, al momento que veía que el tipo efectivamente se dirigía al destino señalado (no sin hacer muchas pero muchas imprudencias conductuales –o sea, de conducir auto- seniles) fui volviendo a mi estado normal (llamado académicamente homeostasis). Y vaya que mi amigo vivía al otro extremo de donde yo estaba, fue un viaje soporífero; pero el momento cumbre me aguardaba.

Al momento de llegar le pregunté que cuánto era (temiendo un abuso en el precio que ahora sí pudiera generar una reacción desmedida), y me dijo muy seguro de sí mismo:

-Son cuarenta pesos más la propina.

Le di sus cuarenta, que no era mal precio no cabe duda; pero entonces él sorprendido y molesto me reclamó que dónde estaba “el extra”.

– No te lo mereces, viejito. No te lo mereces

Y me dirigí a tocar el timbre de la casa de Juan ante el asombro y los cuestionamientos de ese anciano senil decrépito e insolente.

Puntuación: 2.67 / Votos: 6

3 pensamientos en “Historia de un taxi

  1. marta cedillo salazar

    me parece muy buena tu historia y espero y no te vuelva a suceder pero si te sucede que no sea en michoacan x que los vas a ofender y se pueden enojar mucho no es que te lo decee pero es que yo ya los conosco muy bien pero si de pura casualidad te sucede de nuevo no te olvides en publicarlo por que este es muy bueno te felicito atentamente marta aaaaadddddiiiiiooooosssss

    Responder
  2. zuzana

    muy interesante tu historia y me alegro el dia, espero que sigas escribiendo mas artículos para leerlos ya que son muy interesantes , Dejame decirte que yo tambien tengo mi blog y hablo de taxi seguro si puedes te pasas por mi blog:
    http://taxisegurotelefono.b
    Saludos desde Cajamarca

    Responder
  3. mariana

    Hola si esta muy chvr la historia bueno para que esto no pasen estas cosas hay que estar bien prevenido

    bueno yo tengo un blo de este mismo tema y habla sobre taxi seguro para estar mejor preparado para estas situaciones entra http://taxisegurotelefonosa

    hay encontraras buena informacion sobre estas famosas movilidades

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *