Archivo por meses: Enero 2009

Tostando café

El tueste es una de las características más destacadas y deseables de una selección de café. Un tueste puede maximizar la calidad de una cosecha de granos para convertir una taza de café en un exquisito deleite. Inclusive, una cosecha de grano mediocre (de altura y cultivo inadecuados) pudiera rescatarse hasta cierta medida con un tostado preconcebido y meticuloso.

El tueste de producción no industrial –aunque no me atrevo a llamarlo artesanal- llega a garantizar estándares muy elevados en el café. Las grandes manufactureras por su parte no ofrecen ni por la cosecha comprada al mayoreo a productores a precios de rebaja ni por el tueste hecho en enormes tostadores automatizados un café –que al menos- a mí pueda satisfacer en mi gusto.

Barrock Café

El café de Juan Verduzco (Zamora, Michoacán) es una opción de alta calidad tanto en la ciudad –algo destacable ya que considero que Zamora no tiene una arraigada cultura de café que propicie su consumo selectivo– como en Michoacán. Juan Verduzco conoce personalmente a los diferentes productores que le surten el grano (en forma de “oro verde”) ubicados en estados cafetaleros de México, como son; Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Nayarit principalmente (Michoacán hace muchos años que dejó de producir café, a pesar del ingenuo y absurdo mito de “La Lucha y el café de Uruapan”).

El tostado que hace lleva un control muy cuidadoso que toma en cuenta su objetivo final y el grado de humedad del grano. Y si bien la variedad de tuestes para el café tiene un conocido rango (canela viene a ser el más claro, sigue el americano, el tueste medio, el exprés, el francés -exprés más oscuro-, el cubano y finalmente el turco) generalmente son el americano y el exprés los dos tuestes comerciales más comunes. El tueste tiene una influencia directa en el sabor de la bebida, entre más oscuro más amargo. Viene a ser cuestión cultural la preferencia por los tuestes y bien el tipo de cafetera influye mucho en su apreciación. Las diferentes máquinas ayudan a “exprimirle” el sabor al grano tostado; claro que unas más que otras. Una cafetera sencilla no amerita la compra de un tueste especial.

Detalles curiosos del tostado del café

*** Por el tostado el grano de café llega a perder hasta un 20% de peso por la humedad.

*** El grano del café se dilata y llega a tronar (como corn pop). En ocasiones si se compra café recién tostado llega a escucharse este fenómeno –que pudiera generar desconfianza en un consumidor neófito-.

*** Si bien, el café a manera de pergamino (grano sin su cubierta roja) puede tenerse almacenado hasta por un año en adecuadas condiciones de humedad y poca luz, pero una vez tostado pierde esta “durabilidad”. El café tostado entre más inmediato se consuma mejor será. Un café envejecido es un café con sabor y aroma apagados.

Sigue leyendo

Ef…Hablemos de música: ¿Conoces el Post Rock?

Tuve mi primer contacto con este “género” de una manera excesiva: por azares del destino conseguí (o debo ser honesto y admitir: descargué gratuitamente sin respetar los derechos de autor siquiera) una obra maestra, casi perfecta de la música… y curiosamente este trabajo musical se le calificaba bajo el género post rock.

A partir de una curiosidad siempre comienzan las post indagaciones, y poco a poco fui conociendo más sobre este curioso new-genre. Algo bien peculiar fue el hecho, que el segundo “gran disco de post rock” que llegara a deleitar mis oídos (y de allí mi mente, alma y espíritu) perteneciera a la misma banda… o sea, ¿presentaba una tendencia afectiva hacia el post rock o era hacia el mismo grupo?

¿Qué diablos es esto?

Admito que adolezco la falta de un conocimiento formal de música que me ayude a afirmar qué es un género como tal y qué no –y siempre he creído que esto sólo tiene funcionalidad comercial y nada más-. Pero de cualquier modo el post rock es un híbrido, es un caudal de música que se nutre de muchos otros afluentes; y es fácil percibir sus fuentes:

Primeramente la música experimental, sobre todo en su variante electrónica; y de aquí mismo una incidencia con el new age. En el post rock la evolución de la pieza misma parece darse bajo estas tendencias, y es como una mera fórmula que las piezas tienen sus intros –que a veces exageran en su duración-.

Portada de Give me beaty… or give me death

Después de la introducción de la canción y de algunos cambios melódicos suaves, viene como parte del esquema post rock un par de minutos intensos –para romper con el posible tedio creado-. Estas crestas sónicas (o clímax) quizá tengan influencia de una onda rockera alemana de la década de los 70; el krautrock. En el post rock, además, las distorsiones eléctricas son válidas.

Un detalle curioso –que aplica una gran parte de este género- es que la música post rock es más bien instrumental (en esto muy apegado a lo new age). Si bien las atmósferas se enfatizan con el sampleo de voces, susurros o diálogos tomados de otros medios (quizá frases de películas, telenovelas o series) sin que tengan relación.

Ef, el caso excepcional

Ef viene a ser un septeto sueco con cuando menos dos discos en su currículo (al menos son lo que yo pude rastrear y conseguir, ya que la banda sigue siendo algo underground); Give me beauty… or give me death (del cual en una entrada anterior hice una breve reseña) y el posterior I am responsible. Ambos discos parecen girar bajo una misma estética nostálgica y muy bien calculada.

Es decir, si la crítica más fuerte de la onda post rock es que es una fórmula que se repite y las canciones parecieran iguales e inclusive aburrir (sic) esto no aplica para Ef cuyos cada uno de sus temas tienen su propia esencia y, extraordinariamente, entre mayor duración más apasionante y sorpresiva resulta.

La banda además no samplea sino utiliza sus propias voces (a veces contrastan la voz masculina y femenina) que si bien pueden ser diálogos en ocasiones en otras es propiamente la melodía, interpretada con voces tan frágiles e inseguras que completan esa atmósfera triste –pero no depresiva en mi parecer- como si fueran instrumentos mismos en la pieza.

En su disco de Dame belleza… o dame muerte, hay una canción llamada Hello Scotland que es un himno de casi 14 minutos con un clímax bellamente intenso y que justo, cuando la canción amenaza con apagarse en sus últimos segundos… ¡estalla de nuevo con ese fascinante orgasmo!

Cuerdas (eléctricas y acústicas, desde guitarras hasta cellos), percusiones (cuyo trabajo es impresionante, a veces jugando con el jazz), órgano y cierta harmónica (que dudo que sea propiamente tal) es la instrumentación que destaca en el trabajo de Ef. Y si bien en estos comentarios me he basado principalmente en su Give me beauty… su otro trabajo I am responsible confirma su coherencia y su concepto “fuera de los moldes” a pesar de ser post rock.

Imagen de internet
Ef, I am responsible

Austin T.V. el caso mexicano

Si bien, un amigo me comentó que ciertos momentos del disco I am responsible le parecían muy parecidos al trabajo de Austin T.V. (grupo que yo desconocía), pude comprobarlo. Pero mas que parecerse tengo la impresión que el disco de estos paisanos míos está a veces calcado de Give me beauty… (que es una verdadera obra maestra).

Efectivamente, Austin T.V. pertenecen a la onda post rock, y en su sitio web mencionan todas sus influencias (entre las cuales Ef no aparece por cierto); y sí, a ratos pudieron parecerme agradables no negaré que tienen una trayectoria que los hace un grupo que comienza a ganarse el respeto del público… pero en lo personal se me hace imposible compararlos con la banda sueca.
Sigue leyendo

Lima: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo (vísperas de su Aniversario)

En un breve video del periódico web El Comercio (17 de enero 2009), aludiendo el cercano aniversario de la Ciudad de Lima, se entrevista a curiosos personajes sobre lo que para ellos representa Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo de Lima. Sus opiniones me parecieron tanto acertadas como disparadas –y esto es lo bueno; no necesariamente estar de acuerdo-, así que aprovecharé este relato para emitir mis controversiales puntos de vista (debo aclarar que la música chicha escogida para el video, además de mi bebida sabatina fueron los detonantes de esta entrada).

Ellos dijeron:

Que lo bueno era: La gente es “chévere”. Está cambiando la ética. Mejoras en la ciudad, todo es más vistoso. En el Centro de Lima hay orden. El clima. Hay conciencia para tratar al turista.

Por otra parte, lo malo pudiera ser: El tráfico vehicular; la violencia generada pandilleros, rateros, pirañas y delincuentes (y el desconocimiento que esto genera internacionalmente); la Administración del Estado.

Y lo feo de Lima recayó en: Injusticia (asesinatos inclusive de policías); Chuponeos; Falta del mismo amor hacia la ciudad de Lima (lo poco que se hace lo deterioran); Las pistas rotas; Fuera de Lima es feo.

Imagen de José Zavala
Parque Universitario, foto con mi ex cámara reflex hace 4 años

Yo les objeto:

Que en mi vivencia personal lo más complicado de Lima eran sus habitantes; muchos pero muchos de ellos (es decir, una gran mayoría rayando la totalidad) son seres sumamente acomplejados y desconfiados; por lo tanto su tendencia a las mentiras y la agresividad me pareció extrema. Pero reconozco, que en esta ínfima minoría existen de las personas más maravillosas que yo pude tratar.

Que la ética comienza a cambiar me parece algo interesante… pero no dijo si para mucho peor o cierta mejorita chiquita y augusta.

El clima de Lima siempre me ha gustado –aunque su humedad a veces afecta la salud en época de frío-; aparte que es tan diferente a lo que yo pude haber vivido antes, la ciudad en sí tiene abundantes microclimas durante todas las épocas.

Y sí, de repente se procedió a darle su “maquilladita” a la ciudad construyendo estructuras vistosas por encima de lo funcional, que si bien a muchos esto los ha llenado de orgullo a mí no me parecen tan adecuadas…

De lo malo, ¿qué decir? Efectivamente, el tráfico –a consecuencia de tantas obras “maquillantes” y simultáneas ha deteriorado la ciudad (pero sobre todo su clima de vivir) a un extremo inaudito. Todas estas situaciones cobran factura en la salud de los habitantes, y para mí era evidente el grado de estrés y frustración de una buena parte de la población limeña solamente por el mero tráfico de autos. Recuerdo que en mis últimos días hubo taxistas que no quisieron llevarme a mi destino porque tenían que cruzar un área de remodelación que era caótica. Y si entonces las pistas (así se les llama a las calles y avenidas) ya estaban dañadas, pues con esto seguro que ahora parecerán trocha.

El caso de la delincuencia me llama mucho la atención. Porque poco a poco deja de ser esa delincuencia pobretona de jóvenes marginados hiperviolentos para ceder a grupos organizados que secuestran y asesinan a sangre fría y con cierto sistema logístico que permite la identificación y seguimiento de las víctimas. En este aspecto Lima (y el Perú) se están mexicanizando.

Es una pena que el Estado no se percate de todo esto: que cada situación se va sumando y va afectando a los habitantes paulatinamente (por eso yo no creería en eses cambios de ética y menos de la salud de sus habitantes)… y esto además tiene un impacto fuera de lo nacional (basta pensar en cuántos países del mundo podrán ver este video).

Pero bueno, ahora viene la parte propositiva de esto; que es eso que yo considero Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo de Lima

Imagen de El Comercio
Imagen del Diario El Comercio (escaneada por mí)

Primeramente, Lima es una de las ciudades más emocionantes y divertidas del mundo. Aburrirse aquí no es un pecado, es una estupidez. Las opciones de entretenimiento (así las quiero llamar porque abarcan desde lo cultural, lo gastronómico, el mero vicio banal y alcohólico, lo intrincado de lo urbano y el mosaico humano tan complejo) son excesivas.

Lo malo lo enfoco a moverse dentro de la ciudad, tanto por el pésimo servicio de transporte urbano como los embotellamientos y calles deterioradas.

Y lo feo, para mí seguirá siendo la mentira limeña y ese orgullo sin razón de ser para despreciar(se) a diestra y siniestra: en Lima ser aceptado es un albur, una moneda al aire… y en ambas con alta probabilidad de perder.

Pero lo mejor mejor de Lima pudieran ser: Ángel, César Honorio, Carmen e Yrene… por mencionarlos porque lo merecen.

Imagen de José Zavala

Sigue leyendo

Canciones de nombres muy originales que suelo escuchar

Ahora propongo una lista de canciones con nombres que considero originales y muy atractivos para canciones. Claro que al hablar de un tema así sería por demás amplio ya que “el universo cancionero” es por demás gigantesco. Por mi parte definí ciertos criterios para proponer esta breve lista (que quizá crezca con aportes de mis visitantes) de la cual decidí no mencionar su intérprete:

a) La canción debe ser en cantada en español (no incorporé adaptaciones de otro idioma o instrumentales).
b) El título puede ser desde una palabra o frase hasta una oración.
c) El género puede ser cualquiera, pero cuando menos debió tener cierta difusión comercial o cultural (que no voy a discutir si es lo mismo).
d) Un grupo o cantante puede tener más de una si el caso lo amerita.
e) Considero palabras que pueden considerarse de un español estándar y así sea reconocido desde México hasta la Patagonia (donde se hable castellano). Ejemplos que no entrarían sería como El tlatoani del barrio o Los Mokuanes de Covadonga.
f) No considero nombres de poblaciones o de burdeles, como ¡Arriba Pichátaro!, Kumbala o Haffa Café.
g) En cambio sí pueden considerarse nombres de obras literarias o cinematográficas e inclusive de personajes históricos internacionales o alusiones a otras canciones famosas.
h) El orden no necesariamente tiene que ver con lo que yo considero lo más o lo menos original.

Y además, le agregué una breve reacción de mi parte.

Imagen de internet

01.- El sol a veces se equivoca (Chile)

Mmm, hasta el que ha permanecido por eones puede cometer errores; es bueno saberlo.

02.- 69 Punto G (España)

Claro que la canción no dice como alcanzar el punto G haciendo el 69, eso de verdad sería interesante.

03.- El ángel exterminador (México)

Así como la película del español Buñuel, este tema me mantiene a la expectativa todo el tiempo… “contágiame de tu cielo, contágiame de mí”.

04.- Yo también sé jugarme la boca (España)

Me encanta esta expresión aunque en verdad no la entiendo bien del todo. Si dijera enjuagarme la boca todo me sería más claro, jajaja.

05.- Tu fantasma (Cuba)

Pero no es de terror, o sea, nadie muere en este tema; es solamente mera nostalgia.

06.- La hermana de la coneja (Uruguay)

O sea, la conejita.

Imagen de internet

07.- Algo así como el amor está en el aire (Perú)

Y yo que pensaba que era smog, debo enseñarme a percibir mejor las cosas.

08.- Tú y mi ciudad (Panamá)

Porque yo estoy en otra ciudad… o ya no sé cual sea mi auténtica ciudad.

09.- Media Verónica (Argentina)

No se pudo completa, sola una parte; es la crisis.

10.- Lo que hay es lo que ves (España)

Pues claro, nada más ni nada menos…

11.- La cultura es la sonrisa (Argentina)

Y muchas veces esa gente que se cree culta, por lo mismo, anda siempre con una carota de amargad@.

12.- Mc Guevara o Che Donald’s (Argentina)

¿Una nueva marca de burguers? ¿De jeans? ¡Nooooo! Una nueva generación de despistados que no saben nada pero nada de historia.

13.- No (Colombia)

Una de las declaraciones más efectivas… sólo le gana el ¡Síiiiii! (Si bien en los ochentas hubo una aburridísima balada llamada Si)

Imagen de internet

14.- La infidelidad en la era informática (Uruguay)

Título por demás intelectual y muy adecuado en las nuevas circunstancias.

15.- Hoy lloré canción (Argentina)

Me encanta este enunciado, transpiro poesía con sólo leerlo.

16.- Con un beso por fusil (España)

Hagamos el amor y no la guerra.

17.- Ramera (Perú)

Este grupo laboral siempre es despreciado en todas las manifestaciones culturales. En las pelis de terror siempre son asesinadas, en los periódicos las descalifican… bueno, esta canción de rock pop les hace un merecido tributo.

18.- El baño de mujeres (México)

Vaya, un tema dedicado a un lugar muy peculiar; allí siempre pasan cosas raras y se generan muchas conspiraciones.

19.- 19 días y 500 noches (España)

¿Qué puede pasar en ese extraño lapso de tiempo tan curiosamente definido?

20.- Tu amor me mata (México)

Tons no es amor, o realmente esa es la verdadera cualidad de los nuevos amoríos postmodernos.

21.- Sur o no sur (Argentina)

Una mera existencialidad muy shakespeariana… y que a muchos les rebota en su cabeza sin saberlo.

22.- El laberinto de la soledad capítulo 4 (México)

Hay cierto grupo de personas que enfatizan que el ensayo del Nobel mexicano sintetiza la esencia de nuestra nacionalidad. Esto es algo atrevido –sin negar lo maravilloso de este estudio-. Pero este tema es por demás grosero, vulgar, irónico pero inteligente en demasía… ¡sólo para criterios amplios y nada conservadores!

23.- La Kulebrítica (México)

Jajaja, no niego que en Perú la bailaba hasta la locura (como que acá en mi tierra no le hicieron mucho caso). Mueve tu cuerpoooooooooooooooo.

Imagen de internet

24.- Forjando Patria (México)

Para muchos el verbo forjar quiere decir dar forma al metal caliente… pero para los fumones pachecos mexicanos forjar quiere decir fumar marihuana. Forjando Patria sin embargo es un verdadero himno nacional mexicano, cuya poesía devino –penosamente- demasiado bella y sublime para un país putrefacto como este.

25.- ¡Ay! (España)

¡Ouch! ¡Ufff! ¡Qué dolor!

Sigue leyendo

Historia de un taxi

Salí el domingo temprano para visitar a un amigo a su casa. Es decir, temprano en domingo serían las 10:30, después de haber tomado un modesto desayuno con su respectiva a taza de café y con mi breve equipaje para pasar con él antes de abordar el bus de regreso a casa.

Vi venir el auto de inmediato, ni un minuto había esperado, y le hice la parada. Cuando subí tuve la mala espina, un presentimiento; el chofer era más que senil. No tengo nada contra la tercera edad pero este personaje parecía ya de la cuarta y un conductor de vehículo de transporte de tantos años pudiera ser, bajo ciertas condiciones, riesgoso.

Imagen de internet

Comenzó a interrogarme, le pareció extraño que lo haya abordado con mi peculiar equipaje; una mochila, una cartera y un paquete envuelto en plástico. Además, cuando no supe responderle asertivamente sobre el trayecto más adecuado hacia mi destino, comenzó un insolente diálogo.

– Si no vives aquí, ¿dónde te quedaste? ¿Tienes casa propia?
– No, con un familiar.
– Pareces doctor, ¿a eso te dedicas?
– Nop, soy maestro (decir esto es un arma de doble filo; puedo ser temido por la buena o rechazado por la mejor)

Hasta ese momento, hubiera podido pensar que el chofer era gay y que pretendía sacarme cita… pero realmente era demasiado anciano como para ser chofer primeramente y, en segundo plano, completamente fuera de posibilidad de tener una identidad sexual siquiera a esa edad. Después de contestarle otras de sus “inteligentes” preguntas con mis monosílabos (que si tenía auto – ¿por qué tomaría taxi entonces?, o si sabía manejar) en una estirada de brazo que hice, salió a relucir mi reloj que recién acaba de comprar…

-¿Y ese reloj? ¿Es nuevo?
– Así parece (ya calláte Matusalén, hasta un ciego le ve lo nuevo)
– ¿Cuánto te costó? … ¿Pero no es pesado? Mira el mío (un vejestorio como él e igual de horrible), pero este sí tiene cristal y no mica (tan interesado que estaba yo en ese detalle).

Bueno, el detalle hasta aquí es curioso, o sea, ¿por qué seguía el diálogo indeseado con este señor? Si en verdad a mí no me cuesta trabajo detener situaciones así y poner distancias… Pero fue un sentimiento paranoico el que me tuvo un tanto “pasivo” ante una charla algo molesta: Por un momento pensé que el anciano indagaba el valor que yo pudiera tener como secuestrado o extorsionado, para él llevarme a un garaje donde un grupo de delincuentes esperaba.

Pareciera exagerado esto, pero a quien vive en este “México lindo y querido” (me molesta cuando algún extranjero en la web me sale con se muere por conocer mi país) quizá pueda entender mi lapsus depres.

Pero bueno, al momento que veía que el tipo efectivamente se dirigía al destino señalado (no sin hacer muchas pero muchas imprudencias conductuales –o sea, de conducir auto- seniles) fui volviendo a mi estado normal (llamado académicamente homeostasis). Y vaya que mi amigo vivía al otro extremo de donde yo estaba, fue un viaje soporífero; pero el momento cumbre me aguardaba.

Al momento de llegar le pregunté que cuánto era (temiendo un abuso en el precio que ahora sí pudiera generar una reacción desmedida), y me dijo muy seguro de sí mismo:

-Son cuarenta pesos más la propina.

Le di sus cuarenta, que no era mal precio no cabe duda; pero entonces él sorprendido y molesto me reclamó que dónde estaba “el extra”.

– No te lo mereces, viejito. No te lo mereces

Y me dirigí a tocar el timbre de la casa de Juan ante el asombro y los cuestionamientos de ese anciano senil decrépito e insolente.
Sigue leyendo

Tarapoto Sunset

¡Qué tarde la de aquella tarde! Regresando de una catarata el mototaxi tenía la llanta delantera desinflada. Tuvimos que pararnos en la parte trasera evitando así el peso enfrente. ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido una de atrás? Seguro una caminata de 20 kilómetros… Durante este trayecto, pude tomar las siguientes imágenes; ¡simplemente para recordar!

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Sigue leyendo