¡Llenando mi cabeza de rock!

Mi propósito final en esta entrada será dar a conocer un “señor blog” que, como muchos asuntos que se descubren en la web, me salió por casualidad: Un amigo me regaló un impresionante cd del MAESTRO John Mayall (Jazz Blues Fusion), indagando más para recordar semejante obra musical del año 1972, terminé en un espacio del blogspot donde se reseñaba de manera brevísima un repertorio -que si no es grande, cuando menos es SUBLIME- de una música que difícilmente podrá ser emulada. Como segundo fin de mi post hablaré sobre el rock de los años primigenios; o sea, de ese rock que ya no llevaba propiamente el término de roll.

Recordar es vivir, Vivir para recordar

Recuerdo el primer disco que conocí bajo este sugestivo título; Llena tu cabeza de rock. Fascinante me resultaba ese “llena tu cabeza” por la metáfora que representaba, que en aquel momento me parecía única. “Llena tu cabeza”, como si fuera un recipiente; una ánfora, una cantimplora… y lo mejor, ¡con rock!

Claro que en aquel lejano momento el rock intentaba consagrarse como un género, rebelde, dinámico y legítimo. Y bien, dicho LP presentaba cuatro grupos como los exponentes insignia del rock CBS (Columbia Broadcast, que después sería Sony Music) y éstos eran: Santana; Blood Sweat & Tears; Simon & Garfunkel y Chicago Traffic Authority (después solamente Chicago a secas).

Santana con su melodía ¡¡¡Jingo!!! Claro que muchos años después y muy bien acompañado del Señor Mano Lenta (ver a estos dos genios tocar la guitarra es una experiencia mística).

Si bien, como una compilación de grupos y presentando dos o tres canciones en un disco era algo atrevido. Santana era la formación del mexicano Carlos Santana y su multiétnico grupo que manejaba influencias desde el soul, funk, rock además de matices caribeños y latinos. Por su parte Blood Sweat & Tears andaba en una onda también fusionada con blues y jazz… con esto quiero decir que ambos eran grupos de música demasiado compleja para ser entendida de inmediato por todo tipo de gente; y he aquí una característica muy peculiar de la década de los setenta.


Excelente la canción de Spinning Wheel de Blood Sweat & Tears

Chicago fue un grupo con un inicio también revolucionario musicalmente debido sobre todo a las ambiciones jazzísticas y de R&B que tenían. La banda era grande, sus músicos eran trompetistas, trombonistas percusionistas (o sea, era una banda no tanto un grupo), y bueno, están registrados como unos generadores de canciones famosas y vendedores indiscutibles de discos. Sin embargo, Chicago fue perdiendo músicos y quedando a merced de Peter Cetera, que en los ochenta los llevó a una onda pop simplona y comercial en exceso.

El otro dueto que se presentaba venían a ser los folk rock de Paul Simon y Art Garfunkel; melosísimo par que si bien hicieron canciones muy agradables y todavía añoradas como Sonidos del silencio, Puente sobre aguas turbulentas, Cecilia y hasta una descarada e inmoral versión vocalizada de El cóndor pasa (¡síiiii! Y cuya letra ya en castellano adaptado dice “prefiero ser un martillo que un clavo, sí, es así, seguro que sí, así será”). Pero bueno, independientemente de esta anécdota, Simon tuvo una grandiosa carrera solista proponiendo caminos musicales extraordinarios.

Paul & Art en su version “andina” que si bien suena por demás fresucona y sea criticable que se hayan asumido la autoría de dicho tema, esto de cualquier manera originó el reconocimiento internacional de la música peruana.

Llena tu cabeza de rock en los ochenta

Y por algunos años, en una época de auge comercial musical como fue de mediados los ochenta y principios de los noventa las compañías musicales comenzaron a comercializar el rock nuevamente a niveles ahora de consumo masivo. Columbia (¿o ya era Sony?) comenzó a sacar sucesivos volúmenes de una nueva serie llamada Llena tu cabeza de rock, pero si bien entraban magníficos representantes también hubo otros que no estaban a esa gran talla.

Aquí un listado de grupos y canciones de “Lo mejor” de la serie mencionada:

Your Love – The Outfield
Black Betty – Ram Jam
Last Train to London – Electric Light Orchestra
Breaking the Law – Judas Priest
Winning – Santana
Don´t Look Back – Boston
(Don´t Fear) The Reaper – Blue Oyster Cult
Paradise by The Dashboard Light – Meat Loaf
Here She Comes – Bonnie Tyler
Jumpin´Jack Flash – Johnny Winter
The Warrior – Sacandal ffeaturing Patti Smith
The Final Countdown – Europe
Tuff Enuff – The Fabulous Thunderbirds
Barracuda – Heart
Who Can It Be Now? – Men at Work
Reach Out – Cheap Trick
Cum On Feel The Noize – Quiet Riot
Land of a Thousand Dances – Ted Nugent

Pueden verse en esa lista algunas canciones por demás pobres pero que en la radio ochentera tuvieron su acogida, y hasta de manera permanente (como la deplorable El último tren a Londres (y del aburrimiento). ¿Han escuchado en alguna estación al grupo neoyorquino Culto de la Ostra Azul (BOC)? ¿Algo de Meat Loaf o alguna de las alegres canciones de Cheap Trick –que no sea la ochenterísima balada melosa The Flame-? Ojalá que sí lo hayan hecho…

Llenando mi cabeza de rock

Pues para mi sorpresa masiva fue en: http://elcamaleongalegobrasileiro.blogspot.com/ (lo he vinculado a mi blog) donde encontré discos que en verdad les parecerán desconocidos a los neófitos de la música. Lo encantador de este blog, aparte del exquisito gusto en colocar las obras, es que están vinculadas a links de descarga y, con algo de suerte basta esperar unos 20 minutos para tener el disco en la computadora ¡y a escucharlo! Aunque no todas las descargan están correctamente habilitadas… y algunos discos ameritan tener una cuenta Premiun en lugar del Usuario gratuito.

Sin líneas hegemónicas ni comerciales

Sin lugar a dudas en los sesenta y setenta la línea mainstream estuvo liderada por aquellos grupos que mediante el radio lograban colocar su música para venta. En Inglaterra The Beatles y The Rolling Stones eran el emblema, y a partir de este criterio se les llegó a considerar como “los más grandes” o únicos. Craso error. Cantidad de excelentes bandas no tuvieron la acogida comercial que los impulsara a ser conocidos y admirados en el mundo, grupos que tenían también el talento para ser consideradas referentes obligados.

Con mi comentario anterior no pienso derrumbar a los clásicos reconocidos y hasta ahora venerados, sino mencionar a otros igual de magníficos que ahora, gracias al Internet, a la reedición de la nueva música clásica y a blogs como el Camaleón Galego Brasileiro es posible volver a tener acceso, disfrutar y, ahora sí comparar con lo durante muchos años fue lo que nos hicieron creer…

The Kinks, debo de decirlo, es para mí uno de LOS MEJORES GRUPOS DE ROCK QUE JAMÁS HAN EXISTIDO.

Imagen de Internet

The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks, The Kinks.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

2 pensamientos en “¡Llenando mi cabeza de rock!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*