Archivo por meses: Septiembre 2008

Los marcas y la responsabilidad de los bancos

Me entristece ver esta nueva modalidad del crimen organizado en Lima (aunque no sé si lo sea realmente). Pero existen situaciones donde cuestiono severamente el papel de los bancos y su servicio que a continuación quiero discutir en este breve ensayo…

Los servicios bancarios

Los servicios bancarios no son para cualquier tipo de persona. Son servicios caros y donde al parecer uno debe someterse a miles de condiciones que dichas empresas imponen (y cobran) para poder abrir y mantener una cuenta bancaria ya sea de ahorro o de cheques. Las cuentas de tarjeta de crédito son peores aún, se requiere de formarse una cultura de manejo que el mismo banco no ofrece, sino uno mismo la aprende por reacción (y donde cada error que uno cometa viene a ser cobrado infalible e inexorablemente por el banco).

Si no se cumple el saldo mínimo se cobran los retiros. Si no se paga un monto los intereses leoninos aplican sobre alguna compra de emergencia o de oportunidad hecha con la tarjeta. Además de lo anterior, en Lima se pueden presenciar colas larguísimas para acceder a esos servicios. El extremo es presenciar las inhumanas colas del Banco de la Nación, que dicen que es el más barato pero en verdad, el costo está en esperar a la intemperie horas para poder entrar al edificio y después de más rato finalmente llegar a la ventanilla.

Un día comenté por equivocación que ese banco era para “cholos misios” y resultó que mi interlocutor allí cubría sus servicios. Vaya chongo melodrama telenovela venezomexicana tango con huayno dramaticón me hizo por mis “comentarios hirientes y despectivos”. Pero del cuestionable servicio del banco de sus amores no me dijo nada…. Una vez más mi persona sufre de humillantes atropellos, y mis ideas quedan completamente impolutas e intactas, mmmmm.

El pecado de ser ingenuo

Insisto, los servicios bancarios son caros y si no se sabe aprovecharlos correctamente, son también riesgosos.

Sin embargo, pagar con tarjetas de débito, o con cheques, puede ser algo práctico y muchas veces conveniente para no cargar dinero en ciertos momentos, lugares o transacciones.

Imagen tomada de Internet

Pero la educación del uso de los servicios bancarios se aprende de formas vivenciales más que por una educación formal. En ciudades grandes o con elevados índices de criminalidad los bancos también se vuelven “zona de caza” de los grupos delictivos. Ya sea una perímetro alrededor de un ATM (automatic teller machine= banquero automático) donde los usuarios van y retiran su efectivo a cualquier hora de servicio durante el día.

Retirar dinero de un ATM en una zona congestionada ya es un riesgo. Se debe ser discreto y saber detectar “los marcas”. Aquellas personas que te miran y de pronto hacen una señal dirigida quien sabe adonde, como alguna vez me ocurrió en la Av. Izaguirre enfrente de la Municipalidad de los Olivos, y que afortunadamente detecté y de inmediato busqué un lugar seguro ante el desencanto de tres mozalbetes que creyeron que alguien como yo sería una presa fácil.

Las situaciones ingenuas, de gente que por desgracia se rigen bajo absurdos principios que ya no funcionan en las sociedades corruptas, frustradas y desvalorizadas como son las postmodernas. Gente que cree puede sacar el dinero en su cartera, o en un pequeño bolso y salir caminando entre la avenida o el jirón como si nada. Gente que piensa que su dinero, ganado por su limpio trabajo, será retirado y usado sin problema mayor. Gente que ignora que en esta vida y esta Lima (donde ubico el caso pero que no es ni siquiera único) están llenas de bastardos que hasta matarán por robar lo que ellos no pudieron ganar.

Y esto ya ha ocurrido y debe ser detenido de inmediato.

Sacar una modesta suma de dinero se ha convertido en riesgo de perder la vida.

¿Y los bancos qué hacen?

A pesar que en cada banco hay cuando menos un policía así como sus gloriosas cámaras de seguridad, yo creo que es poco o nada lo que se hace.

No existe un control en cuanto a que cada persona que entra hará una transacción bancaria.

El policía está en la puerta de vidrio, como un bello maniquí, mero ornato. ¿Es complicado tener al policía entre el mostrador y las sillas de espera para que verifique que quien se para o se arrima va efectivamente a una ventanilla de atención y no a “marcar” a las víctimas?

Está clara la indicación del uso prohibido del celular dentro del banco… pero de cualquier forma cualquiera puede hablar dentro del banco.

¿Qué pasaría si para cada retiro de cierto monto se dirigieran con un ejecutivo que a su vez los canalizara a cierta ventanilla y que uno de los guardias vigilara rigurosamente la atención? Además de la factibilidad que asumo en esto, está claro que son ciertos bancos los que son terreno de caza de los marcas, aquéllos localizados en zonas donde se puede perseguir y huir after the crimen has been made.

¿Existen campañas de prevención en los bancos mismos (por no decir en la televisión o periódicos)? Si siempre está una televisión con cosas absurdas, ¿no se puede tener un comercial de seria advertencia?

Insisto, el servicio de banco es caro aquí y en everywhere. ¿No pueden pagarse tanto ex soldado desempleado y desilusionado a que su gloriosa preparación en el cuartel no le sirve sino para ser un vigilante mal pagado?

Imagen tomada de Internet

Corolario

Yo creo que los bancos tienen una gran responsabilidad y compromiso con sus usuarios, y las mismas empresas bancarias bien saben qué tipo de usuario (ingenuo) pueden tener. Ojalá y tuvieran un poco de vergüenza y cuidaran a sus usuarios de todos aquellos miserables, que ahora son delincuentes porque no pudieron ser dueños de bancos.
Sigue leyendo

Conmigo tampoco cuentas, Presidente Felipe Calderón (Yo no, Señor Presidente)

Dada la situación que vive México, y Michoacán, y Morelia, y tantas ciudades ya en este país que parece tocar fondo por la corrupción política que permitió arraigarse al crimen organizado, yo también simpatizo con el Señor Sergio Monreal y su declaratoria crítica hacia este sistema que padecemos.

Si bien, es la primera vez que en mi blog me tomo la libertad de tomar una creación ajena, considero que ésta bien vale la pena sea conocida por todos los ciudadanos mexicanos posibles así como personas de otros países. Qué mejor que utilizar mi espacio para unirme a la postura: Conmigo tampoco cuentas, Presidente Felipe Calderón.

Y O N O, S E Ñ O R P R E S I D E N T E *
*Leído la noche del 19 de septiembre en la Escuela de Letras de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo,
durante la presentación del libro “Las raíces del aire”

Morelia Michoacán, México, a 19 de septiembre de 2008.

Atendiendo a la pequeña parte que me corresponde del llamado a la unidad hecho por Felipe Calderón para todos y cada uno de los mexicanos el pasado 16 de septiembre, tras los atentados explosivos en el centro de nuestra ciudad, me permito alzar la palabra desde esta tribuna para declinar la invitación, expresando algunas de las razones que me llevan a ello.
No acudiré a su demanda, señor presidente. Yo no.

Porque en mi colonia hay una vecina que vende ropa usada, y desde hace meses tiene que pagar una cuota más elevada a sus proveedores de mercancía; proveedores nuevos, más exigentes, distintos, que monopolizan el mercado, a los que no se les puede decir no y cuyo nombre parece prohibido pronunciar.

Porque una alumna tiene un amigo, vendedor de cine de arte pirata en el Auditorio (ese monstruoso tianguis donde cada domingo, a espaldas del turismo, hace latir Morelia el corazón de sus verdaderos rostros), que cierto día y sin previo aviso se puso a rematar a diez pesos todas sus existencias, debido a que la concesión de puestos había pasado a ser prebenda de nuevos responsables, señores del quién vende, qué vende y a cuánto asciende la cuota a cubrir por vender. Responsables a los que resulta impensable contradecir si algún aprecio se le tiene a la propia vida.

Porque un antiguo conocido de mi madre, de visita por la capital michoacana hace un par de octubres, le confió que en algunas de las selectas fiestas privadas que coronan el glamour de la noche durante el Festival de Cine, sólo unas cuantas charolas van colmadas de copas de licor.

Porque mis alumnos bachilleres saben que, en caso de que mañana desapareciera la tiendita que a la vuelta de la escuela les oferta metanfetaminas, pasado mañana aparecería otra igual de próxima para sustituirla. Porque se ha vuelto común pagar por protección que no solicitaste. Porque en mi colonia (una de esas nuevas colonias de desecho con las que usted y los de su especie se jactan de volvernos propietarios, y en cuyos interiores el amor debe hacerse en silencio para no despertar a los niños de la casa de junto) hay padres de familia que graban con su celular los pleitos a golpes de sus hijas adolescentes contra compañeras de la secundaria.

Porque no hay habitante de Morelia que no posea al menos un par de anécdotas inmediatas como estas. Porque ello demuestra que el crimen organizado y sus devastadoras secuelas (económicas, sociales y culturales) no son una distante anomalía en cuyo camino los mexicanos de bien pueden tener la mala suerte de atravesarse, sino una cotidiana realidad más que palpable. Porque los sucesos del pasado 15 de septiembre no constituyen ninguna excepción, sino apenas un grotesco, indisimulable punto culminante de lo que aquí hace mucho se convirtió en norma.

Porque ante tales circunstancias, yo, como cualquier ciudadano que no habite Morelia con los ojos cerrados, sé que morir hecho pedazos por una granada también cabe mirarse como una variante piadosa de la atrocidad, pues al menos es breve.
Porque yo, al igual que todos los michoacanos, al igual que todos los mexicanos, me enfrento cotidianamente a la evidencia de que esa guerra que usted dice que le está ganando al crimen organizado, en realidad la está perdiendo. Y sé que si la está perdiendo hasta el punto en que la está perdiendo, sólo puede deberse a dos razones: a que no le interesa ganarla, o a que ganarla significa para usted y para mí dos cosas radicalmente distintas, si no es que definitivamente opuestas.

Porque el hecho de que afecte usted ante cámaras y micrófonos tanta acongojada indignación, tanta severidad consternada, de ninguna manera le impide aprovechar cada nuevo episodio de devastación e infamia para seguir reduciendo, con calculado esmero, la ya de por sí estrecha frontera que su discurso estableció desde el primer momento entre criminalidad y disidencia. Porque sin pudor alguno hace de la desesperación y el miedo instrumentos para caracterizar como delincuente a cuanto ciudadano se atreva a reivindicar su inalienable derecho a la justicia.

Porque la indignación y la rabia no nublan mi juicio hasta el punto de no entender lo que significa que el crimen organizado se haya atrevido a perpetrar un operativo terrorista en la ciudad donde usted nació, a pocas horas de que presidiera el desfile militar donde sería desplegado en privilegiada pasarela mediática el más significativo muestrario de la infraestructura destinada a combatirlo. Porque el hecho en sí mismo, más las secuelas que le han acompañado (La Familia demandando desagravio para el pueblo michoacano y comprometiéndose a proporcionárselo), evidencian la magnitud del poder real que en este momento detentan sus adversarios, a despecho de la hueca estrategia publicitaria que se empecina en presentárnoslos arrinconados, debilitados, socavados y a punto del definitivo derrumbe.

Porque la colombianización de nuestro país no fue nunca la hipótesis de un destino probable, sino el único escenario que el torpe proceder desde el inicio de su gestión podían precipitar. Porque no hacía falta ser politólogo para entender que si el enfrentamiento de primera línea entre el narco y la institucionalidad policiaca terminó por corromper de modo devastador e irreversible a tal institucionalidad (como cotidianamente comprobamos, por más que muden de nombre agencias y corporaciones), y por otorgarle a las organizaciones delictivas una afinada configuración parapolicíaca, la llana militarización del combate al narcotráfico terminaría tanto por minar la relativa impenetrabilidad de las fuerzas armadas en materia de infiltración y corrupción, como por ajustar la infraestructura organizativa, material y humana del crimen organizado en función de sus nuevos oponentes.

Porque la bravucona, monocorde entonación de sus mensajes, en los que demuestra no disponer de otro plan que el incremento de las mismas ineficaces medidas aplicadas hasta ahora, enmascara algo infinitamente más terrible que candidez o impotencia. Enmascara la decisión (suya y del proyecto de país que encabeza) de beneficiarse hasta donde sea posible con el actual estado de cosas, para seguir agudizando el inexorable adelgazamiento de las garantías políticas del ciudadano común, en vicaria invocación de su propio bien; enmascara la brutal imposición del franco autoritarismo, utilizando como coartada el combate contra la inseguridad. Y porque puestos en semejante contexto, siempre quedó perfectamente claro lo que para nosotros iba a significar su aseveración de que iba a usted a perseverar en el camino trazado sin importar las vidas humanas que costara.

Porque un análisis riguroso de nuestra clase política, nuestra institucionalidad y nuestra legalidad empresarial, revelaría hasta qué punto la élite de buenos mexicanos con los que usted me llama a ponerme hombro con hombro, deben su posición a la connivencia, el disimulo, la complicidad o la franca y abierta participación con las “fuerzas del mal”.

Porque mirarlo en sus giras al lado de los gobernadores de Puebla y de Oaxaca, independientemente del acatamiento a las convenciones del hacer político y de la vida republicana, me hacen entender que usted está dispuesto, como mínimo, a otorgarles el beneficio de una duda que ningún ciudadano con elemental sentido de la vergüenza puede consentirse. Y porque, sobre esa base, puedo imaginarme hasta dónde pueden llegar en materia de ilegalidad, barbarie, corrupción y delito, de acuerdo a los intereses creados del caso, tanto el beneficio de sus dudas como los costos de su obcecación.

Porque en manos suyas, palabras como Nación, República, Soberanía, Independencia, Democracia y Estado de Derecho dejan de ser términos con significación precisa, valor propio y fin en sí mismos, para convertirse en mero aderezo retórico, al servicio de una tendencia que, erigiendo el beneficio particular de unos cuantos como supremo rasero del sentido público, lo que hace es atentar por principio contra ellos.

Porque hoy por hoy, la institucionalidad en torno a la cual nos invita usted a agruparnos para hacer frente común, de ninguna manera representa los intereses ni del pueblo ni de la nación mexicanos.

Porque los argumentos que utilizara usted en su discurso del pasado miércoles (privilegio de intereses particulares o de grupo por encima del supremo interés de la Nación), para tipificar en confusa y tendenciosa urdimbre como traidores a la patria tanto a los miembros del crimen organizado como a cuantos en materia económica, social y política no piensan como usted, le vienen a la medida apenas se desentraña su cotidiano proceder como titular del ejecutivo federal, sus labores proselitistas para ofrecer al mejor postor los bienes y recursos del país, su empecinamiento por sacar adelante unas reformas estructurales encaminadas a canjear las garantías y conquistas del pueblo trabajador por oportunidades otorgadas a modo de dádiva por un orden empresarial voraz e inescrupuloso.

Porque usted quiere hacernos creer que la lucha debe ser contra el crimen organizado, y yo sé que la lucha es contra un México del que el crimen organizado y usted mismo no son sino facetas parciales.

Porque la ideología, en tanto definición reflexiva y crítica de nuestro ser en el mundo, no puede despacharse como una prescindible camiseta que uno se quita o se pone de acuerdo con esta o aquella coyuntura, sino que constituye la medida justa de las realidades posibles con que estamos dispuestos a comprometernos. Porque la política, en tanto construcción soberana de los lineamientos generales de nuestro espacio público, no refiere a ningún medio discrecional encaminado a la obtención de determinados beneficios particulares, sino a la acción que define y valida nuestra posición ante la historia.

Porque, dicho y precisado lo anterior, entro íntegramente en el grupo, tan censurable según sus palabras, de los que por razones ideológicas y políticas no están dispuestos a sumarse a esa lucha de usted y de quienes, compartiendo su envilecido horizonte ideológico y su mezquina concepción del hacer político, junto a usted luchan.

Porque cuando sus discursos pretenden reducir el crimen organizado a mero síntoma, no lo hacen por inocencia, ni por ignorancia ni por equivocación. Lo hacen porque forma usted parte de la misma enfermedad.

Por eso alzo la voz. Y desde esta tribuna manifiesto:
Yo no, señor presidente.
Yo no, señor gobernador.
Yo no, señor presidente municipal
Yo no, señores diputados.
Yo no, señores funcionarios.
Yo no, señores de los partidos políticos.
Yo no, señores del Consejo Coordinador Empresarial, de la Coparmex y de la Canacintra.
Yo no, señores de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
Yo no, señores intelectuales.
Yo no, señores dueños de los monopolios informativos estatales y nacionales.
Yo no, a todos aquellos que junto a los arriba mencionados decidan firmar.

Conmigo no cuenten.

Atte.
C. Sergio J. Monreal

Sigue leyendo

De la Selva; sus Recuerdos (Breves Postales desde un Barco)

La primera vez en mi vida que viajé más de un día en barco por un río se dio en el Perú. A pesar de las incomodidades terribles que sufrí, no voy a negar que la experiencia fue algo inolvidable. La vida es una sola y es necesario traer una cámara siempre lista. He aquí algunas imágenes o meros recuerdos de algo ni muy lejano, ni muy distante.

Imagen de José Zavala
En el momento de la “organización” para la carga del navío. Ya tenía un par de horas esperando que zarpara… y bueno, no tenía idea de lo que venía.

Imagen de José Zavala
Ok, este sería mi “camarote privado”.

Imagen de José Zavala
No podía quejarme. Bastaba ver las sonrisas de estas pequeñas personas para ver que nada de esto puede ser tan malo.

De cualquier manera, cuando pueda repetir dicha experiencia no lo dudaré ni un momento. Sigue leyendo

Mis Películas de Culto (Una lista inicial)

Me encanta la frase “película de culto”. Es tan subjetiva y desconocida para la mayoría de los simples consumidores de cine simple, y tan usada y relativa para quienes buscamos cosas más extrañas y desafiantes. Si bien en un concepto más clásico se les llamaba de culto aquellas cintas hasta cierto punto desconocidas en la línea comercial, pero que lograban un grupo férreo de seguidores que apreciaban dicho trabajo. Antes de presentar una pequeña lista de “mis películas de culto” (porque Yo así las considero), quisiera retomar los criterios que pueden tenerse en cuenta para “cultizar” una película.

Los elementos inusuales o temáticas sorpresivamente diferentes son uno criterio de los criterios más fuertes para darle la etiqueta de culto a una película. El ejemplo clásico e indiscutible, o sea, la película de culto más de culto en el cine es sin duda El Show de Terror de Rocky (1975, USA, Jim Sharman).

Imagen de Internet

Esta cinta tiene un nombre algo extraño, no tiene que ver propiamente con la historia, es una descabellada propuesta musical (o sea, totalmente cantada) sexualoide rockera de los años setenta, preñada de un sentido del humor realmente negro y con algunas de las canciones de rock más pegajosas que yo recuerdo (lo que originó que fuera re interpretada en otros idiomas y hasta aquí en México han existido algunas versiones para teatro).

El protagonista llamado Dr. Frankenfurter, un científico transexual “venido de otro planeta” y en el cual seguramente Paul Stanley se inspiró para crear su alter ego el Objeto Sexual en el grupo KISS, inventa una criatura la cual sería su amante (un fisiculturista con trusa y botas plateadas), pero a su castillo termina llegando la impecable Susan Sarandon y su novio y las cosas cambian su rumbo. Hasta el obeso rockero Meat Loaf se aparece por allí en su moto complicando más y más la histeria.

Imagen de Internet

Lo misma película tiene un intro, que comienza cantado por unos labios recontra carmín (sin el resto de la cara) que seguramente se inspiró en la boquilengua de Warhol para los Stones para su concepto…. Y de esto hace ya 32 años, ¡guau!

Anécdota: Tenía un amigo que iba al gym conmigo (pero que estaba lejos estaba de ser un ejemplar de admiración), que terminó interpretando al musculoso amante en este Show de Terror en una versión para teatro… y mal interpretadamente el público que en su mayoría asistió eran gay… y El Show de Terror de Rocky nunca fue un concepto gay sino libertinaje sexual típico de los setenta.

Otro elemento tiene que ver en la clasificación de culto va con el género de la película. Pero este criterio poco a poco se dejará atrás. Ahora las películas no tienen que ser western, drama, tragedias, thriller, acción, artes marciales, eróticas, ciencia ficción, históricas y demás etiquetas que limitaban un concepto de género.

Un ejemplo de este rompimiento de los géneros viene a ser Pacto con Lobos (Les pacte des loups, 2001, Francia, Christophe Gans) en donde en una Francia justo antes del estallido de la Revolución Francesa una conspiración intenta derrocar al rey creando miedos inauditos gracias a una criatura nocturna que asesina campesinas. Bajo esta premisa las etiquetas de terror, suspenso, drama, película de época, resulta además que está basada en ciertos hechos históricos (realmente sí hubo cierta bestia en Gévaudan que asesinó a campesinos), y qué decir de las artes marciales y coreografías de pelea…

Imagen de Internet

En este film de narrativa visual ultra poderosa se puede ver al hawaiano Mark Dacascos tirando patadas y golpes letales, a Monica Belluci desnuda y a un perverso Vincent Cassel manejando algo más complejo que una espada, y la criatura del horror fue hecha por los estudios Henson (Los Muppets). ¿Qué más se podía pedir para considerarla de culto?

Imagen de Internet

La Casa de las Dagas Voladoras (2004, China, Zhang Yimou) viene a ser para mí un nuevo momento en películas chinas donde las artes marciales y toda su fantasía mítica oriental pasa a un segundo plano para mostrar una historia de amor, desengaño y traición. La pelea final de los dos protagonistas (el nipón Takeshi Kaneshiro y Andy Lau) enamorados de Zhang Ziyi (la conflictiva heroína de El Tigre y el Dragón) es simplemente a-l-u-c-i-n-a-n-t-e. La fotografía y los escenarios no tienen igual, y el señor Yimou decide modernizar el cine chino al utilizar gráficos por computadora para dar más realce a las inagotables fantasías asiáticas.

Imagen de Internet

Réquiem por un sueño (2000, USA, Darren Aronofsky) es la fábula más descarnada de una sociedad adicta a las drogas. El chico bonito que pierde su brazo (un Jared Lieto soberbio), su linda novia (Jennifer Connelly) que termina prostituyéndose con un negrazo vendedor de droga, la fabulosa Ellen Burstyn que por bajar de peso con anfetaminas termina recibiendo electroshocks completamente enloquecida y un Marlon Wayans que se aleja de las comedias de Scary Movie para mostrar su talento dramático.

Imagen de Internet

Réquiem por un sueño es un festín visual cuyo leit motiv llega a ser la pupila de los protagonistas dilatándose ante cada nueva entrada de droga a su cuerpo, mientras la celestial música de Kronos Quartet ameniza la decadencia.

Otro criterio básico para cultizar a una película es su originalidad y su capacidad de permanecer “casi perfecta” a través de los años. Dos ejemplos geniales de esto vienen de la mano del mismo director, el británico Ridley Scott quien en 1978 hizo Alien (llamado en México “El octavo pasajero” y cuya propuesta tan sólida permitió que la saga siguiera otras tres películas… y luego dos más sin calidad cuando se enfrenta con el Predator). Basta volver a ver Alien y lo único que merece cambiarse es la computadora en las escenas finales, cuando la teniente Ripley (y otro gran aporte al cine, una figura femenina líder y con una fuerza única venida quizá de su frustrada maternidad).

Blade Runner (1982, USA, Ridley Scott) es quizá una película casi perfecta hecha en el cine occidental. Además el griego Vangelis aporta su parte con el soundtrack.

Desde un punto de vista extravagante y atrevido (sin ser Show musical Rockyano) desde Australia llegó Priscilla, reina del desierto (1993, Stephan Elliot, Australia). Son las aventuras de tres travestis que andan loqueando por el inhóspito territorio de Australia y demuestran que, para ser travesti y vestir bizarramente hay tener bastantes testículos necesariamente. La película es una comedia musical tipo road movie (andaban en un bus color lila) donde la música de ABBA forma parte de una historia donde l@s tres protagonist@s se lucen. Hugo Weaving de aquí se proyectó para ser el villano de Matrix (nada mal para un drag queen) y Guy Pearce que ha aparecido en una cantidad de excelentes películas seguramente por la solvencia que le dio a su personaje femenino en esta historia.

Imagen de Internet

Parte de la propaganda de esta película es que si no te cambiaba la manera de pensar, cuando menos sí la manera de vestir… jejeje, en verdad la película da qué pensar.

Ok, una más y termino en esta ocasión… Listo, quiero comentar una película llamada Voraz (Ravenous, 1999, Antonia Bird, varios países).

Imagen de Internet

Esta película reúne una serie de características de por sí excéntricas: dirige una mujer (salvo mi estimada ex señora de Cameron, Bigelow pocas directorias hay), es una producción de varios países donde si bien predomina USA también México y otros países europeos tienen injerencia. Guy Pearce es el magistral protagonista y, como postre, la música es de Michael Nymann (que hizo la música de otra gran obra como es El Piano). Pero lo mejor de lo mejor es que la película es una historia macabra muy gore basada en la leyenda del Weendigo o caníbal que habita en los bosques norteamericanos. En este film el asunto principal era devorarse unos a los otros. El Cap. Boyd (Pearce) comienza como un cobarde en la historia, pero accidentalmente traga algo de sangre de un muerto –que viene a ser un soldado mexicano- (durante la guerra civil) y más tarde se sorprende a sí mismo con una fuerza y determinación extraordinaria, y a lo largo de la trama tendrá que enfrentar muchas sorpresas en zonas inhóspitas de las Rocallosas. ¡Obra maestra asegurada! ¡De culto! ¡De culto! ¡De culto! ¡De culto!
Sigue leyendo

Un aviso para los morelianos (Vivir con la inseguridad y el miedo)

Recibí este correo justo después del atentado terrorista en Morelia (que fue en la madrugada del 16 de septiembre, Día de la Independencia). Si bien es un correo que no puedo corroborar su origen, no cabe duda que viene a ser un indicador más de la descomposición social que se vive en México, donde el crimen organizado está tan infiltrado en los órganos de Gobierno, que ya nadie cree en éstos.

Compañeros el día de ayer en empezaron los retenes en diferentes partes de la ciudad por favor informar a sus familiares y si es necesario que no visiten la ciudad hasta que se regularice esta situación , tomen sus precauciones.

Aviso Importante de Seguridad

Derivado de los enfrentamientos violentos ocurridos en días recientes entre Fuerzas Federales y grupos del Crimen organizado en la ciudad, el Departamento de Policía Municipal ha estado emitiendo algunas recomendaciones de Seguridad, las cuales compartimos a continuación:

Si te marca el alto una unidad del Ejército, AFI o PFP:

1. Baja la velocidad de tu vehículo
2. Enciende las luces intermitentes para ‘avisar’ que atenderás el llamado
3. Enciende la luz interior y coloca tus dos manos sobre el volante de manera visible
4. Traer en tu vehículo sólo las cosas necesarias, para hacer más rápida la revisión
5. Colaborar en todo momento con las fuerzas Federales y mantener la calma
6. Si hay Fuerzas de Seguridad o Convoys del Ejército circulando, evita en lo posible rebasar estos vehículos a alta velocidad
7. Trae siempre una identificación en caso de que te sea requerida
8. Evite las avenidas principales en horas pico o de mayor afluencia vehicular

Si te marca el alto una unidad de reciente modelo desconocida con un comando armado (Comúnmente Suburban, Tahoe, Durango).

1.- Detente de inmediato, NO HUYAS, ni trates de evadir el alto, te pueden confundir y disparar. (Comúnmente estas personas (sicarios) al no estar seguro de si es o no su victima, prefieren hacerte el alto para cerciorarse de que sea y si lo es, ‘levantarlo’)

2. Prende la luz interior y pon las manos arriba, guarda la calma, no te pongas a la defensiva, ya que ellos ‘van’ a lo que van y el menor tipo de malestar los puede irritar haciéndolos perder la paciencia y de esta manera ‘actuar’.

3. Comúnmente te piden que te identifiques, HAZLO sin titubear, (recordemos que el que nada debe nada teme) y muéstrales tú identificación o pasaporte. (Llévalos contigo SIEMPRE a donde quiera que vayas, te sirve como plena identificación).

4. NO PREGUNTES ni hables, contesta lo que te pregunten mas no hables de más. (Comúnmente: ¿en donde vives?, ¿a que te dedicas?, ¿de quien es el vehiculo? etc.)

5. Aunque parezca increíble los sicarios NUNCA se confunden al estar seguro de que su victimario va a bordo del vehículo, en caso de que duden, prefieren pararte para cerciorarse. Si no es lo que buscan lo dejan ir.

6. Evita exponerte y en lo posible no salir tarde por la noche, de ser así, transita por lugares con tráfico y alumbrados. Evita los atajos.
Si esta cerca de donde se dé un enfrentamiento:

1. Tírate el suelo y cubre tu cabeza con ambas manos, si estas en un vehículo, arrójate el piso de la unidad y busca proteger menores si están contigo, no salgas corriendo de la unidad, puedes ser confundido con un criminal escapando de la escena del crimen.

2. Algo importante que recordar nuevamente es que debemos colaborar en estas revisiones, debido a que son preventivas y enfocadas resguardar nuestra seguridad.

3. Evita exponerte y en lo posible no salir tarde por la noche.

4. Esperamos que esta situación se resuelva pronto, pero mientras persista, mantente informado y alerta en todo momento, no te expongas ni expongas a terceros.

5. Por favor compartan esta información con el personal que no tiene acceso al E-mail.

NOTA: La población civil NO es blanco de estos ataques, los daños a la población civil son causados fortuitamente al encontrarse en los lugares de enfrentamiento.

Tu seguridad es importante para nosotros, por favor sigue las recomendaciones emitidas y recuerda que en tu casa y en tu trabajo !TE NECESITAMOS !

MORELIA, MICH.

Así pues, con un temor constante de qué “allá afuera en la calle” hay una posibilidad latente de ser víctima de un atropello por parte de criminales (gracias un sistema de gobierno que permitió que esto llegara al grado de putrefacción de Estado) hace que México se vuelva un país No apropiado para vivir. Y poco a poco esta fama se extenderá por el orbe y los mexicanos comenzaremos a ser tan rechazados como otras nacionalidades indeseadas por ciertos países.
Sigue leyendo

Matar empieza a perder uso en México: Aportes lingüísticos para el mundo

Si bien, esta conjetura me viene de una lectura al Diario Milenio, donde Diego Osorio describe una zona del norte del país (http://www.milenio.com/node/78877) la idea que describe realmente es fácil de percibir ahora sobre todo en las noticias.

Recuerdo que una de las primeras palabras que comenzaron a usarse en lugar de asesinados fue “ejecutados”, al referirse a aquéllos que eran castigados por los grupos criminales ya sea a sus miembros o del clan contrario. Luego fueron incorporándose otros términos más sutiles y eufémicos, ya que cuando se vive en una sociedad hiperviolenta y corrupta comienza la aceptación de una inevitable realidad; por ejemplo, “silenciados” para referirse a alguien que ya no generará incomodidades (sospecho que este nuevo uso tuvo su origen en círculos políticos –que también son criminales-).

Ahora se lee o se habla de “encajuelados”, cuerpos hallados en la cajuela de un auto; “levantados”, alguien que fue recogido por un grupo de criminales en automóvil; “encobijados”, los cuerpos envueltos en cobijas y dejados en alguna calle; “acribillados o rafagueados” se refiere a quienes perecieron bajo una lluvia de balas; “ajusticiados” para alguien que le hicieron pagar su falta; “entambados” los cuerpos que aparecen dentro de algún tambo generalmente junto a una carretera; “decapitados” se aplica tanto a la víctima de un secuestro o como mensajes brutales (como en una discoteca en Uruapan donde un grupo armado entró a depositar unas cabezas a media pista).

Así que ahora las nuevas variantes lingüísticas no son meros sinónimos, sino términos que dan más información de cómo va desenvolviéndose (con mucha saña y abundantes muertes) la lamentable vida social mexicana… y a todo esto hay que decir que ¡Viva el México y su Independencia! (¿?) Me apena.

Imagen de internet Sigue leyendo

Primer Aniversario: Mi Día de Dar Gracias

Sobre lo que es mi blog para mí y otros.

Realmente mi primer intento de entrada en mi blog se hizo el 7 de septiembre de 2007. Es decir, hace un año con diez días. Sin embargo, recuerdo que pasaron un par de semanas cuando por exploración (y no por leer el instructivo que la universidad misma tiene en línea) comencé a utilizar varias de sus herramientas, con las cuales he venido desenvolviéndome.

De cualquier manera, en este Mes Patrio (y mes del inicio oficial del Narco Terrorismo en México para mí) se cumple un año de haber iniciado esta aventura-pasatiempo-espacio de expresión y espacio generador de polémicas. Por tal motivo, y a manera de aniversario/ celebración/ reflexión y Agradecimiento a aquéllos que han tenido un seguimiento formal leyéndome. He aquí unas nuevas otras y necias palabras:

El blog como herramienta… ¿de qué?

Los blogs son herramientas electrónicas que han venido a democratizar los espacios de comunicación. Los blogs o “bitácoras” fueron inventados hace 15 años, pero es precisamente a finales de la primera década del nuevo siglo cuando un verdadero auge blogger ha surgido, y su presencia se siente.

En estos días cualquier persona con conocimientos elementales de navegación por Internet puede tener su propio blog… siempre y cuando tenga algo qué decir. Pero a veces me cuestiono si todos en verdad tienen algo qué decir (y sobre todo sepan cómo decirlo)… o cómo es posible que la gente tenga tiempo de leer blogs en una super saturada blogósfera.

Mi historia Blogger (Un repaso a las Necesidades Humanas)

Fue por un curso de mi Maestría en la PUCP y bajo la tutela de Yrene Pardo que nació esto. Y si bien comenzó como algo lúdico con finalidad académica (aprobar una última materia) comprendí que mi blog venía a llenar una necesidad enorme que yo tenía. Aunque la llamo como única, realmente es una serie de necesidades intelectuales -que a su vez, aunado a las necesidades afectivas y sociales, forman parte de lo que toda persona busca satisfacer-.

Cada persona prioriza inconcientemente dichas necesidades. Éstas además dependen del tipo de personalidad; habrá personas con una predominancia por lo social, o lo afectivo, dejando las otras a rangos menores, sin considerar que esto sea malo. Algunas veces, estas necesidades varían según el medio donde se esté. (Cuando residía en Lima, mis necesidades sociales y afectivas me eran tan importantes como las intelectuales, pero ahora de regreso a un medio donde mi trabajo puede resultar frustrante, y en una ciudad donde casi no tengo amigos –amigos como mis amigos de leyenda que quedaron en Morelia y nada más-.)

Escribir para ser leído

Mi blog es my playground de crítica, de ironía (y de oniría también), de reflexión, de colocar un cuadro que todos ven con otro ángulo. Es una experiencia internacional porque aquí vierto algunas experiencias; además me permito muchas, pero muchas libertades.

Sin embargo, escribir para que los demás lean es una experiencia muy compleja. Sobre todo cuando los lectores –y a la mayoría de los cuáles agradezco si no sus comentarios cuando menos que su visita aumente el contador de mi blog- no están acostumbrados a leer puntos de vista disímiles… se molestan y “según ellos” argumentan en contra. Pero en contra de qué es lo que no entiendo: ¿De mis ideas o de mi persona?

Si bien son contados los que atacan visceralmente (¡sobre todo en defensa del Chavo del 8! y algunas otras tristes causas perdidas) realmente me gustaría que sus “críticas” fueran más coherentes. Pero en general ellos mismos se definen una postura que después de un par de líneas desdibujan por completo. Pero entiendo, escribir es una competencia que no cualquiera tiene… Basta checar la blogósfera para ver la cuanticualidad de sus “posts”. Para muchos el blog ha devenido una especie de telegrama incongruente y vacío enviado al azar, a ver si alguien lo llega a leer.

Aniversario

Un año en tiempo real.
Cien mil visitas.
Cientocincuenta posts escritos en cinco países.
Algunas mentadas de madre.
Y el mejor de mis piropos: Escribes demasiado bien para ser un blogger.

No sé qué futuro depare en países como México (donde vivir se está volviendo un asco, y morir un evento tan común gracias por el crimen organizado, con más muertos por día que en Irak y otras zonas de guerra) o Perú (donde el grado de descontento aumenta cada día con directivas de gobierno tan distantes de la población mayoritaria). Si las cosas mejoraran (no debo renunciar a un optimismo ingenuo de cualquier manera) deseo que me sigan leyendo todos aquellos que alguna vez les ha gustado/interesado/chocado/molestado lo que publico…

Y me deseo llegar a las 200 mil visitas para ¡¡¡Semana Santa!!!

Imagen tomada de Internet Sigue leyendo

Viaje en ómnibus en Lima la caótica

¿Qué se genera en la población cuando por falta de prevención no se considera el efecto en la Calidad de Vida de los ciudadanos de una ciudad? Las mermas de salud, sobre todo mental, tarde o temprano aflorarán. Estas imágenes las tomé en un aburridísimo viaje de Chorrillos a Comas (¡qué horror!), y si yo no me dormí es porque nunca pude ganar asiento.

Imagen de José Zavala
Después de rato.

Imagen de José Zavala
10 minutos después.

Imagen de José Zavala
Otros 10 minutos más tarde. Sigue leyendo

¡Acuérdate de Iguazú!

El Parque Iguazú es una de las reservas ecológicas más admiradas en el mundo. A pesar que yo tenga un rechazo por su matiz turístico tan excesivo. Orgullo de Argentina y Brasil, este parque (que existe en ambos territorios) sigue siendo un espectáculo que medio mundo desea conocer. Aquí ofrezco algunas otras de mis fotos.

Imagen de José Zavala
Imagen del antiguo puente que llevaba hacia la Garganta del Diablo. Detrás la horda de aberrantes turistas internacionales.

Imagen de José Zavala
El “gomón” sólo te promete el rumbo. Imposible arrimarse más adentro. Vista desde territorio carioca.

Imagen de José Zavala
A pesar de que son llamados “gomones” realmente son de fibra de vidrio. Total.

Imagen de José Zavala
Vista hacia la Isla -que según recuerdo- de San Martín, en territorio gaucho.

Imagen de José Zavala
Isla de San Martín, de donde se aprecian perspectivas húmedas de este magnífico parque natural. Sigue leyendo

Huracanes monstruo y el calentamiento global (que no nos importa)

Ser apocalíptico es la moda”, dijo con sarcasmo Obando, el arrogante limeño. “Ahora todo mundo habla del calentamiento como si fuera jinete del Apocalipsis, esta moda ya pasará”.

La verdad eso de lo apocalíptico no me lo tragué; desde hace unos años me descubrí que tenía un miedo relacionado con las catástrofes ecológicas (y ahora las clasifico en la misma categoría de naturales) y ese miedo determina de manera sensible mis planes de vida.

Sí, el Planeta ahora es más caliente. Eso cualquiera lo siente. Ahora yo rememoro para mis alumnos que hace cuatro o cinco años el verano en esta zona (zona central de México) era fresco y siempre nublado, con lluvias constantes en las tardes y noches. Ahora el verano ya parece Verano verano (como en otras latitudes: soleado, caluroso) y cuando llueve, si es que llueve, caen lluvias exageradas y muy violentas de no muy larga duración que inundan las calles y los techos de las casas.

El clima ya es otro en el mundo. Los huracanes monstruos (categoría 5 en la escala Saffir Simpson –escala que considera velocidad del viento, presión atmosférica, aumento de marea y magnitud de daños en las estructuras habitacionales-) ya comienzan a ser comunes.

Imagen tomada de internet

Y la palabra común me parece de miedo. ¿Cuántos huracanes monstruos pueden soportar países como Cuba o Haití antes de entrar en crisis humanitaria por falta de alimentos, agua potable y energía eléctrica?

El calentamiento global es una realidad, y por lo tanto, deja de ser apocalíptica; no es castigo divino, es una falta de conciencia enorme ante tantos intereses y modos de vida aprendidos de las sociedades industrializadas.

Mencionaré una situación común que me sorprendió; y pasó con mis alumnos:

Las aulas y oficinas de la escuela, suelen tener los focos prendidos toda la jornada. La mayoría de ellos siguen siendo de luz caliente, no de halógeno. Y así los tienen, encendidos, rara vez los apagan.

Los docentes ni en cuenta, los directivos tampoco. Debo aclarar que en un sistema público como el mexicano, Papá Estado sigue pagando los gastos de servicios, como el de la luz; así que no hay problema; ¡que las luces siguen encendidas!

Imagen tomada de internet

Entonces yo pregunté a los grupos de alumnos si sabían del Calentamiento Global. Respuesta afirmativa; lo ocasionan los gases invernadero, como el CO2, pero desconocen por completo que los focos de luz caliente (bombillas incandescentes) generan kilos de este gas. Seguramente sus profesores, los cuales cada uno llega en alguno de sus autos no lo saben, ni tampoco saben que sus medios de transporte por el hecho de consumir combustibles fósiles también fomentan el calentamiento.

De regreso al pueblo es fácil ver a los “nuevos jóvenes mexicanos” paseando en sus camionetas (sobre todo) o en sus autos con sus poderos equipos de sonido con subwoofers (infrasonido), por el mero hecho de andar de crusing, exhibiéndose, causando vibraciones dentro de las casas por su ignorancia y vulgaridad de gusto.

Imagen tomada de internet

Las casas esas que sufren el sonido molesto, a su vez, tienen su iluminación de luz incandescente también, la cual dejan toda la noche (por cuestiones de seguridad) y a veces, si la casa queda sola, hasta días y desconocen por completo que esos pequeños detalles, aportan kilos de CO2 y calor a una atmósfera que pronto más caliente no podrá estar.

¿Y qué decir de la lámpara esa que siempre se tiene encendida, del ventilador, de la televisión que acompaña a los solitarios necesitados cuando menos de una voz… de tanto aparato eléctrico y electrónico así como los wallpapers de las computadoras?

La Tierra la estamos sobrecalentando pero al parecer no estamos dispuestos a apagar la mitad de los aparatos que “mejoran nuestra vida moderna”. Lo mismo, no vamos a renunciar a usar los autos porque “son derechos que nos hemos ganado”: son ejemplos traídos de países como los Estados Unidos que hemos incorporado a nuestras vidas.

¿Por qué este país no forma parte del Protocolo de Kyoto? Si formara parte su capitalismo podría colapsar. Y es ese capitalismo que les da a las naciones una riqueza inmediata sin considerar el futuro inmediato; y este sistema económico devora y devora la naturaleza y exige la desforestación del Planeta, que si se evitara y se revirtiera, sería una medida en verdad poderosa para ir enfriando este mundo que, por desgracia, es de todos nosotros y debemos compartir.

Pero mi saludo para los USA (calentador excesivo global), que también resulta ser vulnerable por los huracanes monstruo: Katrina, ahora Ike… y muchos más por llegar. Y si tomáramos un poco de conciencia, podríamos pasar a una mentalidad llamada Responsabilidad Social, que mucho ayuda y de la que poco se habla.

Sigue leyendo