Ahora algo de cine: Doomsday, y la humanidad tiene fecha de expiración

Reseña de una película ignorada aún en América Latina por no ser manufactura basura de Hoolywood.

Niel Marshall entró a mi vida con por su aceptable Luna Llena (Dog Soldiers, 2002). Una película extraña, bien inglesa, donde un grupo de militares en ejercicio de entrenamiento (o sea, sin armas reales) tienen que enfrentarse a una horda de hombres lobo en los bosques de Escocia.

Si bien, no fue una obra maestra, la idea de enfrentar un grupo de militares (psicópatas, cerrados, agresivos, adiestrados y poco humanos) con una familia lobezna (o sea, alter egos) me pareció una propuesta interesante y, el desarrollo de la psicología de esa situación fue in crescendo en dicha película.

Imagen tomada de internet
Basta ver esa imagen de Dog Soldiers para anticipar qué onda, ¿o no?
http://thecia.com.au/reviews/d/images/dog-soldiers-7.jpg

Pero Neil Marshall se azotó magistralmente cuando en su segunda entrega llamada El Descenso (2005) crea una historia super claustrofóbica donde un grupo de féminas severamente machofóbicas y super virilizadas dadas a explorar cavernas se enfrentan a una especie humanoide caníbal y vampiresca dentro de unas cuevas en las Rocallosas en los Estados Unidos (aunque la película era totalmente inglesa).

Realmente con El Descenso me aterroricé al extremo, como hacía tiempo que una película no lograba hacerlo. Además de los simbolismos tan sugerentes de la película como su final ciego y las escenas ultra gore que hay; pero esa lucha entre mujeres y “hombres” (aunque de otra subespecie) me pareció un exceso digno de alabo.

Imagen de internet
Con mujeres así para qué quieres hombres. Esta es La Pandilla Salvaje de El Descenso:
http://wallpapers.free-review.net/36__the_Descent.htm

Debo aclarar que si Luna Llena la renté en Blockbuster (y la encontré por casualidad ya que su título original nada que ver) basado en críticas de varios usuarios de la Internet, y en cambio, El Descenso ya tuvo su acogida comercial aunque resultara desconocida para los neófitos del cine.

Sin embargo, buscando la trayectoria de Marshall vi que tenía nuevo juguete, inspirado (como toda película nueva) en virus y pestes que afectan a la humanidad, pero nomás no pude hallar su película en exhibición ya sea en Perú o México y ni siquiera alguna versión pirata de Doomsday (2008) por más que buscaba al menos la imagen de la portada.

Así que decidí regalármela original vía Internet a mi tienda favorita: www.Amazon.com .

Imagen de internet
Doomsday, la humanidad tiene fecha de expiración:
http://www.firstshowing.net/img/cci-posters/doomsday-poster-3-big.jpg

No pasó ni una semana cuando a la puerta de mi casa tenía la película que ni siquiera es comercial en México (cero copias en renta según busqué en Blockbuster, y tampoco nada en cine) por un precio de menos de 20 USD, algo aceptable para un apasionado del cine como yo. Y, de inmediato la vi para ver qué ondas ofrecía este joven director escocés (porque el cine lo hacen los guionistas y los directores; no los actores).

Para empezar, nada que ver con Dog Soldiers ni The Descent. O sea, nada. Y si bien Marshall nunca ha negado sus férreas inspiraciones en otros directores, y de hecho se basa en películas para emularlas, en esta ocasión recurre a un absurdo exceso pero loable tributo de varias cintas que, para alguien de mi edad, si bien no han sido necesariamente clásicos, han sido inevitables de un fin de semana.

Imagen de internet
Uno de los humanoides misóginos de El Descenso. Imagen tomada de:
http://img160.imageshack.us/img160/6008/thedescent2512051tf8.jpg

¿Alguien común sería capaz de juntar y mezclar a voluntad Resident Evil 2, The Road Warrior, Escape from L.A., The Warriors, Assault on Precint 13 y 28 Days Later en una sola película? (Huésped maldito 2, Mad Max 2, Escape de Los Ángeles, Los Guerreros, Asalto en la Crujía 13 -la de John Carpenter- y Exterminio, por sus títulos en México, y abarcando un rango de casi 30 años de cine). Bueno, Marshall no lo hace tomando como referencia sino haciendo una copia explícita como mero tributo que termina en una película gore, de acción militar, de persecuciones en autos e inclusive con música de los Fine Young Cannibals (en una comunidad de punks caníbales por cierto).

Doomsday no es una obra maestra en absoluto. Es meramente una manera de hacer cine que termina gustando, algo que Hollywood cada vez le cuesta más trabajo. Doomsday es un tributo cinematográfico que puede ser apreciado sobre todo por cinéfilos de cuatro décadas… y los neófitos sin lugar a dudas también alucinarán por ver desde caballeros con armaduras hasta persecuciones automovilísticas ultra punks en un Bentley (carro de James Bond antes que su franquicia fuera tan Sony, BMW, Bulova y Mont Blanc). Y es que el final de Doomsday no es sino el mismísimo final de El Guerrero de la Carretera; esa hiperviolenta persecución en una autopista donde se van rociando litros de sangre a todo lo ancho de la ruta mientras cuerpos despezados vuelan por los aires en medio de choques y explosiones… pero en esta versión realmente brinca del asombro gore a la reverenda carcajada sádicodivertida. Pero en verdad, no la recomiendo, ¡jajajaja!

Imagen de internet
Una digna heroína de la misma escuela de la teniente Ripley o de Alice pero con el matiz de Mr. Snake Pliskins:
http://www.impawards.com/2008/posters/doomsday.jpg

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

3 pensamientos en “Ahora algo de cine: Doomsday, y la humanidad tiene fecha de expiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*