¿Cómo puede Alan García repuntar su popularidad?

[Visto: 1493 veces]

Alan García es un tipo desconsiderado e insensible. Es sorprendente como un jefe de Estado se permite hacer comentarios tan agresivos y desafiantes para todo mundo. Alan no perdona a nadie. Sus expresiones han dado mucho que hablar, pero él, lejos de reconsiderar su estilo nada diplomático sigue y sigue.

Las encuestas, que en Perú abundan, ahora dicen que ha perdido más del 70% de la popularidad que alguna vez tuvo. (O sea, imagino que ese “alguna vez” no se refiere a los últimos años de su primer periodo, donde dejó sumido al Perú en una tremenda crisis económica.)

Alan se hace enemigos de manera natural, no se esfuerza en lo más mínimo. Pero me parece inmoral que ahora, uno de sus enemigos (y el causante que Alan llegara a la presidencia por su propuesta de plan de gobierno de una guerra contra Chile y exterminio de todos los gays de Perú; o sea, un considerable número de civiles) lo compare con Evo Morales presidente del vecino país del altiplano y le invite que se someta a un referéndum para decidir su continuidad. O sea, Evo no es Alan. ¡¡¡Evo es indio!!! Además de ser un tipo verdaderamente inteligente, cuerdo, estratégico y carismático.

Que el señor Alan haga fiestecitas en el palacio, o que privilegie a los ricos y se olvide de sus verdaderos votantes, o envíe a toda la policía a Pisco para celebrar el aniversario del terremoto son actitudes de insensibilidad natural. Pero estos pequeños defectos se pueden arreglar si contratara a un experto asesor de imagen que le guíe por el camino de la popularidad. A continuación se proponen algunos tips que bien pudieran ayudarle a recuperar admiraciones:

Con tendencias pitucas, se puede realizar lo siguiente:

1.- Participar en Bailando por un sueño con alguna pieza de reggaeton teniendo a Susy Díaz como pareja de baile.

2.- Fotografiarse desnudo sobre un caballo sobre una bandera en su entrepierna.

3.- Realizar su propio programa El Perro del Hortelano donde a cada bravuconada que comente un grupo de marionetas tipo Los Muppets pero más grotescas y satánicas se ríen con todas las ganas del mundo.

4.- Hacer compadre a Manuel Burga e irse un fin de semana a Máncora para que los ampayen bien tropicales, lentes oscuros y con todas las flamantes sonrisas del mundo con unas enormes jarras de pisco sour.

5.- Ayudar a calmar los nervios de los embotellamientos de tráfico autorizando la construcción de una serie de monumentos de 30 metros de altura de personajes de la serie top del Perú: El Chavo del 8.

Con tendencias más marginales o desesperadas pudieran ser:

6.- Que viaje durante una semana en trayecto nocturno de Lima a Piura en los autobuses que salen de Terminal Fiori. Si sobrevive definitivamente su popularidad se disparará a las nubes.

7.- Que tome un tour sobre las líneas de Nasca (sin mandar a quitar ningún cableado de la zona). El impacto de este detalle sería de enorme impulso turístico si es que el avión no choca y se estrella de pico contra una casa.

8.- Que vaya los fines de semana a bailar al Timbalero o al Tumbao. Ya si no sale baleado en la madrugada muchos puntos habrá ganado.

9.- Que declare que la ropa de Designer’s no es de su preferencia. El Emporio Gamarra le ofrece mejores trajes talla XXXXL.

10.- Declarar un día a la semana como obligatorio para que cada funcionario se presente a su oficina (si es que no andan en Australia, por ejemplo, viendo por qué allá no chocan los buses) viajando en combi (sin sus grupos de vigilancia, claro está).

Creo que con esos ejemplos basta. Con un par de semanas que pueda aplicarlos y estará en condiciones de aceptarle a su archirival (y culpable que Alan haya ganado las elecciones) el referéndum y, seguramente, su popularidad será del 100%.

Y Evo moriría de la pura envidia.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *