México: Donde el crimen organizado rebasó al Estado

[Visto: 11250 veces]

La situación de robos y secuestros en este país ha alcanzado un grado no imaginado hace algunos pocos años. Esto ya no puede ocultarse y ahora este país y sus autoridades tienen que sobrellevar la doble imagen que se ofrece al mundo: la del México lindo y querido con sus telenovelas, su turismo y su música; y la del crimen que en este país ocurre a diario y en exceso.

¿Dónde quedó ese magnífico país para invertir que se pintó con el ex presidente Salinas de Gortari y su ingreso al Tratado de Libre Comercio? ¿Dónde están esos avances en desarrollo económico social que tanto se dijo se lograrían?

No están, no existen, y desde un inicio se sabía que no se lograrían. El desarrollo se dio de manera parcializada; hubo grupos favorecidos principalmente y otros que supieron adaptarse a los cambios y retos venideros. Pero solamente un sector de empresarios pudieron lograr riqueza y afectar a su propio contexto de manera positiva. (De aquí cierta expresión de la riqueza y desarrollo del norte contra la pobreza extrema del sur)

México por otra parte es un país que ha protegido mucho a ciertos sectores de burócratas sobre todo. La razón es simple, los sindicatos en este país fueron creados para perpetuar poder político por encima de beneficiar a los trabajadores. Por esta razón los pocos sindicatos todavía fuertes han podido beneficiar a su gente a cambio de enormes despilfarros en beneficio de la perpetuidad política.

Y la perpetuidad política no me parecería mal siquiera siempre y cuando se haya llevado a cabo con un objetivo estratégico de nación. Una visión bien determinada de lo que se pretende que la nación sea en cinco, diez y quince años. Pero en asuntos políticos esto no cabe siquiera; la visión es cuánto se va robar, desviar o despilfarrar en un sexenio y tratar de asegurar la continuidad en el otro.

Esta miopía política y social no ha permitido ver situaciones que eran críticas desde hacía muchos años:

El caso de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez (que se suponen más de 500) nunca ha sido expuesto, abordado y dado rendición de cuentas a la sociedad mexicana. Esta problemática era algo mucho más complejo que una simple banda de drogadictos violadores y asesinos. Se sabía que había una organización compleja; un grupo político con enorme poder económico que podía actuar impunemente ante la indiferencia de las autoridades. ¿Ha terminado esta pesadilla? No.

Imagen tomada de internet
Imagen tomada de:
http://www.la-verdad.com.mx/principal/images/stories/fotografias/21_05_07/20crimen.jpg

La misma situación con el narcotráfico. Los grandes capos comenzaron hace mucho a negociar con los poderes políticos su libertad de acción a cambio de retribuir grandes sumas de dineros. Todavía recuerdo el caso del Señor de los Cielos, aquí tomo algo que encontré sobre él:

“El señor de los cielos” era discreto. De Pablo Escobar aprendió que no era buena onda aparecer en los diarios. Durante los años en los que dominó el negocio, muy pocos periodistas se atrevieron a escribir sobre él, aunque muchos sabían quién era el que mandaba. La corrupción del narcoestado mexicano en aquella época era apabullante. Según la DEA, la agencia antidroga estadounidense, el cártel de Juárez en su mejor momento ganaba 200 millones de dólares por semana. El 10% se gastaba en sobornos.
Tomado de: http://wachupichu.wordpress.com/2007/04/20/la-leyenda-de-el-senor-de-los-cielos/

Desde hace quince años ciertos y sonados crímenes políticos de suma importancia (el candidato del partido oficial a la presidencia, un cuñado del presidente de ese tiempo) se decía a media voz que estaban relacionados con corrupción o afectación de intereses del crimen organizado.

Quince años son demasiados años para cambiar las cosas de una nación
: si es que en realidad hubiera un deseo de que así fuera.

Imagen tomada de internet
Imagen tomada de:http://www.adnmundo.com/userfiles/contenidos/items/26180_detail.jpg

Pero los años, es decir; los sexenios han seguido con un fin de llevar a un partido político y su horda de funcionarios cuestionables a la continuidad. Un objetivo estratégico de nación no existe en México, no ha existido. Cada seis años borrón y cuenta nueva. No tenía mucho caso continuar algún proyecto de impacto nacional (si es que siquiera se hubiera concebido).

Porque es difícil tener una visión estratégica en un país como México; donde se depende demasiado de un vecino cuestionable e inmoral como los EUA. Con esto me refiero a que obligó a los tratados de comercio, pero no cedió donde solamente México tenía qué ofrecer: permitir el flujo transnacional de la mano de obra. México, a pesar de, tiene la mayor entrada de divisas (y quizá la mayor del mundo) precisamente por las remesas de los tantos millones de mexicanos que allá trabajan, legales o no (pero sobre todo no). Además de, México depende de PEMEX (Petróleos Mexicanos) ya que de esta –todavía- paraestatal chupan capitales demasiados organismos y personas. La efectiva administración y fiscalización de PEMEX bien sería un objetivo estratégico primordial… pero lejos de concebir esto como un asunto de gobierno se pretende ofrecerla a capitales extranjeros; que también es otra forma de hacerlo, pero que evidencia una falta de capacidad y visión.

Y bueno, nuevamente en este país hay una crisis que afecta la seguridad de los ciudadanos y las autoridades. Una reciente ola de secuestros y asesinatos de personas y familias poseedoras de capitales alcanzó –finalmente- un grado de molestia mayor.

Imagen tomada de internet
Imagen tomada de:
http://www.la-verdad.com.mx/principal/images/stories/fotografias/21_05_07/20policia.jpg

El caso icónico se dio por el hijo adolescente de un empresario. Pero al mismo tiempo que este joven fue secuestrado y asesinado a pesar de haberse pagado su rescato, se dieron (y se han dado) más casos menos mediáticos. Yo creo que los medios de televisión tienen una prerrogativa de sólo hablar de casos de gente VIP. En un pasado viaje que hice al DF en los muchos periódicos locales se hablaba de demasiados casos de secuestrados/asesinados e incluían fotos de color sangriento. O sea, esto ha llegado a un extremo de inseguridad extrema.

Y qué hipócrita me parece que se hable de inversiones, de generación de empleo, de que este país alcance niveles de desarrollo de primer mundo. Esto no puede ser cuando las organizaciones criminales se han arraigado en todos los niveles porque desde hace veinte años se hicieron tratos con ellas.

Ahora, la crisis de corrupción en los diferentes organismos de la policía es una realidad. Muchos agentes con preparación antisecuestro son los líderes de estos inmorales actos.

Pero estos individuos (me cuesta difícil llamarlos siquiera personas) se agrupan con otros de morales pervertidas. El perfil de los secuestradores incluye desde jóvenes de 18 años, y con cierto grado de estudios, arraigados a una comunidad donde precisamente conocen a los empresarios, a los ganaderos, a la gente que puede tener cierto capital y tan fácil seducir a gente sin valores.

En una sociedad sin valores qué fácil es seducir y corromper a las personas. Hacerle ver a un muchacho que ese carro soñado, esa residencia con piscina, esas joyas, esos caprichos que puede llevar una vida de trabajo duro para tener se pueden conseguir de una manera más sencilla: secuestrando y matando a quien tuvo la malafortuna de tenerlo. Qué incongruencia. Qué desgracia. Esto es el verdadero México (y no el de los cantantes o el turístico de las playas bonitas).

Los valores de la ciudadanía tampoco han sido un objetivo estratégico nacional. Si el currículo oculto siempre ha sido el de formar parte de un partido político para poder tener acceso a privilegios y poder; y después de luchar para conservarlo y no ver siquiera que está pasando con el resto de la nación.

Ahora, hay un nuevo presidente que en mi parecer es rechazado por una considerable parte de los mexicanos. El tema político siempre sale en cualquier charla y polariza las relaciones. Esto para mí es un indicador peligroso. Una población dividida es media población, menos voluntad y menos capacidad de transformar.

La crisis de instituciones ha llegado a un grado extremo. Pero le toca a la ciudadanía despertar de la pasividad de lo fácil que muchas cosas han sido, y comience a exigir una reestructuración política y social completa y alejarse de los viejos y corruptos políticos que sólo abanderan partidos, y no ideales y objetivos tan necesarios ahora para corregir el tan torcido rumbo de México.

Por cierto, al hacer alguna indagación para corroborar lo que escribía, encontré este blog por demás irreverente, atrevido e interesante:

El Narco en http://wachupichu.wordpress.com/

Provecho.

Creative Commons License
Blog de José Zavala is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.

Puntuación: 2.11 / Votos: 9

2 pensamientos en “México: Donde el crimen organizado rebasó al Estado

  1. Jimena

    Me encantó tu artículo!, este es un tema que ocupa muchísimo de mi pensamiento, actualmente estoy dedicando mi proyecto final a este tema (soy estudiante de arte).
    Hace poco escribí a esta organización de las víctimas del secuestro pensando que talvez podría incluir testimonios para mi proyecto. Lo que yo deseo es hacer una manifestación artística en contra de la tolerancia hacia esta violencia tan extrema.
    Para mi sorpresa nadie me contestó, me sentí descepcionada porque puede ser que cada quien este montado sobre su tema y sobre sus cosas y talvez no haya una capacidad de participación conjunta y esa voluntad de cambio y de transformación que describe.
    Ahora mismo tras mi última descepción, no sé por dónde seguir, tu artículo ha despertado muchísimo mi interés.
    Gracias por compartirlo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *