La mujer que clonó a su perro por 150 mil dólares

[Visto: 4458 veces]

Cuando miré la foto de su horrenda cara sonriendo -con una mueca exagerada que aparentaba felicidad- junto a la cara de uno de sus cachorros caprichos, algo en mí me dijo, “Esta tipa no puede estar bien”.

Y estoy de acuerdo que cada persona puede tener sus gustos y caprichos, y más si se los puede pagar, ¿pero recurrir a “resucitar” un animal que le hizo compañía para -según ella- volver a ser feliz?

Pobre mujer debe ser.

Gastar ciento y cincuenta mil dólares por volver a tener no uno, sino tres cachorros idénticos a uno que tuvo tiempo atrás. Esa cantidad es ofensiva en mi parecer (los 150 mil y los 3 también). E invertirla en “revivir” a un ser querido me parece algo macabro. Así como la sonrisa de alegría de la horrible mujer.

Me sobresalto cada vez que veo esa sonrisa.

¿Qué se gana alguien con volver a traer a un ser querido nuevamente a la vida? En este caso fue un perro, pero qué tal si le pago a esos laboratorios de vanguardia tecnobiológica, esos laboratorios Olimpo habitados por dioses… pero si quintuplico la cantidad y pido que me “regresen” a mi padre, o mi madre, una novia de colegio o mi amigo el que se murió hace veinte años (claro, Classified service, nadie lo sabría).

Me aterra pensar que haya personas que en verdad añoren esto.

Yo, gustoso –si es que alguien le importa lo que yo pienso y hago- gastaría 150 dólares cuando mucho por cachorro nuevo (¡y de otra raza!). Me daría una nueva oportunidad con otro ser diferente, quizá pueda ser mejor (o no tan mejor pero la emoción del riesgo vale). Por otra parte, yo no quiero volver a ver o estar con alguien que no esté ahora en este instante considerado en mi vida. A nadie. La biotecnología no me seduce (ni tengo el dinero para llegar a ese estado).

Pero lo mejor de esta historia vendría; la horrenda mujer clonadora de perros (o sea, que pagó por ese evento) hace 30 años atacó a un joven durmiéndolo con cloroformo para luego violarlo.

Tanta era su psicosis sexual que poco le importó correr el riesgo de matar al pobre parroquiano (que era un joven mormón) con una sobredosis de cloroformo ayudada por otro individuo igual de pyscho que ella.

Por eso yo desde que vi esa horrenda cara junto a la del perro me dije: “esa mujer es un asco”. (Mejor se hubiera ensañado con un Testigo de Jehová) Y si ese evento la hizo feliz entonces recurrirá a seguir violando, y clonando, y pagando y siendo infeliz con esa horrible cara.

Aquí hay más de esta persona:

http://www.20minutos.es/noticia/405085/0/clonacion-perros/violacion-mormon/mckinney/

Puntuación: 2.40 / Votos: 5

12 pensamientos en “La mujer que clonó a su perro por 150 mil dólares

  1. jzavalaz Autor

    Mucho, ¿no te das cuenta? Si un ser querido se muere ya se murió, no seas idiota en querer volverlo a la vida (mira Cementerio de Mascotas de Stephen King para que veas lo mal pedo del asunto). Espero lo entiendas.

    Responder
  2. ZHODES

    jzavalaz: El único aquí que fue violado aquí eres tú. Y al parecer fue un cura pedófilo. Eres un moralista CONCHATUMADRE, aprende a respetar las opiniones de los demás. El hecho de que seas un fanático religioso, no quiere decir que todos lo sean.

    Responder
  3. jzavalaz Autor

    Zhodes, cómo jodes. Yo nunca he ido a la Iglesia, jejeje, tú en cambio fuiste monaguillo y el sacristán te regaló un perrito que cuando te agachabas para acariciarlo… el resto lo sabes, pero tu subconciente lo niega. Jejejeje, saludos y ya ves que tus comentarios NO los inhibo, jejeje, cada quién sabe lo que es!!!

    Responder
  4. ZHODES

    jzavalaz: eres un hijo de puta sin argumentos. Te basas en absolutamente NADA para exponer tu opinión. Eres una pobre basura fundamentalista, que no puede aceptar que dios es sólo un invento.

    Responder
  5. jzavalaz Autor

    Es como si lo fueras (no nos compliquemos por ese detalle). ¿Neta? ¿La viste? Órale, me da gusto saber que vive en alguna parte.

    ¿De qué raza es tu perrito? Jejejejeje

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *