Archivo por meses: Julio 2008

Visa mexicana para peruanos y otros países. Mitos y realidades.

8:30 a.m. Consulado de México en Lima

Llegué con el pisco circulando por mi sangre todavía. Era mi último día en Perú y tenía que retirar unos documentos que apostillé (a un exagerado costo de 36 dólares cada uno; cero consideraciones por ser documentos académicos o por ser ciudadano mexicano).

Apenas las 8 con 15 y ya había una cola como de treinta personas en el consulado para recoger la documentación y visas durante hora, según el horario de entrega.

Imagen de internet
Imagen tomada de: http://farm1.static.flickr.com/182/367002402_2e856df991.jpg

La mayoría de la gente –de diferente edad y sexo- iba impecablemente vestida; yo en cambio, con ropa de varios días de uso (esa noche me retiraba del país, equipaje arreglado no quería más cambios). Un par de personas me miraron de reojo desconfianza, la verdad ni peinado iba; ni me importaba.

Me tocó la ficha número 12.

“Ficha 1” dijo la empleada consular; “el Cónsul de México le ha negado la visa, puede venir en seis meses a volver a tramitar”…

Ficha 2, idem. Ficha 3, misma suerte.

“Ficha 4, se le autorizó visa por 180 días”, y el hombre salió con el rostro radiante, en contraste con las caras alargadas y tristes de los anteriores.

Ficha 5, negada; 6, igual; 7, aprobada….

Quedé sorprendido. “Con esta lógica me dirán que mis documentos fueron rechazados para ser reconocidas las firmas” me dije en mi estado semidormido, semidespierto y semialcoholizado.

Bueno, no tuve mayores problemas por mis documentos, pero me sentí más que apenado por la situación de visas negadas por “el cónsul”, que al fin y al cabo representa a mi país.

Mitos sobre la obtención de visas

Me parece curioso que varios conocidos míos en Lima me preguntaran “cuánto es la bolsa de viaje” para poder ir a México. Semejante expresión no la conocía, y luego me aclararon que era un monto estipulado en dinero a comprobar para otorgar la visa.

Un mero mito, una creencia poco analizada. Es decir, ¿si junto ese dinero ya se tiene la posibilidad de cumplir con ese requisito? Puedo recurrir a un préstamo del trabajo, o familiar o a una manera menos moral –como robar- y ya; listo, me salgo del país y no regreso.

La “carta invitación” me pareció otra cuestión de carácter infantil. O sea, yo elaboro una carta donde digo que “invito a alguien” a mi país porque tengo solvencia para “mantenerlo”. Esa situación sí la conocía pero en Cuba. Pero allá el caso era conseguir el permiso cubano para dejar salir a su población, ya que México en ese momento no tenía una política de negación de entrada a cubanos. (La carta invitación sí existe pero sólo aplica a familiares legalmente comprobables del país que requiera la visa)

Por qué los países piden visas

Lejos quedaron los principios de reciprocidad;
si tú me pides visa yo te pido visa. Las lógicas más fuertes se basan en las economías y capacidades de los países a recibir gente para residir.

Lo más seguro es que un país con elevados índices de desarrollo económico y social le pida visa a países con índices inferiores. El ejemplo más evidente en mi experiencia es la famosa visa norteamericana para los mexicanos (y cientos de países). En la década de los ochenta todavía una agencia de viajes podía tramitar una visa por poco tiempo a alguien que comprara un paquete a Disneyworld. En los noventa ya no era posible; a finales de esa década simplemente los requisitos fueron haciéndose más y más complicados como mera criba de impedir el flujo migratorio de mexicanos a ese país.

Por otra parte, México es y ha sido un país demasiado dependiente de su vecino del norte. Muchas directivas que en México se determinan están sujetas a órdenes directas de la White House (y del Banco Mundial, del Fondo Monetario, de la OCDE y más). Este país a su vez sólo ha mirado a la integración (imposible) con su vecino y nunca le ha interesado de manera directa integrarse con el bloque de países con que comparte una historia más común y el mismo idioma. Aunque en algún momento histórico digno de alabanza mostró su apoyo a Cuba desafiando a Washington (¡ohh qué tiempos aquéllos!) pero luego de eso, nada más (hasta se dio apoyo al trío de los prepotentes imbéciles para intervenir en Irak).

Así que seguramente un día llegó un fax a Los Pinos diciendo “Pedirr visa a todos los de abajo porque acá tampoco quererr, ya con ustedes estarr hasta the mother with so many problems”. Listo. La gran nación mexicana decidió pedir visa… y muchos de mis paisanos ni siquiera lo saben.

Pero además hay que tener el valor de aceptar algo. Con el paso de tiempo y con los flujos de migrantes en diferentes realidades los estereotipos de las nacionalidades han ido ganando fama -no precisamente deseable- poco a poco.

Colombianos y mexicanos como indiscutibles narcotraficantes y portadores de la violencia lindada a esto. Ecuatorianos como pendencieros y choros. Peruanos como mentirosos y ladrones.

Y aunque duela, hay países donde escuchan hablar español y los hoteles y restoranes cierran sus puertas. Y el análisis de conciencia nacional es algo que nos negamos a hacer para reconocer que nuestra fama tiene de alguna manera razón de existir… y seguramente a la hora del visado debe tener cierta repercusión.

A quiénes les pide visa México

Únicamente los nacionales de Argentina, Chile, Costa Rica, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela NO necesitan visa. Todos los demás países latinoamericanos requieren tramitar la visa (y esos seis países tampoco le exigen visa; sin embargo, hay más países que sí necesitan visado para México y en su parte no lo exigen, como Colombia, Panamá, Nicaragua y Bolivia).

Tomado de: http://reunion2006.somemma.org/VisasMX.pdf

Ahora veamos quienes son los afortunados:

Chile, Argentina y Uruguay. El sur también es el norte. Niveles de vida y seguridad mejores.
Costa Rica. La Suiza Centroamericana. Sus habitantes además no tragan mucho a los mexicanos.
Puerto Rico es the USA, ni caso tiene su incorporación.
Venezuela, mmmm, interesante. Al petróleo se le respeta, a pesar que Hugo Chávez le dijo a Fox que era un “cachorro” (¿perro de Bush? Jajajaja).

Pero bueno, que se pida visa no es en sí algún atropello, siempre y cuando sea una visa realista. Desde octubre de 2006 el Perú le pide visa a México (y yo entiendo que la presencia del narco en Perú por parte de mexicanos, su violencia colateral y malos ejemplos son, en mi parecer, elementos suficientes para recurrir a esto.

Requisitos de la Visa Mexicana

Pasaporte vigente (seis meses mínimo de vigencia), formulario de solicitud de la visa. Formulario de solicitud. Tiquete de avión confirmado ida y regreso Presentar los siguientes documentos: Constancia de trabajo con cargo, tiempo de servicio y sueldo mensual. Los comerciantes e industriales pueden presentar Cámara de Comercio. Constancia bancaria con los siguientes datos: número de la cuenta, nombre del titular, fecha de apertura y saldo promedio anual. Extractos bancarios de los tres últimos meses (original y fotocopia) Declaración de renta del último año (original y fotocopia) Tarjeta de crédito internacional (original y fotocopia).

Tomado de: http://www.inmigracionyvisas.com/a733_visa_mexico.html

Análisis de estos requisitos:

El tiquete de avión confirmado sí me parece peculiar. En otros países donde este tiquete se pide, a veces basta con el itinerario, o el mismo no confirmado. ¿La diferencia? Un tiquete confirmado ya no ofrecería la devolución del dinero. (Un vuelo Lima- DF vale unos mil dólares; sencillo o redondo, cuesta casi igual).

Ahora bien, el que pidan requisitos laborales formales es un filtro más que gigante en un país donde la economía informal sigue imperando. Países como Perú y Panamá, donde puede existir gente que trabaje –y mucho- e inclusive tener un ingreso respetable… la informalidad laboral es cultura misma; puede que muchos no puedan comprobar ese trabajo.

La constancia bancaria con saldo promedio anual me parece insultante. Como en el caso anterior, puede haber gente que su cuenta bancaria se encuentra bajo el colchón (y por ingenuos no pasan el filtro). Muchos peruanos tienen su cuenta bancaria ya que les pagan por nómina bancaria. Es decir, con un poco de suerte cada quince días hay dinero, y al día siguiente ya no queda nada. En mi propio caso es similar, pero me dura unos diez días, ¿pero mi promedio anual? Ni lo imagino siquiera.

Y la tarjeta de crédito es otro asunto. Pocas personas que conocí tienen la cultura bancaria de tener una tarjeta y saber usarla poco a poco e incrementar su límite crediticio. Es decir, pocos tienen una tarjeta internacional. Las tarjetas de usos locales no cuentan (tarjetas Saga, Ripley, etcétera) para pedir la visa. Con una tarjeta de crédito internacional la “bolsa de viaje” queda reducida al ridículo.

Conclusión

El requerimiento de visas es una realidad innegable. Los requisitos de dichas visas son determinados por cada país (y a su vez algunos más tienen otro tipo de directiva, inclusive grupal, como puede ser el caso de Europa).

Los visados son obstáculos para el turismo. Algunas naciones de poco desarrollo pero abundantes recursos naturales no piden visado para tener más atractivo en este rubro.

El problema es con “los turistas” que viajan para buscar trabajo. Estamos en un nuevo siglo donde ya no hay oportunidades dignas siquiera en los propios países. Los principios de libertad de ingreso a los países ya no aplican. Si esto fuera de la manera idílica que alguna vez se propuso, todavía más patologías sociales de unos países estarían invadiendo a otros (como México con su narco comercio).

Si uno como individuo no cumple con los requerimientos de una visa, se debe entender que no se debe aspirar a ingresar a solicitarla… That’s the way the World is!!!!

Imagen de José Zavala

22 de septiembre de 2008
A mis lectores:
No trabajo para la embajada ni soy consultor de visas, mi artículo es una crítica al Consulado de México y una dura reflexión sobre las razones de cualquier visado.

He decidido no permitir más comentarios en esta entrada; los requisitos y las experiencias YA ESTÁN SEÑALADAS EN MI POST.
¡Saludos!

Creative Commons License
Blog de José Zavala is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.

Sígueme en Twitter: twitter.com/jzavalaz

Blog en defensa de la PUCP

Sigue leyendo

Orgulloso de mi país, no cabe duda (que es verdad que la costumbre)

Autoentrevista para sondear el grado de felicidad y satisfacción que siento por ser de mi país:

¿Qué es lo que más te gusta de México?

Chichen Itzá, nuestra maravilla del mundo, aunque realmente nunca he ido (pero eso es lo de menos).

¿Y Acapulco no te gusta?

¡Claro! ¡Hermosas playas contaminadas con disposición de drogas y sexo infantil (y de todo tipo además)!

¿Cómo ves el escenario político de tu país?

Muy bien, lleno de energía. Ningún partido o político se cansa de pelear por sus propios intereses.

¿Te gusta el tequila?

¡Por supuesto! ¡Es lo máximo! ¡El mejor licor del mundo! (Pero nunca lo bebo porque prefiero por mucho el ron, el whiskey y el vodka que son, por cierto, considerablemente más baratos)

¿Qué opinas de la lucha contra el narcotráfico?

Definitivamente la vamos ganando, no cabe duda. En un par de años todos los policías que tienen doble cargo (en el narco y en la institución policíaca) habrán muerto (pero todos los políticos del narco que están en los municipios, estados y hasta en el senado seguirán allí).

¿Cómo ves a México, de manera general, en el mundo?

Somos una potencia económica, la doce del mundo (y la novena que más contamina) gracias al petróleo y las remesas de los emigrados. ¡Eso me llena de orgullo!

En educación andamos también bien bien (sobre todo porque ni evaluaciones nos hacen).

En fútbol, ya aceptamos que the American Team nos ganará todos los partidos… pero tenemos a Guatemala, Jamaica y Belice para desquitarnos.

En seguridad, no veo tanto problema; si fuera empresario o alguien de una posición económica alta me preocuparía… sólo debo evitar estar en lugares equivocados en momentos inoportunos.

Nuestra música, por otra parte, es la mejor del mundo: Peter Infant (gauuu, no me canso de admirar a este genio del bel canto), Pauline Ruby, Tahalí… se escuchan en todo el mundo y son adorados… hasta en las películas de Indiana salen nuestras melodías (en mercados sudamericanos).

Y qué decir de nuestra cultura (o sea, aquello que la tele dicta); nuestras telenovelas son las mejores con sus dramas reales y verídicos que son la mera realidad, y el Chavalo del 8 es el mejor programa cómico del mundo (y llevó a la niñez latinoamericana a un éxtasy de felicidad total).

Muy bien, qué bonitas respuestas. Ahora, para terminar, dime, ¿te sientes orgulloso de ser mexicano?

Pero, ¡¡¡por Dios (y la Virgencita de Guadalupe)!!! ¿Y quién no?

Análisis de la entrevista:

Este tipo no sabe ni qué onda, pero en verdad es un nacionalista recalcitrante.


Imagen tomada de: http://marioblog26.files.wordpress.com/2007/07/mexico.jpg
Sigue leyendo

Angie Jibaja ahora es otra…

Y el oportunismo de los medios también es otro (mucho peor)

En el cómic del Dr. Misterio, él era un genio de la medicina pero alejado de un humanismo que lo llevara a caminos propios de la satisfacción personal y la paz espiritual. Un día tuvo un accidente y al quedar minusválido se dio cuenta que recibía lo que él había cosechado. Bueno, como en toda buena historia fantástica se fue al Tíbet y allá desarrolló una magia que lo devuelve a su mundo como un ser místico y perfecto.

Otro caso similar se da la última reaparición de Batman en su nuevo concepto, quien buscando el origen de sus miedos y odio recurre a lo mismo y logra superar e inclusive, aprovechar esa fobia a los murciélagos que tenía debido a un suceso traumático.

Es decir, existe en la literatura del cómic y en el cine cierto mito peculiar que marca que, para alcanzar un estadio de desarrollo cabal como persona y llegar a ser alguien de valor y respeto para todos, se debe realizar una búsqueda de uno mismo en una aventura exhaustiva y en otras tierras.

Pero en ejemplos más mundanos en el mundo real y tangible, éstos terminan ser opuestos. Es decir, nadie de esta realidad se va a un lugar mágico y vuelve hecho un nuevo ser. Al contrario, durante toda su vida llevan su carga de rencor y venganza y se encargan de hacerlo saber. Como ejemplo, alguien que tuvo una niñez difícil, buscará su camino en las cantinas que se encuentre y con un poco de suerte conocerá más y peores perdedores que él mismo y finalmente comprenderá.

Otros casos pueden ser el hijo abusado física y moralmente, que a lo largo de su vida buscará pelearse con todo mundo para cobrar venganza de aquello que no quiere olvidar… o la hija abandonada por su padre que en su búsqueda termina ejerciendo el oficio más antiguo.

Pero ahora descubro con gusto que hay nuevas e interesantes opciones en este mundo raro para alcanzar un grado superior en el ser. El caso de la Jibaja es fascinante.

Toda su triste trayectoria de escándalos y excesos cumple su ciclo con sólo unos meses en prisión. Listo. Mujer nueva. Angie Reloaded Revolutions.

Dentro del penal descubrió sus poderes fantásticos, tales como el que haya aprendido a leer y escribir, y ahora, gracias a un dios llamado Editorial Planeta ya tiene un medio para llevar su mensaje de paz y amor a gente cuyo nivel intelectual esté tan elevado como el de ella.

Tan asombrosa transformación merecía un anuncio de poder supremo, y en lugar de subir a los cielos limeños y dar unas vueltas volando ante las miradas sorprendidas de la población, mejor utilizó algo más efectivo aún; una entrevista televisiva, donde dejó claro que ella no era (ni nunca fue una mala persona). Todo eso que está en youtube es ahora mera ilusión.

Todo este alucín intelecto-mediático quizá se deba al seno de silicona de esta mujer plástica que al rompérsele cuando estuvo tras las rejas, liberó sustancias radiactivas que en lugar de darle visión de radar, poderes arácnidos mutantes y fantásticos le ofrecen en cambio la oportunidad de enriquecerse económicamente dando un mensaje mientras asegura que se ha alejado de las borracheras y demás actos tan propios y naturales de ese pequeño e inacabado ser que siempre ha sido ella.

Sigue leyendo

Leysi Suárez y el dilema de las fotos artísticas

Un breve análisis a lo que es una foto de arte utilizando dos portadas de discos como comparación.

No cualquiera sabe tomar una buena foto.

Menos gente aún puede discernir lo que puede ser arte.

Se complica más una idea de una “foto artística”, ¿qué tanto se considera el arte mismo de una foto contra el simbolismo que pueda representar?

Y este puede ser el punto crítico. Cuando se dizque realiza un experimento de luz y composición al que se pretenda llamar “foto artística”, se debieran considerar aspectos tan elementales como:

¿A quién va dirigido este supuesto arte?

¿Realmente qué podrá percibir el espectador?

¿Hay elementos interculturales que puedan ser siquiera malinterpretados?

Y sobre todo; ¿existen elementos religiosos o de nacionalismo fundamental que puedan generar olas en una plácida laguna?

En verdad no sé quién sea Leysi Suárez, al menos no lo sabía… ni quién sea su asesor de arte (si es que siquiera le pasa por la cabeza que pudiera pedir opinión a alguien que al menos haya terminado la secundaria) ni mucho menos quién sea el todavía más mediocre fotógrafo… pero al parecer forman parte de una “intelectual revista” que, al menos, nunca conoceré.

Portada de Grand Funk Railroad. Nacido para morir; los músicos descansan en féretros de suaves colores pastel (tranquilidad, madurez). Nótese que a pesar de la idea del funeral NO se incluyen símbolos religiosos provocadores, seguramente no quería molestar a uno solo de sus fans.

Portada de Bruce Springteen, Nacido en los Estados Unidos. Qué mejor ejemplo de cómo la sencillez y cierta banalidad puede ser artístico. El poto o trasero es del mismo Bruce (y esto no resulta ni siquiera inadecuado), cubierto claro está, con un clásico yankee pantalón Levi’s que es precisamente lo que da el faltante color azul de la composición de esta odiada bandera. Su t-shirt y su gorra le otorgan el carácter proletario que son los orígenes de este enorme músico y cantante de rock. No hace falta verle el rostro al Jefe; se sobrentiende que solamente puede ser él.

No entiendo el “arte” ni la intención de esta foto. ¿Realmente es lógico colocar una bandera en esa parte? El caballo es un símbolo de fuerza, una imagen fálica subconsciente… ella allí desnuda, logra dar la imagen de prostituta que creo era su idea pero al fin y al cabo ni necesita de esos elementos para lograrlo…entonces, ¿y la bandera? ¿Qué representaría la bandera allí? ¡Ah qué dijo! El mes patrio, pues la ponemos. Ahora, ha logrado lo que deseaba, que sus fotos sean conocidas internacionalmente y hasta yo le dedique mi blog… Y eso es algo de mucho prestigio. Sigue leyendo

Queirolo, la bodega de vinos: Lima, la turística

Hace muchos años, mientras veía Sin compasión (Lombardi, 1994) con Diego Berti, vi una locación en la película que me llamó mucho la atención.

Era ni más ni menos una bodega antigua, ubicada en alguna sucia calle de una Lima que yo todavía no conocía. El local, grande, espacioso pero decadente sin lugar a dudas. Sus clientes, bohemios, ilusos, sin futuro… y precisamente allí los protagonistas decidían su futuro (de la adaptación de un drama ruso dostoyevskiano ambientado en un sórdido y gris invierno limeño).

Bodega Queirolo. Imagen de José Zavala

Meses después ya en Lima, perdido en el Centro de Lima llegué a una esquina y sorprendido me dije “He aquí el lugar”.

La verdad, nunca supe si era o no era el susodicho escenario; pero su sabor antiguo, lejano pero vigente y sobre todo bohemio me encantó.

Y no me refiero al Queirolo Fashion Cool Pituco y falso de Pueblo Libre (y no niego que también frecuentaba ese otro lugar, pero con gente que se creía mucho más de lo poquito que me parecían –e incluyo al Dr. Campana y al Mg. Obando en este cuestionable grupo-).

Bodega Queirolo. Imagen de José Zavala

Así pues, El Queirolo es el de Centro Lima en la esquina de Quilca y Camaná; a una cuadra de la Plaza San Martín y a otra enorme cuadra de la Plaza Francia.

Para beber, beber y hablar hablar y seguir bebiendo…. That’s the place! (Y aquí no entran turistas ni Doctores ni falsos pretendientes; su imagen tenebrosa basta para alejar a los débiles de espíritu y corazón)

Pisco Sour en la Bodega Queirolo. Imagen de José Zavala

Sigue leyendo

Por eso insisto, que el Chavo del 8 es peruano…

El país donde este personaje sigue causando furor (porque se adelantó a su época o el tiempo aquí quiso detenerse).

Tuve la extraña fatalidad de compartir el mismo vuelo con tan exquisitos personajes (Ches y su esposa Flor), si bien, me pude dar cuenta cuando la mujer de Torreón, Coahuila con la que compartí charla me lo dijo, ya que yo apenas percibí cierto revuelo de algunas personas que sacaron sus cámaras en la magnifica y nuevecita Terminal Dos del Aeropuerto Benito Juárez de la ciudad de México.

Fue curioso, además, que en los diarios que el avión ofrecía venían las supuestas declaraciones del otro afamado y popular personaje Quico (o Kiko, por querellas de derechos de autor), donde se decía que este icono de la cultura inculta había actuado para los narcos en cierto momento histórico.

Llegando a Lima y justo cuando salgo a la sala de recepción de equipajes, una chica que rentaba celulares me preguntó ansiosa si el Gran Personaje había llegado en el mismo vuelo de este Pequeño Personaje que suelo ser yo mismo.

De inmediato Ches tuvo su entrevista ante los medios y demás parafernalias… porque al parecer todo Perú y Lima los estaban esperando.

Al siguiente día, su foto en algunos diarios (sobre todo los imprescindibles chicha… pero no la foto del anciano en que ahora se ha convertido, sino la foto del cuarentón que se ponía su cholochullo, sus pantalones cortos y su polo raído). Tremendo look haraposo y estrecho que encuentro tan común por estos lares.

Y en los días posteriores más y más fotos del mismo personaje del vecindario, pero no de Roberto Gómez. Que si no contaban con su astucia y bla bla bla, porque resulta que el odio y envidia que le tiene Villagrán es por líos de amores, donde el Chavito salió ganando (hipótesis demasiado criolla para mi gusto).

Y lo llevaron al Congreso del Perú (no supe si al Chavo o a Roberto), y fue nombrado ciudadano ilustre (pero no ilustrado) de Lima; y le hicieron tributos en la televisión donde cantidad de actores disfrazados como todos los personajes salidos de la brillantísima e ingeniosa mente del genio en cuestión cantaban y bailaban ante el evidente y esperado asombro de esta pareja romeojulietezca… que, con la voz llorosa el Gran Ches dijo que “ni en México lo trataban así”.

Y qué decir que en las tiras políticas de los diarios peruanos usan a los “actuales” (porque acá lo son) personajes del Chavo con mucha recurrencia (por ejemplo, el señor Barriga + el profesor Jirafales = Alan García donde por lo grasoso y alto puede ser mas no puedo asegurar si por la psiqué de los mismos), y por su parte, el Gran Ches dijo que el pisco era peruano y que desde hace 40 años lo conocía)… Hay de dar lo que la gente quiere recibir, ¡así es!

(Y alguna vez declaró que su gran libro autobiográfico “Sin querer queriendo“, en Colombia tuvo una acogida como si se tratara de una novela del Gabo… y no voy a burlarme de esa expresión, sólo pienso que yo he leído tanto y tanto a Gabo (y mis amigos y hasta mis alumnos)… pero el Chavo ya tuvo su breve espacio en mi tan remotísima infancia.

Por algo será, y por eso digo: que el Chavo del 8 es peruano… y ojalá que José Arcadio Buendía y Úrsula fueran de México. Pero para mi desgracia no es así.
Sigue leyendo

Lima, un raro día de invierno

Me encuentro en Lima nuevamente… después de meses.

A pesar de haber vivido aquí (y haber tenido un par de maravillosos años), ya me percibo estrés por shock cultural.

La ciudad está hecha un caos por las construcciones a lo largo y ancho; el tráfico es insoportable. La gente de esta capital (en su mayoría) tan acostumbrada a mentir… pero mi gran sorpresa, el clima invernal que azota a la ciudad.

Y yo que vine deseando sentir el frío húmedo de esta ciudad en esta época.

Las siguientes son imágenes tomadas el 6 de julio de 2008:

Imagen de José Zavala
Vista desde el Complejo Turístico Cerro de San Cristóbal.

Imagen de José Zavala
Una vista en la calle de Lima: el Jirón de la Unión.

Imagen de José Zavala
Iglesia de la Virgen de la Merced en Centro Lima.

Imagen de José Zavala
Otra fachada en el Jirón de la Unión.

Imagen de José Zavala
La magnífica arquitectura de la Plaza San Martín Sigue leyendo

¡¡El llamado de las Tortillas!! (or The Call of Tenochtitlan)

Mi estilo es anecdótico por fortuna; siempre tengo alguna vivencia qué contar… Una vez me preguntaron que “¿cómo se hacían las tortillas?” y no supe responder. Quien me preguntó hasta intentó burlarse de mi ignorancia cuisinera (del francés cuisine) pero yo le dije lo siguiente:

Las tortillas ya vienen hechas, vienen al “mundo comible” ya redondas, doradas y calientitas. Uno no tiene que hacerlas; eso es asunto de personas destinadas a ello (No para cualquiera).

Aunque no salen de la tierra, de la planta del maíz (que ahora es Corn Made in the USA) sino de una masa sagrada llamada Nixtamal, en honor al Dios Nixta del Mal, que era la deidad de los Tacos el Olimpo Náhuatl (y algún perdido dirá que es el Cerro del Tepeyac). Esta masa sólo se concibe en El Molino, un santuario sagrado aunque de menor rango que Los Pinos (que es la antesala del averno).

Las tortillas necesitan del Chile (no de Chile, tranquilizaos que este país no tiene nada que ver… de hecho es meramente un asunto Interno Mexicano –porque va directo a la panza-) para satisfacer y gustar; el taco más taco está hecho de una tortilla con un chile… y nada más (recordé una canción de Luis Eduardo Aute) “y apenas nada más”.

Y un taco es solamente algo que se come. Sin más, no hay que ahondar en ello; aunque haya quien piense que inventa tacos de mil cosas (porque todo lo que quepa dentro de la tortilla tiene derecho a existir en el paladar mexicano). El taco no se inventa; algunos lo que hacen es nombrarlo (y si te mueves con la teoría que las cosas existen por el hecho de nombrarlas pues estás en conflicto).

El taco que se hace con tortillas sólo puede existir en México. Un taco hecho en otro país es simplemente comida (y tiene un precio exponencialmente más alto –y que sólo los necios pagarán-)… y aunque te lleves las tortillas de Tijuana cuando te pases de ilegal a San Diego: ¡¡Ya no será taco!!

Y finalmente, un taco no es la comida más sabrosa del mundo –ya hay muchos países que se jactan de semejante barbaridad-, un taco es algo mexicano y para mexicanos y no se lo deseamos a nadie…

En el siguiente lay out se observa un acto de magia pre-sagiosa:

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala

Imagen de José Zavala Sigue leyendo