Yo, el amargado (¡O la venganza del Chavo del 8!)

[Visto: 2785 veces]

He blasfemado.

Me siento culpable.

Acepto todas las críticas que me hacen: porque soy un amargado.

Soy un amargado por ser mexicano, y por no gustarme más el Chavo del 8.

Soy un completo amargado por haber cuestionado un programa anciano de la televisión mexicana de tanta calidad no cabe duda, producto inevitable de Televisa (la gran creadora de la cultura televisada de México para el resto del Tercer Mundo). Un programa que en ciertos países se le rinde una adoración de culto, porque el programa es realmente bueno… eso dicen.

O porque dichos países padecen intensamente las patologías sociales que el programa manifiesta de manera tácita, adelantándose proféticamente a este tiempo.

En Perú y Venezuela primeramente, dicen que en Costa Rica y hasta en Chile. ¿El Chavo tendrá el mismo impacto en Argentina y Uruguay (donde los niveles de cultura son evidentemente mucho más altos)? No lo sé, cuando anduve por allá ni siquiera salió tan culto tema a relucir.

Aunque para mí la manera como me critican por mi artículo no me parece de gente culta. ¿Por qué digo esto?

Mis artículo critica la pasión peruana por este programa, y las mediocridades mexicanas tan famosas fuera de. Y me parece asombroso que estos productos “culturales” sigan con tanta vigencia. Por ejemplo hablando del Chavo, ¿qué tiene de maravilloso ver a esas personas disfuncionales convivir en un espacio miserable sus lastimosas vidas? ¿Dónde está el gusto en ello?

Pero sobre todo en mi artículo yo expongo las razones por las cuáles no me parecen esos personajes. Fundamento mis ideas. Es decir, lo que ofrezco son mis razonamientos… y para colmo hasta imágenes tomadas por mí mismo aporto. Pero a cambio recibo ataques ad homine, comentarios en contra de mi persona (no de mis ideas porque ellas se defienden por sí solas); me definen, me encasillan con la etiqueta de “amargado” y eso me hace sentir muy mal. Hasta deseo llorar cada vez que me dicen eso…

Yo, el tonero; con mi artículo de Lima, la tonera con más de mil lecturas.
Yo, el turístico; con imágenes de tantas partes promoviendo o criticando lugares de varios países y cientos de visitas a mis aportes.
Yo, el cumbiero; con un ensayo pro-cumbia como pocos.
Yo, que hasta me juvenizo escuchando a Tokio Hotel y los alabo.
Yo, el amargado; el que no soporta al Chavo del 8pero sí al Chapulín Colorado.

Y me lo dice alguna madre soltera que es feliz (y por eso me lo tiene que decir, porque sabe que eso es complejo).
Y me lo dice un tipo que ni a la universidad fue (y por eso le encanta el chavo).
Y me lo dice un cachuelero, un desempleado, un fracasado, un malviviente, y hasta una mujer violenta y corriente.

Pero a mis ideas no las tocan; a ellas las respetan (y eso no me hace sentir mal seguramente). Nadie ha refutado las características que observo en cada uno de ellos, en el contexto ni siquiera en la imagen futurista de la Gran Iglesia (y el día del juicio está cercano).

Porque la televisión se hizo para verla; no para pensarla y criticarla. La televisión (y ahora lo comprendo) se hizo para hacer sentir bien a los desempleados, las madres solteras, los fracasados, los huérfanos, los que no estudiaron y que no se aceptan como tales. Porque alguien que se acepta como es (y tiene algo de criterio) acepta también el debate de ideas (o quizá ni se comprometa siquiera en alguna discusión). Quien no se acepta como tal, atacará a alguien sin tener fundamentos coherentes.

Y como antes lo dije, yo vi al Chavo cuando tenía siete años quizá; y para mi criterio de ese tiempo me era divertido… pero la última vez que vi que Don Ramón confundió un martillo con un ramo de rosas para clavar algo mi Yo Amargado pegó un grito diciendo “ayyy Dios mío, ¡qué estupidez! ¿cómo puede haber que se maraville con ese absurdo?”.

Es hora que acepte que hay miles de personas en Venezuela y Perú que esa tontería les da un segundo de alegría, y qué bueno. Quizá no tienen libros que leer, o amigos que visitar para tener alguna socialización, o no pueden ir a Miraflores a beber un buen café, mucho menos viajar… Pero ellos no son amargados; y Yo Sí.

¿Y qué decir de mi artículo “¿Y por qué no el Chapulín Colorado?” donde defiendo los valores de ese programa? Y es que a pesar de ser programas concebidos por el mismo Gómez Bolaños y actuados por las mismas personas, los valores y simbolismos en cuestión con claramente otros. Otros donde en mi amargada opinión son rescatables.

Ese ni lo leyeron, ¿para qué? Si el Chavo lo es todo es porque sigue representando las vidas miserables (pero no amargadas como la mía) a pesar de los eones transcurridos.

Pero bueno, mi amargura quiero que siga, soy necio y las enseñanzas de Televisa me han llegado a tocar también; si mi artículo amargado me ha otorgado más de mil lecturas y una cantidad de comentarios algunos acedos porque me apoyan y otros más bien “críticos y fundamentados” de gente completa y satisfecha que ataca mi persona no tengo porqué quitarlo siquiera.

Puntuación: 3.50 / Votos: 6

10 pensamientos en “Yo, el amargado (¡O la venganza del Chavo del 8!)

  1. Juan García Tapia

    Bueno , en primer lugar, no te enojes.
    Enseguida, tienes completamente la razón, pero, ¿a quién le gusta que le digan y le comprueben que es un idiota?
    Bienvenido al incomprendido mundo de la crítica, en donde no importa tener razón, sino pelearse por imponer la sinrazón.
    Pepe, francamente, me extraña.
    ¿Para qué quieres cantidad de visitas en tu blog si no tienes calidad?
    Por supuesto que una crítica al Chavo del Ocho no es apta para quien no conoce ni ha visto cosa mejorcita en su vida.
    Por favor.
    Y mira la casualidad: yo escribí hace poco algo sobre televisa. Tal vez lo puedas ver:
    http://garciatapia.blogspot

    Responder
  2. José Zavala

    Jajajaja, gracias, Juan

    pero que me digan lo que gusten, de amargado no tengo ni una pisca…

    y sí, leí tu artículo inclusive antes de escribir éste (y el link que ofreces de la carta a Televisa).

    Un abrazo

    Responder
  3. Fernando Erre

    Hola José!

    Recién voy entrando por aqui, a los tiempos.

    No te conozco mucho, así que respecto a tu estado anímico usual no puedo opinar mucho.

    Pero eso sí, te recomendaría que releas los comentarios de las personas que anteriormente criticaron tu artículo sobre el Chavo. Las patologías que tu mencionan, para mi vida, también feliz como la de la señora del comentario, no funcionan. Viví en un hogar súper libre sin problemas ni acortamientos de ideas, pero aún así me crié viendo al Chavo, no soy hijo de madre soltera ni tampoco conozco a alguna vieja problemática en el barrio, mi tía se casó con un mexicano que era igualito a Don Ramón jajaja.

    Debes entender, que los problemas no se pueden asignar según espacios territoriales (como el hecho de mencionar Venezuela, Perú). Los males latinoamericanos, son males latinoamericanos y punto, en todos lados se sufren las mismas características, la mediocridad, la viveza, muchos peruanos caen en el error de creer que sólo en Perú sucede eso.

    También debes entender, que la cultura no se mide por el número de intlectuales o gente con algún tema de conversación que se tiene en algún país. Argentina y Chile, en especial Chile, son países que me sorprenden por su capacidad de crecimiento y organización económica, social, política, etc. PERO SIN EMBARGO SON FAMOSOS EN TODO SUDAMÉRICA POR SU NIVEL DE XENOFOBIA SUDAMERICANA. tengo amigos de ambos países, que son chéveres, gente súper buena honda, y claro, no se generaliza, pero son por lo general las cosas que más se dan a notar en el comportamiento promedio de gente, no sé si de las capitales (porque los que conozco no son de Santiago ni Buenos Aires) o de los países en general.

    Lee un par de veces más tu artículo sobre el Chavo del 8, y piensa ¿es tan lógico el fundamento que expongo?, francamente para mi no es válido, me cae muy bien tu blog, me encanta entrar de vez en cuando y opinar, pero hay veces en que no me gustan tus frases cortantes hacía mi país, que aunque muchas veces son verdades que duelen, otras veces son innecesarias de mencionar.

    Cuidate, se me va el tiempo en este ciber, luego comento lo demás.

    Post-Data:
    Para cultura, que se expresa en todos los campos y que siempre lleva buenas relaciones latinas, me quedo con Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela. Me da gusto el haber compartido desde muy pequeño la cultura de tantas personas de éstos países.

    Responder
  4. José Zavala

    Hola, Fernando

    Gracias por participar y como siempre, tus comentarios son bien recibidos y autorizados en mi blog..

    Un abrazo

    Responder
  5. Amazilia

    Ja,ja,ja, me he vacilado de lo lindo con tu articulo sobre el Chavo, y con los comentarios… realmente la gente no les gusta que les digan sus verdades…Si a Bolaños lo recibieron como presidente de Estado el año pasado!! bien merecido por otro lado pues tiene mucha creatividad que Televisa congelo dandole tanto lugar al Chavo en desmedro de sus otras producciones. Ademas el mismo ha dicho que no es programa para niños y que lo encasillaron en ese personaje por mucho tiempo.
    Voy ha mandarle el post a mi papi que nos prohibio ver el Chavo de niños, tu le estarias dando la razon, lo vi ya mas joven y la verdad no me gusto mucho, prefiero mil veces Chespirito y el Chapulin Colorado, viste el programa de Cristoban Colon?
    En el mismo tono de mithbuster, hazte un post sobre el machismo peruano y mexicano. Conversaba con un amigo y me decia las peruanos no son machistas como los mexicanos…ja,ja,ja yo me mate de risa.
    Un abrazo

    Responder
  6. Saúl Muñoz

    Excelente tema Zavala Zavala José; soy mexicano, soy ingeniero industrial egresado de UPIICSA-IPN (no hay como la UNAM, aclaro) y tengo 4 opiniones.

    1.- "La belleza tiene formas múltiples en este planeta" (por Perica Chaflones en tu blog El chavo del 8 es peruano). Estoy totalmente sorprendido de que las personas realmente sientan y describan como belleza a una estupidez de programa y es que simplemente es una visión de lo mal que estamos mundialmente (me refiero a sus 80 idiomas y 160 países) ¿Cómo es posible que esto pueda suceder? Y aparte se ofendan de una triste realidad que inconcientemente les afecta.

    2.- A esa gente que dice "tengo mi casa, tengo estudios, vivo sola, y no soy madre soltera", yo les pregunto ¿eso qué? Puede tener 1000 casas, 1000 carreras, vivir de la mejor manera posible económicamente, y eso no le garantiza que no sea ignorante, la educación tiene mucho que ver con la familia, religión y el p*** estado NO LAICO que tiene mucho que ver con la programación impuesta por TELEVISA y demás televisoras.

    3.-José Zavala, no entiendo porqué das respuesta a gente que no merece tu tiempo (si es que yo soy una de esas personas, no me ofenderé si no me contestas, ya que yo no pierdo tiempo con gente más ignorante que yo). Como consejo, ya no pierdas tu tiempo y sigue publicando temas tan buenos como éste.

    4.- La tele hace daño, dejen de ver tonterías, que por su culpa nos afecta a todos. Sólo hay un canal de TV abierta educativa (canal 22, NI UNO MÁS).

    Anécdota:

    Hay veces que con mi pareja platico sobre religión, política y éstas mismas tonterías y siempre sale enojada la susodicha, pero ¿sabes qué? No me importa.

    P. D.

    No a televisa, No al teletonto, No a la religión y No a FECAL (quesque presidente de mi ignorante México) NO PORQUE HACEN DAÑO…

    Saludos desde la colonia Morelos, México D. F. (no me odien por ser orgullosamente chilango).

    Responder
  7. jzavalaz Autor

    Hola, Saúl

    Esta réplica la hice en su momento por los "miles de ataques" de uno de mis artículos más polémicos (y ácidos) pero al cual le debo mucha de mi fama, jajaja. (Ya le deshabilité los comentarios a este artículo)

    Agradezco tus palabras.

    Responder
  8. Luis Enrique

    De casualidad he encontrado tu escrito y me han gustado las inocentes aunque acertadas relaciones seudo sociológicas ("seudo", porque hay mucho subjetivismo, impresionismo y a veces te dejas llevar por la emoción). Tales relaciones se pueden aplicar con facilidad a éxitos tan escalofriantes como Magaly TV, los Talk Show, las miniseries tipo Chacalón, Néctar, Dina Páucar y el reciente Así es la vida, por parte de Perú, y Adal Ramones, Thalía, Cantinflas y Chespirito, por parte de México.
    DOS DATOS que podrías tener en cuenta: 1) la catarsis de ver reflejadas nuestras miserias en otros y 2) las relaciones México-Perú, que van desde el nivel lingüístico hasta el extraño gusto por la música y las telenovelas (¿será que ambos países son gemelos?).
    P.D. Soy más hincha del Chavo que del Chapulín.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *