Archivo por meses: Diciembre 2007

Observatorio de Chanquillo y Fortaleza de Sechín

(Perú Turístico: Casma Vol. 3)

Tuve la oportunidad de conocer dos sitios considerados como turísticos en la ciudad de Casma en Áncash.

Mi opinión sobre los mismos es algo peculiar, pero aprovecho el espacio de mi blog para comentar ciertos detalles que me parecieron especiales.

La fortaleza de Sechín

Continuando el camino hacia el norte llegará a Casma, localidad pequeña y apacible ubicada a la altura del km 375 de la Panamericana Norte que, durante la colonia, constituyó un importante puerto que fue saqueado por piratas en diversas oportunidades a principios del siglo XVII y quedó prácticamente destruido con el terremoto de 1970. El lugar constituye el punto de partida hacia Sechín, un gran complejo arquitectónico de carácter ceremonial de 3.500 años de antigüedad, perteneciente al señorío Chimú y el más famoso entre las antiguas culturas del valle de Casma. Podrá pasar el día en la zona y visitar el Museo Max Uhle y el Monumento Viviente para empaparse de la historia de la región. Otro importante complejo arquitectónico preinca en la zona es Chanquillo, ubicado en el km 360.”

Tomado de: Circuitos Turísiticos
http://www.peru.info/s_ftocircuitos.asp?ids=1972&ic=1&pdr=992&jrq=11.3.1.5

La fortaleza es curiosa; la fortaleza de Sechín y su recuperación está en pañales; son apenas unos muros levantados en un terreno tremendamente rocoso que requiere mucha inversión y mucho trabajo.

Cabeza sangrante: Imagen de José Zavala

Cabeza sangrante: Imagen de José Zavala

La población valora mucho estos muros debido a que, según interpretaciones, representan los crueles y cruentos sacrificios humanos hechos por los chimúes hace miles de años (¡Hey, Sr. Gibson! Acá hay motivos para un Apocalypto II: More and more blood).

Área de descanso y sombra: Por José Zavala

Área de descanso y sombra: Por José Zavala

Así pues, este lugar consta de un muy pequeño museo que requiere de más elementos audiovisuales para hacerlo atractivo (claro que eso representa inversión) y, viendo las condiciones físicas de la zona de los muros, se me antoja demasiado complicado rescatar más y más vestigios de allí.

Vista interna al museo en la zona de Sechín. Por José Zavala
Vista interna al museo en la zona de Sechín. Por José Zavala

Mi pregunta crítica al guía consistió básicamente en querer saber donde estaban los cuerpos de tanto sacrificado (a quienes les quitaban ojos, cuero cabelludo, orejas y los cortaban a la mitad según los petroglifos); al parecer aún no se hayan sus tumbas.

Pared principal de la Fortaleza de Sechín. Por José Zavala

Pared principal de la Fortaleza de Sechín. Por José Zavala

Pasaje entre las paredes rescatadas de la fortaleza. Por José Zavala
Pasaje entre las paredes rescatadas de la fortaleza. Por José Zavala

El observatorio de Chanquillo

En ningún momento me sentí decepcionado de ir a visitar este lugar. Pero un guía un par de días antes me había mostrado una increíble foto aérea donde se veía este lugar completo.

Si este observatorio siguiera en pie, sería sin ligar a dudas (junto con Machu Picchu y las líneas de Nasca) uno de los atractivos más impactantes del Perú… pero, el villano de esta historia (como arriba señalado) fue el terremoto de 1970 que al parecer arrasó no solamente con enormes zonas arqueológicas de esta zona, sino con poblaciones enteras en este país.

Pasajes entre las ruinas del observatorio. Por José Zavala

Pasajes entre las ruinas del observatorio. Por José Zavala

Así que me tocó visitar un gigantesco montículo de rocas que alguna fueron (según dicen que dijo la revista Science) “el observatorio solar más antiguo de toda América”.

Bueno, todo este sitio se encuentra en una zona desértica donde en las mañanas el sol (al menos en esta época) da con fuerza (lo que generó colores muy duros en mis fotografías). Según el guía, apenas entrada la tarde el viento sopla con extrema dureza y complica mucho la movilidad en la zona.

Un tip, al menos así fue conmigo; visitar ambos sitios en mototaxi y con el guía tiene un costo de S/. 70.00 ($ 23 USD) y toma entre 4 y 5 horas hacerlo.

Vista al observatorio. Imagen por José Zavala
Vista al observatorio. Por José Zavala

Par más imágenes de Chanquillo:

http://www.perutoptours.com/index02anchanquillo.html

Y más información:

http://casma.iespana.es/otros.html


Sigue leyendo

Perú turístico: Casma Vol.1

Casma, Departamento de Áncash se ubica a 5 horas al norte de Lima por la Panamericana.

A mera manera de pictorial. Fotografías tomadas entre el 23 y 25 de diciembre de 2007.

Playa. Imagen por José Zavala

Playa junto al muelle. Mañana fría y gris. Mil aves descansando, quizá posando para mis fotos.

Pared gastada. Imagen por José Zavala

Pared… o lo que queda de ella. Motivo ideal para lo gris del día.

Pelícanos. Imagen por José Zavala

Enormes pelícanos en espera de los pescadores y los despercidicios que se generan a partir de su actividad.

Playa. Por José Zavala

Ciertos elementos de una playa de pescadores que no conozco. Deben tener una función.

Vista desde el mirador. Imagen por José Zavala

Desde lo alto del mirador así luce la playa.

Desde el mirador. Imagen de José Zavala

Si alguien desea saber más de Casma, le sugiero busque en internet algunos sitios.

Pendiente de mi parte una entrada sobre las zonas arqueológicas que visité…
Sigue leyendo

La Cultura Bamba en el Perú

Es sorprendente la cantidad de puestos callejeros con productos bamba que se pueden encontrar en el Perú. Si bien, los libros mas bien se concentran en las principales pocas ciudades, la música y las películas abundan por doquier en todo el territorio.

Algunos de estos puestos no son tan “callejeros”. Tienen su propio local con instalaciones adecuadas para asegurar la venta del producto, como el caso de los cd’s y dvd’s. Los libros, a su vez, vienen protegidos con una bolsa de plástico. Precisamente sobre estos dos productos me referiré en esta entrada de mi blog.

La piratería del libro se me hace curiosa. Nunca la habìa visto con la fuerza que acá se da. Cada simple esquina parece tener el potencial de ser un lugar con conocimiento accesible para todos… o con basura impresa. Es decir, en el mismo sitio conviven aberraciones tales como (y con esto generaré pasiones “foux”, pero al fin y al cabo es mi blog) el -por desgracia- mexicano Carlos Cuauhtémoc y sus engendros “psico-religiosos-literarios”, Coehlo y su literatura genérica (para lectores menores) y los diferentes puntos de vista del gran Che (más pop que Warhol) junto a pensadores como Senge y Drucker, escritores como Rocangliolo y Andahzi, así como “neo periodistas” como Morote y Jara. Lo que gustes por un rango entre 10 y 20 nuevos soles.

Hasta “Sin querer queriendo”, memorias de uno de los indiscutibles ídolos peruanos se encuentra como bestseller (lástima que el Infante no haya escrito sus memorias).

Pero por otra parte, libros de ensayos de académicos de las grandes universidades peruanas no son comercialmente bamba; así que sólo queda ir a las ferias o a las librerías de las mismas casas de estudios. O sea que la fuerza oscura que decide qué libro es o no pirateado está basada en el potencial de venta (¡qué raro!). Una vez fui a los corredores de venta de libros en Quilca y Amazonas con una lista de diez títulos y, para suerte de la industria editorial peruana: Sólo encontré dos.

Pero en cine tengo mucha mejor suerte. Al tener una extraña debilidad por el cine chino, coreano, tailandés, japonés, colombiano y mexicano; cada vez que me detengo en un puesto grande termino comprando un par de películas que cuestan entre 2 y 3 soles ($ 1 USD = S/. 3.00) cada una. Esto me hace recordar que hace dos años, yo era cliente estrella del Blockbuster de la ciudad mexicana donde vivía, pagando $2.5 USD de renta por cada una. Cabe señalar que en Perú esta cadena tiene más de un año que se fue a la quiebra… como en México quebró Columbia House que vendía cd’s originales inclusive a precio de $4 USD por artículo (y que gracias a esta compañía que en paz descanse pude acrecentar mi acervo de música notoriamente).

Inventario. Por José Zavala
Inventario. Imagen de José Zavala

Bueno, como mencionaba de los visuales bamba conseguibles en este país; aparte de la gran oferta internacional donde afortunadamente lo gringo norteamericano no es lo hegemónico, se puede conseguir todo Bollywood (cine hindú, el cual yo no puedo comprender aún), cine ruso y demás alternativas europeas, así como todas las videografìas de las estrellas del folcor peruano y documentales de este país con su compleja geografìa y biodiversidad.

Pero el asunto de esta entrada no es la descripción de la gran oferta cinematográfica, sino cuestionar el arraigo de lo Bamba en el Perú.

Una aristotélica explicación tendría que ver con la “debilidad” adquisitiva del peruano común. Ante la precariedad económica, la empresas de piratería se encargaron de masificar al extremo esto para ofrecer un producto por demás democrático. Pero se llegó a este “estado de bienestar” sin un estadío que permita valorar el producto propiamente. Es decir, por su precio bajo todo mundo compra sin una concepción crítica. Como te dice la vendedora o el vendedor de las pelìculas, “ésta es muy buena”. Cualquier bobería es muy buena y cualquier cliente se la cree. Y el vendedor sólo tiene que preguntarte que género ves: drama, comedia o accón. ¡Allí está! El octavo arte definido en tres simples géneros.

No saben que el nuevo cine lleva multi etiquetas para clasificarlo propiamente; o sea, una película puede estar dentro de varios géneros sin que uno domine… por dar un ejemplo; La Hermandad del Lobo, película francesa donde aparece el mismo Mark Dacascos en una fantasía de drama, terror, suspenso, intriga, artes marciales y criaturas supervisadas por los estudios Henson en una película ambientada en el siglo XVIII y basada ligeramente en eventos verdaderos…. ¡no puede caber en tres géneros!, aunque los revuelvas.

Entonces, esta oportunidad de adquisición genera una ausencia de aprecio de los bienes adquiridos que se usan y se botan sin pasar por una valoración crítica que permita archivarlos con gusto y, a partir de ello, comenzar un antes y un después en los campos culturales en cuestión.

Pero esta ausencia de aprecio se proyecta inconcientemente a la negación del autor en cuestión en cuanto a derechos y oportunidad de reconocimiento.

El Perú no tiene cine de consumo comercial internacional. Sus películas galardonadas se dan a conocer en festivales y no distribuidas por algún sello o grupo empresarial que quiera lucrar con ello. Lombardi, al que considero el más comercial en el buen sentido de la palabra es desconocido en México por ejemplo, a pesar que en Blockbuster hay quizá un par de sus obras (Pantaleón y las visitadoras y Sin compasión).

Pero en la música ocurre la ausencia mayor. Tanta música que genera este país no puede quedarse en el consumo endógeno.

Está bien, reconozco, la venta de cd´s no enriquece al grupo en absoluto. Ellos ganan interpretando en vivo. Acá el grupo o cantante de moda de inmediato se presenta en diferentes locales de Lima y de provincia, hasta en recónditos sitios. Ganancia pura para su esfuerzo.

Pero el cd fortalece a una empresa que se encarga de publicitar, de generar videos de producción (no nomás un cholito y una cholita pegando brincos en una impresionante cañada andina; o un grupo tocando en un oscuro y sucio salón lleno de borrachos) y de promover su transmisión en los mass media.

La empresa se lleva todo, pero la empresa se ve obligada a seguir produciendo más y mejor el producto del grupo. Un cd original tiene su folleto, sus fotos, su club de fans instaurado. Un video producido lleva un guión, una historia a tratar bajo un concepto visual con colores y texturas, con moda determinada para identificar al grupo, para crear una necesidad con un sector y fidelizarlo.

A mí me gustaría ver al Grupo 5 tocar en Ciudad de Panamá, Bogotá y Monterrey. Verlos anunciados bajo una campaña mediática rimbombante que diga “Desde la tierra de los incas y los shipibos, con la fuerza del Amazonas y la frescura de las nieves del Huascarán… ” ridìculo quizá pero justificable. Pero si esto no se da nunca, los genios y productos peruanos estarán bajo la maldición bamba de quedarse aquí para siempre…

Y eso se refuerza cada vez que compramos un cd de 2.5 soles en la esquina.

Sigue leyendo

Una Navidad Indecente

Tenía días sin ver a un vecino mío que vive justo al lado de mi casa. Finalmente lo encontré una tarde cuando salía por algo al mercado. Me contó que trabajaba todo el día y gran parte de la noche con objeto de poder tener una Navidad decente; o sea, poder cenar cuando menos.

Dentro de su breve esperanza, me llamó la atención que no mencionara siquiera la posibilidad de comprar regalos para su familia. Su sentido pragmático no comulgaba con el atroz capitalismo consumismo que invade estas fechas, que aunque digan que la Navidad es motivo de reunión, de paz y armonía y no es verdad. La Navidad es la fecha que mueve el motor económico de medio orbe así como el momento donde bajo pretexto de una celebración -que pierde significado día con día-, se come y se bebe en exceso; con consecuencias de desfalco económico y tragedias por imprudencia.

Abandoné Lima porque no soportaba el tráfico “de las compras” de último momento (o sea, de conseguir el dinero ya sea cobrado o prestado faltando dos días), las multitudes y la bulla. Creo que me quedé con un concepto clásico y equivocado del título de un libro mexicano llamado “Navidad en las montañas” y que nunca leí (las montañas mexicanas no aspiran en lo más mínimo a la majestuosidad andina). Vivir cerca de un mercado no es tolerable en estas fechas (¿”religiosas”?). Sin embargo, en provincia las cosas no están tan poco muy agradables.

O la realidad peruana es exageradamente cruel o los mass media padecen paranoia extrema. Pero mis destinos originales de viaje (Chimbote y Trujillo) parecen ser precisamente los menos adecuados para ir en estas fechas. Soy residente en este país, conozco lo suficiente como para tener seguridad (ya fui asaltado cuando menos un par de veces); pero sigo teniendo muchos dejos (vestimenta, fisonomía, modo de hablar, estilo de negociar, entre otros) que me delatan un origen advenedizo que no me permite moverme con la discreción del autóctono.

“Tengan cuidado”, “Hay secuestros al paso” y “Bandas de choros” son una letanía excesiva y desmotivadora de los periódicos y los telediarios. Además, se le aúna la pesadilla peruana que nadie entiende porqué se da: las tragedias dantescas de las carreteras (esta mañana otro bus despedazado en otro choque y su número de decesos).

Regreso al pensamiento original de mi vecino; “una Navidad decente”, y creo que ésta no depende de una cena familiar. Todo el contexto nacional merece ser revisado y a partir de ello proponer tantos cambios para llegar a esta utopía. Y esto no necesariamente sólo en el Perú, pero al menos pienso que este país debe considerar seriamente su derrotero social y económico.

Mientras estoy atascado en Casma sin decidir qué hacer (los costos de los buses se han elevado como si fueran Greyhound norteamericanos, y un “guía turístico” que se jacta de tener amigos en todo el mundo -mismo floro misio- quiso cobrarme como si fuera de Alemania o Canadá por llevarme al observatorio solar de Chanquillo), la verdad extraño Lima -la caótica, la tonera, la ardiente, la ochentera, la turística- porque al menos allá tengo mi sitio propio que no duplica su precio por el oportunismo ¿”religioso”?.

Quizás en Lima mi inefable presencia pueda ayudar a otros a tener celebraciones más decentes a partir de la indecencia de mis pensamientos… quizá no, pero nadie lo va sentir ante tanta adversidad. Sigue leyendo

Los lectores de mi blog

En varias ocasiones, amigos míos me han hecho la pregunta; ¿quiénes te leen?

Quisiera poder contestar pero no tengo elementos, sin embargo; viendo las herramientas del blog, veo que es posible conocer un poco haciendo uso de ellas.

Por mencionar algo; he visto blogs de la PUCP donde algún estudiante pone una imagen manga con un comentario breve y zas: cuatro mil visitas al día.

En otra ocasión, vi uno que puso un breve comentario del grupo Néctar y adjuntó dos videos del YouTube y sorpresa; cientos de comentarios por algo tan ligero…

Cada entrada mía me toma quizá un par de horas mínimo, cosa que hago con gusto porque esto viene a ser una memoria de viaje y vida en otro país… que seguiré trabajando en México (será sobre una crítica mayor a mi país ahora, justo al contrario)… por eso me interesa saber, ¿quiénes me leen?

Ojalá y sigan visitándome; con un promedio d e150 lecturas al día me siento más que motivado a seguir en esto.

Saludos.

20150427-de_donde_son_mis_lectores_el_blog_de_jose_zavala.jpg

20150427-de_que_formacion_son_mis_lectores_el_blog_de_jose_zavala.jpg

20150427-que_edades_tienen_mis_lectores_el_blog_de_jose_zavala.jpg

Sigue leyendo

Lima, la tonera (Celebrando el Fin de Año)

Red. Por José Zavala

En Perú le llaman tono a la fiesta, al huateque, a la parranda, al reventón.

Lima es tonera. Por supuesto; totalmente. Aburrirse en Lima es para la gente que teme salir de casa, los que se aterrorizan con la noche (claro que razones para temer sobran, pero los tonos que esperan en las noches valen el riesgo).

En esta entrada solamente quiero hacer un recuento de las canciones que en mi tiempo de permanencia se han tocado en aquellos pubs que frecuento. Bueno, quizá la selección sea motivo de críticas (como una amiga me dijo, ¿pues a qué sitios vas?). Total. Esto ha sido lo que he bailado, o cuando menos escuchado con más frecuencia y pasión; no vine a un país con una cultura musical muy fuerte y determinada para terminar degustando música extranjera; así ha sido mi elección.

Para este artículo trataré de llevar un orden cronológico pero quizá me equivoque. Aclaro además, esta música es lo que se puso en mis pubs entre 2006 y 2007.

1.- Dragostea din-tei. Grupo O-Zone

La canción de “Numa Numa lei”. A pesar de haber tenido más de un año de haber sido un verdadero hit internacional, los moldavos de O-Zone aparecían en las pantallas de mis pubs con esta pieza realmente incitadora a brincar con frenesí.

En un viaje anterior al Perú –un año antes-, su versión parodia de los Morancos de Triana, “Marica tú”, también hacía las delicias de todos en las pistas de baile (a pesar los prejuicios propios del subdesarrollo).

2.- Hips don’t lie. Shakira

Oh baby when you talk like that, you make a woman go mad, so be wise and keep on reading the signs of my body

Ni hablar. La colocha se pasó con este tema… y el video más que alucinante.

3.- Hung up. Madonna

Como un tributo a los 70’s y 80’s de los suecos de ABBA, pero con la consideración que una tía de cuarenta años no podía bailar como veinteañera; la única majestad del pop (jamás un hombre o mujer han podido hacerle la más mínima sombra) con una inteligencia y madurez superdotadas, logró una canción moderna y fácilmente bailable por todos (y los que vivimos lo disco hace treinta años nos tocó desempolvar algunos pasos casi olvidados).

4.- Si me dejas no vale. La línea

Súper merengue que alegra hasta un deprimido cercano al suicidio. Esta canción fue éxito de Julio Iglesias por el año 1979, y a su vez era un cover de una canción pop canadiense (¡yo recuerdo bien mi disco de 45 rpm!). Nunca jamás imaginé que veintiocho años después fuera a danzar rabiosamente dicha canción en una suculenta versión merengue.

5.- Mi cuerpo. Dan Den

Una salsa muy cubana (la verdad es un género que desconozco por mucho) y muy sabrosa. Muy solicitada a mediados del año pasado. Algunas letras de este cadente género están llenas de sensualidad, como ésta.

Pucho. Por José Zavala

6.- La Anaconda. (¿?)

Esta canción entró con una fuerza tremenda al dancefloor de los pubs donde se acepte bailar esto. Es decir, la Anaconda es una danza tradicional de la selva peruana, no es una canción pop de alguna estrellita de música y videos de consumo internacional. De una dulce y suave flauta con percusión discreta (aunque la danza es todo un espectáculo de sensualidad femenina contra fuerza atlética varonil), se pasó a una furibunda interpretación cuyos cantantes hasta la bailaban al estilo hip-hop de la gente africanoamericana. Además, como todo video donde participan mujeres de la selva; el erotismo de la ausencia de ropas es evidente.

Por ser danza selvática, nadie la baila como se debe; pero todos la bailamos con intensa pasión…. ¡Anacoooondaaaa!

8.- ¿Cómo hago? Kaliente

El primer hit de los iquiteños de Kaliente (así se “autodenominan” o se les dice a la gente de la selva, que son calientes –asunto que en esta entrada no voy a discernir-). Estupenda cumbia tan bailable que el mismísimo Eddy Herrera pidió autorización para merenguearla muy a su estilo.

Este grupo, además ha tenido otros grandes y danzables éxitos de la misma intensidad pasional como:

7.- Solo; que es una pieza más nostálgica pero igual de bailable y 8.- El embrujo: que sin lugar a dudas ha sido su más canción más reconocida y cantada. Cuando al bailar también se canta es sinónimo de la aceptación total en el tono.

9.- Todos me miran. Gloria Trevi

Esta canción que bien se escuchaba con mucha fuerza el año pasado marca el retorno de la Trevi. Con un video de dos historias paralelas (ambos casos disfuncionales de abuso psicológico) cuyos protagonistas se redimen de pronto en una noche… Con una influencia musical directa de Gloria Gaynor y coqueteando abiertamente con el travestismo, el video de inmediato tuvo su acogida en el público que –me incluyo- extrañábamos a mi paisana.

10.- Noches de fantasía. Joseph Fonseca y 11.- El gran conquistador. Los Niches.

Insisto, de salsa sé tan poco que prefiero solamente mencionar los nombres y lo agradables que son estas canciones; ambas de temáticas opuestas pero igual de provocadoras al movimiento cadente constante y sensual.

Noche Club. Por José Zavala

Del 12 al 15.- Néctar/// El arbolito, El baile de la cumbia, Tú vives equivocada y Pecadora

Seré sincero. La fama post mortem de Néctar es indebida. Realmente era un grupazo pero ya estaba en el olvido peruano. Pero de pronto, en una pista argentina y de madrugada todos perecen en un accidente espectacular –el cual muchos insisten fue un atentado mafioso-.

Néctar era famoso en Argentina, en Perú ya estaba cubierto por el polvo del olvido. Entonces, la necesidad de ídolos que se tiene en este país los enalteció de manera disparada. Hubo una psicología de masas muy interesante (aunado a esto al retraso del envío de los cuerpos desde el país gaucho y otros detalles) por lo trágico de su muerte.

Gracias a lo anterior, pude conocer este grupo de cumbia y bailar su música. Gracias a esta dolorosa muerte, surgió un enorme negocio de televisión, de pugna de herencias y resurgimiento de su música (en discos originales y bamba). Sin embargo, meses después, ya nadie recuerda con esa pasión de santos a la tragedia de estos músicos. Ya nadie pide justicia (de hecho, no he sabido cuál fue el resultado de las indagaciones de la mafia cumbiera del Perú en este país y Argentina).

Pero en cuestión de su calidad musical, el olvido no se consolida todavía; basta que “el Arbolito” retumbe en los poderos Peavey del local para que toda la cholada se levante alucinada y comience a danzar (y yo allí entre la mancha).

16.- El shipibo enamorado. Privados internacional.

Bailando alegre yo te conocí, cantando alegre yo te conocí… y sus hipnóticos sonidos de los teclados me hacen recordar mi pasado viaje a Tarapoto.

Esta pieza es rítmicamente suave (baila, baila, baila huambrita baila) y a ratos me parece más bien de una onda minimalista, que induce al trance… pero con dos litros de cerveza encima, cualquier pensamiento me parece válido… por eso que en el Perú beben tanto.

Del 17 al 20.- Grupo 5/// Te vas, La Kulebrítica, Me enamoré de ti y qué y Adiós amor.

(Y varias más que suenan y suenan)

La gran sorpresa de mediados a finales del 2007; sin embargo, al parecer esta enorme y gran agrupación existe desde hace casi 10 años.

Sin lugar a dudas los indiscutibles grandes más grandes de la cumbia peruana. Están vivos, son reales… Como el Grupo 5 no hay nadie más. Lo digo yo, lo bailo yo y lo canto yo: no puede haber mayor sentido de coherencia.

Les deseo a todos mis visitantes una Feliz Navidad. Si están en el Perú; bailen su hermosa música; lo mejor para el Año 2008.

Purple. Por José Zavala
Sigue leyendo

El Ciruito Mágico del Agua: Lima, la turística: Vol. 1

El Circuito Mágico del Agua

Finalmente me decidí a visitar el Parque de las Reservas (el cual nunca conocí como tal) y sus nuevas instalaciones del llamado Circuito Mágico del Agua (CMA). Así que con un impermeable en mi morralito y mi cámara Panasonic Lumix, ya entrada la tarde ingresé a esta nueva atracción turística.

Fuente de la Armonía. Foto de José Zavala
Fuente de la Armonía. Foto de José Zavala

Desde la entrada este circuito es impresionante. Mis oídos de inmediato reconocieron el “allegro non molto” del Verano de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi y mis ojos comenzaron a fantasear con las tonalidades rojizas de la Fuente del Arco Iris.

En mis primeros diez minutos quedé sorprendido y agasajado por la magnificencia de dichas instalaciones, y había comenzado por la parte más discreta del Circuito: las fuentes de la Armonía, de Tangüis y la Cúpula Visitable conforman esta primera sección; insisto, todo con Vivaldi y con una luz suave (sólo me faltaba el borgoña, que sería para más tarde).

El Arte de la Luz (Unos tips de cómo capturar la magia)

El CMA es todo un espectáculo de luz y sonido. Toda la gente va con sus cámaras de todo tipo para fotografiarlas y filmarlas. Sin embargo, vi que la mayoría usaban flash. Hacer tomas en la noche con objetos luminosos con cierta intensidad más bien baja no amerita esta intensa luz. Los opaca. Retratar agua en movimiento con flash hace, además, que se refleje la luz en las gotas. Sólo desde cierta distancia es aceptable. Descubrí cómo con o sin flash los colores de las fuentes cambiaban.

Fuente de Tangüis. Foto de José Zavala
Fuente de Tangüis. Foto de José Zavala

Para tomar fotos de noche lo mejor es usar la modalidad full manual o semi automática (control de diafragma es mejor para los sensores de la cámara). Esto, sin embargo, no todas las cámaras que vi ayer lo pueden hacer. Hasta aquí mis experiencias con la luz.

La recuperación de la Calidad de Vida

Entro a la crítica ahora pues, ni modo, pero me gusta cuestionar tanto que no me puedo contener.

En el folleto del CMA, donde la foto de su majestad el alcalde aparece habla de dicho complejo como “símbolo de la recuperación de la calidad de vida y de la modernidad de la ciudad”.

Quisiera conocer qué es lo que la Municipalidad de Lima concibe como calidad de vida (temas que son mi pasión en mis estudios ya terminados de postgrados). Que un parque con estas características sea algo apreciado por ciertos sectores de la población limeña no lo discuto. Que el parque –en mi opinión muy personal- ofrezca un momento de ensueño en una visita de 4 /S. ($1.3 USD) tampoco lo discuto y me asombro de lo bajo del costo. Espero que haya un estudio de factibilidad económica y de impacto ecológico que me ayude a entender cómo cobrando esa cantidad se puede pagar toda la energía que las poderosas bombas necesitan para mover toda esa agua, el gasto además de las luces y rayos láser. ¿El agua se recicla? ¿Cómo se trata? ¿Qué tanto contribuye al calentamiento global y evitar que el Huascarán quede desnudo?

Aunque mi pregunta más completa sería, ¿es realmente autofinanciable este CMA o las poderosas empresas auspiciadoras (Coca Cola, BCP y Telefónica) absorben los gastos?

El túnel del elogio

Para cruzar hacia la otra área de este parque, se pasa por un túnel donde se exhiben todos los logros del señor alcalde. Qué bien que se den a conocer las obras hechas… pero a ratos sentí demasiada ostentación del nombre de este funcionario.

Es decir, la obra fue hecha por la municipalidad de Lima, no propiamente por un solo y único individuo. Además, estos anuncios marketeros de “las grandes hazañas de la calidad de vida” ya los había visto en los alrededores de la Plaza de Armas de Lima. O sea, ya es mucho.

El túnel del elogio según yo. Foto de José Zavala
El Túnel del Elogio (así se me ocurrió). Foto de José Zavala

¿Qué tal si en cierto momento este túnel del autoelogio fuera usado con otros fines no tan proselitismo del ego personal? Digamos, si hay grupos que desean hacer El Día del Buen Café Peruano; pues allí está, durante un mes el Túnel del Grano Fino. ¿O qué tal llenar las paredes con pinturas de artistas plásticos limeños? O algo más street art, grafitearlo durante un mes por jóvenes que quieran mostrar sus dotes y no dañar en cambio las paredes de ciudadanos inocentes. Tantas ideas pueden aplicarse para promover la “calidad de vida”.

Pero sospecho que ese será el Túnel de la Carrera Presidencial… total.

Algunos alcances diferentes de la Calidad de Vida

Ok, tremendo lugar, da gusto visitarlo. No lo niego.

Existe un limeño –que nunca ha sido mi amigo- llamado el Chato Augusto. Trabajó durante 10 años para la municipalidad de Lima y, durante tres días a la semana resguardaba el Parque de las Reservas con un rottweiler llamado Tobi. Su sueldo; 500 /S. al mes.

Quinientos soles son:

$ 165 USD,
(o) lo que pago de renta por mi espacio (que no lo considero siquiera un departamento, incluyendo mis servicios),
(o) menos de lo que me costaba la boleta de mis estudios en la Católica (¿para qué oculto el nombre si mi blog forma parte de su sistema web?),
(o) lo que gasto en mi comida al mes (no tengo cocina, como en mercaditos o cafetines y soy tragón)
(o) mis gastos mensuales por mis tonos del sábado por la noche (¡influencia travoltiana!).

La población económicamente activa limeña que trabaja por esta cantidad es considerable, ¿qué tipo de vida pueden tener así? Un salario así es una vergüenza para el gobierno que así lo permite.

Mi “no amigo”, al que me refiero, ya no trabaja más para esta administración. Ahora cachuelea. Nunca ascendió (quizá por falta de talento), no lo liquidaron (metió demanda que seguramente perderá). Puedo asegurar que no conoce el CMA, al que vigilaba mientras se construía (esposa, hijo, entradas, pasajes… no, definitivamente no lo conoce).

A pesar de estar en diciembre no veo tanto choro en Lima para estas fechas, eso sí afecta la calidad de vida. Sin embargo, las pistas que forman parte de la Av. Universitaria y la Panamericana son un asco total. El sistema de transporte público (al cual debo de utilizar a diario) es lo más sucio, feo e incómodo que he podido experimentar en mi vida. Los estudiantes de la nocturna que atienden las escuelas estatales de mi barrio salen de la escuela y fuman marihuana en plena calle… no son agresivos, pero como forman una mancha (grupo grande) la desconfianza me da…

Creo que el concepto de Calidad de Vida va mucho más allá que construir un parque con maravillosas fuentes y ambientado con música de Beethoven y algo de new age, el cual sin embargo, me encantó.

Vista hacia la Fuente de la Fantasía. Por José Zavala
Vista hacia la Fuente de la Fantasía. Por José Zavala

Pero esta ciudad necesita atender otro tipo de prioridades. Cierro esta entrada con esta pregunta:

¿De qué sirve regalarle a un niño pobre una consola de video juegos para ver en pantalla de plasma High Definition cuando ni luz eléctrica tiene en su casa?

Nota relativa a la herramienta visual del blog:
No es la primera vez que no puedo subir la fotografía deseada. El Túnel del Elogio la tuve que cambiar por otra fotografía menos ilustrativa ya que la escogida previamente no subió
al sistema.

Blog en defensa de la PUCP

Sigue leyendo

Fútbol peruano: La crucifixión de los “internacionales”

El fútbol chakra peruano parecer ser más emocionante fuera de la cancha. Ayer pude ver un juego donde una pobre anotación fue calificada de “golazo” por los animadores del partido del canal de televisión. Para mí, solamente fue un simple gol chakra.

Ahora bien, esta mañana y a consecuencia de los “reportajes periodísticos” de una de las asco queens de la televisión parece haber un gran escándalo y vergüenza nacional, que inclusive desde días antes, ha sido hasta calificado como una “traición a la patria”: la irresponsabilidad de los seleccionados en sus actos extradeportivos que, al parecer, tuvieron una consecuencia directa en el resultado del juego contra Ecuador, considerada como una gran humillación.

El 5-1 del umbral del infierno

Todo comenzó a partir de una falsa expectativa. Desde un inicio el equipo del Perú había jurado que vencería a Brasil en Lima. No fue así. Pero al parecer agradó tanto el juego mostrado que, como siempre pasa, todas las expectativas victoriosas de esa fecha simplemente se recorrieron a la siguiente. Al juego en Quito contra una “selección menor”.

Bueno, no entiendo las razones de considerar menor a un equipo (y menos cuando la mayoría de sus jugadores son morenos y hercúleos) que ha participado en varios mundiales pasados… mientras que Perú desde hace muchos años no accede a este nivel.

Ahora bien, debemos ponernos a considerar la presión que tuvo la Albiroja en el juego ante Brasil; ganar o morir. Toda la carne al asador ante el mejor –históricamente-equipo de América. La ilusión en todas partes. Perú vencería.

No fue así, era lo más lógico; pero nuevamente los mass media con su efecto anestésico hicieron ver que la selección peruana había mostrado tantas e increíbles mejorías que fue un milagro no haber ganado el juego. Así que con la lógica más ilógica se proyectaron los sueños hacia objetivos más asequibles; golear a un “equipo chico”.

Por eso me refiero a las lógicas ilógicas (vaya uso de mi oxímoron ). ¿Quién es un equipo menor y para quién? Si comparamos a un seleccionado europeo con algún equipo de la CONCACAF (Centro América y el Caribe) queda claro que los últimos siempre serán los menores. Pero para complicar el ejemplo, ¿Inglaterra es un equipo grande o menor? Siempre calificaba (acaban de dejarlos fuera de la Eurocopa) pero nunca llegaba lejos. Pero, ¿y el seleccionado peruano puede considerarse “mayor” que algún otro equipo?

No sé si Sri Lanka o Camboya tengan equipos de fut; pero en ese caso sí se puede decir con orgullo “somos superiores” (frase que increíblemente he escuchado en gente de la costa al referirse a la gente de la sierra y selva). Esa es la lógica que predispone al caos (para no decir fracaso); la lógica “superiora”.

Técnicas de afrontamiento del estrés

Dependiendo de las características personales, el estrés (que en el caso deportivo en cuestión) generado por la presión de la opinión nacional en torno al desempeño ante Brasil, puede ser liberado sin problema con la ingesta de otro tipo de estresores fisiológicos como alcohol (trago fuerte, cervezas) y el tabaco (cigarrillos).

Hay otras maneras más efectivas como bailar, nadar, tomar un baño sauna, masaje, reunión con seres queridos, jugar con el perro… varias más. Pero los seleccionados recurrieron a las más intensas, efectivas e inmediatas. ¿Por qué? Porque simplemente ellos pueden hacerlo, lo habían hecho muchas veces antes y lo seguirán haciendo mientras sean futbolistas y tenga la capacidad económica y la admiración de una sociedad inmadura.

Las sociedades que admiran a los futbolistas

El futbol es una de las actividades económicas que más dinero generan en todo el mundo. Según recuerdo solamente está por debajo de la industria de fármacos, la industria bélica, el narcotráfico y la trata de personas –de hecho, ejemplos de trata de personas tienen que ver con el tráfico de jugadores africanos a Europa, aquí se transversionalizan los motores económicos mundiales-.

Para el mundo “occidentalizado y moderno” un futbolista vale mucho más que un médico, un maestro, un escritor, que la mayoría de los artistas, que un ecologista… de hecho sólo los actores de Hollywood y l@s cantantes pop de sellos musicales internacionales son los únicos que pueden robarle atención a un piernudo que transpira mucho.

Ahora bien, cualquier persona independientemente de su clase social tiene la posibilidad de llegar a ser futbolista. Por eso, el sueño de la clase sin posibilidad económica es el fútbol como motor de movilidad social. Un hijo de un albañil, de un campesino o de un serenazgo tiene todo el derecho de soñar con llegar a jugar para un equipo de primera división, en cambio; soñar con ir 4 ó 5 años a una universidad para conseguir un título no es una realidad común en los países en vías de desarrollo.

Claro que es más fácil que un egresado de universidad pueda tener ciertos logros en su vida a que uno de los millones de soñadores futbolísticos llegue a ser contratado en un equipo… y más aún de una liga reconocida internacionalmente.

Entonces, una persona que pateando un balón llega a tener un ingreso nunca antes ganado por sus padres de origen humilde por lógica lógica no tendrá una distinción especial en su forma de gastar dinero y de divertirse (basta repasar un poco a Bourdieu). Un futbolista surgido de la chakra que gana millones de euros y sale en las revistas y programas de todo el mundo seguirá siendo una persona de gustos no muy sofisticados…

Pero realmente, seamos honestos y veamos lo que hicieron las Soccer Chakra Stars; hicieron lo que siempre hemos deseado poder hacer todos nosotros (o al menos yo). Estar en un hotel 5 estrellas, tener a nuestros amigos chakreros alcahuetes (esos que ni a la universidad fueron, ni tuvieron los talentos físicos para ser atletas pero con los que nos drogábamos de chibolos, con los que compartíamos porno: los cómplices perennes), llenar la habitación de grupies o call girls (o no sé cómo llamarle a las ilusas que se alucinan con acostarse con un atleta del momento, pero ellas se hacen llamar “buenas amigas”), beber y fumar para sacar el nervio.

En sociedades hipócritas como las colonizadas –y la influencia moral de la Inquisición aún presente- el sexo no es visto con buenos ojos sino es para fines reproductivos (en Lima la ochentera no suena I want your sex de George Michael… será porque es gay y eso no se perdona acá). Pero el sexo es divertido y relaja mejor que cualquier cosa.

Sino pregúntenle a los seleccionados peruanos que de estar tan relaxed permitieron que un equipo menor les metiera cinco goles.

Para cerrar esta entrada y previendo a alguno de mis lectores no críticos me insulte; no soy un amargado que nunca destaqué en fútbol. El fútbol nunca me llamó la atención a pesar de lo humilde de mi origen; jejeje.

Sigue leyendo

¿Qué clase de música es ésa?

Para mi causaza César Honorio, con quien a veces vago por Lima simplemente por amistad.

Una noche mientras comía con mi amigo César en un chifa-pollería en la Av. Colón –justo por donde se ubican los travestis a media cuadra de la Plaza Bolognesi, para ser bien exactos-; en la televisión del local pasaba un desfile de videos musicales de diversos géneros.

Así que mientras platicábamos de temas bien banales (César no es, digamos, un intelectual; pero es de lo más natural que puede ser una persona sin complejos) por el programa –que era mexicano- salieron videos de Celia Cruz, Maná, algo de merengue si bien recuerdo hasta que de pronto salió un set eterno de música de banda…

César -no sé si sorprendido o asustado- exclamó:

-“¿Qué clase de música es ésa?”

Respondí tratando de mostrar algo de paciencia y frialdad, “es música de banda… grupera”.

Así, con ese nombre genérico se le conoce a un género demasiado híbrido de una música que en México es realmente lo popular. Ningún otro tipo de música vende tanto, ningún grupo de otro género mueve más gente. Aclararé estos dos puntos con más detalle a continuación:

La música de banda o grupera es una fusión de cumbias con sabor colombiano, polkas y corridos norteños. Puede ser interpretada con instrumentos de viento y tambora, pero han surgido nuevos grupos más modernizados que utilizan hasta poderosas guitarras eléctricas y baterías enormes. A veces el sonido de esta música se parece demasiado a ciertos vallenatos colombianos que se escuchan en la selva peruana –y no recuerdo quiénes eran sus intérpretes- y hasta algunas piezas de Privados Internacional –aquéllas que hablan de contrabando de drogas- parecen réplicas de este género.

Pero el público de estos géneros no cuestiona de qué está compuesta cada pieza que escuchan. De hecho, es música para bailar agarradito. Y los grupos no hacen conciertos (como si fueran de rock o pop), sino interpretan para populosos bailes.

A su vez, los discos de estos grupos no pertenecen a las grandes compañías discográficas internacionales, sino son sellos nacionales con mercados y grupos bien definidos. O sea, si un disco original (recuerden que no somos tan bamba aún en México) de Luis Miguel cuesta 200 pesos ($18 USD), uno de Maná 140 pesos ($ 12 USD); uno de los Tucanes de Tijuana o de Kpaz de la Sierra debe andar alrededor de los 120 pesos ($ 11 USD). Aclaro que hace un par de años que no estoy en mi país y los precios pueden haber variado.

Este tipo de música tiene una serie de temáticas en contenido de letras muy peculiar; habla de las hazañas de los narcotraficantes… o de los héroes de la policía que luchan contra ellos. O relatan crónicas de hechos que ocurrieron en algún pueblo. O quizá comenten la vida de la provincia mexicana, de pueblos dedicados al agro; o bien de la gente que tiene que emigrar para trabajar en los Estados Unidos.

Lo que sí me parece totalmente claro es que quien consume esta música es gente nacida en pueblo, que si bien la puede estar escuchando en ciudad.

César entonces, quiso que comparara esta música con el huayno pero no lo creí semejante. Es decir, el huayno debe tener su historia… y no debe ser “tan reciente”. El fenómeno del narco en México comienza en los años ochenta pero apenas es la década pasada cuando se fortalece y de manera profunda. Si bien recuerdo en mi infancia un corrido llamado “Contrabando y traición” (la historia de Camelia, la Texana a cargo de los Tigres del Norte) que bien es el antecedente más remoto que reconozco, y hablaba de un carro con llantas repletas de marihuana (¡qué prehistoria!).

O sea, la narco música es un fenómeno nuevo, creciente y que evoluciona (si es que estas palabras son las más adecuadas para definirlo). Es un asunto cultural marginal que está al pendiente de las estéticas que el narco define. Un grupo musical de esta tendencia se caracteriza por vestimentas, alhajas, automóviles y hasta locaciones para sus videos muy determinados. Las botas, gabardinas, sombreros, cinturones con enormes hebillas y gruesos torsales de oro o plata. Además, la presencia de celulares visibles debe estar presente; alguna foto con un helicóptero por allí detrás y un auto Cadillac o Lincoln son elementos que potenciarán su impacto de consumo. Si además el clip es filmado en alguna calle de L.A. o de Chicago pues la combinación ya está completa.

Por eso el huayno no cabe en la comparación; Silverio Urbina con una Gibson en una mano y una AK-47 en la otra…o Sonia Morales con botas vaqueras a la rodilla y una enorme gabardina negra tapando su pollera… no son imágenes que puedan ser concebidas en esta vida todavía.

Pero lo fascinante de este género musical es la cultura de la muerte que gira a su alrededor.

Si un grupo canta una elegía a un personaje del narco, en terreno equivocado; perderá la vida. No solamente asesinado. Será secuestrado y torturado. Justo después de un concierto.

Sólo en esta primera semana de diciembre ha habido tres muertos en las diferentes latitudes de México. Pero ya hubo antes y gente de más fama y poder económico… nada resuelto aún.

En México, el narco penetró en la política y policía durante décadas. Ahora sólo queda contemplar los macabros espectáculos que puedan suceder… y que quizá generen nuevas canciones y corridos donde se relataran dichos crímenes.

Como César me dijo en la Av. Colón justo donde se ponen los trasvestis:

¿Qué clase de música es ésa?

Sigue leyendo