Magnet and steel: Mis doscientas canciones (118)

¡Uyyy! En mi nuevo regreso a este blog que me hizo famoso por algunos años, veo que mi última publicación canciones fue algo más de tres años y cuatro meses. Lo importante es volver, ¡total!

Es el turno de Walter Egan, cuyo disco fue producido por el dueto frontpeople de Fleetwood Mac: Buckinham/Nicks… y, con esto, no queda NADA MÁS QUÉ AGREGAR…

Walter Egan

Álbum: Not shy

Año: 1977

País: USA (California made)

Género: Rock (soft, romantic, light)

Aplausos a una película india (Padmaavat, 2018)

Para mí, una película me llega cuando pasando días de haberla visto algunas de sus escenas o su historia sigue permaneciendo en mi mente de alguna manera.

Pocas logran esto, pero afortunadamente las que lo pueden tampoco son tan raras. Llegan a ser de cualquier género y puede ser, también, que eso que me cimbró sea desde algún escueto detalle hasta toda una estructura de sucesos o recursos.

Cuando vi “la última película de superhéroes”, pasando los 90 minutos (y con casi 60 más por venir) saqué de mi bolsillo el celular y activé los datos: inequívoca señal que esa película no daba para más. Pero, bueno, al parecer fui el único decepcionado, y como estamos en la postmodernidad y habiendo disfrutado y participado en foros de teorías explicativas de mi serie favorita (GOT), tuve que relajarme y no criticar todo lo que se escribió y se divulgó de esa extraña historia sin gracia ni emoción donde un montón de personajes tan disímbolos convergen en un momento imposible, aún para el universo cómic de su somero origen.

Mientras esta Senility War (¡excuse my irony!, pero Downey y Ruffalo se ven tan tercera edad) “sigue rompiendo récords” recordé un tremendo y apasionado ensayo que leí de Frédéric Martel: Cultura Mainstream (Taurus Santillana, 2011) donde cuestiona la hegemonía norteamericana del cine. Él dice que una película gringa que recaude una cantidad exagerada en taquillas está lejos de ser considerada como una película vista por mucha gente. Da como ejemplo la realidad fílmica de la India, potencia en cine (¡Bollywood, papá!), donde una película diseñada para ser éxito será vista por un alto porcentaje de la población de este país que anda alrededor de… ¡1,300 millones! (Sin olvidar un vecino históricamente muy cercano con casi otros 200 millones). Y, bueno, mientras los Ancianoides rompen récords, Bollywood ni se inmuta y algún día sus películas serán aceptadas en países con mentalidades tan norteamericanamente adictas y dependientes como las mexicanas.

Hace tres días vi Padmaavat (2018) y quedé con el ojo cuadrado, con más de algún esfínter dilatado y con hambre de más… 2:40 horas de una historia medieval donde dos reyes cuya sabiduría y personalidad resultan antagónicas resultan catalizados por la belleza de una mujer. Una historia de amor, traición, envidia y poder, enmarcada en un ambiente bélico y donde, como en toda película india, ocurren dos coreografías: una de mujeres celebrando la coronación de su reina, y otra del sultán compartiendo con sus soldados un dolor de amor.

Como 100 minutos de esta película siguen estando en mi mente. He visto una de las coreografías una veintena de veces. Y sigo admirando las actuaciones de los reyes y la reina oriental… ¿Qué más puedo decir sin ser parcial? ¿Apaga a Marvel y ábrete a más?

¡Naaaa!, eso seguro estoy: ¡nunca lo harás!

El presidente de México Peña Nieto dice:

Demasiadas tonterías. Como una figura mediática acabada por tanta promesa rota, desesperada por la falta de reconocimiento (que amenaza con la continuidad de su corruptísimo partido político) y ridiculizada por su falta de inteligencia sociocultural declarando barbaridades esperando que su horrible sexenio termine… justo como él terminó con un sinnúmero de condiciones de bienestar para los mexicanos.

Que México ahora tiene índices muy elevados que antes no tenía… seguramente se refiere a número de crímenes, secuestros, feminicidios, reporteros asesinados, políticos perseguidos por corrupción (y la mayoría -los de su partido político- y, para colmo, protegidos desde el nivel federal). O quizá se refiera a el servicio de salud que prácticamente ha dejado de existir para los mexicanos. O a lo mejor a que en ningún país de América Latina (y de muchas otras partes del orbe) los políticos y funcionarios de gobierno de México tienen los sueldos más altos y a pesar de ello roban el dinero a destinarse, propiamente, a beneficio del país.

Que hay logros que la gente no ve… porque no queremos o porque estamos ciegos. Como su mega residencia llamada la Casa Blanca que es bien difícil de ver en la revista española Hola, o las casas de sus funcionarios (todos ellos sus amigos desde hace décadas que han hecho una cadena de bienes inmobiliarios tanto en este país como en el del norte gracias a los arreglos que hicieron con las empresas contratadas por el Gobierno). Logros que debemos aplaudir; como el costo del litro de gasolina de a un dólar por litro y ha hecho que desplazarse adónde sea resulte carísimo y sea una limitante elemental.

Tomada de Aristegui Noticias

Que las instituciones de México son del PRI… y debemos entender que, si gana la presidencia alguien que no sea su desangelado y pasivo títere (el canalla Meade), dichas instituciones NO van a funcionar y llevarán con todo el dolo al país a una venezualización. ¡Uy, qué miedo! Si desde hace diez años vivimos colombianizados por los altísimos índices de narcoviolencia… y también estamos brasileñizados por los alto consumos de droga que se dan entre una enorme parte de la población mexicana… Una nueva condición no quita el sueño.

Que México es un país ingenierizado porque el Instituto Politécnico Nacional (universidad especializada en diversas ingenierías) se fundó hace 40 o 50 décadas… ¿Habría sido Hernán Cortez su primer rector académico? ¿O Bartolomé de las casas su decano?

Tomada de internet

En fin,  entre todas las estupideces que EPN anda diciendo sin parar no dice que será recordado como un presidente que llegó de la mano del manejo de su imagen “metrosexualizada” de la mano de una mujerzuela de telenovelas para promover pactos y proponer leyes que atentaran contra el bienestar de todos los mexicanos… porque los seleccionadísimos grupos empresariales favorecidos, de ninguna manera pueden representar a la población mexicana; esa población que vivimos en las calles llenas de huecos, en las zonas urbanas o semiurbanas donde asaltan y matan al por mayor, esos los que pagamos la gasolina que consumimos porque no gozamos de vales de gobierno, esos los que nos desplazamos sin guardias de seguridad para que nos protejan a cualquier hora del día, esos otros los que cobramos a la semana o a la quincena un salario que viene a ser hasta la quincuagésima parte de lo que sus funcionarios cobran por jodernos cada día… esa pandilla que vino a desproteger a todo un país en beneficio de un grupo económico de amigos.

¡Ya cállate Peña! ¡Ya cállate!

Hasta da miedo leer los diarios

Tarde del domingo. Un día muy agradable habiendo descansado como nunca. Me conecto para seguir con el ocio… ¡y me sale esto!

Y ayer por la tarde, por el Whatsapp recibí varias imágenes de una situación casi de guerra ocurriendo a 30 kilómetros de mi lugar….

“México lindo y querido”, dicen que no eres fallido.

Buscando una película: whatismymovie

Navegando por la red, y como siempre, descubriendo novedades. No cabe duda que las dimensiones humanas del ocio y la nostalgia mueven intereses y gustos y tarde que temprano saldrá alguna ocurrencia simpática que tarde o temprano pudiera ofrecer la versión “Premium”.

La primicia que yo he hallado (que quizá más de alguno ya la conozca) fue un sitio en internet donde a partir de palabras descriptoras relacionadas con una película, su motor de búsqueda puede dar con lo que uno busca.

https://www.whatismymovie.com/

Bueno, con la cualidad que por el momento solamente en inglés recibe las entradas no me fue mayor problema intentar buscar una película que vi cuando tenía dieciséis años y que aprecié mucho. Claro que con esa edad y en los años nirvanos muchas cosas se podían apreciar. El asunto es que nunca pude recordar su nombre. Y hace algunos meses encontré un sitio donde estaban subidas centenares de películas de ciencia ficción de esta década y durante dos horas la busqué en vano. Así que ingresé:

Sci-fi, 80´s, un villano llamado Underdog…

 

¡Y listo! ¡Se llamaba Cazador del espacio: aventuras en la zona prohibida… ¡sííííí!

Luego, lo que seguía. ¡Y de nuevo listo!

¡Esta noche será de nostalgia!

Solsticio de verano: O la vigencia de a-ha, la eterna banda noruega

Estoy de plácemes, y esto no tiene que ver con estas fechas decembrinas (de compulsión consumista y de adicción etílica). Días de frío y de ocio activo (mucha escritura, nada de lectura, mucha música, algo de estudio e innegablemente actividad alcohólica), me puse nostálgico y visité mis discos del grupo a-ha… Y así me puse a pasar horas desde hace unos días.

Entonces, como muchas de las cosas más intensas de la vida, por mera casualidad quise saber la opinión de “los expertos” sobre cuáles eran considerados sus mejores discos… y, si bien estuve de acuerdo en algunos lugares y en otros no… apareció un álbum para mí desconocido: Summer solstice.

Lo vi más de cerca, porque eso no era posible… después de su fiasco Cast in Steel de hace dos años (entrada que publiqué y que no puedo hallar) … aparecía una novedad… y peor aún: MTV Unplugged…. ¡uuuyyyyyy!

Listo. Descargado en cuestión de minutos, y lo disfruté tanto que me quedé dormido a causa de la narcolepsia.

Una vez despierto, recordé que tenía un Green Label listo para ser bebido y procedí a descargar el concierto (video) en la misma Bahía Pirata.

Summer solstice cover

Los a-ha, al menos Magne y Morten, sigue pareciendo modelos porque el tiempo no los toca. Paul, en cambio, se comienza a parecer a Keith Richards. Pero, musicalmente hablando, ¡treintaicinco años de experiencia NO pasan desapercibidos!

Pude pasar una de las mejores horas de mi vida. Y mañana es Navidad…. ¡Maravilloso!

 

 

Un pirata bien pirata

Hubo una vez un chico mexicano que se hizo famoso cuando no tenía nada para hacerlo. O al menos eso creí.

Pero resulta que mostrarse totalmente borracho y diciendo tonterías era algo que, en este país, sí puede llegar a tener mucha audiencia, pegue, hit… punch.

Devino una celebridad. Una fama ganada por excesos y vulgaridades. Justo lo que la juventud mexicana… esa, que ha crecido en la última década viendo la violencia social, rindiendo culto al crimen, consumiendo droga y cayendo en excesos para así poder tomar un espacio que el Estado mexicano no ha querido dar a sus ciudadanos. Un país de desigualdades enormes, donde la corrupción y la impunidad son el mensaje hegemónico; donde el máximo negocio personal que cualquier imbécil puede tener es alcanzar un cargo público… y allí está la riqueza para unos pocos en detrimento del bien general y del crecimiento de país.

Ha pasado apenas una década, y lo que se ve en este país asusta: feminicidios, asesinatos, robos, ajustes de cuentas disparados en forma exponencial, mientras tanto los servidores públicos mostrando un descaro inaudito en el robo a la misma Nación… un robo avalado desde la mismísima presidencia.

Pero volviendo al nivel terrenal, este pirata (en México significa también “alguien alocado, poco inteligente, necio, imprudente) tuvo su lapso de gloria siendo invitado (¡y soberbiamente pagado!) a discotecas a que diera “sus discursos” estando alcoholizado, que eran aplaudidos por otros igual de marginales que él, pero al menos que evitaron hacerse públicos. Toda una celebridad entre gente de vida extrema, efímero y sin trascendencia… En otros diez años, ¿qué nuevas celebridades habrá?

¡Big Band Ríos! (Nostalgias E1)

Miguel Ríos nunca fue santo de mi devoción. Tampoco lo llegué a considerar propiamente como rockero. Sí, tuvo un par de temas que me prendían fuerte (“estás ardiendo, escupes fuego” y “no fueron las pastillas fueron los hombres de gris”), pero en contraparte, tenía otro tema bien balada que lo odiaba a morir (¡y cómo lo pedían en los bares y cafés de mis años de ensueño!); esa tontería que decía: “dame una cita, vamos al parque”. ¡Buuhh!

Sin embargo, en 1998 se anunció por la televisión un disco llamado Big Band Ríos que en México salió bajo el sello de Azteca Music (¡Guácalas!) La rival de Televisa en telebasura y enajenación promoviendo un disco de un músico español que si bien conocido en este país yo lo cuestionaba rentable.

El disco tuvo sus ventas discretas, al grado que no hubo reediciones y esto, posteriormente, volvió al disco inconseguible. Yo lo pude comprar en su momento y… ¡lo adoré de inmediato! Digo, las mejores canciones de Miguel Ríos acompañadas por una gran banda y todo lo que esto significa.

Casi veinte años después que tuve ese disco y lo perdí (por regalarlo a una mujer que ni recuerdo su nombre ni rostro, solamente su su amarga forma de ser), lo volví a comprar en Google Music… que, por cierto, es una forma muy desagradable de escuchar la música… y ya no se posee físicamente. Afortunadamente unos meses más tarde, lo pude encontrar en MercadoLibre (¡había dos!) usado, mas en perfectas condiciones.

Bueno, sin querer abusar de este espacio de publicación, y sin la menor intención de lucro: lo comparto a cualquier interesado.

Enjoy!

¿Por qué me llenan de spam? (El artículo que es el escogido por los spammers)

Hace dos días volví a publicar. Hace apenas dos días y el contador muestra un incremento de asombro… que no creo que represente que gané más de mil lectores por día con apenas dos publicaciones.

Antes de anteayer, el contador se mantenía constante (mas no estático), y “los nuevos comentarios” en su mayor parte iban a una publicación donde volvía a mostrar mi admiración por el músico estadounidense del rock Tom Petty. Allí llegaba el spam, insistente, obsesivo… desafiante.

Curiosamente, antes de que esta entrada fuera el canal de perturbación hacia mi blog, fue otro artículo donde me refería a Glen Frey (y la epidemia de la muerte prematura). Con éste comenzó esta molestia, al grado, que ingenuamente pensé que, si lo eliminaba, terminaría el spam para mi blog. Y así lo hice.

El resultado fue igual que cuando un extorsionador le pide a alguien dinero a cambio de no volver a molestarlo… y perdí el artículo y no recuerdo si lo tenía respaldado.

 

(Hacer click para ampliar)

Bueno, la relación entre ambos es mi referencia a músicos del rock gringo (¡y vaya músicos!), y los spammers ofertando viagra (que en lo personal la consumo), tenis Nike (prefiero Ascis), otro montón de prendas fashion, oportunidades de inversión bancaria u ofertas de obtención de crédito… todo esto en idioma anglo y viniendo de dominios web que no conozco (porque no me interesa) su origen.

 

Bueno, mi artículo de Tom Petyy en vivo desde el Sound Stage NO lo voy eliminar.

P.S. Borré la IP de la imagen…

Richard, la cigüeña y Sahara: dos animaciones bastante deleitables

Desde hace dos años renuncié a toda la basura Disney y Pixar (que es lo mismo y es igual) harto de sus mensajes de propaganda de valores norteamericanos (donde ningún otro tipo de sociedad y valores caben).

Como el mundo de las animaciones es grande, y, afortunadamente, existen otras opciones a pesar que estas no llegan a las salas mexicanas poseídas por el Imperio Disney y su ideología enajenante.

Mis últimos dos descubrimientos (es decir, filmes colocados en mi plataforma favorita de descargas -pirata, si se mira desde ese enfoque…  y HD-) fueron dos películas: Richard, la cigüeña (o Una cigüeña en apuros, o Richard, Misión África), una producción multinacional europea y Sahara, un film francocanadiense. ¡Bien! Al no ser basura yankee en primer lugar, y venir de Europa, en segundo: Garantía de un mensaje diferente.

No quiero spoilerear a mis lectores, no voy a decir nada, solamente que en ambas hay personajes más allá de los principales protagonistas que hicieron mis delicias con sus personalidades y ocurrencias. Si bien, Richard merece un análisis más psicológico, Sahara sorprende con su música, danzas y sucesos.

¡Y no digo más! Enjoy!!!!!