DIMENSIONES DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

[Visto: 2130 veces]

La inteligencia emocional posee dos dimensiones las cuales serán desarrolladas en este breve ensayo. Además, se aborda el proceso de mejora continua individual para desarrollarla en beneficio propio y del entorno inmediato. Cuestionamos el tema de una manera directa ¿Cómo la inteligencia emocional nos permite hacer lobby intrapersonal? Es decir, planteamos la postura de la salud mental y la insalud mental al ser corruptores de nuestros compañeros y asesinos de la verdad en nombre del bien común y la actitud positiva hacia el trabajo deshumanizante. Sin otro particular iniciaremos nuestra sustentación.

A CONCIENCIA DE SI MISMO

Permite identificar nuestras propias emociones las cuales sirven para beneficio y usufructo personal. Cada sujeto posee, sin necesariamente desarrollar, la capacidad de conocer sus propias habilidades y fortalezas en el manejo de sus emociones. Sin embargo, el tener miedo, manifestado en la inseguridad nos conduce a la disyuntiva fuerte (lógica preposicional) en la metáfora de Hamlet: ser o no ser he ahí la cuestión.

En términos más sociales se traduce en:“No permita que sus fortalezas se conviertan en debilidades” (Gill Corkindale; Harvard Business Review 2009). Siendo un sujeto capaz de negociar sus posturas existenciales duda de las propias capacidades perdiendo eficiencia, eficacia, relevancia e idoneidad en sus vínculos intrapersonales.

En tal sentido si s importante el reconocer un sentimiento, tal y como ocurre en nuestro locus de control. Entonces se inician las auto recriminaciones que desvirtúan el monitoreo de nuestros sentimientos de momento a momento sin una capacidad de autocritica al desaparecer la conciencia objetiva de sí mismo.

Si dominamos esta dimensión nuestros vínculos son sanos, es decir, nos respetamos y respetamos a los otros. En caso contrario, actuamos como el niño renuente quien busca la artimaña o la corrupción para evitar su propia confrontación con la realidad. Además, justifica su misérrima autoimagen aduciendo actitud en el trabajo o labor que exige a los otros, pero para la cual es incapaz de hacerlo por sí mismo.

CONTROL DE EMOCIONES
Nosotros manejamos o dirigimos nuestras emociones. En teoría una persona cronológicamente es adulta a los 18 según la actual Constitución Política del Perú. Sin embargo, cuantas personas pueden afirmar que tiene la capacidad de aprender, en base a la meditación de las experiencias vividas, el mejor manejo de los impulsos emocionales. ¿Cuántos pueden asegurarse a si mismos como personas ecuánimes en la Lima de los Marcas (Vean artículo anterior).

Entonces surge la posición del adulto es decir: “Siga sus instintos de ir a contracorriente” (Anthony K. Tjan Harvard Business Review 2009). La gran mayoría no siempre tiene la razón. Desea algunos ejemplos históricos: Crucificaron a Jesucristo por subversivo al afirmar qu su reino no es de este mundo, San Francisco de Asís demostró que la pobreza es un estilo viable de vida en este mundo laico, Maria Goretti que se puede personar a tu propio violador y asesino, Don Bosco que los jóvenes delincuentes con infinito amor pueden redimirse, el Padre Chiqui en el Agustino trabaja justicia restaurativa con jóvenes delincuentes devolviéndoles su dignidad de persona humana e imagen de Dios en la tierra, etc.

Sin embargo existe el lado insano mental el cual justifica: Si eres parte de esta gran empresa deja a tu familia, olvida a tus amigos niega tu propia esencia y trabaja por la empresa hasta ser viejo y obsoleto.

El dinero es necesario para vivir, pero se tiene vida para ser feliz. Algunas personas olvidaron su condición humana y han preferido vivir a espaladas a la realidad en la cual su trabajo profesional se ha convertido en la razón exclusiva y excluyente de su trascendencia sin el menor trato con el otro. En nombre de la responsabilidad explotan a sus compañeros o subordinados laborales quienes dependen del trabajo para mantener a sus familias. El corromper a una persona en sus emociones es lo más bajo que puede hacer un jefe.

En palabras de Stefano Demaio (Harvard Business Review 2009) : “¿Debería aceptar esa tarea? ”Claro que sí. Solo nos perderemos de nuestra propia vida cuando olvidemos nuestra visión y misión personal.

En conclusión la inteligencia emocional si permite hacer lobby personal desde la salud mental o su antípoda. Espero, estimados lectores que el ensayo le sirva a utilizar sus emociones en beneficio propio y a incrementar su salud mental

Ysrael “El puma de dos mundos”

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *