EN EL NOMBRE DEL PADRE

[Visto: 824 veces]

Al momento de iniciar el santiguarse profesamos en el nombre del padre la cual es una expresión que evidencia el asumir la paternidad en Dios. En otra oración que compartimos afirmamos “Creo en Dios Padre..” la cual evidencia el asumir una imagen de cariño y amor al creador en la primera persona de la trinidad.

Nuestra sociedad peruana recuerda pocas veces con buenos metáforas al padre en su día. Recuerdo que mis tías para intimidarme al desear castigarme me decía “Veras cuando venga tu padre”. La imagen que me formaron era la de un hombre incomprensible, violento que solo se dedicaba a regañarme o decirme cuan mal actuaba al desobedecer a los adultos.
Me hubiera gustado que esas imágenes fueran de cariño de poder conversar con el después de una ardua jornada de trabajo, saber sus dudas, sus problemas emocionales, amicales, económicos, sus dudas que tenia planificado para el mañana.

En el nombre del padre significa expresiones de maltrato, de abuso con una correa dura, con palo por una nota desaprobatoria, etc. Sin embargo, también significa, el cariño, el consejo, la ternura, el aliento, la comprensión, el cuidado en la enfermedad, el tolerar nuestros equívocos, etc.

En el nombre del padre es también aquel hombre que tiene dudas es decir, sus confusiones existenciales al ir construyendo su paternidad. No solo se limita a una eyaculación, sino también al cuidado pre y post natal. Implica el dejar de divertirse con sus amigos en fin de semana para asumir un rol de co-protagonista con su esposa o conviviente en los cuidados ante enfermedades bronquiales del primer año, asistir a sus controles ante el pediatra, el escuchar sus primaras palabras, compartir sus primeros pasos, darle sus primeros alimentos sólidos, el cuidado al bañarlo para evitar provocarle lesiones al infante, etc.

En el nombre del padre es también felicitar a aquellos hombres responsables que teniendo un hijo no planificado o no deseado superaron sus dudas y estereotipo sociales de semantales de paso asumieron a la iglesia domestica como opción preferencial de la vida en rechazo del asesinato denominado aborto.

San Pablo afirma: “esposas sementasen a sus maridos”, pero también recalca a los esposos: “Amen sus esposas como Cristo amo a la Iglesia”, es decir hasta dar la vida por ellas. En el caso del padre es compartir su vida con la pareja elegida libremente sin coacción o enfermedad mental que evite el perjuicio de ambos.

Quiera acabar felicitando a todos aquellos varones cuya opción preferencial es la paternidad. El tener un hijo es cuestión de minutos, el ser padre es una vocación que dura toda la vida.

Gracias PADRE por darme el don de la vida, de tu hijo que siempre te recuerda con cariño.

Puntuación: 3.00 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *