[Visto: 93 veces]

Es mediodía del 31 de diciembre del 2020. El sol sofoca en Lima.

A pesar de la pandemia, en multitud anhelante, la gente se aglomera en las calles: es el tiempo sagrado, el momento propiciatorio, para el cual hay que disponer de los instrumentos claves para invocar prodigios de hadas, duendes u otros númenes taumatúrgicos: el color amarillo en calzones, flores o guirnaldas; huairuros y ruda, hembra y macho; amuletos diversos…

  • ¡Lleve, lleve “La abundancia”! ¡Señor, señora, señorita lleve “La abundancia”!

Pregona en leve voz una mujer en una esquina.

Le observo su laica humildad y ella, agradecida, pudiera darnos el corazón.

 

Sortilegio de la abundancia

En otro frente comercial, la vendedora de fruta seca agradece la lealtad de sus caseras:

  • Tenga caserita, le regalo el amuleto de la abundancia, para que nunca falte en su mesa… El amuleto tiene que ser regalado, no vale cuando lo compras.

En la feria de ocasión agloméranse otras ofertas:

  • Encienda las velas en su hogar, el fuego purifica…
  • A ver, deme una amarilla, una verde y una roja…
  • Y ¿la blanca no lleva caserito? Es para la armonía…

El fuego purifica

Son tiempos de fe y esperanza… que todos tenemos, en todo lugar, en los instantes claves…

  • Si gano, amor, seré el único afroamericano en el senado. Puedo escribir un libro y vender un montón de ejemplares…
  • En otras palabras –dijo Michelle–, llevas unas habichuelas mágicas en el bolsillo. Eso es lo que me estás contando…
  • Algo Así.

(Barack Obama. 2020. Una tierra Prometida. Pág. 52)

Sin embargo, algo mágico y poderoso debe contener la invocación de aquellos que carecen lo que ofrecen, de mover la voluntad de los dioses para conceder a quienes abrimos nuestro corazón para el milagro de un evento especial… como recibir un regalo de ti mismo, que te has enviado en el pasado, así sea aquello que fue extraviado u olvidado, desde quién sabe cuándo…

Recibí mi regalo que me envié el pasado

Rubén Villasante

Magdalena, 1 de enero de 2021

 

 

Puntuación: 0 / Votos: 0