Fortaleza espiritual

[Visto: 623 veces]

Evangelio según San Marcos 3,20-35.
Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer.
Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: “Es un exaltado“.
Los escribas que habían venido de Jerusalén decían: “Está poseído por Belzebul y expulsa a los demonios por el poder del Príncipe de los Demonios”.
Jesús los llamó y por medio de comparaciones les explicó: “¿Cómo Satanás va a expulsar a Satanás?
Un reino donde hay luchas internas no puede subsistir.
Y una familia dividida tampoco puede subsistir.
Por lo tanto, si Satanás se dividió, levantándose contra sí mismo, ya no puede subsistir, sino que ha llegado a su fin.
Pero nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa.
Les aseguro que todo será perdonado a los hombres: todos los pecados y cualquier blasfemia que profieran. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón jamás: es culpable de pecado para siempre”.
Jesús dijo esto porque ellos decían: “Está poseído por un espíritu impuro“.
Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.
La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: “Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera”.
El les respondió: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?“.
Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

Recuerdo, a principios de los años 1970, leer un libro de Juan Arias llamado, El Dios en el que no creo. En él, escribió que muchas personas que no creen en Dios pueden creer realmente en Dios -en un poder divino superior- pero se oponen a las imágenes de Dios que la gente retrata, o tienen problemas con la existencia de Dios y las inconsistencias y contradicciones en la vida. Por ejemplo, cómo podría haber un Dios y se permitiría que exista guerra, o hambre, o sequía, o sufrimiento, o maldad. Pensaban que si Dios existía el mundo sería perfecto, y ninguna de estas realidades existiría.
Las lecturas de hoy nos hablan del poder del mal.
En nuestra primera lectura, del Libro del Génesis (3:9-15) escuchamos sobre el pecado de Adán y Eva. Después de los capítulos sobre la creación, y las “buenas noticias” sobre Dios y la humanidad, aquí nos presentan las “malas noticias” sobre dios y la humanidad. Somos defectuosos. Nos atrae el pecado, y somos tentados. Nosotros pecamos. Aunque Dios creó las cosas en orden y gracia, nosotros, en nuestra condición humana, ¡las hemos estropeado!
En la Segunda Lectura de la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios (4:13 – 5:1) San Pablo nos da la esperanza de que hemos salido victoriosos del pecado y la muerte con Jesucristo, a través de su muerte y resurrección. Ya no vivimos como esclavos del pecado. Somos de Dios, y recibimos su gracia abundante. Él nos recuerda que, para nuestra fidelidad, tenemos “un hogar eterno no hecho por manos humanas, en los cielos”.
Nuestro evangelio (Marcos 3:20-35) está lleno de temas. Es un reto eliminar tantos pasajes de las Escrituras dignos de reflexión y compartir, con el fin de concentrarme en lo que más corresponde a mi tema. Los Escribas están criticando a Jesús por su liberación de la gente de la posesión demoníaca. Dicen que él debe estar poseído a sí mismo, por Belzebul, el príncipe de los demonios. No tienen entendimiento ni fe sobre lo que Jesús está haciendo en el nombre de su Padre. No reconocen al Hijo, porque no conocen al Padre. Se han alejado de la verdad y de la realidad del pacto con Dios. Jesús trae un mensaje de perdón a sus oyentes. Él dice, “todos los pecados de los hombres serán perdonados”. El perdón y la misericordia son los dones del Señor para nosotros cuando nos apartamos de nuestro pecado, y nos abrimos al amor y la verdad de Dios.
Las imágenes que Jesús usa en sus parábolas y en sus enseñanzas son tan interesantes. Son eternos y universales, para cada momento y lugar. Encontré interesante su imagen de la casa siendo robada. Dice que si la casa no está fuertemente defendida está abierta a la ruina. Será fácilmente un blanco para propósitos malvados. Dice que debemos ser hombres y mujeres “fuertes”, para no ser víctimas del ladrón.
Qué imagen espiritual tan interesante. Afortunadamente, nunca me han robado, y ninguna de las residencias en las que he vivido ha sufrido un robo. Vemos en las noticias todo el tiempo acerca de “allanamientos de vivienda” y el trauma sufrido por las personas que son atacadas y roban en su propia casa. Sin embargo, no me gustan las personas a las que les han robado en la calle, o su casa ha sido allanada y han sufrido el trauma de esa pérdida y esa falta de seguridad que sienten después. Entonces, ¿cómo nos protegemos contra los ladrones? Bueno, muchos obtienen un sistema de alarma para su casa y coche, y la gente se vuelve más consciente de los demás cuando están en la calle. Sin embargo, el mensaje de Jesús no es sobre la seguridad del hogar, sino sobre la seguridad espiritual.
Así como tomaríamos medidas para protegernos a nosotros mismos y a nuestra propiedad en un sentido material, también necesitamos protegernos a nosotros mismo en un sentido espiritual – protegernos del mal y del pecado. Cuando reflexioné sobre esto, no pude evitar pensar en una de las lecciones del programa “Catequetica Familiar” en el que trabajé en Bolivia durante muchos años. Identificó cuatro pilares de nuestra fe católica: la oración, las Sagradas Escrituras, los Sacramentos y la vida en la comunidad. ¡Hay cuatro “políticas de seguro” en contra de ser robados espiritualmente!
Muchas veces la actitud hacia la oración es que vamos a llegar a ella cuando tengamos tiempo, tal vez cuando nos jubilemos, o durante unas vacaciones (o un día de nieve del trabajo y la escuela en el norte nevado! ). Si realmente creemos que Jesús es “la vid” y nosotros somos “las ramas”, nuestra oración es que la comunicación continua con el Señor – no sólo hablando con Él (a menudo diciéndole cómo “arreglar” las cosas por nosotros), sino también escuchándolo. Si lo escuchamos, seguramente él lo hará dinos cosas como, “inténtalo de nuevo”, o “perdona ya que te han perdonado”. Nuestra oración nos mantiene alerta ante aquellas tentaciones que se presentan – dentro de nosotros y alrededor de nosotros – y nos ayudan a protegernos espiritualmente mediante decisiones sabias que son respuestas a la gracia de Dios.
¿Cómo podemos conocer a Jesús si no conocemos su palabra? Es tan importante que nosotros como seguidores de Jesús nos familiaricemos más con las Sagradas Escrituras, en particular con los evangelios. No quiero memorizar y ‘reproducir’ como un loro, sino leer, entender, aceptar y vivir lo que encontramos en su palabra salvadora. Descubrimos que su Palabra es universal y eterna, y tiene un mensaje para nosotros aquí y ahora. Tan a menudo, la gente se sorprende de lo que encuentra en las Escrituras. Por ejemplo, en varias ocasiones, después de la misa, la gente se acercó a mí y me preguntó: “¿Desde cuándo Jesús dijo eso? “Lo dijo hace casi dos mil años, pero no nos ‘tocó’ ni ‘suena verdad’ hasta que de alguna manera se conectó con nuestra experiencia de vida presente. Leer las Escrituras nos protegerá espiritualmente del pecado.
¡Qué don tenemos en los sacramentos! Sin embargo, tan a menudo podemos darlos por sentados, especialmente la Eucaristía. Puede convertirse en “rutina” si no entendemos que cada celebración de la Eucaristía es un encuentro único con Jesús a través de la Palabra y su Cuerpo y Sangre. Esta es la fuente de gracia que celebramos el fin de semana pasado en la fiesta de Corpus Christi. Recibir la eucaristía con sinceridad nos protegerá del pecado y del mal.
Somos ‘animales’ sociales. Necesitamos a otros. Nos necesitamos el uno al otro. Así que también es importante compartir la vida de la comunidad cristiana. La fraternidad y el testimonio de otros seguidores de Jesús pueden ayudarnos a renovar y fortalecer nuestra propia fe, y nuestra comprensión de lo que significa ser un miembro del pueblo de Dios. Nuestra vida en la Comunidad Cristiana puede ser otra política de seguro espiritual que nos mantenga a salvo del desánimo, el mal y el pecado.


El Padre Andrei Paz SSC, filipino, nuevo Superior General de los Misioneros de San Columbano

Por Santosh Digal- Asia News.
La elección tuvo lugar durante la Asamblea General de 2024 celebrada en Lima, Perú. Sucede al irlandés Padre Tim Mulroy SSC y ocupará el cargo durante los próximos seis años. Sacerdote desde 2009, ha ejercido su ministerio en Taiwán y también en China y Filipinas. La Sociedad de San Columbano, fundada en 1918, actualmente está presente en 15 países.
El sacerdote filipino Padre Andrei Paz SSC es el nuevo superior general de los misioneros de San Columbano, un instituto irlandés que tiene una larga historia de apostolado en Asia, incluso en China continental, con vínculos que continúan hasta hoy como recordábamos en Ecclesia in Asia en días pasados. La elección tuvo lugar durante la Asamblea General 2024 del instituto, programada cada seis años y celebrada estos días en Lima, capital de Perú.
“Es con gran alegría”, se lee en un comunicado enviado a AsiaNews, “que anunciamos que la Asamblea General 2024, después de un período de prolongado discernimiento, oración y muchas conversaciones y diálogos en el Espíritu, ha elegido al Padre Andrei Paz para el rol de guía”. Permanecerá en el cargo, continúa la nota de la Sociedad Misionera de San Columbano, “por un período de seis años”.
Padre Paz es originario de La Unión, provincia de la región de Ilocos, en la isla de Luzón, al noroeste de Filipinas, y está destinado en la unidad misionera de China. Se unió a los misioneros de San Columbano en 1998 y fue ordenado en 2009. En 2010, fue enviado para un periodo misionero en Taiwán, y tres años después se trasladó a China, a partir de 2013, donde trabajó con discapacitados. Sus estudios también incluyeron un doctorado en terapia ocupacional en la Universidad de Creighton, en Omaha, Nebraska (en Estados Unidos), que cursó de 2015 a 2018. Tras completar su formación, el sacerdote trabajó en la iglesia de Malate, en Manila (Filipinas).
Sucede al frente del instituto a su colega irlandés, el padre Tim Mulroy, que actualmente reside en Hong Kong. Fundado en 1918 por los sacerdotes irlandeses Edward Galvin (misionero en China, donde había colaborado con John Fraser, más tarde fundador de los Misioneros de Scarboro) y John Blowick, hoy está formado por sacerdotes -que colaboran con laicos y monjas- y presente en 15 países. Sus misioneros se dedican especialmente a ayudar a los más pobres y a proteger la creación. La sociedad lleva el nombre de San Columbano, un monje irlandés del siglo VI que durante su vida predicó el Evangelio primero en su país de origen y luego se trasladó a los territorios que hoy forman parte de Francia, Alemania, Austria, Suiza e Italia. Hoy son especialmente activos en el continente asiático y, a nivel de países, además de la ya mencionada China (y Hong Kong) los encontramos en Corea del Sur, Filipinas, Japón, Pakistán y Taiwán. Cuentan con cientos de miembros, la gran mayoría sacerdotes.

Puntuación: 5 / Votos: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *