Catequesis de Tucho

[Visto: 730 veces]

Algunos pasajes del libro “Sáname con tu boca. El arte de besar

Por  Walter Sánchez Silva– ACI Prensa.
En la página 21 del libro se encuentra la siguiente afirmación: “Una pareja con mucho sexo, mucha satisfacción sexual, pero pocos besos como la gente, o con besos que no dicen nada, está cavando, con cada unión sexual, la tumba de amor, van creando la rutina, el cansancio y el hastío, hasta que uno de los dos encuentre algo más humano”.
En la página 41, el hoy Arzobispo invita a leer unas estrofas “donde parece que el beso es fuente de dolor. Cuando se siente que un beso no es el reflejo de un amor fuerte, sincero, respetuoso y sano, cuando el otro se adueña de nosotros sin piedad. Entonces el beso se convierte en un oculto martirio o en la peor mentira. Por eso, aunque se lo viva como una necesidad, o como una descarga psicológica, no es una verdadera satisfacción afectiva”.
Los besos y la mística tienen mucho que ver. De hecho, si el beso pierde su trasfondo místico, la profundidad que hay detrás de los labios, se transforma nada más que en un juego aburrido o una costumbre que hay que cumplir”, se lee después en la página 51.
En la página 55 del libro, cuyo original fue escrito en español, el autor refiere que “muchas prostitutas se prestan a todo tipo de juegos sexuales, pero no se dejan besar por cualquiera” y advierte que “muchas parejas se rompen porque siempre han buscado directamente el acto sexual sin dedicar un buen tiempo a cultivar el arte sublime que sostiene el amor: el beso”.
En la página 70 del libro se lee que “el que besa bien experimenta que su vida se salva en cada beso, como si en cada beso entrara en un ámbito santo, de pura vida, de gracia redentora. Sólo es plenamente feliz el que goza, pero sintiendo que en ese beso se está construyendo algo definitivo y eterno”.
Bajo el subtítulo de “El beso supermístico”, el entonces Padre Fernández y quien por su reciente nombramiento muy probablemente será creado Cardenal, afirma que “el beso es mucho más que un deseo de la carne porque el beso de los labios es la expresión sensible de un ‘beso espiritual’, de una unión re-íntima de los dos, que por un instante sienten como si se cayeran todas las barreras que hay entre ellos”.
Por eso, también podemos besar a Dios. Y cuando Él nos besa a nosotros, ese beso llega a las entrañas más profundas de nuestro ser. A esto los grandes místicos lo llamaron ‘matrimonio espiritual’”, agrega.
En la página 77, se refiere a los “besos sagrados” en la mitología pagana y afirma que “aunque hay muy pocas referencias a relaciones sexuales entre los dioses, sí encontramos muchos textos que hablan de los dioses besándose para producir algo maravilloso…”.

Cardenal Müller aclara que el dossier sobre Víctor Manuel Fernández era de conocimiento público desde hace tiempo

Por Javier Arias- Infovaticana.com
Hace unos días el National Catholic Register publicó unas declaraciones del ex Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe en las que hablaba de la existencia de un dossier en dicho Dicasterio sobre Víctor Manuel Fernández.
El expediente, también confirmado por una segunda fuente eclesiástica de alto nivel, se remonta a cuando el cardenal Jorge Bergoglio de Buenos Aires nombró al entonces padre Fernández rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina en 2009, según informó el vaticanista Edward Pentin en el National Catholic Register.
El cardenal Müller, quien de 2012 a 2017 fue prefecto del dicasterio (anteriormente llamado Congregación para la Doctrina de la Fe), dijo al Registro el 4 de julio que el archivo había sido redactado en algún momento a fines de la década de 2000 por el arzobispo Jean-Louis Bruguès, secretario de la entonces Congregación para la Educación Católica, luego de que el cardenal Bergoglio propusiera al entonces padre Fernández como rector de la universidad.
El propósito del archivo era proporcionar a la CDF suficiente información para que pudiera otorgar o negar una declaración de nihil obstat (nada se interpone en el camino), un requisito para cualquier nuevo rector de una universidad católica.
“La CDF siempre está involucrada en dar la última palabra”, dijo el cardenal Müller. “La Congregación para la Educación Católica, por lo tanto, debe pedir el nihil obstat de la CDF, al dar el sí oficial, para que la Iglesia pueda estar absolutamente segura de que no hay nada problemático con tal nombramiento”.
En declaraciones hoy a InfoVaticana, el purpurado alemán ha querido aclarar que “en realidad, no conozco el dossier. Era todo de antes de que yo fuera prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe”. Müller ha confirmado que la Congregación para la Educación debe obtener siempre el nihil obstat de la Congregación para la Doctrina de la Fe. «El hecho de que pasó mucho tiempo hasta que llegó el nihil obstat, que él mismo admite, confirma la conclusión de que debe haber un archivo en la CDF. Pero eso ya era de conocimiento común», agrega el cardenal.
«Se puede decir que todas estas cosas son de conocimiento público desde hace mucho tiempo y también las ha confirmado el mismo Fernández», afirma Müller quien solo dejó claro que la Congregación para la Doctrina de la Fe tiene la última palabra en todo procedimiento de nihil obstat. En todo caso, hay documentación o expedientes, aunque se conceda el nihil obstat.

Entrevista de Edward Pentin a Monseñor “Tucho” Fernández

Excelencia, ¿qué significa para usted el término «modernizar la Iglesia»? ¿Qué implica y qué importancia tiene?
Nunca utilizaría el término «modernizar» para aplicarlo a la Iglesia, porque es una categoría más propia de corporaciones u otras instituciones; no se aplica a una realidad sobrenatural como la Iglesia, que tiene elementos eternos. Los últimos Papas han utilizado la palabra «reformar» en la creencia de que hay aspectos de la Iglesia que pueden cambiar, pero siempre sin renunciar a un «humus» (tierra o suelo en latín) permanente que va más allá del paso del tiempo, de las distintas épocas y de los aspectos superficiales del mundo.
La expresión «modernizar la Iglesia» podría llevarnos al error de subsumir la riqueza permanente y siempre nueva de la Iglesia, incluido el Evangelio, en el marco de una época determinada (en este caso la modernidad), que también pasará como han pasado todas las demás épocas. En resumen, la expresión «modernizar la Iglesia» no tiene sentido para mí.
Usted dijo en una entrevista concedida en julio a Crux que se toma muy en serio las palabras del Papa Francisco sobre la aceptación del magisterio reciente y que los fieles deben dejar que su pensamiento «se transfigure con sus criterios», en particular cuando se trata de teología moral y pastoral. ¿Qué es exactamente el «magisterio reciente»? ¿En qué se diferencia del magisterio no reciente, y a qué se refiere cuando dice «transfigurado con sus criterios» en lo que se refiere a la teología moral y pastoral? ¿Es vinculante y, como prefecto, cómo tratará con aquellos en la Iglesia, especialmente obispos y sacerdotes, que no suscriban el magisterio del Santo Padre por considerarlo contradictorio con la doctrina establecida de la Iglesia?
Cuando hablamos de obediencia al magisterio, esto se entiende al menos en dos sentidos, que son inseparables e igualmente importantes. Uno es el sentido más estático, de un «depósito de la fe» que debemos custodiar y preservar incólume. Pero, por otro lado, existe un carisma particular para esta salvaguardia, un carisma único, que el Señor ha dado sólo a Pedro y a sus sucesores.
En este caso no se trata de un depósito, sino de un don vivo y activo, que actúa en la persona del Santo Padre. Yo no tengo este carisma, ni usted, ni el cardenal Burke. Hoy sólo lo tiene el Papa Francisco. Ahora, si usted me dice que algunos obispos tienen un don especial del Espíritu Santo para juzgar la doctrina del Santo Padre, entraremos en un círculo vicioso (donde cualquiera puede pretender tener la verdadera doctrina) y eso sería herejía y cisma. Recordemos que los herejes siempre creen conocer la verdadera doctrina de la Iglesia. Desgraciadamente, hoy en día, no sólo algunos progresistas caen en este error sino también, paradójicamente, algunos grupos tradicionalistas.
Una crítica dirigida a menudo a los líderes de la Iglesia, especialmente desde el Concilio Vaticano II, ha sido la ausencia de claridad en la enseñanza de la Iglesia. ¿Cómo pueden los fieles católicos encontrar un camino de salvación cuando la enseñanza de la Iglesia parece oscurecida por debates influenciados por lo que podrían considerar valores mundanos que han entrado en la Iglesia, y por la aparente falta de certeza que se ha derivado de ello? ¿Qué podría hacer usted como prefecto para ayudar a resolver esta falta de claridad?
A lo largo de la historia de la Iglesia ha habido debates (y, por tanto, cierta falta de claridad). Hubo encarnizados debates entre los Padres de la Iglesia, hubo debates entre las órdenes religiosas, y ¿cómo no recordar la controversia «de auxiliis» en la que dos grupos de teólogos y obispos se condenaron mutuamente [sobre la relación entre la gracia divina y el libre albedrío] hasta que el Papa decidió que era una cuestión abierta y les prohibió expresarse en términos condenatorios?
Sin embargo, incluso en estas situaciones que pueden parecer escandalosas, la Iglesia crece y madura en su comprensión de algunos aspectos del Evangelio que antes no se habían explicitado suficientemente. Creo que este dicasterio puede ser un espacio que acoja estos debates y los enmarque en la doctrina segura de la Iglesia, evitando así a los fieles algunos de los debates mediáticos más agresivos, confusos e incluso escandalosos.
En una entrevista concedida a InfoVaticana en julio, usted parecía estar abierto a las bendiciones eclesiásticas de parejas del mismo sexo, siempre que pudieran llevarse a cabo sin causar confusión. ¿Podría explicar mejor qué quería decir con esto? ¿A qué tipo de confusión se refería?
Me refería a confundir una unión entre personas del mismo sexo con un matrimonio. A estas alturas está claro que la Iglesia sólo entiende el matrimonio como la unión indisoluble entre un hombre y una mujer que, en sus diferencias, están naturalmente abiertos a engendrar vida.
Usted ha dicho que la doctrina no puede cambiar, pero sí nuestra comprensión de ella. Sin embargo, algunos observadores de la Iglesia ven esto como una subversión de la enseñanza inmutable de la Iglesia bajo el pretexto de ayudar pastoralmente a los fieles, creando una falsa dicotomía entre la doctrina y la praxis pastoral que en realidad coinciden. ¿Considera que la doctrina es un obstáculo para ser verdaderamente compasivo y, en caso afirmativo, por qué?
La verdadera doctrina sólo puede ser una luz, una guía para nuestros pasos, un camino seguro y una alegría para el corazón. Pero está claro que ni siquiera la Iglesia capta aún toda la riqueza del Evangelio. En algunos ámbitos la Iglesia ha tardado siglos en explicitar aspectos de la doctrina que en otros momentos no veía tan claros.
Hoy la Iglesia condena la tortura, la esclavitud y la pena de muerte, pero esto no ocurría con la misma claridad en otros siglos. Los dogmas fueron necesarios porque antes de ellos había cuestiones que no estaban suficientemente claras.
La doctrina no cambia, el Evangelio siempre será el mismo, la Revelación ya está asentada. Pero no cabe duda de que la Iglesia siempre será pequeñita en medio de tanta inmensidad de verdad y belleza y siempre necesitará seguir creciendo en su comprensión.
¿Cuál será su enfoque del Camino sinodal alemán? ¿Hasta qué punto cree que su apertura a las bendiciones para personas del mismo sexo y su deseo expreso de fomentar un acercamiento más suave a los teólogos o posiciones heréticas podría ayudar a la situación alemana?
La Iglesia alemana tiene graves problemas y, evidentemente, debe pensar en una nueva evangelización. Por otra parte, hoy no cuenta con teólogos del nivel de los que tanto impresionaron en el pasado. El riesgo del Camino Sinodal radica en creer que habilitando algunas novedades progresistas, la Iglesia en Alemania florecerá. Esto no es lo que propondría el Papa Francisco -que ha hecho hincapié en una renovada proyección misionera centrada en la proclamación del Kerigma: el infinito amor de Dios manifestado en Cristo crucificado y resucitado-.
No sé por qué algunos de sus colegas me identifican con la vía alemana, de la que todavía sé poco. Mire, mi libro más famoso se llama Los Cinco Minutos del Espíritu Santo y contiene una meditación diaria sobre el Espíritu Santo de la que se han vendido 150,000 ejemplares. ¿Lo sabía usted?
Por otra parte, fui párroco y también obispo diocesano. Vayan y pregunten a los fieles de mi parroquia qué hacía cuando era párroco, y verán: Adoración eucarística, cursos de catecismo, cursos bíblicos, misiones a domicilio con la Virgen y una oración para bendecir el hogar. Tenía 10 grupos de oración y 130 jóvenes.
Como obispo diocesano solía preguntar a la gente sobre lo que trataría en mis homilías en la catedral y en mis visitas a las parroquias: sobre Cristo, sobre la oración, sobre el Espíritu Santo, sobre María, sobre la santificación. Y el año pasado propuse a toda la Archidiócesis concentrarse en «crecer juntos hacia la santidad». Digan lo que digan algunos de sus colegas, ésa era mi fórmula para hacer frente a la indiferencia religiosa de la sociedad. Como el Papa, creo que sin mística no iremos a ninguna parte.
Fuente: National Catholic Register.

Puntuación: 5 / Votos: 43

Un pensamiento en “Catequesis de Tucho

  1. José Manuel

    Es increible la demolición de la Iglesia, que está haciendo el llamado Papa Bergoglio, pero aún más doloroso, que el Colegio Cardenalicio, no lo haya depuesto por hereje, esto demuestra que ni Bergoglio, ni los cardenales en su mayoría, creen en la vida eterna, pues no cabe duda de que se les pedirá cuentas en el Juicio Final. Pero ¿cuando vuelva el Señor, hallará fe sobre la tierra?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *