Marko Ivan Rupnik SJ

[Visto: 180 veces]

EL PADRE RUPNIK ACUSADO DE VIOLENCIA SEXUAL Y PSICOLÓGICA. EL SILENCIO DE LOS JESUITAS

No sólo es un teólogo, sino también un artista, más conocido por sus famosos mosaicos. Se trata del padre Marko Ivan Rupnik, jesuita esloveno, por muchos años director del Centro de Estudios “Ezio Aletti”.
Ivan Rupnik ha creado obras famosas en todo el mundo. Los mosaicos de la capilla “Redemptoris Mater” del Palacio Apostólico, aquí en el Vaticano, fueron diseñados por él.
Ha realizado los mosaicos de las basílicas de Fátima y San Giovanni Rotondo, los de la fachada del Santuario de Lourdes, los del Santuario de Nuestra Señora de las Flores en Bra, y también los de la Catedral de Santa María Real de la Almudena en Madrid, la Capilla del Obispado de Tenerife en San Cristóbal de La Laguna, la cripta de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, la Iglesia Ortodoxa de la Transfiguración en Cluj, el Santuario de San Juan Pablo II en Cracovia, el Santuario de San Juan Pablo II en Washington, el Santuario de Madonna Ta’ Pinu en Gozo y la Iglesia Madre de Supersano, la Iglesia de San Pasquale en Bari.
Ahora mismo, en Sao Paulo (Brasil), Rupnik está terminando los mosaicos de la fachada del santuario nacional de Aparecida. La estima por el sacerdote esloveno era tan alta que el Papa Francisco en 2016, durante el Jubileo de la Misericordia, celebró una Santa Misa por el Centro Aletti en el Palacio Apostólico.
Abuso espiritual y físico
Las primeras acusaciones contra el jesuita se remontan a 1995, cuando una consagrada denunció que había sido plagiada y había sufrido “abusos psicológicos, físicos y espirituales”. Se abrió un procedimiento canónico y la mujer fue llamada a declarar más de una vez Para esta delicada tarea fue designado el actual obispo auxiliar de Roma para el Sector Central, S.E.R. Monseñor Daniele Libanori. Libanori siempre ha dado muestras de extremo rigor y transparencia al tratar los casos de abusos. En este caso hay que destacar que hay dos razones por las que quizás era mejor elegir a otra persona para realizar la investigación. Libanori es el obispo auxiliar a cargo del clero y, en segundo lugar, también es jesuita.
La consagrada denunció: “Estoy indignada porque, a pesar de las graves acusaciones formuladas contra él y por las que he sido llamada a declarar más veces, el padre Rupnik sigue ofreciendo conferencias por toda Italia y colgando sus catequesis en YouTube”.
Es la sentida súplica de una mujer que abandonó sus aspiraciones de seguir a Cristo y se vio sometida a graves abusos psicológicos y físicos. “Esta triste realidad me hace dudar de que no me hayan creído. Tengo la legítima necesidad de saber, creo, después de tanto sufrimiento, si la Iglesia considera al padre Rupnik un maestro fiable”, escribe la consagrada.
La comunidad en la que supuestamente se cometieron estos abusos fue encargada en 2021, y todo se hizo en el mayor secreto y silencio. Esto plantea algunas preguntas legítimas: ¿por qué? ¿Cómo es que hay realidades que se encargan con mucho ruido mediático y otras no? ¿Quizás porque es un jesuita? ¿Quizás porque, como siempre ocurre en los casos de abuso de conciencia, estamos hablando de un hombre demasiado “idealizado”? El padre Dysmas De Lassus es muy claro al respecto en su texto Riesgos y derivas de la vida religiosa.
Por lo general, cuando los maltratadores son muy apreciados, es difícil que la víctima sea escuchada. En este caso parece que la mujer, pero no es la única, fue creída, pero las medidas parecen haber sido muy tímidas, en comparación con otros casos.
La consagrada informó que estaba tan marcada que incluso pensó en la muerte. “No podía imaginar que las hermanas abusadas fueran otras tantas”, dijo. Un inmenso sufrimiento que se vio agravado por la relación de confianza que vio a Rupnik en el papel de padre espiritual y confesor de estas mujeres.
Sin embargo, la investigación previa se llevó a cabo y el resultado parece haber llegado. El 3 de enero de 2022, el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede informó: “El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia al reverendo padre Marko Ivan Rupnik SJ”. No hay asignación, las palabras “ex director del Centro Aletti” no aparecen. El Pontífice recibió al padre Rupnik. ¿Por qué? No todos los abusadores son recibidos por el Papa, al contrario, son evitados a propósito. ¿Qué le dijo Francisco al jesuita esloveno?
En la Curia alguien ha dicho que el Pontífice ha comunicado al jesuita la decisión y lo ha invitado a una vida reservada: nada de predicación, nada de celebraciones públicas y prohibición de confesar.
¿Pero es realmente así? El 10 de mayo de 2022 el padre Mark Rupnik predicó un retiro del clero en Larino, en la provincia de Campobasso (Italia). Si el Papa realmente le preguntó esto, ¿por qué Rupnik continúa su actividad? El Prepósito General de la Compañía de Jesús ha firmado un documento que ha sido comunicado también al Vicariato. ¿Qué dice?
Unas preguntas
Las acusaciones contra Marko Ivan Rupnik son muy graves, se trata del más grave abuso de confianza hacia los propios penitentes. Abuso, primero psicológico, luego físico. Rupnik “me obligaba, con presiones y chantajes, a hacer cosas que he referido puntualmente en la sede oportuna”, refiere la consagrada. Pero la respuesta de los miembros de la Compañía de Jesús fue ocultar todo. La señora dijo: “Después de mi primera denuncia, nadie me ayudó, ni la Comunidad, ni el arzobispo de Liubliana de entonces, ni el director espiritual del padre Rupnik, con quien hablé e intenté explicar lo que había sucedido. Todos ellos, incluso los padres jesuitas que eran los superiores directos del Padre Rupnik y los que llegaron a conocer los hechos, decidieron cubrir todo con un manto de silencio”. ¿Se ha enterado el padre Hans Zollner de estas acusaciones? ¿Qué dice?
La Iglesia comenzó la tolerancia cero lentamente, y siguió adelante. Sobre esto, creo que la dirección tomada es irreversible. Es irreversible. Hoy es un problema que no se discute” Papa Francisco.
¿Por qué nadie escuchó a estas consagradas? ¿Por qué el Padre Rupnik ha sido y sigue siendo cubierto? Es derecho del acusado poder defenderse, es derecho de las víctimas saber cuáles son los resultados de la actividad desarrollada por el obispo Libanori y la Congregación. ¿Rupnik es un hombre inocente? ¿O es culpable? Si es culpable, ¿por qué no ha sido reducido al estado laical? ¿El Papa Francisco ha cubierto los abusos de Rupnik? En ese caso estaríamos en el segundo caso en este Pontificado, después del de Inzoli.
También los obispos y los sacerdotes tienen derecho a saber cuál es la condición en la que se encuentra el jesuita, para saber si invitarlo o no a predicar. “Tengo derecho a una palabra de verdad por parte de la Iglesia sobre los hechos denunciados. Estoy muy preocupada de que el Padre Rupnik pueda hacer más daño a alguien”, dice la consagrada. Nosotros, nos unimos a este llamamiento.
Fuente: Silerenonpossum.it

Declaración del provincial de los jesuitas eslovenos sobre el padre Rupnik SJ

El jesuita Miran Žvanut sale al paso de otro jesuita esloveno implicado recientemente en señalaciones de abusos: el conocido padre Rupnik.
DECLARACIÓN DEL PROVINCIAL DE LOS JESUITAS ESLOVENOS SOBRE EL PADRE MARK IVAN RUPNIK
En los últimos días, hemos visto artículos sobre el padre Mark Ivan Rupnik en diversos medios de comunicación. Desgraciadamente, como siempre, están bastante inflados e incluyen muchas falsedades.
En 2021, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe recibió efectivamente una denuncia contra el Padre Mark Ivan Rupnik y pidió a la Compañía de Jesús que abriera una investigación preliminar sobre el caso. Es un procedimiento normal. La denuncia no procedía de las monjas, como afirman falsamente algunos medios de comunicación.
La Compañía de Jesús nombró a un investigador externo (un religioso de otra orden) para investigar y varias personas fueron llamadas a declarar. El informe final se presentó al Dicasterio para la Doctrina de la Fe y, tras examinar los resultados de la investigación, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe concluyó que los hechos en cuestión debían considerarse prescritos y, por tanto, archivó el caso a principios de octubre de este año.
Sin embargo, en el marco de la investigación preliminar, se tomaron medidas cautelares contra el padre Mark Ivan Rupnik, repito, medidas cautelares, y ninguna sanción o prohibición por parte del Vaticano, como hemos visto en los medios de comunicación. Las medidas cautelares son algo normal cuando hay denuncias de este tipo o similares contra un religioso.
Así pues, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe no ha adoptado ninguna sanción contra el Padre Mark Ivan Rupnik, sólo ha informado a la Compañía de Jesús de que el caso ha prescrito.
El padre Marko Ivan Rupnik vive fuera de Eslovenia desde hace más de 20 años, por lo que, como provincial, no está directamente implicado en esta investigación. El Delegado de las Casas Internacionales en Roma es actualmente el responsable, pero por supuesto me mantiene informado de lo que ocurre y supongo que si tiene alguna información nueva me la comunicará.
Permítanme subrayar que la Compañía de Jesús se toma en serio cualquier queja contra uno de sus miembros, y esta queja también se ha tomado muy en serio. La misión de la Compañía de Jesús es también la de la reconciliación y la búsqueda de la verdad, y confío en que las personas a las que se ha confiado la tramitación de este caso lleguen también a la verdad.

Jesuitas se posicionan con una declaración sobre el padre Rupnik SJ

La delegación de los jesuitas en Roma emitió un comunicado en el que además de ofrecer más contexto, dan a conocer algunos aspectos más como las medidas aplicadas al conocido artista.
A raíz de las acusaciones de abuso contra el conocido sacerdote de la Compañía de Jesús, el esloveno Marko Ivan Rupnik, la delegación de los jesuitas en Roma emitió un comunicado en el que además de ofrecer más contexto, dan a conocer algunos aspectos más como las medidas aplicadas al conocido artista.
El Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) recibió en 2021 una denuncia contra el Padre Mark Ivan Rupnik SJ relativa a su forma de ejercer el ministerio. No había menores implicados. El DDF pidió a la Compañía de Jesús que iniciara una investigación previa sobre este caso. La Compañía de Jesús nombró inmediatamente a un investigador externo (un religioso de otro instituto) para la investigación. Se invitó a declarar a varias personas. El informe final se presentó al DDF. Tras estudiar el resultado de esta investigación, el DDF consideró que los hechos en cuestión habían prescrito, por lo que archivó el caso, a principios de octubre de este año.
En el curso de la investigación previa, se adoptaron varias medidas cautelares contra el Padre Rupnik: prohibición de ejercer el sacramento de la confesión, dirección espiritual y ejercicios espirituales de acompañamiento. Además, al Padre Rupnik se le prohibió participar en actividades públicas sin el permiso de su superior local. Estas medidas siguen vigentes hoy en día, como medidas administrativas, incluso después de la respuesta del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.
La Compañía de Jesús se toma en serio cualquier queja contra uno de sus miembros. La misión de la Compañía de Jesús es también una misión de reconciliación. Y queremos acoger a todo el mundo y a todos abiertamente.
DIR-Delegado
Arturo Sosa em Portugal: “Não temos de publicar cada caso. Uma das coisas a que todos temos direito como pessoas é uma certa privacidade.” Foto © Rúben Marques/PontoSJ

Geral dos jesuítas ao 7M sobre o caso Rupnik: “Não ocultámos nada”

Por – Setemargens.com
“Qualquer caso destes é muito doloroso, (mas) não ocultámos nada”, diz o padre Arturo Sosa numa curta entrevista ao 7MARGENS e Rádio Renascença, nesta que é a primeira reacção do geral dos jesuítas ao caso das suspeitas sobre o padre Marko Ivan Rupnik.
Sobre este membro da Companhia de Jesus, que é também artista e teólogo, apareceram notícias dando conta de suspeições levantadas por várias religiosas da Comunidade Loyola, de que Rupnik teria exercido abusos espirituais e sexuais sobre elas. No final de uma visita de cinco dias a Portugal, durante a qual visitou as diferentes comunidades jesuítas do país, bem como algumas das instituições ligadas à Companhia (escolas, paróquias, centros universitários…),
Arturo Sosa esteve no Centro Universitário Padre António Vieira (CUPAV), em Lisboa, onde celebrou a missa do final de tarde de quarta-feira, 7, e participou num encontro com estudantes universitários. Na homilia, evocou os seis jesuítas e duas funcionárias mártires da Universidade de Centro-América, de El Salvador, assassinados em 1989, para dizer que eles acreditaram que era possível acabar com a guerra civil no país, causa pela qual deram a vida.
Nesta entrevista, o geral dos jesuítas, venezuelano assegura que as medidas tomadas contra o padre Rupnik se mantêm em vigor. E acrescenta que condutas como esta são inaceitáveis.
7MARGENS – A declaração da Companhia sobre o caso saiu depois das primeiras notícias. Porque tardou a informação sobre o que se passava?

P. ARTURO SOSA – Primeiro, tenho de dizer que para a Companhia de Jesus qualquer caso destes é muito doloroso. Segundo, não temos de publicar cada caso. Uma das coisas a que todos temos direito como pessoas é uma certa privacidade: há que fazer declarações públicas quando é público; quando não é público, não há nada para o fazer e isso não significa ocultar. Nós não ocultámos nada.
Neste caso, parece-me importante sublinhar algumas coisas. Uma, que não há menores envolvidos. Ou seja, trata-se de questões entre adultos. Segundo, nós não recebemos a denúncia directamente, mas da parte da então Congregação para a Doutrina da Fé [CDF], a solicitação para fazer uma investigação porque eles tinham recebido a denúncia. Precisamente para não ocultar e para fazê-lo de modo mais transparente possível, procurámos investigadores que não fossem da Companhia de Jesus.
Depois, entregámos à CDF o relatório, que havia pedido essa investigação prévia. Uma investigação prévia não é um processo que termine com uma sentença, é uma primeira aproximação ao caso. Esperámos bastante tempo até que recebemos a notícia da Congregação de que tinha estudado o caso e a investigação e que tratava do que tinha sucedido há 30 anos e que, segundo o direito, estava prescrito. Essa é a parte canónica.
O que aconteceu a seguir?
– Desde o momento em que recebemos a petição para fazer essa investigação – a denúncia não a recebemos nós – imediatamente tomámos medidas, que eram proporcionais aos factos. O padre Marko Rupnik foi proibido de confessar, dirigir exercícios espirituais, fazer direcção espiritual e fazer alguma declaração pública, ensino e qualquer actividade desse tipo que tinha que ser autorizada pelo seu superior local.
Isso foi o que se fez durante todo este tempo, depois de termos recebido a notificação da Congregação de que eram factos prescritos. As medidas foram mantidas, porque queremos ir mais além no assunto, ver como se ajuda todos os que estão envolvidos.
Mas a declaração não faz referência às vítimas. Tendo em conta a notoriedade do padre Rupnik, não se justificava a divulgação do caso?
– Tem de se perguntar às vítimas. Não posso tomar a palavra por alguém que não queira.
Porque não se faz referência às vítimas na declaração?
– Porque não há um processo que diga que aqui há uma vítima e ali um vitimar. Estava prescrito. Não há uma qualificação de vítimas, há uma suspeita de factos que foram mais além dos limites do que se faz entre pessoas adultas.
Uma das medidas tomadas foi a saída do padre Rupnik da direcção do Centro Aletti?
– Isso aconteceu muito antes. Deixou o Centro Aletti há mais de um ano [em 2020] por razões internas à organização do centro, porque já estava há muito tempo no cargo e tinha já muitos compromissos com trabalho artístico.
Ele continua viajando e fazendo várias coisas. Por exemplo, em Fevereiro está previsto um retiro no santuário do Loreto. Isso não entra nas medidas previstas?
– Um retiro não creio que esteja previsto, mas não deveria [fazê-lo]. Ele não está detido, nem nenhuma das medidas afecta o seu trabalho artístico. Ele tem compromissos artísticos muito importantes. Ele pode celebrar a eucaristia, do que está proibido é de orientar exercícios espirituais ou confessar. Essas são as medidas, porque tem de ser proporcional aos factos.
Ele continua a ter a mesma mobilidade que qualquer um de nós, por razões de trabalho. Não está constrangido a esse tipo de medidas. Aquelas a que foi sujeito ele tem cumprido.
Este caso e outros que acontecem não podem diminuir o entusiasmo dos jovens em aderir aos convites da Igreja, como a Jornada Mundial da Juventude?
– Em alguns casos, sim, noutros não, não me atreveria a fazer um juízo geral. Há algumas pessoas que perderam a confiança na Igreja ou na Companhia, outras não. Rezamos todos os dias o Pai Nosso. E aí dizemos que queremos perdoar.
Todos estes casos são muito dolorosos. A conduta de muitos religiosos foi, em muitos casos, inaceitável, pecado. O que se faz? Busca-se o caminho de, se é pecado, que seja perdoado. Aplica-se todas as leis civis que são necessárias, aplicam-se todas as leis canónicas mas, no final, o que queremos com as pessoas – as vítimas e os que cometem o facto – é que se perdoem. Ou seja, abrir a esse processo para que as pessoas se possam reconciliar.
Veio tomar o pulso dos jesuítas em Portugal. Que conclusão tira?
– Entre os jovens, entende-se que as situações não são a preto e branco, há muitas coisas que se podem fazer. Aqui em Portugal, o trabalho dos jesuítas com os jovens é admirável, creio que é um modelo para muitas províncias. O contacto que tive com comunidades paroquiais e a comunidade universitária é entusiasmante.
Conhecendo a Igreja em todo o mundo, qual é a sua grande preocupação?
– A grande preocupação é que sejamos capazes de fazer viva essa ideia que agora chamamos Igreja sinodal, que nasce no Concílio Vaticano II, que se tentou durante muitos anos e que agora recebeu um impulso muito grande por parte do Santo Padre e de outras pessoas da Igreja. [Que não] percamos outra vez a oportunidade de converter a Igreja nesse povo de Deus que marcha em conjunto com a humanidade em busca da justiça e da paz.

Sin castigo para Marko Rupnik, el ‘artista de Dios’ acusado de abusar de monjas

La justicia católica declara prescritos los delitos denunciados por religiosas y achacados al jesuita, autor de mosaicos en el Vaticano, Fátima, La Almudena o la sede de la Conferencia Episcopal española

Por Jesús Bastante– Religiondigital.com
Es uno de los artistas católicos más reconocidos del momento. Sus mosaicos pueblan iglesias de todo el mundo, desde una en el mismísimo Vaticano (regalada por los cardenales a Juan Pablo II por sus 50 años como sacerdote) hasta la capilla de la Conferencia Episcopal, donde rezan y celebran misa los obispos españoles. Catedrales como la Almudena y santuarios como la cueva de San Ignacio de Manresa o Fátima en Portugal cuentan con obras del jesuita esloveno Marko Ivan Rupnik.
Los responsables de muchos de esos templos se cuestionan, desde hace días, la conveniencia de mantener abiertas esas capillas decoradas con sus pinturas. ¿La razón? Las acusaciones de abusos psicológicos y sexuales llevados a cabo, presuntamente, por el religioso durante la década de los 90 en una comunidad religiosa de Luibliana, donde el jesuita ejercía como padre espiritual.
“Los abusos han prescrito”. Esa fue la lacónica respuesta de la Compañía de Jesús después de conocerse el escándalo, cuya resolución pone en duda la política de tolerancia cero planteada por el papa Francisco (quien no se ha pronunciado sobre el caso) y auspiciada, al menos en lo tocante a los abusos a menores, por los mismos jesuitas. Y es que, tal y como comentan fuentes cercanas al proceso, Rupnik habría recibido un “trato de favor” en la investigación llevada a cabo por la Congregación para la Doctrina de la Fe el año pasado.
En un comunicado, los jesuitas señalan que el Vaticano recibió la denuncia en 2021 y que, en la misma, “no había ningún menor implicado”. Un modo de subestimar la gravedad de los hechos, investigados por un religioso dominico.
“Nos aferramos a la prescripción y esperamos que todo acabe aquí”
En octubre pasado, Doctrina de la Fe concluía el proceso, dictaminando que Rupnik no podía ser sancionado al haber prescrito los supuestos abusos a religiosas, pero sin negar su existencia. No obstante, las medidas cautelares planteadas por los jesuitas siguen vigentes. Entre ellas, la prohibición de confesar o participar en actividades públicas sin la autorización de sus superiores. En cambio, sí puede seguir celebrando la eucaristía.
“La Compañía de Jesús toma en seria consideración cada denuncia sobre cada uno de sus miembros. La misión de la Compañía de Jesús es también una misión de reconciliación. Queremos acoger a todas y todos de esta forma abierta”, finaliza el comunicado de los jesuitas. Sin embargo, la polémica no ha hecho sino incrementarse con el paso de los días, alimentándose la tesis de que las mujeres, aunque sean adultas, siguen siendo consideradas ciudadanas (y víctimas) de segunda en la Iglesia.
Entre los propios jesuitas, la indignación también es patente. Así, quien fuera provincial de los jesuitas del Mediterráneo, Gianfranco Matarazzo, criticó que “con el caso Rupnik, nos aferramos a la prescripción, y esperamos que todo acabe aquí. ¿Nos llama el Señor a este enfoque?”.
Para Matarazzo, la forma de gestionar este escándalo “es un tsunami de injusticia, falta de transparencia, gestión cuestionable, actividad disfuncional, trabajo personalizado, comunidad apostólica sacrificada al líder y trato desigual”, lo que se evidencia al comprobar que no hay una sola referencia a las víctimas en la declaración oficial de la Compañía de Jesús.
“Un daño mortal para la Orden de los Jesuitas, pero más aún para la Santa Madre Iglesia. Un caso más, por si no fuera suficiente lo ocurrido hasta ahora”, recalca el religioso, quien pide a sus hermanos “ofrecer una reconstrucción detallada de todo lo sucedido” y “aceptar toda la responsabilidad y las consecuencias”, algo que no ha sucedido.
Frente a esto, el general de los jesuitas, Arturo Sosa, afirmaba, en una entrevista al portal portugués 7Margens, que “no hemos ocultado nada sobre el ‘caso Rupnik’” aunque, a día de hoy, no se conoce ni el número de víctimas, ni si estas denunciaron o no, ni en qué consistieron esos abusos. “Este tipo de conductas son inaceptables”, trataba de justificar Sosa, incidiendo en que las sanciones impuestas durante la investigación siguen vigentes, pese a que esta se dio por finalizada. Una forma de admitir la culpabilidad del artista, que sigue teniendo libertad de movimientos por cuestiones laborales. Porque Rupnik sigue interviniendo en decenas de templos y santuarios católicos en todo el mundo, lo que despierta otra pregunta: ¿Se puede separar la obra de un artista de su comportamiento en temas relacionados con violencia de género o abusos a menores o personas vulnerables?
“¿Qué se hace? Se busca el camino de, si es pecado, que sea perdonado. Se aplican todas las leyes civiles necesarias, se aplican todas las leyes canónicas, pero al final, lo que queremos con la gente –las víctimas y los autores– es que se perdonen a sí mismos”, se justifica el general de los jesuitas.

Puntuación: 5 / Votos: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *