San Lucas evangelista

[Visto: 429 veces]

Evangelio según San Lucas 16,1-13.
Jesús decía a sus discípulos: “Había un hombre rico que tenía un administrador, al cual acusaron de malgastar sus bienes.
Lo llamó y le dijo: ‘¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no ocuparás más ese puesto’.
El administrador pensó entonces: ‘¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo? ¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna? Me da vergüenza. ¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto, haya quienes me reciban en su casa!’.
Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: ‘¿Cuánto debes a mi señor?’. ‘Veinte barriles de aceite’, le respondió. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez’.
Después preguntó a otro: ‘Y tú, ¿cuánto debes?’. ‘Cuatrocientos quintales de trigo’, le respondió. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y anota trescientos’.
Y el señor alabó a este administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente. Porque los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz”.
Pero yo les digo: Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas. El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho.
Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien? Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?
Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Estoy seguro de que la mayoría de nosotros crecimos en familias y hogares donde teníamos tareas. De acuerdo con nuestra edad y nuestras capacidades, se nos asignaban responsabilidades en la casa: para nuestra propia habitación y nuestras cosas, pero también para el área general de la casa. Muchas manos hacen un trabajo ligero (un viejo dicho menonita amish). Uno de mis trabajos era quitar el polvo y ayudar con los platos, y más tarde cortar el césped. Cuando mi madre se cayó en el hielo y se rompió el codo, yo debía de tener unos trece años, me enseñaron a planchar la ropa (lo que me ha resultado útil a menudo). Cuanto más mayores nos hacemos, más responsabilidades nos dan, sobre todo cuando tenemos la comprensión, la fuerza y el ingenio para hacerlo. Lo mismo puede decirse de nuestras responsabilidades en el trabajo. Con el tiempo se nos dan más responsabilidades -y, con suerte, más salario- porque hemos demostrado ser capaces de cumplir con mayores responsabilidades.
Nuestro evangelio de hoy (Lucas 16:1-13) trata de asumir responsabilidades. Estamos llamados a ser buenos administradores. Vemos en la parábola de Jesús que este mayordomo era irresponsable, y cuando se le pidió que respondiera por su mayordomía se apresuró a cubrir sus huellas y a tratar de tapar su falta de responsabilidad. Incluso parece que el amo aplaude al mayordomo por su astucia al tratar de limpiar su desorden. Pero esto no es lo ideal. Esta no es la forma en que los mayordomos deben actuar. Este mayordomo infiel fue despedido, no recompensado.
Jesús dice que a los que han demostrado ser dignos de confianza en las cosas terrenales, la “riqueza deshonesta“, se les confiará la “verdadera riqueza“, las bendiciones del reino de Dios. Jesús llega a decir que “ningún siervo puede servir a dos señores. O bien odiará a uno y amará al otro, o bien se dedicará a uno y despreciará al otro“. No deja lugar a dudas de que quiere toda nuestra atención; que ocupa el primer lugar en nuestra vida. Entonces nos ayudará a “ordenar” nuestra vida según su enseñanza y su camino. Si somos “dignos de confianza en los asuntos más pequeños”, Dios nos dará “otros más grandes” para que los usemos y compartamos.
Nuestra Primera Lectura del Libro del Profeta Amós (8:4-7) también refleja a las personas infieles, personas que buscan su propio beneficio, y no muestran ningún cuidado por los pobres entre ellos. Su condena adquiere un significado especial cuando dice: “¡Nunca olvidaré nada de lo que han hecho!”. Dios nos llama a ser responsables y espera de nosotros una administración fiel.
En nuestra Segunda Lectura de la Primera Carta de San Pablo a Timoteo (2:1-8), San Pablo nos recuerda que somos personas de Dios, y seguidores de su Hijo, y que nos llama a vivir una vida que refleje que él es “el número uno” en nuestras vidas.
El tema de la corresponsabilidad es muy rico y se ha desarrollado en la Iglesia. Es una importante teología y espiritualidad de gratitud a Dios por todos sus dones y bendiciones. La corresponsabilidad nos llama a reconocernos amados y dotados, llamados y salvados. Cuando reconocemos esto, vivimos vidas que proclaman que nuestro tiempo, talentos y tesoros nos han sido confiados por Dios, y que los utilizamos sabia y prudentemente, de la mejor manera posible. La parábola del mayordomo en el Evangelio nos muestra que podemos ser perezosos e irresponsables en esta responsabilidad. Tal vez incluso en nuestra propia memoria podamos pensar en ocasiones en las que no utilizamos nuestro tiempo, talentos y tesoros como Dios -su dador- hubiera querido. Cuando recibimos un regalo, es importante respetar la intención del dador, y lo mismo ocurre con todo lo que tenemos y somos. Dios nos ha confiado la inteligencia, la imaginación, las inspiraciones, las experiencias, las amistades, los talentos y las habilidades, cada uno a su manera. El uso sabio y prudente de nuestro tiempo, talentos y tesoros nos ayuda a reconocer la “verdadera riqueza” que buscamos: hacer la voluntad de Dios y construir el reino de Dios. Esta “verdadera riqueza” nos traerá beneficios duraderos y gracias abundantes. Esta “verdadera riqueza” nos satisfará y llenará de lo que más buscamos: amor, paz, perdón, paciencia y compasión.
Hace tiempo, en una homilía, mencioné la imagen del administrador como aquel que tiene las llaves de la casa, pero no es su casa. Dios nos ha confiado estas llaves -las llaves de la felicidad y la santidad- y cada una de nuestras palabras y acciones proclama nuestra buena administración, o nos identifica con el administrador infiel de la parábola evangélica.
Hoy tenemos la oportunidad de refrescar y renovar nuestro compromiso de ser buenos y fieles administradores. En esto, no actuamos solos. Jesucristo, que nos llama a ser estos mayordomos, está con nosotros y nos ha enviado el Espíritu Santo. Tenemos muchas fuentes de gracia y poder para ser administradores fieles, si tan sólo las reconociéramos, las aceptáramos y actuáramos en consecuencia. Al igual que en casa nuestras responsabilidades y nuestra mayordomía crecen a medida que nos hacemos más capaces, también en la vida de un discípulo, el Señor Jesús nos pedirá más y más, a medida que nos da más y más participación en su vida. Entonces se cumplirán las palabras de Jesús y seremos “dignos de confianza en los grandes” asuntos, y no dejaremos ninguna duda a qué maestro servimos.

Padre René Pinto falleció tras 44 años de servicio a la Iglesia

El Padre René Gregorio Pinto Guevara, administrador de la parroquia «Santa Ana» en Mollebaya, retornó a la casa del Padre, en la fiesta de San Buenaventura (15 de julio), tras más de 40 años de servició sacerdotal en Puno y en Arequipa, dejando gratos recuerdos de su labor pastoral en cada uno de los feligreses a quienes acompañó y ayudó durante tantos años.
La Misa de cuerpo presente fue presidida por Monseñor Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, en la capilla del Cementerio Parque de la Esperanza, quien recordó al sacerdote con mucho cariño por su participación activa en las reuniones de presbiterio, a las que continuamente asistía. También estuvieron presentes Monseñor Javier Cárdenas Velarde y el Padre Alberto Ríos Neyra, ambos Vicarios Generales y otros miembros del Clero de la Arquidiócesis.
«La Resurrección de Cristo es un hecho concreto e histórico que testifica que Él ha pagado por nuestros pecados y que si el salario del pecado era la muerte gracias a su sacrificio en la cruz nuestros pecados han sido perdonados y en consecuencia el salario de nuestra muerte física es la resurrección y sabemos que quien resucitó a Jesús, resucitará también a nuestro querido hermano, el Padre René», fueron las palabras de nuestro Pastor durante su Homilía. Finalmente, el Prelado acompañó en procesión a familiares y sacerdotes hasta el lugar donde yacen los restos mortales del Padre René.
Fue a finales de los años 90 cuando el Padre René llegó a la Arquidiócesis de Arequipa, después de una larga trayectoria en diferentes poblados de Puno, en especial Atuncolla y Paucarcolla, destacando su labor en la restauración de la Parroquia «San Andrés», para luego ser guiado por el Espíritu Santo hasta nuestra ciudad, donde Monseñor Luis Sánchez-Moreno Lira lo recibió, desempeñándose en diferentes servicios, como administrador parroquial y Vicario en diferentes parroquias como: «Cristo Obrero», «Nuestra Señora del Rosario» y «Santa Ana» de Mollebaya donde guió y motivó a miles de fieles a tener un encuentro personal con Cristo y participar activamente en la vida de la Iglesia.
Fuente: www.arzobispadoarequipa.org.pe

Puntuación: 4.94 / Votos: 16

Un pensamiento en “San Lucas evangelista

  1. Soong Ching-ling

    He estado navegando en línea más de tres horas hoy en día, pero nunca encontré ningún artículo interesante como el tuyo. Si todos los propietarios de sitios web y blogueros crearan el contenido adecuado como lo hizo usted, es probable que la web sea mucho más útil que nunca.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *