Espacio de paz

[Visto: 186 veces]

Evangelio según San Lucas 12,49-53.
Jesús dijo a sus discípulos:
Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!
Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!
¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división.
De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

El 27 de Octubre de 1986, el Papa Juan Pablo II, ahora San Juan Pablo, invitó a los líderes religiosos de diversas confesiones a unirse a él en Asís, para rezar por la paz. Desde ese día, los sucesivos Pontífices han continuado la celebración anual de la Oración por la Paz en Asís. Esta iniciativa ha sido alabada por muchos, y criticada por algunos. Uno de los títulos de Jesús es “Príncipe de la Paz“, por lo que me parece adecuado que el Papa acoja un tiempo de oración y reflexión sobre el tema de la paz, especialmente en la ciudad donde San Francisco de Asís rezó “hazme un canal de tu paz“.
El evangelio de hoy (Lucas 12, 49-53) nos habla de la paz, o quizás de la falta de paz. Cuando oímos por primera vez esta lectura, podemos rascarnos la cabeza y decirnos que esto no parece que lo diga Jesús. ¿Qué quiere decir que ha venido a traer “división” en lugar de paz? ¿Cómo puede el Príncipe de la Paz decir algo así, yendo en contra de los principios básicos de su misión?
Las palabras de Jesús no están sugiriendo que fomentemos la división o la desunión. Más bien, creo que nos está diciendo que si queremos la verdadera paz, habrá un proceso de purificación en el proceso. La paz verdadera y duradera exige un cambio significativo de actitud y dirección. Los numerosos “Tratados de Paz“, especialmente en Oriente Medio, demuestran que esto es cierto, ya que la paz verdadera y duradera es difícil de conseguir en nuestra condición humana. La paz verdadera y duradera debe construirse sobre dos bases: la verdad y el amor. Si el trabajo por la paz no se construye sobre la verdad, es como construir una casa sobre arena, que no tiene cimientos firmes, y que se desmoronará cuando las buenas intenciones o los “sentimientos cálidos” pasen, y la realidad se imponga. Si el amor no es la base de la paz que existe, entonces la dinámica humana de la competencia, la superioridad y la inferioridad, los prejuicios y el odio seguirán levantando la cabeza y haciendo que cerremos nuestros corazones y pensemos sólo en nosotros mismos, y no en el bien común.
En nuestra Primera Lectura de hoy del Libro del Profeta Jeremías (38:4-6, 8-10) también encontramos una dinámica extraña. Jeremías está siendo condenado por el rey porque sus príncipes han dicho que está “desmoralizando a los soldados… y a todo el pueblo“, y que “no le interesa el bienestar de nuestro pueblo“. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, el pueblo no quiere escuchar a Jeremías, porque les está llamando a un cambio de corazón, a un cambio en su forma de sentir y pensar, de hablar y de actuar. Ser profeta era un asunto arriesgado, ya que el rechazo, la persecución e incluso la muerte eran posibilidades reales en el cumplimiento de su misión. Ser metido en una cisterna para morir no era lo que Jeremías quería, pero sabía que era una posibilidad al llevar la Palabra de Dios al pueblo elegido. Finalmente el rey recibió otro consejo y Jeremías se salvó y se le permitió continuar su misión.
Nuestra Segunda Lectura de la Carta a los Hebreos (12:1-4) nos recuerda que Jesús pagó el gran precio de llevar la Palabra de Dios al pueblo elegido: soportó “la oposición de los pecadores” y fue crucificado en la cruz. Está escrito de forma tan hermosa que esto fue para que “no nos cansemos ni perdamos el ánimo en nuestra lucha contra el pecado“. Jesús ha sido victorioso sobre el pecado y la muerte, y por nuestro bautismo compartimos esa victoria. Se nos dice que compartir esta victoria significa mantener “nuestros ojos fijos en Jesús” y seguirle fielmente en el cumplimiento de nuestra misión.
Dudo que nos enfrentemos a las pruebas de Jeremías o de Jesús, pero si nos tomamos en serio nuestro seguimiento de Jesús, y nuestro trabajo por la paz, podemos esperar encontrar también oposición. Seremos incomprendidos y se reirán de nosotros. Podemos encontrarnos excluidos y rechazados. Las enseñanzas de Jesucristo no se encuentran en las encuestas o en los sondeos de popularidad, sino en la verdad revelada de Dios. No trabajamos por el capricho y lo que está de moda, sino por lo que es verdadero y eterno. Cuando trabajamos por la paz -en nuestras familias, en el trabajo y en la escuela, y entre nuestros amigos- a menudo no es fácil defender lo que creemos. Al igual que la respuesta del pueblo a Jeremías, puede que no quieran escuchar “nuestra verdad“, y puede que no entiendan “nuestro amor“. Así que, si les molesta demasiado, pueden arremeter contra nosotros y rechazarnos. Estoy seguro de que todos hemos tenido experiencias como cónyuges, padres, hermanos y amigos cuando “nuestra verdad” y “nuestro amor” no han sido apreciados. Se nos ha dicho que “nos metamos en nuestros asuntos“, o que “guardemos nuestros pensamientos para nosotros mismos“. Esa “división” de la que hablaba Jesús es real -entre los miembros de la familia y los amigos-, ya que ‘nuestra verdad‘ y ‘nuestro amor‘ les llama a reflexionar y a revalorizar. Para que exista una verdadera paz debe haber un cambio de corazón, un cambio de valores, un cambio de prioridades. Todo el mundo quiere cambiar, ¡pero nadie quiere cambiar! La paz no llegará, y la verdad de Dios no se dirá, y el amor de Dios no se experimentará si “nos ocupamos de nuestros propios asuntos” y “nos guardamos nuestros pensamientos“. Jeremías, y tantos otros profetas -en el Antiguo Testamento y a lo largo de la historia- no quisieron ser profetas por el alto coste que suponía hablar en nombre de Dios, y llevar a los demás la voluntad de Dios.
Como seguidores de Jesús no basta con rezar por la paz, sino que hay que trabajar por la paz, superando las “divisiones” creadas por el pecado, y estableciendo relaciones entre individuos, familias, comunidades y naciones construidas sobre la verdad y el amor de Dios. Mantener la mirada en Jesús nos ayudará a ser esos profetas, unidos a Cristo, y a hablar y actuar en su nombre para lograr la verdadera paz.

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *