Testigos de la resurrección de Jesucristo

[Visto: 230 veces]

Evangelio según San Lucas 10,1-12.17-20.
El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir.
Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.
¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos.
No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
Al entrar en una casa, digan primero: ‘¡Que descienda la paz sobre esta casa!’.
Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.
Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa.
En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: ‘El Reino de Dios está cerca de ustedes’.
Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan:
¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca‘.
Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad.
Los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre“.
El les dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.
Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos.
No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Después de mi regreso de Bolivia a Canadá, y mi año sabático, algunos miembros de la Provincia Ontario-Kentucky de la Congregación de la Resurrección se acercaron o me llamaron para animarme a dejar mi nombre para ser elegido como uno de los cuatro Consejeros del Superior Provincial. Los primeros años no acepté, ya que quería tiempo para volver a conectar con mis hermanos en la Comunidad. Finalmente en 2003 dejé poner mi nombre y fui elegido uno de los cuatro Consejeros del Provincial y su Vicario. En mi primera reunión mensual del Concejo Provincial, después del almuerzo cogimos cosas de la mesa para volver a la cocina. Tomé los cubiertos, y procedí a abrir cajón tras cajón para encontrar dónde poner los cubiertos limpios. No conocía la Casa Provincial, así que la Provincial me abrió el cajón correcto y me dijo: “Sabrás dónde ponerlas cuando te mudes el próximo año como Provincial”. Todos nos reímos, especialmente yo. Al año siguiente me pidieron que dejara mi nombre como candidato a Superior Provincial, tomé el riesgo y dije “Sí”. En esas elecciones fui elegido Superior Provincial, y de repente fue “mi Casa” durante tres años.
Pensé en esto cuando leí el evangelio de hoy (Lucas 10:1-12, 17-20) porque lo que me inspiró esta lectura fue la importancia de asumir riesgos. Eso es lo que Jesús está pidiendo a los setenta y dos discípulos, al llamarlos a salir y compartir la buena noticia que habían oído de sus labios, y a ser testigos de las obras milagrosas que habían visto y experimentado a su lado. Hay algunas cosas importantes que él les dice. Primero, dice que los envía como “corderos entre lobos”, así que deben estar listos para soportar penurias y sufrimientos, rechazo y persecución. Jesús les dice que “sacudan” el polvo de sus pies en aquellos lugares que no recibirán su mensaje de vida. En segundo lugar, les dice que no dependen de “cosas” materiales en su misión, sino que dependan de la gracia que él les dará y de la inspiración que han recibido. En tercer lugar les da parte del mensaje que ellos deben dar, de entre todos los mensajes posibles que podrían tomar de su predicación, “Paz a este hogar”, y “El reino de Dios está cerca para ti”. Esto es principalmente una buena noticia, aunque sabemos por la predicación de Jesús que también existía lo que ellos consideraban como “malas noticias” porque era un llamado al arrepentimiento y renovación, y volver a Dios. Me puedo imaginar, en su condición humana, que los setenta y dos tenían miedos y dudas, aprehensiones y dudas. Sin embargo, al mismo tiempo probablemente estaban seguros de que Jesús, a quien habían llegado a considerar como el Prometido, el Ungido, el Mesías, les daría la gracia de cumplir su misión. Los estaba preparando para el éxito, no para el fracaso.
Y, de hecho, encontraron éxitos, porque escuchamos que “volvieron regocijándose”. La gracia y el poder de Dios estaban con ellos mientras traían la buena noticia a la gente a la que salían, dos en dos. Habían experimentado la protección y la bendición de Dios, a pesar de las dificultades y tribulaciones que encontraron. Jesús les aseguró su recompensa por su fidelidad -por asumir el riesgo- y que sus “nombres están escritos en el cielo”.
En la primera lectura del libro del Profeta Isaías (66:10-14c) Dios también habla de las gracias y bendiciones que derramará sobre sus fieles. Serán conocidos como “sirvientes” de Dios. Las imágenes que Dios revela a través de Isaías son reconfortantes y tranquilizadoras para el pueblo, imágenes de la ternura y la nutrición de la santa ciudad de Dios, Jerusalén: siendo alimentados por el pecho, “llevados en su brazos”, y consolados, “como la madre consuela a su hijo”. Esto tranquilizó y fortaleció al pueblo de Dios.
En la segunda lectura de San Pablo a los Gálatas (6:14-18) San Pablo da testimonio de su nueva vida en Cristo. Se ha convertido en una nueva creación, y tiene “paz y misericordia” porque sigue la voluntad de Dios. A pesar de sus sufrimientos, compartiendo en la cruz de Cristo, vive una vida de gracia con Dios.
Nuestras lecturas de hoy nos hablan sobre nuestras vidas como discípulos de Jesús. Nosotros también hemos sido nutridos y consolados por Dios. Hemos experimentado en nuestras propias vidas la gracia de Dios, y nos hemos convertido en una nueva creación en Jesucristo. Estas buenas sensaciones y experiencias felices han hecho que nuestro seguimiento de Jesús sea una bendición. Al igual que los setenta y dos discípulos en el evangelio, a menudo hemos “vuelto regocijándonos” por hacer la voluntad de Dios, por dar testimonio a otros de Jesús, y hacer manifestar el Espíritu Santo.
Sin embargo, no podemos perder de vista las enseñanzas importantes de Jesús en el evangelio, el tipo de mundo al que nos está enviando, nuestra necesidad de depender solo de él, y el mensaje de la buena noticia que es nuestro para compartir. Y para cumplir fielmente esto en nuestro mundo hoy necesitamos coraje, tenemos que asumir riesgos. Si nos sentimos demasiado cómodos en ser discípulo, es probablemente una indicación de que no estamos haciendo lo suficiente, que no estamos siendo suficientes en la construcción del reino de Dios. Con demasiada frecuencia, como católicos, somos reacios a compartir nuestra fe, a tomar un riesgo antes otros: animar a alguien a orar, orar con ellos, decirles que rezaremos por ellos, invitar a alguien a acompañarnos a misa o a un evento Parroquial o Diocesano. Tan a menudo tenemos la oportunidad de que el “corazón hable con el corazón” cuando acompañamos a alguien que está preocupado, molesto, confundido o triste. Ese es nuestro tiempo para presenciar a Jesús, no citando (necesariamente) las Escrituras o el Catecismo Católico, sino compartiendo por qué creemos, por qué oramos, por qué tenemos esperanza, por qué vamos a misa. De hecho, esto es un riesgo, pero a través de la gracia de Dios conducirá a regocijo y a una participación más profunda -para ambas partes- en la vida de Cristo.
Cuando miro hacia atrás en mi vida puedo ver muchos riesgos: el riesgo de estudiar para el sacerdocio, de ir a Bolivia, de servir como Superior Provincial, de ir a las Bermudas, de servir como superior general, y cualquier otra cosa que tenga por delante. Tal vez pensemos más a menudo en el riesgo en las relaciones y en nuestra profesión, pero hoy estamos invitados a considerar el riesgo de ser discípulo de Jesús, y compartir nuestra fe unos con otros. Entonces todos “volveremos regocijándonos”, preparándonos para el reino de Dios y que nuestros nombres serán “escritos en el cielo”.

Celina Chludzinska Borzecka (1833-1913)

Celina Chludzinska Borzecka, fundadora de la congregación de las Religiosas de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, nació en Antowil, cerca de Orsza (Polonia oriental, actual Bielorrusia), el 29 de octubre de 1833. Muy pronto sintió la llamada a la vida religiosa, pero siguiendo la voluntad de sus padres y el consejo del obispo, su confesor, se casó en 1853. Fue esposa ejemplar y madre de cuatro hijos.
En 1863 fue arrestada por haber ayudado a los insurgentes contra el régimen zarista. En 1869 se trasladó a Viena, donde se dedicó a cuidar a su marido, paralítico, y educar a sus hijas Celina y Jadwiga. En 1875, habiendo enviudado, se trasladó a Roma. Gracias al siervo de Dios padre Piotr Semenenko, de la congregación de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, conoció la espiritualidad resurreccionista, confirmando al mismo tiempo su vocación a la vida religiosa, junto con su hija Jadwiga.
En 1882 comenzó a vivir según el estilo propio de una comunidad religiosa, junto con su hija y otras compañeras, bajo la guía espiritual del padre Semenenko. El 6 de enero de 1891, día en que hizo su profesión, en presencia del cardenal Parocchi, vicario del Santo Padre para la diócesis de Roma, es la fecha de fundación oficial de la congregación de las Religiosas de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, cuya misión es la educación cristiana de las jóvenes y la renovación religiosa y moral de las mujeres.
En la ciudad eterna la madre Celina abrió la primera escuela del Instituto, en la que monseñor Giacomo Della Chiesa, el futuro Papa Benedicto XV, fue capellán y catequista durante un tiempo. Invitada por el cardenal polaco A. Dunajewski a visitar su patria, en 1891 abrió un noviciado en la ciudad de Kety. Algunos años después extendió la actividad de su congregación a Bulgaria, llevando a cabo un amplio apostolado entre los católicos y una intensa actividad misionera entre los ortodoxos.
Entre los años 1898 y 1900 abrió casas en Czestochowa y en Varsovia, y envió a algunas religiosas a Estados Unidos para que se ocuparan de la actividad educativa en las parroquias polacas. Organizó, asimismo, la asociación laical de las así llamadas “religiosas agregadas” al Instituto, que tenían por cometido el apostolado en su propio ambiente.
En 1902 comenzó la construcción de la casa madre en Roma. Después de la muerte de su hija Eduviges, en 1906, intensificó su actividad y emprendió largos y fatigosos viajes para visitar las casas de Europa y de América. En 1911 convocó el primer capítulo general del Instituto, que la eligió superiora general de por vida. En 1905 el Instituto obtuvo el decretum laudis.
La sierva de Dios escribió “Memorias para mis hijas”, publicadas entre 1954 y 1963 en la revista Gloria resurrectionis. También escribió “Cartas desde Bulgaria”, publicadas en la misma revista de 1960 a 1963.
La madre Celina Chludzinska Borzecka falleció en Cracovia el 26 de octubre de 1913. La congregación de las Religiosas de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo se difundió rápidamente; hoy comprende cuatro provincias y cinco regiones, y cuenta con más de 500 miembros en 53 casas distribuidas en Argentina, Australia, Bielorrusia, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Italia, Polonia y Tanzania.
El fundamento de su espiritualidad es el misterio pascual; y la finalidad apostólica, la educación cristiana, la asistencia a los enfermos, la pastoral parroquial y cualquier otro ministerio que pueda contribuir a la resurrección espiritual y moral de la sociedad.
Como esposa, madre y religiosa la madre Celina se preocupó siempre por buscar y poner en práctica la voluntad de Dios, considerando a Cristo resucitado el centro de su vida. Precisamente por todos esos aspectos de su personalidad vividos con pasión evangélica es un modelo para el hombre moderno.
El proceso de beatificación de la madre Celina comenzó en 1944 en Roma. El 11 de febrero de 1982 el Santo Padre Juan Pablo II firmó el decreto que reconocía la heroicidad de sus virtudes, y el 16 de diciembre de 2006 Su Santidad Benedicto XVI el de su beatificación.

Puntuación: 5 / Votos: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *