Seguidores de Jesucristo Resucitado

[Visto: 169 veces]

Evangelio según San Lucas 9,51-62.
Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento.
Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén.
Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?“.
Pero él se dio vuelta y los reprendió.
Y se fueron a otro pueblo.
Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: “¡Te seguiré adonde vayas!“.
Jesús le respondió: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza“.
Y dijo a otro: “Sígueme”. El respondió: “Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre“.
Pero Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios“.
Otro le dijo: “Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos“.
Jesús le respondió: “El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace muchos años, cuando era seminarista, empecé a leer un libro: El costo del discipulado, de Dietrich Bonhoeffer. Fue un teólogo alemán y pastor luterano. Nació en 1906, y después de estudiar en Alemania y los Estados Unidos, fue ordenado en la Iglesia Luterana en 1931. Su interés por el ecumenismo lo puso en contacto con varias iglesias y personalidades. Aunque la guerra se avecinaba en Europa, regresó a Alemania para continuar su ministerio allí. Se opuso enormemente al crecimiento del Partido Nacional Socialista, y se involucró en la resistencia contra los nazis. Sin embargo, en abril de 1943 fue arrestado por sus homilías anti-gobierno, escritura y actividades, y en abril de 1945 -justo dos semanas antes del final de la guerra- fue ahorcado. Después de su muerte sus escritos tomaron un significado diferente, habiendo pagado el precio supremo de su vida por sus creencias, arraigados en su fuerte fe cristiana. De hecho, esto le costó la vida: el costo del discipulado.
Pensé en Dietrich Bonhoeffer cuando leí por primera vez el evangelio (Lucas 9:51-62) para este fin de semana. Somos testigos de Jesús llamando a la gente a seguirle. Sin embargo, parece que aquellos a los que ha llamado no están dispuestos a pagar el “costo del discipulado”: uno quiere ir a enterrar a su padre, y otro a despedirse de su familia. Tienen excusas para evitar que respondan a Jesús. Tal vez no sabían lo suficiente sobre Jesús como para confiar en él con sus vidas, o tenían miedo de cómo sus vidas cambiarían debido a las cosas milagrosas que él había hecho. Para entonces Jesús ya había ganado una reputación. Había curado a muchas personas y resucitado a alguien de entre los muertos, había predicado su verdad, en particular el Sermón del Monte y la parábola del sembrador, había calmado la tormenta en el mar, y había alimentado a los cinco mil. Sin que otros lo supieran, excepto Pedro, Juan y Santiago, había sido transfigurado ante sus ojos en el Monte Tabor. No estaban dispuestos a correr un riesgo y seguirlo.
En nuestra primera lectura del primer libro de Reyes (19:16a, 19-21) somos testigos del profeta Elías haciendo la voluntad de Dios y ungir a Eliseo como profeta. Estoy seguro de que Elías cogió a Eliseo por sorpresa, mientras Eliseo estaba arando. Tiró su capa sobre él, como señal de compartir su ministerio profético. Desde ese momento, su vida cambió.
En nuestra segunda lectura de la Carta de San Pablo a los Gálatas (5:1, 13-18) Pablo habla de libertad y esclavitud. Los que siguen a Cristo están libres de la esclavitud del pecado y de la carne. Ahora son libres de vivir en el Espíritu y de hacer la voluntad de Dios, como él la ha revelado. San Pablo reconoce, desde su propia vida, que todos tenemos decisiones que tomar en la vida, y que nos enfrentamos a la libertad y la esclavitud. Nadie, en su sano juicio, elegiría ser esclavo, pero sin embargo, cuando permitimos que la tentación nos seduzca y caiga en pecado, nos estamos convirtiendo en esclavos del pecado y de la muerte. La resurrección de Jesús, en la que compartimos a través de nuestro Bautismo, nos llama a la vida y a la libertad en el Espíritu.
Hoy Jesús dice a cada uno de nosotros: “Sígueme”. Al igual que los del evangelio, también podemos tener nuestras excusas, o podemos pensar y decir que estamos siguiendo a Jesús, pero que estamos ‘llamando las decisiones’. Queremos hacer la voluntad de Dios, pero sólo si coincide con nuestra voluntad. Queremos seguir a Jesús, pero sólo si significa que podemos seguir como somos, y no tener que cambiar. ¡Eso no es seguir a Jesús! Esa es una señal de que no estamos dispuestos a pagar el “costo del discipulado”.
Un discípulo es aquel que escucha. La imagen clásica del discípulo es la que está sentada a los pies del Maestro. El discípulo está dispuesto a seguir una cierta ‘disciplina’ (desde la misma palabra raíz) para pensar, sentir, hablar y actuar como el Maestro. El discípulo es como una esponja que quiere capturar cada palabra que sale de la boca del Maestro.
Para la mayoría de nosotros, esta imagen es un desafío. Antes que nada, significa que debemos estar callados y atentos a la voz del Señor. En un mundo en el que estamos rodeados de tantos sonidos que todos fácilmente no tenemos tiempo para reflexionar, pensar, decidir y luego actuar. Más bien, a veces saltamos a actuar sin escuchar, a menudo con resultados negativos. Podemos llamarlo ser espontáneo o impulsivo, pero el discípulo cree primero en escuchar y aprender, y luego sólo en decidir y actuar.
Segundo, a veces no nos resulta fácil mostrar disciplina en nuestra vida. Vivimos en un mundo donde tanto es automático e instantáneo que no queremos dedicar mucho tiempo a nada. Muchos piensan que es una pérdida de tiempo si tarda demasiado en conseguir o hacer algo. Queremos gratificación instantánea. Pero el discípulo debe aprender la disciplina del Maestro, y debe negarse a sí mismo y elegir hacer lo que el Maestro dice, lo que hace el Maestro. La vida de un discípulo significa asumir una nueva ‘persona’, convertirse en una nueva persona, pensar y sentir, y hablar y actuar de una nueva manera. Mencioné una vez antes en una homilía que vi un dibujo animado con dos paneles. En la primera, alguien parado en un podio está preguntando a una multitud reunida “¿Quién quiere cambiar?”, y cada brazo está levantado. El segundo panel muestra a la persona preguntando “¿Quién quiere cambiar?”, y no se levanta ni un brazo. Un discípulo quiere cambiar porque se da cuenta que el Maestro tiene un mejor camino.
Tercero, el discípulo necesita coraje -como Elías, Eliseo y Pablo- para hacer la voluntad de Dios y ser fiel. Para entonces en el evangelio Jesús ya había llamado a sus doce apóstoles, y tenía multitud de discípulos. ¡No fueron los primeros en ser llamados! ¡No serían los últimos en responder! Sin embargo, su miedo o duda les impidió ser valientes y salir en la fe y seguir a Jesús cuando él llamó. Sus excusas reflejan esto. Querían más tiempo, más pruebas, más seguridad, lo que sea.
Nuestras lecturas nos invitan este fin de semana a reflexionar sobre el ‘coste del discipulado’ que tenemos que pagar para ser un verdadero discípulo de Jesús. Dietrich Bonhoeffer pagó por ello con su vida. Dudo que tengamos que renunciar a nuestra vida siguiendo a Jesús, al menos no darla hasta la muerte. Sin embargo, si somos sus seguidores ‘renunciaremos’ nuestra vida en amor y servicio, como verdaderos hijos del Padre, como verdaderos discípulos del Maestro, y como aquellos tocados por el Espíritu Santo.

¡Triunfo de padres en Perú! Promulgan ley que defiende derecho de las familias a educar a sus hijos

Este jueves 23 junio fue promulgada la Ley 904 en Perú, la cual garantiza el derecho constitucional de los padres a participar en el proceso de elaboración de los materiales y textos escolares de sus hijos, con el fin de hacer respetar sus valores y principios morales.
La ley, aprobada por el Congreso el 5 de mayo, no fue observada por el presidente del Perú, Pedro Castillo, y por lo tanto no hubo obstáculos para que entre en vigor.
Gaby Pacheco, vocera de la asociación civil Padres en Acción, dijo a ACI Prensa este 23 de junio que con esta ley los padres de familia “seguirán participando en el proceso educativo de sus hijos a través de la revisión de los textos y materiales educativos”.
Ese es un derecho reconocido en la Constitución peruana y en la ley general del Ministerio de Educación”, recordó.
Esperamos que por medio de esta ley se haga efectiva la supervisión y se asegure que el contenido de los materiales, textos y recursos educativos debe encontrarse libre de ideologías y acorde con la realidad afectiva, cognitiva, sociocultural de los peruanos”, concluyó.
Uno de los artículos de la nueva ley exige el “pleno respeto de la libertad religiosa o convicciones morales de los educandos y de sus padres” y enfatiza que “la educación no debe ser un medio para promover ningún tipo de ideología social o política”.
También indica que “los funcionarios y servidores civiles del sector educación no podrán aprobar o publicar materiales, textos ni recursos educativos” sin que los padres hayan participado.
La líder profamilia y directora de la asociación Origen, Giuliana Caccia, dijo a ACI Prensa que a partir de ahora “lo que se debe hacer es ver el reglamento de la nueva ley para ver cómo se hará efectiva la participación de los padres”.
Para que la ley sea realmente efectiva se necesita la participación activa de los padres de familias y las asociaciones civiles, sino se volverá un papel más en el archivo. Nosotros como Origen nos comprometemos a seguir impulsando y promoviendo los beneficios de esta ley y articular y organizar a grupos de padres que quieran participar”, comentó.
Caccia también se refirió al rechazo de varios grupos y políticos de izquierda hacia la Ley 904.
Estas personas se oponen porque, según ellos, pone en peligro la implementación del llamado ‘enfoque de género’ y la ‘educación sexual integral’ (ESI)”, dijo.
Creo que temen que los manuales sobre educación sexual para docentes, o quienes llevan las sesiones de tutoría, estén a la vista de los padres de familia y se acceda a ellos”, explicó.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *