Paz: muerte y Resurrección

[Visto: 109 veces]

Evangelio según San Juan 14,23-29.
Jesús le respondió: “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió.
Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho».
Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡ No se inquieten ni teman !
Me han oído decir: ‘Me voy y volveré a ustedes‘. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo.
Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hubo una vez un rey que ofreció un premio al artista que pintara el mejor cuadro de la paz. Muchos artistas lo intentaron. El Rey miró todos los cuadros, pero sólo había dos que le gustaban de verdad y tuvo que elegir entre ellos. Uno de los cuadros era de un lago tranquilo. El lago era un espejo perfecto, ya que a su alrededor se alzaban pacíficas montañas. Encima había un cielo azul con nubes blancas y esponjosas. Todos los que vieron esta imagen pensaron que era una imagen perfecta de paz. La otra imagen también tenía montañas. Pero éstas eran escarpadas y desnudas. Encima había un cielo enfadado del que caía la lluvia y en el que relampagueaban los rayos. Por la ladera de la montaña caía una cascada espumosa. Esto no parecía nada pacífico. Pero, cuando el Rey miró, vio detrás de la cascada un pequeño arbusto que crecía en una grieta de la roca. En el arbusto, una madre pájaro había construido su nido. Allí, en medio del torrente de agua furiosa, estaba sentada la madre pájaro en su nido… una paz perfecta. ¿Qué imagen crees que ganó el premio? El Rey eligió la segunda imagen. “Porque”, explicó el Rey, “la paz no significa estar en un lugar donde no hay ruido, problemas o trabajo duro. La paz significa estar en medio de todas esas cosas y aún así estar tranquilo en tu corazón. Ese es el verdadero significado de la paz “.*
Hoy, en el evangelio (Juan 14,23-29), Jesús nos habla de la paz. Les “dejará” su paz, les “dará” su paz. Y distingue que se trata de una paz que el mundo no puede dar. Cuando reflexioné sobre el tipo de paz del que podía estar hablando Jesús, reconocí que a veces en el mundo y entre los amigos puede haber una paz tensa o incómoda. O, incluso en nuestros propios corazones, podemos no sentir una paz “real”. La verdadera paz de Cristo, creo, sólo viene de aceptar el amor y la verdad de Dios. Si podemos aceptar que somos amados por Dios, y que él está con nosotros siempre, eso nos da paz. Cuando podemos aceptar la verdad que Jesús revela sobre la vida, y sobre el sufrimiento, la muerte y la resurrección, y tratamos de vivir esa verdad, entonces tendremos paz. Si hay una falta de amor o de verdad en nuestro corazón, entre amigos o entre naciones, la verdadera paz de Cristo no prevalecerá. Esta verdadera paz de Cristo nos permite experimentar la libertad del miedo y la duda. Por eso Jesús dice: “No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”. Si abrazamos su amor y su verdad, viviremos en paz y compartiremos esa paz con los demás.
En nuestra Primera Lectura de los Hechos de los Apóstoles (15:1-2, 22-29) podríamos decir que asistimos al primer tratado de paz cristiano. A medida que más y más gentiles venían a aceptar a Cristo y a bautizarse, crecía un desacuerdo sobre hasta qué punto estos nuevos conversos debían seguir las costumbres y prácticas judías. En este debate, escribieron que entendían que su “paz mental” había sido “perturbada”. Así que, inspirados por el Espíritu Santo, Pablo y Bernabé, junto con Judas y Silas, fueron enviados a Jerusalén para hablar con el apóstol Pedro y los demás apóstoles y líderes reunidos allí para llegar a una decisión. Prevaleció la gracia del Espíritu Santo, no las voluntades humanas, y se decidió que los no judíos no tenían que aceptar las costumbres y prácticas judías, sólo las establecidas por Jesús. En el amor y la verdad, prevaleció la paz.
En nuestra Segunda Lectura del Apocalipsis (21:10-14, 22-23) Jesús se revela como la fuente de “luz”. Juan proclama a Jesús como el “Cordero”, cuya luz establece el reino de Dios sobre la tierra y en los cielos. En esa luz de Cristo, buscamos la paz, basada en el amor y la verdad.
Para cada uno de nosotros la paz tiene un significado diferente. Para una madre joven, la paz sería esas pocas horas en las que su hijo duerme tranquilamente. Para el ejecutivo ocupado, la paz podría ser el día en que el servicio telefónico no funciona y puede trabajar durante todo el día sin molestas llamadas telefónicas. Para los padres, al final del día, la paz podría ser la noche sin una sola disputa o pelea entre sus hijos.
Pero la paz no es sólo algo que nos rodea, o que crean o destruyen quienes nos rodean, sino esa quietud y satisfacción tranquilas que tenemos en nuestro propio corazón, mente y alma. Mientras que tenemos poco, o ningún, control sobre esas interrupciones de la paz en nuestro entorno, sí tenemos control sobre la falta de paz en nuestro interior. Esto se refleja en la historia con la que comencé la homilía: la paz en medio del ruido y la actividad, la paz en medio de la inseguridad de un nido frágil situado en un lugar de peligro potencial. Recordad las palabras del rey: “La paz no significa estar en un lugar donde no hay ruido, problemas o trabajo duro. La paz significa estar en medio de todas esas cosas y aún así estar tranquilo en tu corazón. Ese es el verdadero significado de la paz”. Esa es la paz que Dios quiere que tengamos, una paz que depende de lo que hay en el interior, que proviene de su amor y de su verdad.
Para mí, una de las fuentes de paz es la seguridad de saber quiénes somos ante Dios. Podemos tener muchos papeles, títulos y funciones diferentes, pero nuestra dignidad y valor verdaderos y básicos provienen de ser hijos de Dios: amados, salvados, llamados y enviados. Cuando tenemos expectativas realistas de nosotros mismos – conociendo nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles – podemos encontrar la paz sabiendo que estamos haciendo lo mejor que podemos, que estamos usando nuestro tiempo, talentos y tesoro lo mejor que podemos, y que estamos creciendo constantemente en nuestro autoconocimiento, en nuestras relaciones con otras personas, y en nuestra vida con Dios. Saber quién soy y en qué dirección voy puede traer paz, en un mundo donde muchos están perdidos y confundidos.
La oración es un instrumento vital de paz. Cuando rezamos no sólo le decimos a Dios lo que queremos que escuche, sino que esperamos encontrar un tiempo de silencio para escuchar lo que Dios quiere decirnos. Puede que nos diga lo valiosos que somos para él, y nos dé valor para seguir adelante. Puede que quiera calmar nuestros miedos con la promesa de su gracia. Puede que quiera darnos una buena patada para que dejemos de sentirnos mal por nosotros mismos y nos demos cuenta de lo bendecidos que somos. Puede que quiera mostrarnos cómo no hemos amado lo suficiente, y darnos dolor por nuestros pecados, y la gracia para corregirlos. Si realmente escuchamos a Dios, y respondemos a las gracias y bendiciones que nos da en las oraciones, encontraremos que nuestra paz aumenta. Puede que nuestros problemas no desaparezcan, puede que no nos transformemos de la noche a la mañana, puede que otras personas no cambien como nos gustaría, pero estaremos más seguros de que Dios está con nosotros, y de que si respondemos a su gracia su voluntad se puede cumplir.
No basta, como seguidores de Jesús, con experimentar la paz, sino que también tenemos que crearla. Ahí es donde entra el Abogado que Jesús promete, el Espíritu Santo. Si nos dirigimos sinceramente a Dios y pedimos la ayuda del Espíritu Santo, trabajaremos por la paz en nuestras familias, en el trabajo, en la escuela y entre nuestros amigos. Esto puede implicar aprender cuándo hablar y cuándo callar, cuándo empujar y cuándo retroceder, cuándo abrazar y cuándo alejarse. El amor y la verdad que buscamos pueden ser ilusorios en el momento en que la paz se nos escapa, pero rezamos para que el Espíritu Santo nos dé esa luz de Cristo, y para que encontremos las palabras adecuadas y los gestos apropiados para mostrar que no sólo los amamos, sino que Dios los ama; que no nosotros entendemos, sino que Dios entiende; que no sólo nosotros perdonamos, sino que Dios perdona; y que no sólo nosotros estamos de su lado, sino que Dios está de su lado. Entonces todos nuestros corazones no estarán turbados ni tendrán miedo, y su paz reinará en nuestros corazones, en nuestros hogares y comunidades, en nuestras Iglesias y escuelas, y en todo el mundo, dando testimonio de Jesús, el Príncipe de la Paz. Entonces nuestra paz será como la de la madre pájaro del cuadro, en medio de la confusión y el caos, la incertidumbre y el miedo.
*Esta historia no procede de una de mis dos fuentes habituales.

El 15 de mayo de 1943 se creó el vicariato militar, y el 21 de julio de 1986 fue elevada a Obispado Castrense por el Papa Juan Pablo II. La sede episcopal ha estado gobernada por nueve prelados:
Vicario militar Juan Gualberto Guevara y de la Cuba 1945-1954, Arzobispo de Trujillo y Lima.
Vicario militar Carlos María Jurgens Byrne CSSR 1954-1956, Arzobispo de Cusco y Trujillo.
Arzobispo-vicario militar Felipe Santiago Hermoza y Sarmiento 1956-1967.
Arzobispo-vicario militar Alcides Mendoza Castro 1967-1983 Obispo de Abancay, Arzobispo del Cusco.
Ordinario militar Eduardo Picher Peña 1986-1996 Arzobispo de Huancayo.
Ordinario militar Fray Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM 1996-1999 Arzobispo de Trujillo.
Ordinario militar Salvador Piñeiro García-Calderón 2001-2012 Arzobispo de Ayacucho.
Ordinario militar Guillermo Martín Abanto Guzmán 2012-2013 Obispo Auxiliar de Lima.
Ordinario militar Juan Carlos Vera Plasencia MSC 2014- Vigente, Prelado de Caravelí.

Obispos de Huacho

Nemesio Rivera Meza Denegri 15 de mayo de 1958-28 de enero de 1960, luego Obispo de Cajamarca.
Pablo Ramírez Taboada SSCC 28 de enero de 1960-19 de diciembre de 1966, antes Obispo de Cajamarca.
Lorenzo León O.de M. 3 de agosto de 1967-22 de abril de 2003
Antonio Santarsiero Rosa OSJ 4 de febrero de 2004- Actualidad.

Puntuación: 5 / Votos: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *