Amor que transforma

[Visto: 173 veces]

Arrestado por gobierno comunista de Hong Kong, el cardenal Zen de 90 años y 3 personas más

Evangelio según San Juan 13,31-33a.34-35.
Después que Judas salió, Jesús dijo: “Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto. Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: ‘A donde yo voy, ustedes no pueden venir’.
Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Una de las actividades en las que participé en la Universidad fue el coro durante la misa del domingo por la noche. Nuestra participación no sólo mejoró la liturgia, sino que pasamos un buen rato juntos y disfrutamos de la compañía del otro. Todavía estoy en contacto con algunos de ellos. Había una joven en particular de la que me hice amigo, ya que ambos éramos estudiantes de Geografía y Geología, y sufrimos juntos a través de clases y horas de laboratorio. Después de graduarse, ella fue al oeste de Canadá, donde fue a la Universidad de Maestros, y yo fui a la Universidad del Oeste de Ontario en Londres, y estudié Teología. Seguimos en contacto, y me alegró escuchar que ella había conocido y se había enamorado de un hombre que conoció allí. Después de su matrimonio se mudaron a Ontario y yo arreglé una reunión con ellos en su apartamento en Toronto. Me sorprendió tanto cómo había cambiado, en términos de su confianza y su entusiasmo por la vida. El amor de este hombre había cambiado su vida. Creo que nunca creyó que alguien la amaría tanto que se casaría y tendría hijos.
El amor tiene el poder de transformarnos. Nuestro evangelio de hoy (Juan 13:31-33a, 34-35) nos habla del poder del amor. Jesús está diciendo a los discípulos que “se amen unos a otros”. Pero sus palabras toman un nuevo significado y poder cuando califica la declaración diciendo: “Como yo te he amado“. Con cinco palabras levanta el listón sobre cómo es este amor. No es un dulce amor dulce de una canción de amor o una tarjeta de felicitación. Este es un amor inspirado y bendecido por Dios. Este es un amor incondicional que no conoce barreras ni obstáculos. Este es un amor que sana y salva. Este es un amor que nos levanta. Este es un amor expresado en la cruz de Jesús, una entrega completa de uno mismo. Estoy seguro de que todos tenemos “notas” de amistad con los demás. Hay algunas personas que pueden ser más un “conocido“, mientras que otras son personas en las que confiamos y compartimos más de nuestras vidas, y luego generalmente hay un pequeño grupo de amigos que nos conocen a través de y que nos sentimos libres de compartir nuestra posada con pensamientos hermosos y sentimientos. El amor de Jesús por nosotros va mucho más allá de eso, y estamos llamados a compartir ese amor con los demás. Entonces nos dice que este amor, inspirado y bendecido por Dios, será la señal de que somos sus seguidores.
En nuestra primera lectura de los Hechos de los Apóstoles (14:21-27), Pablo y Bernabé relatan sus muchos viajes y el ministerio de predicar la buena noticia a las diversas ciudades. Muchas de las personas respondieron y llegaron a creer en Jesús. Una de las señales de la presencia de Dios en esa primera comunidad cristiana fue el amor que compartían. Aquí teníamos gente de diversas tribus y pueblos, algunos de ellos han sido enemigos, abrazando la misma fe en Jesucristo, viviendo en comunidad, compartiendo sus recursos y cuidándose unos de otros. Esta es esa entrega total de uno mismo, y el amor que los ha sanado y salvado. Sus divisiones y diferencias se han ido, y son uno en Jesús – uno en amor y otro en su verdad.
En nuestra Segunda Lectura del Libro del Apocalipsis (21:1-5a), escuchamos la buena noticia de que Dios está “haciendo todas las cosas nuevas“. La misión de Jesús se está cumpliendo en este nuevo cielo y nueva tierra, en los que abundan el amor y la armonía. Dios está con su pueblo, y el pueblo responde a Dios en amor. Se renuevan y se salvan. Son perdonados y levantados.
Somos parte de esa nueva creación. Dios tiene el poder de transformarnos amándonos, salvándonos, llamándonos y enviándonos adelante. Este mandato de “amarnos unos a otros” nos lleva, en primer lugar, a reconocer cuánto somos amados: por Dios y por otros. En nuestra condición humana esto no es fácil, ya que a veces nuestro amor puede ser condicional, incompleto, egoísta e incluso manipulador. Este no es el tipo de amor del que Jesús está hablando. Su amor es incondicional, completo y desinteresado. Cuando reconocemos, aceptamos y apreciamos este amor somos transformados, con nuevos pensamientos, sentimientos y experiencias de ser amados, siendo hechos para sentirnos especiales, y vernos como talentosos. Esta nueva conciencia y experiencia nos abre a amar a los demás de forma más incondicional, completa y desinteresada. De repente nos liberamos de la necesidad de ser competitivos, jactarse o pisotear a otros. De repente nos vemos como hermanos y hermanas, no como competidores. La armonía y la comprensión se vuelven importantes para nosotros. La humildad se convierte en una meta por la que luchar, superar la elevación o basar nuestro valor y dignidad en lo que poseemos. El amor de Dios no está unido a lo que poseemos, a qué trabajo tenemos o a cuánto dinero tenemos. Su amor es un regalo gratis porque él nos ha creado, y nosotros le pertenecemos. No puede olvidarnos, negarnos o abandonarnos. Somos parte de él, y él es parte de nosotros. Cualquier padre sabe ese sentimiento íntimo y único en relación a su hijo.
Esas palabras de Jesús “como yo te he amado” deberían seguir viniendo a nuestras mentes mientras vivimos nuestras vidas diarias, para elevar la barra en cómo vivimos como miembros de la familia, amigos, compañeros de trabajo y compañeros de clase. A veces situaciones y circunstancias particulares requieren más amor, un amor que puede significar que soportamos una carga que puede no ser totalmente nuestra, pero porque la otra persona es incapaz o no quiere en el momento de estar a la altura de las circunstancias. Nosotros cargamos con la carga, como Jesús cargó con el peso de la cruz, y luego lo hizo Simón de Cirene, para que otros puedan avanzar y llegar a esa respuesta de amor que con paciencia y esperanza esperamos. Puede parecer que los estamos ‘librando del anzuelo‘, pero es por amor mostrarles el poder y la profundidad de nuestro amor, y con suerte inspirarlos a reconocer, aceptar y modelar este amor. Tal vez nos pueda ayudar a mirar hacia atrás en nuestras propias vidas y recordar los tiempos que alguien ‘aburrió esa cruz‘ para nosotros -era nuestro Simón de Cyrene- y nos llevó a una comprensión más profunda de cómo se ve el amor verdadero, y nos ayudó a esforzarnos para sentir y expresar ese mismo amor. Tal amor lleva a una conciencia significativa y un crecimiento en nuestra capacidad y confianza para saber que podemos amar a un nivel más profundo: un nivel más parecido a Cristo.
Todos buscamos el amor. Todos queremos amar. Pero hay un precio involucrado, especialmente si queremos amar como Dios nos ama, y estamos dispuestos a seguir el ejemplo de Jesús y permitir que nuestro amor sane, transforme y salve a otros. Entonces estaremos cumpliendo la voluntad, y el mandato, de Jesucristo: “Amense unos a otros… como yo te he amado“.

10 nuevos santos

Este domingo 15 de mayo la plaza de San Pedro acoge una de las ceremonias más importantes: las canonizaciones de 10 nuevos santos, entre ellos Charles de Foucauld (1858-1916), el sacerdote francés que fue misionero en el desierto de Argelia, el laico Lázaro, llamado Devasahayam, que fue martirizado en India (siglo XVIII), y, entre otros, Tito Bradsma, sacerdote carmelita asesinado en un campo de concentración nazi, María Francisca de Jesús Rubatto (1844-1904), fundadora de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano se convertirá en la primera santa del Uruguay.
La última vez que se celebró una canonización en la Basílica de San Pedro fue en 2019, cuando el Papa declaró santos al cardenal John Henry Newman y la hermana Dulce, de Brasil.
El más conocido de todos es sin duda Charles de Foucauld, referente de la llamada “espiritualidad del desierto”, por el tiempo de búsqueda que pasó por el Sahara argelino, donde transcurrieron los últimos 15 años de su vida. En 1916 fue asesinado por delincuentes en la puerta de su ermita. El 13 de noviembre de 2005 fue proclamado beato por Benedicto XVI.El pontífice Papa también elevará a los altares al fundador de los Padres de la Doctrina Cristiana, César de Bus (1544-1607); a la cofundadora de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia, María Domenica Mantovani (1862-1934); a las monjas francesa María Rivier (1768-1838), fundadora de las Hermanas de la Presentación de María y la italiana María de Jesús (1862-1934), cofundadora del Instituto de las Hermanitas de la Sagrada Familia; al carmelita Tito Brandsma, periodista que murió asesinado en Dachau; Lázaro llamado Devasahayam, el primer santo laico de la India; el sacerdote Luigi María Palazzolo, fundador de la Congregación de las Hermanas de los Pobres; al sacerdote Justino María Russolillo, fundador de la Sociedad de las Divinas Vocaciones; a la religiosa María Francesca di Gesù Rubatto, fundadora de la escuela de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano en Uruguay y María di Gesù Santocanale, que fundó las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada de Lourdes.
Fuente: Ecclesia www.cope.es

Puntuación: 5 / Votos: 9

2 pensamientos en “Amor que transforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *