En todo amar y servir

[Visto: 108 veces]

Evangelio según San Marcos 10,35-45.
Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir”.
El les respondió: “¿Qué quieren que haga por ustedes?”.
Ellos le dijeron: “Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”.
Jesús les dijo: “No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?”.
“Podemos”, le respondieron. Entonces Jesús agregó: “Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados”.
Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos.
Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Mi padre a menudo tenía una sabiduría que recuerdo con cariño. Recuerdo que en una ocasión me dijo: asegúrate de prestar atención a la gente que ves en el camino ‘arriba’, porque los verás en el camino ‘abajo’. No creo que haya sido una persona demasiado ambiciosa, o alguien que buscó el foco o la autoridad. Sin embargo, con el tiempo, me encontré a mí mismo sirviendo a la Congregación de la Resurrección primero como Superior Provincial de la provincia de Ontario-Kentucky (2005 a 2008), y ahora como Superior General (2017 al 2023). A menudo lo he hecho, pensé en las palabras de mi padre en mi papel de liderazgo entre mis hermanos en la Comunidad.
Pensé en esto, y en la virtud de la humildad, cuando leí el evangelio de este fin de semana (Marcos 10:35-45). En el evangelio, vemos que los discípulos ‘todavía no lo entienden’, no entienden a Jesús. Esto pasa con frecuencia, y me sorprende que no pierda la paciencia con ellos. Santiago y Juan querían compartir en la gloria de Dios, y ellos lo querían ahora. En este punto de su vida y ministerio, esa gloria aún no había sido revelada. Pero, los dos hermanos apostaban a que cuando sucediera estarían entre los primeros allí con él. Buscaban poder sobre los demás, incluso en el reino político. Puedo imaginar que algunos de los otros discípulos no solo se sorprendieron a petición de James y John, pero quizás incluso pensando lo mismo, y lamentamos que no hubiesen hablado primero. Las palabras de Jesús son una lección para todos ellos, y para nosotros hoy. Les dice que si quieren ser “primeros”, deben ser “siervos” de todos. ¡Eso no era lo que tenían en mente! Ellos vieron, como Jesús dijo, que estaban interesados en “juzgarlo por” otros. Por eso encontraron en el lavado de los pies un misterio, ya que era el papel del siervo más bajo en el hogar, y por eso vieron la crucifixión y la muerte como una derrota y fracaso. Sólo después de la resurrección, cuando tenían todas las “piezas del rompecabezas” reconocieron y entendieron que Jesús “no vino a ser servido, sino a servir, y a dar su vida en rescate por muchos”. Con el venida del Espíritu Santo, también se llenaron de celo y coraje para hacer eso.
Nuestra primera lectura del Libro del Profeta Isaías (53:53:10-11) también habla de cómo el Mesías serviría al pueblo de Dios. Él sufriría, como “una ofrenda por el pecado”, llevando los pecados de la gente. Esta sería la voluntad del Padre. ¡Cómo perfectamente esta profecía nos lleva a reconocer a Jesús como este ‘siervo sufriente’!
Nuestra Segunda Lectura de la Carta a los Hebreos (4:14-16) habla de Jesús como el “gran sumo sacerdote”. Un sacerdote, en la tradición judía, fue el que ofreció sacrificio a Dios, y en este caso, Jesús ofreció él mismo como el sacerdote y el sacrificio. Qué hermoso nos recuerda que Jesús, como el ‘siervo sufrido’ de Dios, nos conoce y nos entiende, habiendo compartido nuestra naturaleza humana. Él puede empatizar con nuestras debilidades, y nos alcanza con su gracia salvadora mientras seguimos su ejemplo y servimos a otros tan desinteresadamente como él lo hizo.
Las lecturas de este fin de semana nos llaman para mostrar nuestro discipulado de Jesús por ser un siervo, ya que era un siervo. Para mí la fuente de nuestra humildad es que reconocemos que todo lo que tenemos y somos ha venido de Dios. Esto nos llena de gratitud, para ser buenos administradores, y para usar todo lo que tenemos y somos como el ‘dador’ destinado. Por lo tanto, no todo es para nosotros, o “todo sobre nosotros” pero se trata de ser y hacer por otros, como Jesús lo hizo.
Para cada uno de nosotros esto puede ser un desafío, como lo fue para los discípulos. Demasiado a menudo, en nuestra condición humana, podemos vernos como escalar una escalera que nos da orgullo de nosotros mismos, según el trabajo que tenemos; el hogar en el que podemos vivir, o el coche que podemos conducir; cuánto dinero tenemos en el banco, o los “juguetes” que poseemos. Nuestro verdadero orgullo cristiano debería estar en saber que estamos usando bien todo lo que tenemos y somos, y de esa manera compartiendo con otros. Nuestro servicio no significa ir más allá y más allá, en el sentido de buscar (necesariamente) oportunidades voluntarias. Justo en nuestra propia vida diaria, podemos dar un servicio que refleje nuestro seguimiento de Jesús. Por ejemplo:
-en nuestra vida familiar, haciendo las cosas alrededor de la casa sin que nos lo pidan, reconociendo las necesidades de la familia y la importancia que cada persona haga su cuota
-en el trabajo, llevar a otros a una mejor ética de trabajo por nuestra generosidad, nuestra minuciosidad, y por llegar a los compañeros de trabajo que necesitan más atención
-en la escuela, ayudando a estudiantes o compañeros de clase que luchan en una asignatura particular, o con una lección particular, sin hacer que se sientan avergonzados o centrados
-con los amigos, por ser sensible a sus sentimientos y necesidades, y reconocer su solicitud de ayuda no hablada o nuestro tiempo
-en la Comunidad Parroquial, compartiendo amistad y conversando con otros, para crear una verdadera comunidad cristiana.
Estos son sólo unos pocos ejemplos, pero estoy seguro de que cada uno de nosotros puede pensar en otras formas que podemos ser y hacer más por los demás, en unión de Jesucristo. Nuestra humildad y sentido del servicio pueden animar a otros a no estar tan preocupados por escalar los peldaños de la escalera, como por mejorar la vida de aquellos que están en la misma ‘escalera’. Tal vez todos podamos identificar a alguien en nuestra familia o amigos, o nuestro lugar de trabajo o estudio, o en la Comunidad Parroquial, que nos ha demostrado que la humildad en su servicio, y nos han ayudado a ser que ser un “servidor” no es algo malo, o algo que hay que evitar, pero algo que buscar para llevar una mejor calidad de vida a los demás: material, emocional y espiritualmente.
En nuestro seguimiento de Jesús, todos hemos sido “levantados” a una nueva vida de gracia. Parte de esa vida de gracia es compartirla con otros por nuestro testimonio de vida, que incluye un humilde servicio. Aunque el mundo valora el orgullo, el éxito y la riqueza mucho más que la humildad y el servicio, debemos recordar, como dijo Jesús, que estamos “en el mundo, pero pertenecemos al mundo” (Juan 15:19, 17:14-16) y cual San Pablo se hizo eco (Romanos 12:2, Efesios 4:22-24). Entonces reflexionaremos y compartiremos la vida de Dios aquí y ahora, y llamaremos a otros para que hagan lo mismo.

Procesión en Manhattan

Las calles del corazón de la Gran Manzana, esas que no duermen ninguna de las 24 horas del día, llenas de letreros luminosos y rascacielos, con frecuencia repletas de gente y también de autos, contemplaron un espectáculo que no es tan frecuente observar ahí.
El sacerdote que portaba el Santísimo Sacramento simplemente dijo en su cuenta Twitter que estaba llevando por esas avenidas al “Señor”.
Se trata del Padre Michael Duffy, sacerdote de la diócesis de Rockville Centre y rector de la catedral de su diócesis, que declaraba al día siguiente del hecho: “Ayer por la noche fue uno de los [momentos] más poderosos de mi sacerdocio. Llevamos al Señor a las calles de Nueva York. La gente estaba fascinada y muchos se sentían atraídos por unirse a nosotros. El Señor estaba presente para su pueblo y en su pueblo. Fue una velada extraordinaria. Muchos corazones fueron conmovidos. El mío incluido”.

Gentes fueron sorprendidas

Acompañaron al sacerdote, además de religiosas de la caridad de la Madre Teresa, hermanas de la congregación Sisters of Life, comunidad consagrada a la protección de la vida humana, y que atiende a mujeres encintas y en la curación espiritual de aquellas que han abortado.
La procesión, en la que se calcula participaron alrededor de 100 personas, fue organizada por The Napa Institute, entidad que busca ayudar a los líderes católicos a enfrentar los desafíos que plantea la presencia católica en la América del mañana.
Uno de los lugares visitados por el Jesús sacramentado durante la procesión eucarística del domingo fue la conocida plaza de Times Square. No eran pocos los transeúntes que pararon unos instantes de su tal vez agitada vida para contemplar la procesión, tomar una foto con el celular, meditar un tanto. Ciertamente muchos no católicos, pues en Nueva York hay más etnias que en la Torre de Babel.
Los cantos religiosos se sucedían, los participantes rezaron el rosario en buena parte de la procesión. Muchos pidieron que pronto se repita.
Fuente: GaudiumPress.com

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *