Cooptación

[Visto: 157 veces]

Llegó la hora caviar en el gobierno de Pedro Castillo

Por – LimaGris.com
Desde que el gobierno de Pedro Castillo asumió el poder y puso en la PCM a Guido Bellido, empezó la guerra de poderes. Por un lado, el Legislativo que a través de contadas bancadas como las de Fuerza Popular, Avanza País y Renovación Popular, lanzaban la consigna de la denegación de la confianza, no solamente por la indeseable presencia del premier, sino, por otros ministros que también tendrían vínculos con el senderismo.
Asimismo, Bellido, no perdía oportunidad para responder con insolencia al Parlamento y a otros opositores, a pesar que lo hacía desde Twitter. Entre tanto, luego de tanta pose y barullo, el Congreso le brindó el voto de confianza, para salvaguardar sus dos cartas de “censura a un gabinete” para evitar una disolución en el futuro; pero ahí no acabaría todo.
Luego, siguieron más desatinos, contramarchas, y contradicciones del premier, que eventualmente desvirtuaba aseveraciones de sus ministros y del propio profesor chotano.
Finalmente, luego de 68 días, acabó la racha de Guido-Puka que fue defenestrado de la PCM y el presidente Castillo dio un giro inesperado. Designó como premier nada menos que a la antiminera y oenegera Mirtha Vásquez Chuquilin y desde ese momento, los caviares salieron de sus tumbas y empezaron con el radio Bemba, lanzando la premisa: “Ella es una demócrata decente, concertadora y competente”.
Así funciona esta parasitaria casta que sabe manejar muy bien el marketing político. Ellos se juntan, se organizan y se wasapean en grupos cerrados para lanzar sus autobombos y orquestar sus “consignas”, así como lo hicieron durante las marchas antimerinistas en noviembre de 2020.
Y en el colmo, anuncian que la nueva premier, realizó una gran gestión durante su jefatura en la mesa directiva del anterior Congreso. Aquella narrativa es más falsa que billete de cinco soles; porque la señora Vásquez Chuquilin desde que lideró la mesa del hemiciclo empezó a contratar a casi una centena de personal para que “no hagan nada”, todo a través del tarjetazo y con aumento de sueldo incluido. Además, ordenó la compra de 130 Smartphones para los legisladores, solamente para votar en los debates y al final boicoteó su propia moción de censura; es decir, la dilató por 12 días, para que no la saquen de su directiva.
Vásquez Chuquilin, mostró su desprecio al Fuero Parlamentario, porque en lugar de defenderlo, defendió al Ejecutivo y jugó en pared con la encargatura del transitorio Francisco Sagasti para boicotear y observar proyectos de ley que reivindicaban a la clase trabajadora, como la ley de la ONP, AFP, FONAVI, y la usura bancaria.
No debemos olvidar que el régimen de Ollanta Humala terminó caviarizando a los aparatos del Estado y esta vez, Pedro Castillo ya empezó a edulcorarse y ha puesto en la PCM a una señora que con el pretexto de la gobernabilidad y el diálogo, va a emprender una reconformación de los puestos claves en el aparato estatal, y así los caviares surgirán de las cenizas.
Así las cosas, desde hoy y en los próximos días debemos escudriñar en el diario oficial El Peruano, las probables designaciones en el aparato estatal; en especial en la PCM. No vaya a ser, que nos sorprendan y publiquen nombres como Violeta Bermúdez, Daniel Olivares, Marisa Glave, Indira Huilca, Rocío Silva Santisteban y otros especímenes políticos que desde un principio encontraron en el Estado, un “Silicon Valley” que alimentó sus zonas de confort.

PEDRO CASTILLO Y EL GATOPARDISMO ROJO

Por Luciano Revoredo– Diario La Razón.
Pedro Castillo es una ficha en el tablero del MOVADEF. Esto lo supimos desde que encabezó la huelga magisterial con la que hizo perder un año a miles de estudiantes y que según trascendió había recibido financiamiento de ese organismo de Sendero Luminoso.
Esta vinculación de Castillo con Sendero Luminoso a través del MOVADEF se mostró evidente cuando nombró su primer gabinete.
Hoy tras el nombramiento de un segundo gabinete algunos ingenuos ya hablan del retorno de la gobernabilidad. Ignoran que el problema de fondo no era ni Maraví ni Bellido, sino Castillo que los quiso mantener en sus puestos contra viento y marea. Que incluso cuando Maraví ya estaba puesto en evidencia lo visitó en el ministerio y se fotografió con él en pose desafiante.
En los próximos días veremos a la nueva PCM convocando al diálogo y la unidad nacional. No faltarán los ingenuos que creerán que se trata de gestos democráticos y que estamos ante un giro al centro. Grave error. Mirtha Vásquez es integrante del Foro de Sao Paulo, surgió a la sombra del apóstata cura Arana, es otra radical, pero de buenas maneras. Es el mismo veneno pero endulzado.
Estamos ante un caso de gatopardismo rojo. Es decir, se está aplicando aquella sentencia de la clásica novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa El Gatopardo, cuando Tancredi –uno de los personajes– le dice a su tío Fabrizio la conocida frase: “si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie”.
Esta frase es el inicio de lo que muchos analistas políticos han llamado el gatopardismo. Que se produce cuando alguien hace un cambio o transformación política que parece importante pero que resulta solo cambiando las formas, pero no el fondo. Eso es exactamente lo que se ha logrado con el nuevo gabinete.
Está claro que los comunistas no cambian. Siempre son arteros y avisados, la mendacidad es su estado natural. Por eso mientras muchos creen que estamos ante pasos conducentes a la moderación han colocado a una filosenderista en el ministerio de cultura, a un sindicalista radical en educación y han puesto en el ministerio del Interior al abogado de Vladimir Cerrón, un expolicía con un pasado vergonzante y que ahora tiene a su disposición toda la documentación de inteligencia y las investigaciones sobre los Dinámicos del Centro, para colmo es socio del pintoresco Raúl Noblecilla Olaechea, sobrino engreído del “canciller” de Sendero Luminoso Adolfo Olaechea Cahuas.
Esa es la realidad. Castillo no es un pobre profesor rural tratando de hacer lo mejor posible. Es un astuto y ladino comunista que nos está llevando al despeñadero y ante el cual solo cabe la vacancia. El congreso debe actuar de inmediato, mañana será demasiado tarde.

Puntuación: 5 / Votos: 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *