Mentes y corazones

[Visto: 276 veces]

Evangelio según San Marcos 7,1-8.14-15.21-23.
Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús, y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados; y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?”.
El les respondió: “¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos. Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”.
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre.
Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino.
Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En bastantes ocasiones, voy a visitar a alguien en el hospital, me han pedido ponerme un vestido, mascarilla, guantes, y a veces hasta botines para cubrir mis zapatos. En más de una ocasión, le pregunté a una enfermera “Esto es para mi protección o para la de ellos?” A veces era para MI protección, y en otras ocasiones, era para protegerlos de la infección.
Pensé en eso cuando leí el evangelio de hoy (Mateo 7:1-6, 14-15, y todo el tema de ser limpio o inmundo. Relacionándolo con mi ejemplo, soy yo el que es ‘inmundo’ o el paciente en la cama del hospital ‘inmundo’?
En la ley judía había muchas reglas sobre la limpieza. Ciertas comidas deben evitarse. Había formas adecuadas de lavar productos y artículos de cocina. También había directrices sobre higiene personal y limpieza. Por lo tanto, fue en un punto de observancia de la ley que los escribas y fariseos le preguntaron por qué sus discípulos, practicando judíos, no se lavaron las manos antes de comer. Como siempre, esperaban que Jesús dijera algo escandaloso que pudieran denunciarlo ante las autoridades. Como siempre, Jesús podía leer sus mentes y corazones, y conoció su intención y respondió, en su sabiduría, de una manera que los hacía sentirse desafiados y cuestionados sobre sus propias acciones y motivación.
Usando las palabras del profeta Isaías, Jesús les dice que Dios Padre no quiere su conformidad exterior, pero quiere su obediencia interior. Él quiere que la ley se escriba en sus corazones, para que todo lo que dicen y hacen refleje su unión con Dios y el pacto. De tal corazón vendrá una conformidad exterior que es verdadera y una señal de su disposición interna. De un corazón que está lejos de Dios, a pesar de la conformidad exterior, sólo vendrán los pecados que Jesús indica al final del evangelio.
Y así, para Jesús, la limpieza no fue tanto sobre lo que entró en la persona -en cuanto a comida, bebida o lavado de cosas y el cuerpo- sino lo que salió del cuerpo, nuestras palabras y acciones. Nuestro desafío consiste en asegurar, a través de nuestra vida en Cristo, que estas palabras y acciones hablan del reino de Dios, que reflejan la gracia de Dios dentro de nosotros.
Mientras reflexionaba sobre las cosas que nos pueden hacer ‘inmundos’, las palabras que Jesús usó al final del evangelio que más llamó mi atención fueron la ‘envidia’. Así que fui en línea al diccionario Webster y encontré que la envidia es “dolorosa o resentida conciencia de una ventaja que disfrutó otro acompañado con el deseo de poseer la misma ventaja”. ¡Interesante! Es parte de nuestra condición humana para ser envidioso, ¿no? Tarde o temprano le pasa a todos. El mal que sale de nosotros cuando somos envidiosos puede ser destructivo y cruel.
Cuando experimentamos envidia, primero que nada estamos ignorando y subestimando nuestras propias ‘ventajas’: los dones, talentos y habilidades que hemos desarrollado. El vaso siempre se ve medio vacío cuando tenemos envidia. La hierba siempre se ve más verde al otro lado. Esta auto depreciación muestra una falta de gratitud que tenemos hacia Dios. Sé que me amas, Dios, pero ¿cómo es que no me hiciste así? ¿O dame eso?” En lugar de reconocer, aceptar y usar bien lo que tenemos y somos, centramos nuestra atención en lo que no tenemos y no podemos hacer. Esto puede conducir a una espiral descendente que puede conducir a una ceguera completa a nuestros propios dones, talentos y habilidades, pensando que lo que tenemos no es nada y lo que es realmente importante para la felicidad, el éxito y la satisfacción que no poseemos.
En segundo lugar, con demasiada frecuencia, nuestra envidia es irrealista en el sentido de que lo que queremos tener o ser capaces de hacer está más allá de nosotros porque no hemos demostrado la disciplina o el sacrificio que es necesario. No hemos completado un curso de estudios que hubiesen llevado a ‘ese trabajo’. No somos la ‘máquina de lucha inclinada’ porque no estamos dispuestos a hacer el ejercicio y seguir la dieta que nos haría así. Todos asumimos demasiado fácilmente que la persona que tiene la ‘ventaja’ (volviendo a la definición de Webster) acaba de tener esta capacidad o regalo o posesión en su regazo: gratis. Todo lo que tenemos que hacer es escuchar a alguien hablar sobre lo que pasó para poseer la ‘ventaja’: la lucha, las decisiones y las decisiones difíciles. ¿Estamos dispuestos a pagar el precio -la disciplina y el sacrificio- para poseer esa ventaja? Para muchos la respuesta es ‘ no, pero la queremos de todos modos. ¡Irrealista! ¡No va a pasar (disculpa mi ‘inglés’)!
Y entonces, qué nos hace ‘limpios’? Nuestra unión con Cristo, y viviendo conforme a las enseñanzas de Cristo. Dios, en su abundante amor y misericordia, está con nosotros y nos bendice mientras nos volvemos a él. Somos los hijos del nuevo pacto, y Dios está con nosotros.
Y ¿qué nos hace ‘inmundos’? Cuando nos desviamos de las enseñanzas de Cristo y nuestras vidas se desordenan. Entonces es natural que los pecados que Jesús menciona entren en nuestras vidas y en nuestros mundos.
Sigamos reflexionando hoy sobre este tema de “limpieza” y cómo podemos ser “limpios” en Cristo. Para hacer esto tenemos que identificar, en nosotros mismos, las fuentes de ‘impuros’ y elegir el camino de Cristo y reconocer y aceptar la vida y la salvación que es nuestra en Cristo. 

San Junípero Serra Ferrer

El 28 de agosto la Iglesia Católica celebra la fiesta universal de San Junípero Serra, considerado el Padre y Apóstol de California.
Nació el 24 de noviembre de 1713 en Petra, Mallorca (España) con el nombre Miquel Josep Serra i Ferrer. A los 16 años se convirtió en fraile y cambió su nombre por el de Junípero. En 1749 y motivado por su celo evangelizador partió, junto con veinte misioneros franciscanos, hacia Nueva España, nombre del Virreinato de México.
Allí impulsó su labor misionera en el Colegio de Misioneros de San Fernando. Luego de seis meses recibió la aprobación del Virrey para iniciar su misión en Sierra Gorda, un territorio montañoso donde ya habían fracasado algunos franciscanos. En este lugar permaneció 9 años.
En 1767, Carlos III decretó la expulsión de todos los miembros jesuitas de los dominios de la corona, lo que incluía al Virreinato de Nueva España. Los jesuitas, que atendían la población indígena y europea de las Californias, fueron sustituidos por 16 misioneros de la orden de los franciscanos encabezados por fray Junípero.
La comitiva salió de la ciudad de México el 14 de julio de 1767 y embarcó por el puerto de San Blas rumbo a la península de Baja California. Tras una corta travesía arribaron a Loreto, sede de la Misión de Nuestra Señora de Loreto, que es considerada la madre de las misiones de la Alta y Baja California.
Una vez que llegó la comitiva a la península, determinaron seguir explorando la Alta California para llevar la luz del Evangelio a la población indígena.
Bajo su dirección se fundaron en la actual California la Misión Basílica San Diego de Alcalá, en la hoy ciudad de San Diego; el 3 de julio de 1771, se erigió la Misión San Carlos Borromeo de Carmelo, en la actual Carmel-by-the-Sea; también la Misión San Antonio de Padua, cerca de la actual ciudad de Jolon; y en agosto la Misión San Gabriel Arcángel, en la actual área metropolitana de Los Ángeles; la Misión San Luis Obispo de Tolosa, en la actualmente ciudad de San Luis Obispo; la Misión San Juan Capistrano, en la ciudad que hoy conserva el mismo nombre; la Misión San Francisco de Asís, que es hoy la ciudad de San Francisco; la Misión Santa Clara de Asís, en la actual ciudad de Santa Clara; y la Misión San Buenaventura, en la actual Ventura, y que fue convertida en una parroquia en 2020. la de San Gabriel, que se encuentra en la . El 1 de septiembre de 1772 fundó la misión de San Luis Obispo de Tolosa.
Los misioneros catequizaban a los indígenas, les enseñaban nociones de agricultura, ganadería y albañilería, les proporcionaban semillas y animales y les asesoraban en el trabajo de la tierra.
Junípero Serra falleció en la Misión de San Carlos Borromeo (Monterrey, California), el 28 de agosto de 1784. Sus restos se encuentran en la Basílica de esta misma misión. San Juan Pablo II lo beatificó en 1988 y fue proclamado Santo el 23 de septiembre del 2015 por el Papa Francisco en Estados Unidos. Los franciscanos lo celebran el 28 de agosto.
San Junípero Serra es el único español que tiene una estatua en el Salón Nacional de las Estatuas en el Capitolio, donde reside el Poder Legislativo de los Estados Unidos y lugar donde están representados los personajes más ilustres de ese país.
En medio de protestas y reivindicaciones indígenas en la primera mitad de 2020, grupos violentos profanaron y dañaron estatuas de San Junípero Serra, acusándolo de maltratar a los pueblos locales a los que evangelizó.
El Arzobispo de Los Ángeles en California, Monseñor José Gómez, respondió a la polémica en una carta, recordando que San Junípero Serra “vivió y trabajó junto con los pueblos nativos y pasó toda su carrera defendiendo la humanidad de ellos y protestando por los crímenes e indignidades cometidos en su contra”.
“Entre las injusticias a las que se enfrentó en su lucha, encontramos en sus cartas, pasajes desgarradores, en los que denuncia el diario abuso sexual de las mujeres indígenas por parte de los soldados coloniales”, dijo.
“El verdadero San Junípero luchó contra un sistema colonial en el que los nativos eran mirados como ‘bárbaros’ y ‘salvajes’ y cuyo único valor era estar al servicio de los apetitos del hombre blanco”, aseguró el Prelado.
Monseñor Gómez precisó que “la trágica ruina de las poblaciones nativas ocurrió mucho después de que Serra se hubiera ido y de que las misiones se hubieran cerrado o ‘secularizado’. Los académicos serios concluyen que Serra mismo era un hombre amable y que no hubo abusos físicos ni conversiones forzadas mientras él presidió el sistema de misiones”.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 55

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *