Palabras de Vida eterna

[Visto: 414 veces]

Evangelio según San Juan 6,60-69.
Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: “¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?”.
Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: “¿Esto los escandaliza? ¿Qué pasará, entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes? El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida. Pero hay entre ustedes algunos que no creen”. En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar.
Y agregó: “Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede”.
Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo.
Jesús preguntó entonces a los Doce: “¿También ustedes quieren irse?”.
Simón Pedro le respondió: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna.
Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

El fundador de la Congregación de la Resurrección, Bogdan Janski, era un hombre en una búsqueda. Buscaba no sólo una buena vida para sí mismo, sino una mejor y más justa vida para los demás. Era un estudiante muy talentoso, y pensó que en el estudio de Economía encontraría la manera de hacer esto. Era tan buen estudiante que incluso fue enviado desde la Universidad de Polonia a Inglaterra para estudiar bajo un notable ejemplo como John Stuart Mill. Sin embargo, Bogdan descubrió que la economía no era la forma. Así que se unió a un movimiento de reforma social, la Sociedad Sansimonista. Tenía grandes ideales de cómo el mundo necesita ser transformado para crear una sociedad más justa y equitativa. Desafortunadamente, después de un tiempo se dio cuenta de que también les faltaba algo que transformaría la sociedad. En París, Francia, entró en compañía de intelectuales católicos franceses que le ayudaron a redescubrir su fe católica y a reconocer que Jesucristo nos ha dado la manera de crear un mundo mejor, una sociedad más justa y equitativa. Y, así, Bogdan Janski comenzó a compartir su visión de la resurrección de la sociedad. Los estudios y la política no serían suficientes. Tenía que haber un movimiento interior, de la mente, el corazón y el alma juntos.
Pensé en Bogdan Janski cuando leí por primera vez nuestro evangelio de hoy (Juan 6:60-69). Los que siguieron a Jesús también estaban en una búsqueda. Buscaban la verdad, para la curación, y algunos buscaban ventaja política y social. Nuestro evangelio nos muestra que algunas de las personas abandonaron a Jesús. Esta lectura sigue la enseñanza de Jesús sobre el pan de vida. Su enseñanza fue demasiado difícil para ellos, la disciplina que vivió o la verdad que predicó. Al igual que Bogdan Janski abandonó otras posibles respuestas a su búsqueda, hasta que encontró a Jesús, muchos también están ‘comprando’ y buscando un ‘buen ajuste’. Desafortunadamente, muchas personas piensan que la verdad debe ajustarse a su forma de pensar, en lugar de cambiar su pensamiento para abrazar la verdad. En un mundo de relativismo esto es dominante y tentador. En relativismo lo que creo es bueno para mí, y lo que crees es bueno para ti, sin idea de una verdad objetivo. Jesús es el camino, la verdad y la vida. Tiene las palabras de la vida eterna. Y hoy nos dice que él es el pan de vida. Si somos guiados por el Espíritu encontraremos la respuesta a nuestra búsqueda en Jesús. De lo contrario vamos a significar e ir de una posible solución a otra. Pedro, siempre impetuoso Pedro, fue rápido para proclamar: “Señor, a quién vamos? Tienes el mensaje de la vida eterna, y creemos; sabemos que eres el Santo de Dios”.
Nuestra primera lectura del libro de Joshua (24:1-2, 15-17, 18) también refleja a un pueblo en una búsqueda. Los israelitas están quejándose de su Dios, y Josué pregunta si están considerando ir a un dios pagano, ya que parece que el Dios de Israel no está escuchando sus oraciones. Josué, como Pedro, hace la declaración audaz de que “En cuanto a mí y a mi casa, serviremos al Señor”. Y sus palabras atacaron a casa para muchos, y también ellos declararon: “Nosotros también serviremos al Señor, para Él es nuestro Dios”. Su búsqueda está completa para volver al Dios del pacto y seguir sus mandamientos.
Nuestra Segunda Lectura, de la Carta de San Pablo a los Efesios (5:21-32) es más común para las celebraciones de la boda que para las misas del domingo. La relación que veo entre esta lectura y los otros dos es el aspecto del pacto. Un pacto es un pacto de fe y amor entre dos personas que es para siempre y cien por ciento. Desde nuestra Primera Lectura vemos que no todos en el pacto permanecen fieles, y en nuestro evangelio ese abandono de Jesús por algunos de sus seguidores. San Pablo nos recuerda la relación de hombres y mujeres, ya que refleja la imagen de Dios y de la Iglesia. El amor mutuo y el respeto de una pareja casada en Cristo es testigo no sólo de su propio amor y fidelidad, sino del amor y la fidelidad de Dios, el autor y fiador de su compromiso.
Mientras reflexionaba sobre las lecturas encontré la pregunta de Jesús que nos estaba poniendo: “Qué hay de ti, quieres irte también?” Estas lecturas nos dan la oportunidad de renovar nuestro seguimiento de Jesús, y nuestro ‘Sí’ a Siguiéndolo. Nuestra búsqueda ha sido satisfactoria en conocer, amar y servirle. No tenemos que mirar más allá. Pero, tenemos que mirar más profundo, para que nuestra vida con Cristo refleje verdaderamente ese pacto y lo reconocemos como “el Santo de Dios” no sólo a través de nuestra profesión de fe, sino también a través de nuestro testimonio de vida. Esa es la verdadera señal de que estamos siguiendo a Jesús y dispuestos a buscar la voluntad del Padre sobre todo. Tal vez sin abandonar a Jesús (ya no seguirlo) podamos haberlo “abandonado” en nuestro corazón, pasando por las mociones de fe y discipulado. Jesús espera más de nosotros, y por la gracia del Espíritu Santo estamos fortalecidos y empoderados para ser esos fieles seguidores.
Así como Bogdan Janski finalmente encontró lo que -o más bien a quién- estaba buscando, estamos llamados en esta Eucaristía para declarar que hemos encontrado a quien estamos buscando, Jesucristo nuestro Señor y Salvador, y para expresar nuestra fidelidad a él y a él al nuevo pacto que compartimos con Dios mediante la muerte y la resurrección de su Hijo.

Hospital Papa Francisco en Manchay

El Programa Nacional de Inversiones en Salud (Pronis), del Ministerio de Salud, formuló el estudio de preinversión y otorgó la viabilidad al proyecto de inversión pública que permitirá la creación de los servicios de salud del Hospital Papa Francisco de Manchay (II-1), que se ubicará en el distrito de Pachacamac, al sur de Lima.
La inversión del proyecto, que será de aproximadamente 219 millones de soles, incluye estudios, expediente técnico, ejecución y supervisión de la obra. Además, se adquirirá nuevo mobiliario y equipamiento de última generación acorde a las necesidades de salud de la zona.
El área de infraestructura nueva es de 19,728.36 m2 y contará con 126 camas de hospitalización; así como servicios de consulta externa, emergencia, centro obstétrico, centro quirúrgico, patología clínica, diagnóstico por imágenes, rehabilitación, banco de sangre, nutrición, centro de esterilización y farmacia.
Gestión de los recursos
Con la viabilidad del proyecto, el Pronis procederá a gestionar los recursos financieros para la elaboración del expediente técnico. Además, se compromete a seguir trabajando para lograr su aprobación en el más breve plazo.
La ejecución de la obra beneficiará a más de 200,000 personas de Pachacamac y zonas aledañas.
El Pronis resaltó el trabajo realizado con las autoridades locales, la Diris Lima Sur y la comunidad para impulsar el proyecto del Hospital Papa Francisco de Manchay, declarado de interés nacional y de necesidad pública.
Fuente: Diario El Peruano.

Puntuación: 5 / Votos: 42

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *