Cinco panes y dos peces

[Visto: 322 veces]

Evangelio según San Juan 6,1-15.
Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades.
Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos.
Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.
Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos.
Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para darles de comer?”.
El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer.
Felipe le respondió: “Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan”.
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo:
“Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?”.
Jesús le respondió: “Háganlos sentar”. Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres.
Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron.
Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada”.
Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.
Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: “Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo”.
Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Así como una chica estadounidense, Alexandra Scott, a quien le diagnosticaron cáncer apenas unos días antes de su primer cumpleaños. Cuando tenía cuatro años de edad entendió que los médicos que la cuidaron necesitaban dinero para descubrir una cura. Ella decidió abrir un puesto de limonada fuera de su casa, vendiendo vasos de limonada por un dólar. Ella recaudó dos mil dólares ese día. Desafortunadamente, a los ocho años de edad Alexandra falleció. En esos cuatro años, ella había recaudado más de un millón de dólares para la investigación del cáncer pediátrico. En los próximos ocho años, más de treinta millones de dólares han sido recaudados a través de la caridad ‘Lemonade Stand’ de Alexandra.
Una chica, con aparentemente nada más que unos limones, hizo una gran cosa. Hoy en el evangelio (Juan 6:1-15) Jesús hizo algo grande con aparentemente nada. Alimentó a miles de personas con cinco panes de cebada y dos peces. Él reveló su poder. Sus discípulos, y el niño, sabían lo que había pasado, cómo se multiplicaron los cinco panes y dos peces para alimentar a la multitud. Finalmente parece que los que compartían en los panes y peces descubrieron de dónde vino la comida, y querían “llevarlo para hacerle rey”. Sin embargo, se alejó. No era su tiempo, y esta no era la manera en que su Padre había elegido para que fuera reconocido como el Hijo de Dios, el tan esperado Mesías.
La primera lectura del segundo libro de Reyes (4:42-44) también registra una multiplicación milagrosa de pan. Dios usa a Eliseo el profeta como instrumento de este milagro. Ambas lecturas comparten cinco puntos comunes:
1. La comida es traída al siervo de Dios
2. se especifica la cantidad de comida
3. la cantidad de comida es insuficiente
4. el siervo de Dios ignora la oposición lógica y manda el alimento que se distribuye, y finalmente, 5. la multitud no sólo tenía suficiente para comer, sino que había sobras.
Ambas lecturas reflejan el poder de Dios para hacer algo de la nada.
Nuestro Salmo (145) habla de este Dios generoso: “La mano del Señor nos alimenta; él responde a todas nuestras necesidades”. Así como en las lecturas de la semana pasada, se revela la generosidad y la compasión de Dios. Nos sentimos animados a esperar en Dios y confiar en su amor y bendición.
Nuestra segunda lectura de San Pablo a los Efesios (4:1-6), también da testimonio del poder de Dios. Pablo le dice a los efesios que fueron “llamados a la esperanza… un Señor, una fe, un bautismo; un Dios y padre de todos”. ¿Quién mejor que Pablo podría asegurarles? En su propia vida había experimentado el poder transformador de Dios: del perseguidor de los cristianos al gran apóstol a los gentiles. Experimentó en carne propia el poder de Dios para hacer ‘algo’ de ‘nada’: su gracia divina obrando un milagro en su vida.
¡Dios tiene ese poder para multiplicar, para transformar, y para hacer algo de la nada en nuestras vidas también! En nuestra condición humana con demasiada frecuencia limitamos ese poder milagroso de Dios. Tal vez sea por el miedo, temer que una vez que realmente nos entreguemos a Dios él será ‘encargado’ y hará cosas en nosotros que no esperamos. Él nos sorprenderá, pero de una manera que no nos sentimos en control. Para muchos de nosotros, eso es un no. Otra razón por la que podemos limitar ese poder de Dios es que no confiamos lo suficiente en Dios. No estamos seguros de si Dios nos ama lo suficiente, o se preocupa lo suficiente por nosotros como para hacer algo de la nada.
Mencioné hace unas semanas que antes en mi vida era tímido y carecía de confianza en sí mismo. Recuerdo como seminarista a mi Rector de Estudios diciéndome que sería un gran Resurreccionista. No le creí. Si me hubiera dicho que más tarde sería Director General de la Escuela de San Andrés, una escuela de doscientos estudiantes, me habría reído en su cara, o que me elegirían Superior Provincial de nuestra Provincia, o que sería elegido Superior General. ¿Cómo pudo Dios hacer eso? Ni siquiera soñé que esas cosas podrían suceder en mi vida. Mi propio miedo y duda me podrían haber alejado de esas experiencias que cambian la vida. Afortunadamente, la gracia de Dios fue más fuerte que mi temor y duda, y respondí a las oportunidades de gracia y Dios hizo algo en mí: “algo” de lo cual pensé que era “nada”. Gracias a Dios por que en esos, y muchos otros momentos, le serví fielmente a pesar de mí.
Los invito este fin de semana a que tomen un tiempo para reflexionar sobre sus propias vidas y cómo Dios puede haber hecho ‘algo’ de ‘nada’ para ustedes. Apuesto a que Dios también ha hecho milagros en vuestras vidas. Él te ha sorprendido, como lo hizo con la gente que salió a escucharlo, y a quien alimentó. Dejando ir ese miedo y la duda han sido, y será, el primer paso para hacer la voluntad de Dios y revelar su poder transformador en y a través de nosotros. Pero depende de nuestra voluntad, de nuestra disposición.
Así como Dios trabajó a través de Elisha, Pablo, y Jesús para hacer “algo” de “nada” o lo que parecía, él también puede actuar en y a través de nosotros para hacer algo grande para Dios y hacer manifestar a las personas y la comunidad que nosotros lo son. Si los simples esfuerzos de Alexandra Scott que comenzaron con la venta de limonada pueden recaudar más de treinta millones de dólares para la investigación del cáncer pediátrico, no hay límites a lo que Dios puede hacer aquí y ahora.
* Desafortunadamente, no recuerdo de dónde vino esta historia, al menos no mis dos fuentes habituales.

Donde no hay curas, allí están ellas: las monjas todoterreno que bautizan, casan y entierran

Mientras algunos teorizan sobre el papel hipotético que podrían tener unas “diaconisas”, en América Latina y en países con gran escasez de sacerdotes y distancias enormes hay religiosas que sostienen a sus comunidades de fe en lugares remotos y mal comunicados con todo tipo de servicios litúrgicos y sociales.
Un caso que tiene específicamente este carisma es el de las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima (www.mjvv.org), congregación fundada en Perú por el obispo misionero alemán Federico Kaiser Depel y la Madre Willibrordis en 1961, ambos formados en los misioneros del Sagrado Corazón.
Kaiser, nombrado obispo de Caravelí en 1957, vio que tenía a su cargo un territorio de 30,000 kilómetros cuadrados para pastorear con 10 sacerdotes y ninguna religiosa. Ahí nació la conciencia de cambiar las cosas.
Las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima explican su misión en su web.
“Los lugares y regiones sin sacerdote residente son el campo exclusivo de nuestro apostolado. Allí la gente se queja: ‘Somos los olvidados’. Un sacerdote ambulante llega a esos lugares tal vez anualmente. Hemos hallado un pueblo donde las personas más ancianas nunca habían visto un sacerdote. Cuando un niño tenía 3 ó 5 años, su papá lo llevaba a caballo al otro lado de las cumbres andinas para hacerlo bautizar”.
“En cada centro misional estamos un grupo de 6 a 8 religiosas. Luchamos más que nada contra la ignorancia y el pecado. Son ellos los enemigos más funestos de la humanidad. Deseamos aliviar el abandono de nuestros fieles y mitigar su hambre de Dios, ofreciéndoles atención religiosa lo mejor que podamos. Bien sabemos que no podemos sustituir al sacerdote, pero le preparamos el camino”.
Mil cosas por hacer, también en liturgia
La web de las religiosas expone una lista de sus tareas:
– Enseñar las verdades religiosas.
– Administrar bautismos.
– Celebrar la Liturgia de la Palabra.
– Repartir la Sagrada Comunión.
– Asistir en la celebración de matrimonios.
– Atender enfermos y moribundos.
– Asistir a velorios y dirigir entierros.
– Formar y guiar catequistas.
– Tener a cargo los libros Parroquiales y extender las respectivas partidas, etc.
Pero ellas dejan claro que lo que desean es que las zonas donde sirven tengan su propio sacerdote residente para poder ellas ir a otro lugar. “El abandono sólo se supera con un sacerdote residente. Mientras no lo haya, nosotras nos encargamos de la atención pastoral de la zona que se nos encomienda”.
Caminos sin asfaltar
La prensa argentina ha recogido algunos aspectos del servicio de estas misioneras en la diócesis de Santiago del Estero, la más pobre de Argentina, del tamaño casi de Castilla-La Mancha y con unos 70 sacerdotes para atender una población muy dispersa.
Ellas atienden un territorio del noroeste de la diócesis llamado La Candelaria, con una parroquia y 14 capillas. No solo tienen funciones litúrgicas o catequéticas, sino que llevan alimentos, medicamentos, agua y ayuda de todo tipo a los más necesitados, recorriendo infinitos kilómetros casi siempre sin asfaltar. Ellas suelen decir que cuando acaba el asfalto empieza su territorio.En 2015 se les estropeó su camioneta, pero varios donantes colaboraron en volver a proporcionarles vehículo. A muchos otros sitios van en monturas animales, o bicicleta, o a pie.
Muchas de estas religiosas son enfermeras universitarias especializadas en obstetricia y odontología y ayudan con los primeros auxilios en caso de urgencias médicas.
A menudo ellas son las que trasladan los enfermos al hospital más cercano, que suele ser en la capital provincial, a 270 kilómetros, los primeros 50 en pistas de tierra.
Aunque las misioneras agradecen y potencian todas las vocaciones con formación en medicina, a nivel espiritual su formación básica implica 6 años: un año de postulantado, dos años de noviciado y tres de juniorado.
“Durante este tiempo cumplimos un programa de Teología bíblica, Dogma, Moral, Historia de la Iglesia, Filosofía, Misionología, Liturgia, Nociones de Derecho Canónico. Además, nos preparamos en Pastoral, Catequesis, Oratoria, Doctrina social, Música y la lengua propia de dónde trabajamos”.
Tienen comunidades en Bolivia, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y, más recientemente, también en Cuba.

Puntuación: 5 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *