Cuarto domingo de Pascua 2021

[Visto: 227 veces]

Evangelio según San Juan 10,11-18.
Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.
El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.
Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.
Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.
Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.
El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla.
Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una historia sobre una pareja cuyo hijo era un piloto de helicóptero. Un día cuando visitó a sus padres, él y su padre estaban hablando de los mecanismos involucrados en la aeronave. Él le dijo a sus padres que el rotor giratorio se mantiene en su lugar por una sola nuez hexagonal. Les preguntó si sabían el nombre particular que se le daba a esta nuez. Por supuesto, no tenían idea. Él dijo que se llama “Jesús nuez” porque mantiene unido a esta parte más importante y crucial del helicóptero. Sin él, el helicóptero no puede volar. Toda su confianza está en esa nuez.*
Pensé en esta historia cuando leí tanto la Primera Lectura (Hechos 4:8-12) como el Evangelio (Juan 10:11-18). Ambos nos introducen a imágenes significativas de Jesús y su papel en la vida del pueblo de Dios.
En la primera lectura Pedro le dice a la gente sobre el poder de Jesucristo como Salvador del mundo. Él le dice a la gente que Jesús “es la piedra rechazada por vosotros, los constructores, que se ha convertido en la piedra angular”. Qué imagen tan interesante para Jesús, una piedra angular. Sabemos lo que es una piedra angular. Es, como en nuestra propia Iglesia, la piedra – única de todos los demás materiales de construcción utilizados en la construcción – que lleva el año de la construcción. Toma un significado en la vida del edificio. Distingue el edificio e incluso puede convertirse en un símbolo del edificio.
Jesús es esa piedra angular sobre la cual Dios, a través del poder del Espíritu Santo, ha edificado la Iglesia. Aunque Pedro le dice a la gente escuchando que lo rechazaron y su mensaje de vida eterna, y la salvación que prometió, él fue el elegido para ser el primero y más importante de la construcción espiritual del pueblo de Dios. Como hombre hecho por Dios, él es la piedra de la Iglesia y de nuestras vidas.
Pero, no estamos involucrados en la construcción, entonces qué tiene que decirnos esto? Mientras reflexionaba sobre esto esta semana, llegué a ver más claramente el papel de Jesús como esa fuente esencial de vida en la Iglesia y en nuestras vidas como miembros. Mientras nos unimos a él, compartimos más plenamente en su vida. Mientras tratamos de hacer la voluntad del Padre, como siempre lo hizo, compartimos su amor y su verdad. Mientras nos abrimos al Espíritu Santo, experimentamos los frutos de esa vida divina dentro de nosotros. Pero nuestro desafío es aceptar a Jesús como piedra angular, aceptarlo como nuestro Señor y Salvador. Tenemos que entregarnos a él para poder darle su papel en nuestras vidas como piedra angular. No podemos dejarlo a un lado y esperar por algo de magia que él nos salvará de nosotros mismos. Necesitamos abrazarlo a él y a su manera, como la piedra angular de nuestra vida. Él nos mostrará cómo vivir, y cómo amar, y cómo servir, si estamos dispuestos a darle ese papel primario en nuestras vidas, no como un ‘adicional’ o un ‘extra’, sino como la piedra angular de nuestra vida.
En el evangelio, Jesús nos habla de la hermosa imagen del Buen Pastor. Estamos muy familiarizados con esta imagen en las Escrituras. Una vez más, Jesús nos ha dado una idea de su papel en nuestras vidas, el papel que quiere tener. Es un papel de liderazgo. Sin embargo, a veces en nuestra condición humana no queremos que alguien nos guíe. ¡Queremos hacerlo a nuestra manera!
Sabemos cuál es el papel del pastor con las ovejas.
Los lleva a la comida y fuentes de agua.
Él los guía a la seguridad y la seguridad.
Él cuida de ellos cuando están enfermos.
Va tras ellos cuando se pierden, cuando han elegido estar perdidos.
Pero a menudo, en realidad, no queremos ser alimentados y alimentados con lo que Dios nos ofrece – su amor y verdad en nuestra oración, su palabra salvadora, sus Sacramentos de gracia – pero tenemos hambre y sed de otras cosas no de su reino…
No queremos aceptar su seguridad y seguridad, sino participar en actitudes y actividades que creemos que son mejores.
Creemos que sabemos lo que es mejor, y a veces elegimos cosas que pongan en peligro nuestra salud, paz y bienestar, y no le presten atención. Incluso puede parecer que QUEREMOS estar perdidos, queremos desviarnos.
Nos convencemos de que no necesitamos un pastor. SOMOS EL PASTOR, SIN AYUDA DE EL.
¡Qué equivocados estamos!
Jesús quiere ser nuestro pastor. Quiere ser nuestra piedra angular. Quiere ser esa nuez que nos mantiene unidos. Pero él no puede forzarnos contra nuestra voluntad. No somos robots o marionetas, pero personas de libre albedrío, un libre albedrio que no hacemos ejercicio bien a veces.
En el evangelio, Jesús nos dice que “escuchamos su voz”. En nuestra condición humana a veces no “escuchamos” su voz. No podemos distinguirlo del ruido de otras voces que escuchamos que nos llaman lejos del Señor y del Reino de Dios. A veces podemos oír su voz, pero no queremos seguirla. ¡Es demasiado difícil! ¡Pide demasiado sacrificio! ¡Se requiere demasiado dar de sí mismo! ¡Se llama “morirse a sí mismo” para aceptar su camino!
Hoy Jesús nos está diciendo, a través de estas imágenes, el papel que quiere tener en nuestras vidas. El desafío consiste en permitirle ser nuestro pastor, nuestra piedra angular, nuestro ‘Jesús nuez’. Tomemos tiempo para reflexionar sobre nuestra respuesta a Jesús, el papel que le hemos dado en nuestras vidas hasta este momento, y el papel que él quiere tener en nuestras vidas – y recurramos a él para la gracia de arreglar la diferencia, para hacer nuestra profunda unión con él una realidad. No nos decepcionaremos. Él no nos decepcionará. Valdrá la pena el precio.
* Esta historia introductoria es tomada de Illustrated Sunday Homilies, Año B, Series II, por Mark Link SJ. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 37.

Papa Francisco aprueba la beatificación de doce nuevos mártires de la Guerra Civil

El sacerdote Vicente Nicasio Renuncio Toribio y otros 11 compañeros, cinco sacerdotes y seis laicos, de la Congregación del Santísimo Redentor en Madrid que fueron asesinados durante la Guerra Civil española (1936-1939)
El papa Francisco reconoció el “martirio” por “odio de la Fe” del sacerdote Vicente Nicasio Renuncio Toribio y otros 11 compañeros, cinco sacerdotes y seis laicos, de la Congregación del Santísimo Redentor en Madrid que fueron asesinados durante la Guerra Civil española (1936-1939), por lo que serán beatificados, informó hoy el Vaticano.
Además, también hoy, el papa Francisco aprobó el primer paso para la beatificación de María de Los Desamparados Portilla Crespo, fiel laica y madre de familia, nacida el 26 de mayo en Valencia y fallecida en Madrid el 10 de mayo de 1996.
Los doce nuevos beatos, al ser reconocidos mártires, no han necesitado ningún milagro, sino el parecer favorable de los miembros de la Congregación para las Causas de los Santos.
Los futuros beatos
Además de Renuncio Toribio, también serán beatos Crescencio Severo Ortiz Blanco, Ángel Martínez Miquélez e Bernardo Sáiz Gutiérrez, Niceto Pérez del Palomar Quincoces y Gregorio Zugasti Fernández de Esquide, Aniceto Lizasoain Liizaso, José María Urruchi Ortiz, José Joaquín Erviti, Donato Jiménez Bibiano, Antonio Girón González y Rafael Perea Pinedo.
Todos ellos pertenecían a dos comunidades redentoristas: la del Santuario del Perpetuo Socorro y la de San Miguel Arcángel, anexa a la iglesia de la Nunciatura Apostólica y fueron asesinados en Madrid en 1936
Vicente Nicasio Renuncio Toribio nació el 11 de septiembre de 1876 en Villayuda y fue ordenado sacerdote el 23 de marzo de 1901, después de haber desempeñado el servicio pastoral en varias comunidades redentoristas españolas.
Cuando comenzó la persecución, se refugió en casa de familias amigas, pero fue detenido el 17 de septiembre de 1936 y trasladado a la Comisaría del distrito de Chamberí, de donde pasó a la Dirección General de Seguridad y, finalmente, a la “Cárcel Modelo” de Madrid, donde fue asesinado el 7 de noviembre de 1936.
Fuente: Religión Digital/ Agencia de Noticias EFE.

Puntuación: 5 / Votos: 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *