Tercer domingo de cuaresma 2021

[Visto: 107 veces]

Evangelio según San Juan 2,13-25.
Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas.
Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: “Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio”.
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: “¿Qué signo nos das para obrar así?”.
Jesús les respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”.
Los judíos le dijeron: “Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?”.
Pero él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.
Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba.
Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Normalmente mi oficina está bien ordenada. Sin embargo, encontré hace algunos años que a veces los papeles empiezan a amontonarse en mi escritorio, y luego en mi sofá, y luego debajo del sofá. Ha habido momentos en los que se ha puesto tan mal que saco una maleta y apilo los papeles en la maleta y luego empiezo a archivarlos. Probablemente a la mayoría de nosotros nos gusta y apreciamos el orden, aunque no sea fácil de mantener. No sé cómo lidiar con este mismo dilema.
Dios creó el mundo con cierto orden, y con un determinado propósito. En el Libro de Génesis, escuchamos hablar de la creación del mundo, pero en los siguientes Capítulos -uno tras otro- parece que la orden comienza a romperse y el pecado y el caos aumentan. Esto llevó a la muerte y a la destrucción.
En el evangelio de hoy (Juan 2:13-25) Jesús trata de restaurar el orden del Templo, el Santo de las Santidades. En las áreas alrededor del Templo, había comenzado una venta de animales usados para el sacrificio. Jesús declara: “Saca estos de aquí, y deja de hacer de la casa de mi Padre un mercado”. Esta no era la intención de Dios. Este no era el orden que Dios estableció. Pero dejado a sus propios designios, el hombre había alterado el plan de Dios, y Jesús estaba dispuesto a restablecerlo. Su celo y su ira sorprendieron a sus seguidores y a la gente allí, y probablemente a nosotros también. En el evangelio de Juan, esto viene al comienzo del ministerio de Jesús, una declaración inicial de su papel como Mesías, e incluso profecías veladas de su muerte y resurrección.
En nuestra primera lectura del Libro del Éxodo (20:1-3, 7-8, y 12-17) vemos a Dios dando a las personas elegidas los diez mandamientos. En su desierto, el caos y el pecado eran una amenaza constante, y cuando Moisés los dejó para escalar el Monte Sinaí, se volvieron más vulnerables que nunca. Pecaron, y construyeron un ternero de oro a los dioses paganos, en caso de que su propio Dios no viniera por ellos. Mientras tanto Moisés está comulgando con Dios en la montaña. Mientras desciende la montaña, ve el caos y la confusión en la gente. Más que nunca, necesitaban los diez mandamientos! Estos diez mandamientos fueron dados para restaurar el orden que se había perdido por el pecado. Los diez mandamientos todavía tienen un papel que desempeñar en liderarnos y guiarnos hoy. Jesús no los puso a un lado, sino que los honró como la revelación de su Padre. Estas serían las señales en el camino para que el pueblo elegido de Dios los lleve a la unión con Dios y la armonía unos con otros. Estos corregirían las faltas y fallos del pueblo elegido. Estos, como nos dice el Salmista (19) se convertirían en “las palabras de la vida eterna”. Al seguir el Mandamiento de los Diez en su plenitud, se convertirían en santos, como Dios es santo.
En el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, encontramos tremendos Capítulos en los Diez Mandamientos. Demasiado a menudo los miramos de una manera minimalista. Por ejemplo, con el quinto mandamiento: “No matarás” la mayoría de la gente diría que ni siquiera lo mira ni lo toma en cuenta. Pero cuando lees el capítulo sobre el quinto mandamiento, aborda las realidades modernas como: el respeto por la vida, el escándalo, el respeto por la salud, la investigación científica, la paz y la guerra. Así, el Catecismo muestra la amplitud de los Mandamientos y debe hacernos darnos cuenta del llamado de Dios a ordenar nuestras vidas en respeto a nuestras vidas y a la vida de los demás. El quinto mandamiento no es sólo sobre armas y cuchillos, sino sobre la forma en que nos tratamos unos a otros como hijos de Dios.
Nuestro desafío, especialmente durante esta temporada de Cuaresma, es reordenar nuestras vidas según la voluntad e intención del Padre. Así como Jesús fue con una sola mente en su seguimiento de la voluntad del Padre, nosotros también, como hijos del Padre, hermanos y hermanas de Jesús, e iluminados por el Espíritu Santo, debemos estar sintiendo al descubrir y hacer la voluntad del Padre. Esta temporada de gracia es un momento para que nos deshagamos de los vendedores y de los comerciantes de nuestras vidas, no con un látigo, sino con una oración y una reordenación de nuestras prioridades. Tal vez esta pandemia nos haya ayudado a descubrir lo que es realmente importante, y haga más fácil la identificación de eso que necesitamos descartar. Sin estos obstáculos, dentro de nosotros y alrededor de nosotros, nos encontraremos en mayor paz con Dios, más fiel a la voluntad de Dios, y estaremos en mayor armonía unos con otros.
La renovación de nuestras vidas puede no ser tan dramática como aquel día en el Templo de Jerusalén cuando Jesús echó a los comerciantes y a los cambiantes de dinero, pero será un nuevo comienzo para nosotros. Si tomamos en serio nuestro viaje de Cuaresma, nos encontraremos cambiados y renovados. Dios restaurará su orden en nuestras vidas, y él realmente ‘reinará’ en nuestras vidas como rey y salvador. Nuestro testimonio de vida servirá como un imán para que otros reconozcan la importancia de la conversión y la renovación, y la bendición y la gracia de una vida bien ordenada, bien ordenada según la voluntad del Creador.

Papa Francisco llega al Kurdistán iraquí, la región que refugió a los cristianos

En el tercer día de su viaje apostólico a Irak, el Papa Francisco llegó al Kurdistán iraquí, la región donde se refugiaron las decenas de miles de cristianos que huían del avance del Estado Islámico por la llanura del Nínive.
A su llegada a esta región autónoma, el Santo Padre se reunió con el presidente del Kurdistán Iraquí, Nechirvan Barzani, previa a su visita a Hosh al-Bieaa (Plaza de las cuatro Iglesias) de Mosul para una oración por las víctimas de la guerra.
A su llegada a Erbil este 7 de marzo, capital de esta región autónoma, el Santo Padre fue recibido por las autoridades religiosas y civiles, y unos niños vestidos con ropas tradicionales que recibieron al Papa Francisco con ramas de palma.
El presidente Nechirvan y el primer ministro Masrour Barzani acompañaron al Pontífice a la Sala VIP presidencial del aeropuerto, donde intercambiaron algunas palabras. El Santo Padre obsequió al mandatario una medalla de plata.
El Pontífice también tuvo una reunión con el ex Presidente del Kurdistán Iraquí y líder del Partido Demócrata del Kurdistán (KDP), Masoud Barzani.
Kurdistán Iraquí es una región autónoma ubicada en el noroeste de Irak, fue reconocida oficialmente con la introducción de la nueva Constitución en 2005 y comprende las ciudades de Dohuk, Erbil, Halabja y Sulaymaniyah.
Tras la ocupación de la llanura de Nínive por parte del Estado Islámico, más de 100 mil cristianos abandonaron sus hogares y encontraron refugio en el Kurdistán iraquí.
El Santo Padre llegó al país de Medio Oriente el viernes 5 de marzo y durante su estadía en Irak visitó la capital, Bagdad; y la patria de Abraham, Ur.
En el tercer día de su viaje apostólico, el Pontífice visitará Erbil y las ciudades “mártires” de Qaraqosh y Mosul, donde realizará una oración de sufragio por las víctimas de la guerra.
Según las estadísticas difundidas por la Sala de Prensa del Vaticano, Irak es un país de mayoría musulmana (sunitas y chiítas) en la que los católicos representan el 1.5% de la población, con 590 mil fieles.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *