Jesús comenzó a enseñar

[Visto: 318 veces]

Evangelio según San Marcos 1,21-28.
Entraron en Cafarnaúm, y cuando llegó el sábado, Jesús fue a la sinagoga y comenzó a enseñar.
Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.
Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar:
“¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios”.
Pero Jesús lo increpó, diciendo: “Cállate y sal de este hombre”.
El espíritu impuro lo sacudió violentamente y, dando un gran alarido, salió de ese hombre.
Todos quedaron asombrados y se preguntaban unos a otros: “¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, llena de autoridad; da órdenes a los espíritus impuros, y estos le obedecen!”.
Y su fama se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace unos años leí el libro Testigo (Una Autobiografía). Una autobiografía de Josyp Terelya. Josyp era un ferviente católico que vivió en Ucrania, y a pesar de las dificultades con los funcionarios comunistas, manifestó su fe en Jesús. Esto le llevó a casi veinte años en cárceles y campos de concentración en Ucrania y Rusia, a menudo en aislamiento. Sufrió horribles depravaciones y torturas, pero no pudieron romper su espíritu. Incluso en prisión aprovechó todas las oportunidades que se presentaban para hablar con otros sobre su fe en Jesucristo. Finalmente, a él y su familia le fueron dados refugios en Canadá, donde vive en la zona de las cataratas del Niágara.
Pensé en Josyp, y muchos otros creyentes que han sufrido persecución por su fe en Jesucristo. Sigue sucediendo hoy en día en varias partes del mundo donde se reprime la religión y se niega el acceso a la Palabra de Dios, a los Sacramentos y al cuidado pastoral de sacerdotes.
En las Escrituras hebreas nos presentamos a varios profetas: hombres y mujeres que hablaron por Dios a su pueblo, llamándolos generalmente a la fidelidad y al pacto. Con demasiada frecuencia se encuentran con el rechazo.
En la primera lectura del libro de Deuteronomio (18:15-20) nos encontramos con Moisés, quien se declara profeta, llamado por Dios. Habla de que los profetas son levantados para hablar por Dios, y la importancia que el pueblo escucha al profeta.
En el Nuevo Testamento nos encontramos con Juan el Bautista, la voz que llora en el desierto “Prepara el Camino del Señor”. Continuó la tradición de los profetas, a un gran costo para sí mismo, terminando en su muerte.
Y entonces nos encontramos con Jesús, el profeta supremo, como hombre hecho por Dios. Llegó, enviado por Dios, para hablar por Dios. Su profecía también llevó al sufrimiento, y eventualmente a su crucifixión y muerte.
Un profeta tiene dos funciones específicas: anunciar y denunciar.
En el evangelio de hoy (Marcos 1:21-28) vemos las obras milagrosas de Jesús, así como la enseñanza que les dio en Cafarnaúm. Reconocieron la autoridad con la que hablaba, y la reconocieron como divina, como distinta de la de sus propios maestros. Los espíritus malignos que disipó sabían quién era y lo anunciaron.
Jesús vino a anunciar el reino de Dios. Él anunció al pueblo un Dios de amor, el Dios del pacto que una vez más extendió a ellos la salvación. Predicó la verdad, fiel a la voluntad del Padre. Esta era la buena noticia que la gente anhelaba oír, siempre y cuando hablaba de amor y perdón en sus parábolas y enseñanza. Esto los animó y muchos abrieron sus oídos, corazones y mentes para seguirle.
Sin embargo, fiel a su misión, Jesús también denunció. También tenía que decir la verdad que la gente no quería oír. Denunció su infidelidad y su volubilidad ante Dios. Los desafió, especialmente a sus líderes espirituales, a dejar atrás sus caminos erróneos y seguirle. Muchos de ellos no querían oír esto, no querían cambiar, y así endurecieron sus corazones como proclama el Salmo (Salmo 95).
¿Y qué tiene que ver la profecía con nosotros? Dios nos llama, su pueblo de hoy, ¿para anunciar y denunciar también? Josyp Terelya nos diría que somos profetas. El Padre Santo nos diría que hemos de ser profetas, como el Papa Juan Pablo nos llamó a menudo cuando hablaba de la “nueva evangelización”. Como Dios necesitaba a Moisés, Jeremías, e Isaías, y Jesús, así también hoy necesita que cada uno de nosotros anuncie y denuncie.
Cuando fuimos bautizados fuimos ungido ′′sacerdote, profeta y rey”. Ser ese profeta hoy significa que anunciamos a otros la buena noticia. Traemos la buena noticia del amor de Dios, la presencia de Dios en nuestras vidas y el poder de Dios en nuestras vidas. Esto no lo hacemos citando las Escrituras como loros, sino testificando a otros lo que hemos visto y oído, lo que hemos experimentado:
– cómo Dios se ha revelado a nosotros,
– cómo reconocemos su amor,
– cómo experimentamos su presencia y su poder en nuestras vidas,
– cómo él cambia y nos transforma.
También estamos llamados a denunciar, comenzando con el testimonio de nuestras propias vidas, renovados, perdonados y reconciliados en Jesucristo. Esa denuncia tiene mucho más poder cuando somos compasivos y compartimos la lucha de aquellos que tratan de liberarse del pecado, egoísmo, adicción y maldad. La denuncia más efectiva no comienza: ′′¡Tienes que hacerlo…!”, sino más bien ′′Dios te ama y su gracia salvadora está en ti”.
En nuestro propio tiempo y en nuestro propio lugar estamos llamados a llevar adelante la tradición profética de Moisés, y Jesús, y Josyp Terelya. Donde nos encontramos, y con quienes nos encontramos, somos llamados a hacer presente la gracia de Dios anunciándole, y denunciando el mal que nos separa de él. Lo hacemos alrededor de nuestra mesa de cena, en nuestro escritorio, y por teléfono (o mensajes de texto si tienes menos de una cierta edad). Lo hacemos cuando surge la situación: cuando alguien necesita esas palabras de verdad para animarlas y levantarlas, o esas palabras de verdad para corregirlas amorosamente y abrirlas a una nueva vida en Cristo.
No nos retrasemos. No perdamos nuestra oportunidad de cumplir nuestra misión como profetas, a través de la gracia del Bautismo. Hablemos por Dios, y de Dios, unos a otros.

Puntuación: 5 / Votos: 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *