Simón, Andrés, Santiago y Juan

[Visto: 96 veces]

Evangelio según San Marcos 1,14-20.
Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo:
“El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”.
Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores.
Jesús les dijo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”.
Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.
Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Durante algunos años, trabajé en una parroquia bajo el patrocinio de San Francisco de Asís. Recuerdo haber leído algunos libros sobre la vida de San Francisco. Era el hijo de un rico comerciante de tela en Asís, y vivió una buena vida. Su adolescencia fue una época de fiestas y aventuras con sus amigos. No parecía que estuviera interesado en el negocio familiar. Más bien pensó que en la era de la caballerosidad que sería un soldado, y que distinguiéndose como soldado se montaría de por vida. En ese momento Italia no era un país, sino una multitud de ciudades-estados, cada uno con su propia familia real. Hubo batallas constantes entre estas ciudades-estados, así que Francisco podía estar seguro de hacer la vida por sí mismo. Sin embargo, fue herido en una batalla y durante su larga recuperación, los únicos libros que se pusieron a su disposición fueron una Biblia y un libro de la vida de los santos. De repente, Francisco fue transformado. Ya no estaba interesado en ser un soldado para nadie excepto Jesucristo. Dejó atrás su vida de placer, y quería servir a Dios, especialmente a los pobres. Ya no era un hijo de privilegio, sino que abrazó una vida de pobreza.
No pude evitar pensar en San Francisco cuando leo al principio del evangelio (Marcos 1:14-20) las palabras de Jesús: “El reino de Dios está a la mano. Arrepentíos, y creed en el evangelio”. Jesús nos está llamando a un cambio en nuestras vidas, como él llamó a Francisco, y lo hizo santo. Así como Jesús llamó a Simón y Andrés, Santiago y Juan también llamó a Francisco; y ¡nos llama! Él nos llama a: “Arrepentíos, y creed en el evangelio”: su evangelio (=Buenas Noticias) de vida y amor, o perdón y compasión, de justicia y paz. Demasiado fácilmente podemos pensar, ‘Dios no me llama’, o ‘no soy lo suficientemente bueno’. Demasiado fácil podemos convencernos de que no podemos responder a Dios y a la plenitud de vida que él nos ofrece.
La primera lectura del libro del Profeta Jonás (3:1-5, 10) muestra el poder de Dios cuando volvemos nuestros corazones a él. Jonás, como la mayoría de los profetas, no quería ser profeta porque significaba anunciar lo que el pueblo pensaba que eran “malas noticias”. Dios inspiró al profeta a llamar al pueblo a la conversión, a llamarlos de vuelta al pacto. No querían oír eso, porque significaba cambiar sus vidas. Jonás estaba convencido de que su misión a Nínive era una pérdida de tiempo. Sabía que la gente de Nínive eran pecadores endurecidos, y que no se arrepentirían, y probablemente lo sacaría de la ciudad, lo golpearían, o incluso lo matarían. Trató de correr hacia el otro lado, pero Dios no le permitió escapar de su misión. Fue a Nínive y predicó su mensaje, y muchos para su sorpresa escucharon y obedecieron. Se arrepintieron de sus pecados, ayunaron e hicieron penitencia. Él nunca esperaba eso. Pero la gracia de Dios estaba en el trabajo, y el pueblo de Nínive se tomó en serio su llamada al arrepentimiento. Fueron salvados de la destrucción que Dios había amenazado. Tuvieron una segunda oportunidad.
Con un relato tan dramático de la conversión -de toda una ciudad- ¿cómo podemos dudar del poder de Dios para ayudarnos a oír y responder a su llamada hoy, “Arrepentíos y creed en el evangelio”?
Como en la vida de San Francisco de Asís, esta conversión lleva al discipulado. El llamado de Jesús a Pedro, Andrés, Santiago y Juan llevó al discipulado. Una vez que hayamos oído el llamado de Dios y hemos sido obedientes a su llamada, entramos en una nueva relación con Jesús. Siguiendo su llamada, estamos eligiendo dejar atrás nuestras viejas formas de pensar, sentir, hablar, actuar y decidir tomando una nueva forma de pensar, sentir, hablar, actuar y decidir: el camino de Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Nos estamos convirtiendo en algo para alguien: Jesús. Estamos eligiendo abrazar una nueva relación con Jesús, reconociendo que sin él y la gracia de su salvación no viviremos la vida que fuimos llamados a vivir, que no seremos felices, y que, de seguro, no lo haremos. Sé santo. En cierto sentido, es como admitimos a Jesús, a nosotros mismos, y a los demás que estamos dejando atrás el pasado para abrazar un nuevo futuro, que estábamos equivocados, y que ahora estamos ‘bien’, que hemos abandonado una vida del pecado para abrazar una vida de gracia.
Incluso la segunda Lectura de la Primera Carta de Pablo a los Corintios (7:29-31) tienen sentido de urgencia. Pablo dice, “El tiempo se acaba”. Estoy seguro de que esas ¡no son las palabras que queremos escuchar! Demasiado fácilmente podemos pensar: “Este mensaje para arrepentirse y seguir a Jesús no es para mí” o “Algún día lo haré”. El tiempo es ahora y esta es otra ocasión que Dios está usando para llegar a nosotros y traernos a sí mismo. Quiere llenarnos de su vida, pero a veces la estamos postergando, tal vez pensando que podemos alcanzar los mismos resultados sin conversión, sin cambio, sin hacer las cosas de otra manera. La vida no funciona así. Con esa actitud solo estamos poniendo más obstáculos en el camino del Señor para transformarnos -la manera en que lo hizo Francisco de Asís y otros tantos santos, la manera en que lo hizo a estos primeros discípulos- Pedro, Andrés, Santiago y Juan.
Tal vez podamos decirnos a nosotros mismos: “Ya lo he hecho, pero nuestras vidas no reflejan la plenitud de la vida de Dios”, así que estamos llamados a renovarnos y escuchar de nuevo el llamado de Dios a la conversión y al discipulado.
Tal vez podamos decirnos a nosotros mismos: “Ya lo he intentado, y no funcionó”. Después de escuchar otra vez esa lectura del Libro del Profeta Jonás, creemos que Dios NO actuará en nosotros si nos acercamos sinceramente a él y deseamos convertirnos y seguirlo. Si Dios pudiera volver el corazón de los pecadores de Nínive, contra todo pronóstico (según Jonás), cómo no podemos creer que su gracia no será nuestra si nos volvemos sinceramente a él AHORA y creemos en las palabras de Jesús, “Arrepentíos, y cree en el evangelio”.

Puntuación: 5 / Votos: 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *