Vicariato de Requena

[Visto: 128 veces]

Juan Oliver OFM, obispo del Vicariato peruano de Requena

En plena Amazonía peruana, en el Vicariato la mitad de la población quedó contagiada de coronavirus y la Iglesia sigue e intensifica su labor: “Son casi 8 meses que llevamos en esta situación tan inédita para todos. Para nosotros la oleada más fuerte de contagios fue en los meses de abril, mayo y junio y hemos tenido que aprender, sobre la marcha, a dar soluciones”.
Aún así monseñor Oliver resalta que “es esperanzador ver cómo surgen movimientos de solidaridad, especialmente de jóvenes con mucho deseo de ayudar”.
Con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, el domingo 18 de octubre, marcado por el contexto actual de crisis sanitaria y económica por la pandemia, recogemos el testimonio de misioneros valencianos en países de África, Asia y América, en donde la Iglesia está en primera línea en la lucha contra el virus, la pobreza y el hambre.
“Los misioneros necesitan más ayuda que nunca” y la jornada del domingo es una oportunidad para apoyar su trabajo y comprometernos con la misión, según expresan desde la delegación de Misiones del Arzobispado de Valencia.
Hoy recogemos el testimonio del franciscano valenciano monseñor Juan Oliver, obispo del Vicariato Apostólico peruano de Requena, en plena Amazonía peruana, gravemente azotada por el virus, donde la mitad de la población quedó contagiada y la Iglesia sigue e intensifica su labor.
“Nuestro esfuerzo como Iglesia está encaminado a acompañar a la gente y dotarle de medios para realizar los primeros auxilios. Poco a poco ha ido remitiendo la gravedad, aunque esto no quiere decir que vivamos exentos del virus. Seguimos con las medidas de excepción puesto que el peligro no ha desaparecido”, afirma.
“Son casi 8 meses que llevamos en esta situación tan inédita para todos. Para nosotros la oleada más fuerte de contagios fue en los meses de abril, mayo y junio y hemos tenido que aprender, sobre la marcha, a dar soluciones para salir de esta situación”. Asimismo, otra de las preocupaciones, una vez el coronavirus entra a los hogares, es “conseguir medicamentos a un precio razonable. El mercado negro está disparando los precios”, añade.
Aún así monseñor Oliver resalta que “es esperanzador ver cómo surgen movimientos de solidaridad, especialmente de jóvenes con mucho deseo de ayudar”. Y de esta manera, a lo largo de estos meses, el propio obispo, junto a voluntarios, han estado repartiendo alimentos a la población más necesitada .
Sin dejar de lado la labor evangelizadora, para monseñor Oliver dos documentos claves para seguir trabajando son la exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonía” y la reciente encíclica “Fratelli tutti” sobre la fraternidad y la amistad social.

“En este tiempo la pastoral parroquial ha quedado paralizada. La catequesis y la mayoría de las celebraciones no se han realizado aunque nosotros hemos estado retransmitiendo en directo por Facebook la eucaristía desde la parroquia de San Antonio de Padua”. Desde hace dos meses, junto a grupos de profesores y de catequesis, y con estos textos como guía, están trabajando en una pastoral que se centre “en unas relaciones fraternas que nos ayuden a afrontar esta crisis y que podamos salir fortalecidos”.
El Vicariato de Requena, de 82,000 kilómetros cuadrados de extensión, está dividido actualmente en 8 parroquias con una población de 150,000 habitantes.
Fuente: Arquidiócesis de Valencia y www.religiondigital.org

Agradecimiento al Cardenal Cañizares por su visita a la Amazonía

Juan Oliver: “El principal tema del Sínodo será la ecología integral o la necesidad de cambiar nuestra forma de vivir”

Monseñor Juan Oliver es obispo del Vicariato Apostólico de Requena, en la Amazonía peruana y es valenciano.
El obispo ha visitado esta semana la ciudad de Valencia y ha sido recibido por el cardenal Cañizares durante una sesión del consejo de gobierno de la diócesis, en Palacio Arzobispal.
“Vivir para otros y conocer realidades tan crudas como las de la amazonía peruana le hacen plantearse a uno que es posible vivir de otra manera, sin tantas comodidades, y ser muy feliz”.
El obispo del Vicariato Apostólico de Requena, en la Amazona peruana, el franciscano valenciano monseñor Juan Oliver, ha asegurado que el Sínodo de la Amazonía que comenzará en Roma el próximo 6 de octubre y en el que participará, abordará muchas situaciones, entre ellas, “la atención pastoral y religiosa es muy importante, no como un adoctrinamiento por hacer adeptos de cualquier manera, si no para ser testigos y presencia real del Evangelio allí donde hay personas, y puedan recibir la novedad de Jesús”.
En declaraciones al periódico diocesano PARAULA, monseñor Oliver, ha resaltado que el Sínodo abordará muchas situaciones, la principal será “la ecología integral”, la necesidad de llevar a cabo “un cambio en nuestra forma de vivir, entender y relacionarnos con la naturaleza, pero también entre nosotros y de valorar la vida”.
Los vicariatos apostólicos de Perú “han dedicado a la preparación bastantes encuentros y asambleas territoriales” y se ha recogido “información por todas las parroquias para hacer constar su sentir”, según Oliver.
Igualmente, ha agradecido al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, su visita al vicariato durante el pasado mes de julio, que supuso “una alegría y una bendición”. Los miembros de las comunidades del vicariato, con la que la diócesis de Valencia ha asumido un especial compromiso misionero por decisión del Cardenal, “le agradecieron su presencia personal en aquella tierra, y no por medio de delegados, con todas las dificultades que supone el viaje”. Una visita, añade “que les hizo sentir importantes”, y en la que el Cardenal pudo encontrarse “con una Iglesia viva, que se mueve dentro de la naturalidad y con el gran deseo de vivir el Evangelio y trabajar para que otros conozcan las enseñanzas de Jesús”.
El obispo valenciano, natural de Carcaixent, ha visitado esta semana la ciudad de Valencia y ha sido recibido por el cardenal Cañizares durante una sesión del consejo de gobierno de la diócesis, en Palacio Arzobispal.

Cañizares en Amazonía

Durante su visita, en una entrevista concedida al periódico Paraula, monseñor Oliver subrayó que “el interés valenciano por la tierra de misión de la Amazonía no es algo reciente, tenemos una presencia ya de siglos con religiosos y sacerdotes nacidos en nuestra tierra”.
Respecto a la realidad del Vicariato Apostólico de Requena, el obispo recordó que “se trata de una iglesia pobre, muy extensa y con muchas necesidades, especialmente de sacerdotes, religiosos y también laicos que animen la vida de las comunidades”.
El vicariato abarca un total de 82,000 km, lo que equivaldría a un territorio similar al de Andalucía. Para toda esta extensión tan sólo cuenta con seis sacerdotes, cinco de ellos franciscanos españoles, de la Provincia de la Inmaculada. También cuenta con la atención de dos religiosos de La Salle y 23 religiosas distribuidas en siete comunidades.
El territorio cuenta con un total de ocho parroquias, tres de ellas sin sacerdote, cada parroquia tiene a su cargo entre 30 y 40 caseríos, “a los que no podemos acceder a todos con facilidad, ya que la única vía de comunicación existente es navegar a través de los ríos”. Nuestra “autopista” es el río Ucayali y “en época de lluvias y de crecidas la superficie ocupada por el agua alcanza el 70%”, ha señalado.

La clave es descubrir que el sentido de la vida es servir a los demás

Además, durante su estancia en Valencia, el obispo del vicariato peruano, ha participado en las XIV Jornadas de Acción Social “Jóvenes Comprometidos” de la Universidad Católica de Valencia, en las que ha asegurado que hay muchos jóvenes con inquietud por ayudar pero caen “en el desaliento o la apatía” ante la “falta de propuestas más concretas” que les haga implicarse “para que puedan descubrir un sentido para sí mismos”. En este sentido, el obispo franciscano ha señalado que la clave es “descubrir que el sentido de la vida es servir a los demás”.
“Vivir para otros y conocer realidades tan crudas como las de la amazonía peruana le hacen plantearse a uno que es posible vivir de otra manera, sin tantas comodidades, y ser muy feliz”, según Oliver, que ha añadido que “lo más importante que hace un voluntario no es tanto la acción que se lleve a cabo, sino que esta les sirva no solo en lo profesional sino en su formación personal, en su proyecto de vida personal”
Sínodo de la Amazonía
El próximo 6 de octubre dará comienzo en Roma el Sínodo de la Amazonía para abordar los problemas de esta región y especialmente de la población indígena, con el objetivo de “encontrar nuevos caminos para la evangelización de este pueblo de Dios, a menudo olvidado y sin perspectivas de un futuro sereno, también debido a la crisis de la selva amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”, según el papa Francisco.
Fuente: www.religiondigital.org y Archivalencia.

Puntuación: 5 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *