Bautismo del Señor 2021

[Visto: 78 veces]

Evangelio según San Marcos 1,7-11.
Juan predicaba, diciendo: “Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias.
Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.
En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán.
Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre él como una paloma;
y una voz desde el cielo dijo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace muchos años (en la parroquia San Miguel en La Paz, Bolivia) trabajé en un equipo para nuestro curso de preparación para el matrimonio. Una de las preguntas importantes sobre las que queríamos que reflexionaran las parejas era: “¿Cuál es la diferencia entre un matrimonio civil y un matrimonio sacramental?”. De los siete sacramentos, el matrimonio es el único sacramento que tiene una expresión civil. Todos los demás son meramente celebraciones de fe. Sin embargo, pronto descubrimos que había una pregunta más básica para reflexionar: “¿Qué diferencia ha marcado el Sacramento del Bautismo en mi vida?” Esto trajo un largo silencio, y poco a poco surgieron algunas respuestas. No es fácil articular la propia fe, e incluso más ante un grupo de extraños. Algunas parejas ni siquiera habían abordado esta pregunta por su cuenta, poco menos la comparten con otros.
Pensé en esa experiencia cuando leí el evangelio de hoy (Marcos 1:7-11) en esta fiesta del Bautismo del Señor. Aquí somos testigos del bautismo de Jesús en el río Jordán por Juan el Bautista. No es cualquier bautismo, sino el del Hijo de Dios, que se convertiría en la fuente de gracia para que todos los que fueran bautizados. El Padre se manifestó en el Bautismo diciendo: “Tú eres mi Hijo, el Amado; con quien estoy bien complacido”. Esto marcó este acontecimiento, y este hombre, como algo sobrenatural. Dios no sólo estaba declarando que Jesús era su Hijo, sino que fue amado por él. A partir de este momento -su Bautismo- la vida de Jesús cambió, comenzando su ministerio y compartiendo la misión del Padre con los que le rodean, en particular con sus discípulos.
En la primera lectura del libro del Profeta Isaías (42:1-4, 6-7) la profecía apunta a la persona de Jesús. Él es el “siervo a quien sostengo, el elegido con quien me complace, sobre quien he puesto mi espíritu”. Él está delante de nosotros como un “pacto del pueblo, una luz para las naciones”. Nosotros que son bautizados en Jesucristo, comparten esa vida y espíritu, en ese pacto y luz.
La Segunda Lectura de los Hechos de los Apóstoles (10:34-38) refleja la fe de la primera comunidad cristiana de que Jesús estaba entre ellos, y que compartían en su vida y poder a través de su Bautismo.
En esta fiesta del Bautismo del Señor siempre lo veo como una oportunidad para reflexionar sobre lo que significa este Sacramento para nosotros como comunidad de fe, y qué diferencia debería tener el Sacramento del Bautismo en nuestra vida.
El sacramento del bautismo es el primero de los siete sacramentos. A través de ella entramos en vida con Dios, y Dios entra en nuestra vida de una manera especial. Nos convertimos en sus hijos. Recordando los ritos bautismales, estamos ‘firmados’ con la cruz de Jesús, estamos limpios con las aguas del Bautismo -dándonos vida nueva y abundante en Cristo-, estamos ungidos con el Santo Óleo (Crisma) como señal de nuestra consagración a Dios. Estamos hechos santos y pertenecemos a él. La vestimenta blanca simboliza la pureza de nuestra nueva vida en Cristo, y la vela encendida representa la luz de Cristo iluminándonos.
Sin embargo, reconocemos que el bautismo no es sólo un momento en el tiempo -lo que sucede en la fuente bautismal- sino que se trata del día a día viviendo fuera de nuestra vida en Cristo. Al igual que las parejas en el curso, tenemos que articular lo que significa nuestro bautismo para nosotros y cómo lo vivimos.
Creo que hay cuatro señales de esa vida bautismal que podemos identificar: cuatro señales que he articulado para ti en otras ocasiones. La primera de las señales es que reconocemos una fe. Reconocemos a alguien y algo más allá de nosotros mismos y de nuestro mundo material. Aspiramos a creer cada vez más en las divinas realidades que Dios nos ha revelado. No somos el ser todos y el final, no se trata de nosotros. Estamos en una relación con Dios: revelada como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todos y cada uno de los domingos cuando rezamos el Credo Niceno no sólo profesamos esa fe, sino que esperamos que lo profesemos con más valor y convicción cada semana, porque hemos vivido una semana más experimentando la vida de Dios dentro de nosotros.
Una segunda señal de nuestro Bautismo es el amor. Este es un amor inspirado por el amor de Dios por nosotros, manifestado en la cruz de Jesucristo. De tal manera amó Dios al mundo que envió a su Hijo unigénito, y por amor ese Hijo murió por nuestros pecados. Este es un amor incondicional y misericordioso. Este es el amor que sana y salva. Esto no es un amor basado en “me gusta” o “devolver el favor”. ¡Este es un regalo gratis! Nuestro amor -en casa, en el trabajo y en la escuela- debe ser un amor que marque la diferencia, que haga sentir la presencia de Dios, que los insta a la reconciliación y la paz, que saque lo mejor de los demás.
Una tercera señal es el servicio. La fe y el amor no pueden seguir siendo ejercicios intelectuales, sino que deben traducirse en la forma en que vivimos con los demás. Si reconocemos lo mucho que hemos recibido, somos llamados, como buenos discípulos y buenos administradores, a compartir nuestro tiempo, talentos y tesoros con otros. No podemos profesar ser seguidores de Jesús y simplemente tener buenas intenciones. Deberíamos ser los primeros -en el trabajo, en casa y en la escuela- en distinguirnos por “estar allí” para otros en compasión y servicio generoso.
Una cuarta señal de nuestra vida en Cristo diariamente es la oración. Sin comunicación una relación no puede crecer y desarrollarse, y así sin oración nuestra vida espiritual sigue estancada e improductiva. Nuestra oración representa no sólo nuestra necesidad de Dios, sino nuestra confianza en su respuesta a nuestras oraciones, cualquiera que sea. Nuestra oración individual llega a su punto más alto cuando nos reunimos para celebrar la Eucaristía en comunidad en el Día del Señor.
No es fácil responder a la pregunta: “¿Qué diferencia hace el Sacramento del Bautismo en tu vida?”, pero tal vez algo de lo que he compartido nos ayudará a articular cómo debemos mostrar todos y cada día que estamos bautizados en Cristo: por nuestra fe, nuestro amor, nuestro servicio y nuestra oración. Estas son actitudes y actividades en respuesta al mismo Padre celestial que nos dice hoy: “Eres mi hijo amado, con quien estoy bien complacido”.

Puntuación: 5 / Votos: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *