Navidad 2020

[Visto: 215 veces]

Evangelio según San Juan 1,1-18:
Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. El no era la luz, sino el testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.
Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él, al declarar: “Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”.
De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Así como celebramos el nacimiento de cada uno de nosotros, celebramos hoy como comunidad de fe el nacimiento del Salvador del mundo, Jesucristo el Señor. Durante la temporada de Adviento estuvimos viendo y esperando su nacimiento, y ahora finalmente ha llegado. Nuestro tiempo de preparación espiritual ya está terminado, y celebramos su nacimiento con el corazón renovado en el amor de Dios. La luz de Cristo, que la corona del Adviento proclamada, ahora es nuestra plenitud. Como dijo el Profeta Isaías (9:1-6) en la primera lectura: “Las personas que caminaron en tinieblas han visto una gran luz” y esa luz es Jesús.
El nacimiento de Jesús es el regalo del Padre a la humanidad. Socialmente Navidad es un momento de dar y recibir, y espiritualmente es un momento también de dar: devolviendo a Dios.
Cuando tuve un año sabático de estudio desde septiembre de 1996 hasta abril de 1997 en el Regis College, la Universidad Jesuita en Toronto, uno de los cursos que tomé me introdujo a más del Maestro Eckhart, un sacerdote dominico alemán del siglo XIII . El centro de sus escritos era la noción de ‘dar a luz’. Él escribió: “¿Cómo puedo creer que Dios quería que María diera a luz al Hijo de Dios hace catorce años, y no creer que quiere que dé a luz al Hijo de Dios en mi tiempo y mi cultura?” Una idea bastante alucinante.
Jesús nació hace más de dos mil años, pero quiere nacer de nuevo hoy en cada uno de nosotros. Así como el ángel Gabriel le dijo a la Santísima Virgen María que estaba ‘llena de gracia’ y “el Señor está contigo”, también hemos recibido la gracia de Dios, y el Señor está con nosotros. Desde nuestro bautismo participamos en la vida de Dios.
Nuestro desafío es entender cómo Jesús nacerá en nosotros, y cómo daremos a luz a Jesús.
Esto ocurre cada vez que vivimos plenamente nuestra vida de fe. Cuando nos unimos a Dios a través de nuestra oración, nuestra lectura de las Sagradas Escrituras, nuestro compartir en la Eucaristía, y nuestro compartir en la vida de la Comunidad Cristiana (la Parroquia, y la Iglesia) estamos experimentando ese re-nacimiento de Jesús dentro de Nosotros. Él nos llevará al Padre. Damos a luz a Jesús cuando compartimos esa fe, cuando somos testigos de nuestra fe en Jesucristo. A menudo, los católicos no son conocidos por hacer eso en un foro público. Ahora somos conocidos por nuestra evangelización como otros grupos cristianos. Damos a luz a Jesús cuando compartimos con otros nuestra fe en el amor de Dios, nuestra salvación en Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo.
También ocurre cada vez que compartimos nuestra esperanza. Nuestra esperanza no es sólo un optimismo basado en la buena voluntad humana. Nuestra esperanza se basa en la muerte y la resurrección de Jesús, que por la resurrección de Jesús todos hemos salido victoriosos sobre el pecado y la muerte. Algunas personas piensan que vivimos en tiempos de “esperanza”. Hay mucho pesimismo en el mundo, especialmente con nuestra experiencia desde que comenzó la pandemia. Damos a luz a Jesús cuando mostramos a otros que creemos que Dios está con nosotros: a pesar de las malas noticias y de un mundo que muchas veces parece confundido; a pesar de las alteraciones en la vida que todos hemos experimentado como resultado de la pandemia; a pesar de la incertidumbre y miedo a ser expuesto al virus. Compartimos nuestra esperanza por la confianza que mostramos, y por la alegría con la que lo demostramos. Recuerda las palabras de Santa Teresa de Ávila: “¡De los santos fruncidos, el buen Señor nos librará!” Nuestra alegría y felicidad será quizás el mayor testimonio de otros que tenemos esperanza.
También se produce cada vez que compartimos amor. No me refiero a un amor basado en “te di, ahora tú me lo das a mí”, sino más bien a un amor generoso que no espera nada a cambio; un amor no sólo hacia las personas que nos aman, sino a aquellos que nos confrontan de la manera equivocada o con quien tenemos dificultades, hasta el final y el menos en nuestra lista. Ese es un amor inspirado y bendecido por Dios. Hacemos esto primero que nada en nuestras familias, como lo hacemos con frecuencia estos días en los que vemos (generalmente) a muchos de nuestros seres queridos. Esto lo haremos cuando volvamos a la escuela y a trabajar, y le paramos allí en comprensión, respeto y cuidado.
Hoy celebramos la venida de Jesús al mundo. Pero también celebramos que Jesús nazca todos y cada uno de los días del año: en la fe, la esperanza y el amor que cada uno de nosotros compartimos. Entonces verdaderamente daremos a luz a Jesús. Entonces verdaderamente celebraremos su nacimiento a tiempo, y en nuestras vidas, y lo compartiremos con otros.

Cardenal Pell: En Navidad rezo por los presos. El año pasado yo también estaba en la cárcel

En esta intensa meditación, el cardenal George Pell habla de su Navidad en la cárcel, sin misa y sin comunión. Reza por los que están en prisión por un justo castigo o porque son perseguidos por su religión o sus ideas. La Navidad es la celebración del monoteísmo del judaísmo, el islam y el cristianismo, pero solo este último celebra al Emmanuel, el Dios con nosotros. Se rompe la rueda del eterno retorno y Jesús señala el fin de los tiempos, “en el cielo, donde no hay cárceles, ni presos, ni Covid”.
A lo largo de todo este año, el Covid-19 ha traído al mundo enfermedad y muerte (aunque no tanta como temíamos); la pandemia paralizó los viajes internacionales y afectó o redujo las actividades comerciales. Por todo eso, este año estamos a punto de celebrar la Navidad en un mal momento, aunque no sea el peor. No arrecia una guerra mundial furiosa ni una gran hambruna, y además tenemos estas nuevas vacunas que prometen frenar y controlar la enfermedad.
Este año las cosas fueron mejores para mí. En medio del aislamiento y la confusión, yo voy contra la corriente, porque la Navidad pasada estaba en la cárcel de Melbourne (Australia) por un delito sexual que no había cometido. Durante los 404 días que pasé en dos cárceles, nunca pude celebrar misa; recibía la comunión solo una vez por semana gracias a una religiosa maravillosa, encargada de la capellanía católica de la prisión. No pude recibir la comunión el día de Navidad, aunque tuvimos una buena comida navideña al estilo inglés, pavo y pastel de ciruelas, y pude desear “¡Feliz Navidad!” a los guardias.
Más allá de eso, fue otro día normal de cautiverio, del que solo podía escapar con mi imaginación, la lectura o los programas religiosos navideños de la televisión. Desde que era muy pequeño me encantaban los villancicos, no sólo escucharlos, sino cantarlos con la comunidad. “Venid todos los fieles” (“Adeste fideles”) y la canción alemana “Silent Night” (“Astro del Ciel”) eran mis favoritas en aquel tiempo, aunque hoy “O Holy Night” ocupa el primer lugar en el lista. La Navidad pasada pude ver por televisión el programa “Cantos a la luz de las velas” (“Candlelight”) en la televisión, pero no pude ver ni oír los dos coros de mis amigos (uno era un grupo de vietnamitas) que se reunieron fuera de la prisión para cantar nuestras canciones favoritas. No estoy seguro de que otros, o por lo menos alguno de los prisioneros, hayan podido escucharlos, lo que me produce una doble amargura.
Por eso, en la libertad que vivo aquí en Roma, tan tristemente vacía de peregrinos, en esta época navideña pienso de manera especial en los que están en la cárcel, separados de las personas que aman, tanto si están allí por un justo castigo, o porque luchan por la libertad, o porque son perseguidos por pertenecer a algún grupo religioso o social. Incluso en el mejor de los sistemas hay presos inocentes en la cárcel; y allí donde los sistemas son corruptos, o donde hay opresión o persecución sistemática, hay muchos presos inocentes que sufren. Debemos rezar ante todo por ellos, en este tiempo en el que pedimos por la “paz en la tierra para los hombres de buena voluntad”.
A la gente de Galacia, unos 60 años después de la primera Navidad, San Pablo les explicó la Navidad con estas palabras: “Cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, y para que pudiéramos recibir la filiación adoptiva”.
Ese nacimiento fue verdaderamente milagroso, a pesar del hedor del establo y la pobreza del ambiente, porque la madre del niño, María, era virgen y su esposo José no era el padre biológico. El recién nacido era verdadero Dios y verdadero hombre, el Emmanuel, el Dios con nosotros, porque Dios era su padre.
María y José eran judíos por raza y religión. Los Evangelios nos dicen que José era un ῾δικαιος῾, una palabra griega que indica un hombre bueno y justo, y María es considerada por todos los cristianos como la más grande de todos los santos: ambos eran miembros de esa raza elegida por Dios para introducir el monoteísmo en la historia. Solo hay un Dios, explicado de diferentes maneras en las tres grandes tradiciones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam, pero solo los cristianos celebramos la Navidad, el nacimiento del único Hijo de Dios.
El cristianismo ha tenido una fuerte presencia en el mundo occidental durante 1000 años por lo menos, cuando se convirtió la antigua Rusia; e incluso antes en Italia, Grecia, Francia y España desde la época de Constantino, el primer emperador cristiano del Imperio Romano, quien en el 313 d.C. garantizó la libertad religiosa a esta minoría perseguida. Pero el cristianismo no es una religión occidental, no solo porque Medio Oriente y todo el norte de África fueron cristianos alguna vez, sino porque el cristianismo nació en Oriente, o por lo menos en Medio Oriente, la tierra del pueblo judío. Por esto, los cristianos reverenciamos al Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob y de Moisés, que es también el Padre del Niño Jesús, nuestro Señor.
En los tiempos de Jesús, Jerusalén ya era una ciudad sagrada, dominada por su magnífico templo. Pero de ninguna manera era una de las grandes capitales. Se encontraba en una provincia -bastante pobre y llena de inconvenientes- del imperio romano (conquistada por Pompeyo en el 63 aC) y estaba gobernada por el tirano rey Herodes. En el fondo, era orgullosamente judía, aunque influida por el pensamiento y la técnica griegos, y hostil a la Roma de occidente.
La religión judía produjo un gran cambio en la cultura, en el mundo de la filosofía y de las religiones, y todo eso está contenido en la fiesta de Navidad. Para los antiguos griegos, así como para los budistas y los hindúes, cada vida recorre en un círculo sin fin; el día y la noche, y el ciclo de las estaciones, son una expresión de esta rueda del eterno retorno.
Los judíos introdujeron la flecha del tiempo en el pensamiento popular, [el tiempo con dirección lineal- ndr] la idea de la historia de la salvación, porque ellos esperaban y siguen esperando al Mesías. A partir de esta teoría del movimiento hacia adelante, se desarrolló la noción occidental de progreso, y naturalmente, cuando el Niño Jesús creció, enseñando y salvando (con su muerte y resurrección), también nos señaló los últimos días, su segunda venida al final de los tiempos, para el juicio final.
De esa manera, mirando el pasado y este maravilloso desarrollo con esperanza, todos nos alimentamos de la fiesta de Navidad. Jesús fue recibido por los pastores que estaban en los alrededores y también por hombres que buscaban la verdad, astrólogos y filósofos, los Reyes Magos que probablemente venían de Irán. Porque Él vino a traernos una manera de vivir que no es solamente una teoría, que no sólo es accesible para los más instruidos.
La Navidad es la fiesta de la esperanza para todos nosotros, con el Hijo de Dios recién nacido que nos señala los últimos tiempos, cuando todo será bueno, en el cielo, donde no hay cárceles, ni presos, ni Covid.
+ George Cardenal Pell
Fuente: AsiaNews.

Puntuación: 5 / Votos: 24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *