Carlos Rafael Cabarrús SJ

[Visto: 120 veces]

Haciendo política desde el sin poder

Haciendo política desde el sin poder es la continuación de un libro escrito con anterioridad por Cabarrús: La danza de los íntimos deseos –siendo persona en plenitud-, publicado en el 2006. Bajo la idea de que “otro mundo es posible” (p.21), Cabarrús ofrece algunas reflexiones que invitan a salir de uno mismo para ver el mundo, pues sólo conociéndolo, entendiéndolo bien, podremos realizar cambios o incidir en él efectivamente. Ofrece una actitud crítica y a la vez propositiva de nuestra realidad social, política, económica, ambiental y cultural.
La solidaridad significa salirse del sistema, al menos para cambiar de perspectiva, de horizonte y fijar medidas estructurales para la desaparición de la pobreza. El compartir se ha de convertir en la señal más clara de esta solidaridad, pues quienes siguen a Jesús no sólo están para enseñar o predicar, sino para resolver problemas tan fundamentales como saciar el hambre.
Sin embargo, para eso hay que estar en contacto directo con los más pobres, con los más desheredados de la tierra para colaborar con ellos en “heredarla”. Pero el éxito sólo será posible en colectivo, en comunidad, haciendo políticas de alianzas entre grupos de personas de buena voluntad que quieren hacer más humano el rostro de este mundo.
Para ser personas que analizan y apuestan por una acción trascendente y transformadora es necesario, según señala Cabarrús, tener un conocimiento profundo de la realidad, resumidas en siete dimensiones de la misma:
1) lo subjetivo, sólo teniendo presente que la injusticia y la violencia de este mundo tienen un factor que depende de la psicología de las personas, que a su vez contaminan la convivencia familiar y social. Un análisis desde el mundo del sujeto, permite entender la importancia de transformar el entorno, pues si el entorno no cambia es muy difícil transformar a las personas.
2) lo estructural, entendido como algo fluido y no estático. La estructura la forman un conjunto de elementos objetivos que rigen la sociedad: la economía, lo político o el Estado, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y la cultura. Sólo conociendo esas estructuras versátiles es posible un esfuerzo por modificar aspectos neurálgicos de las mismas, como por ejemplo nuevas leyes o una economía alternativa.
3) lo ideológico, pues es necesario percatarse de cuáles son las propias ideologías y cuáles aquellas que la sociedad ha llegado dogmatizar convirtiéndolas en modelos erróneos a seguir. Por ejemplo, la superioridad del hombre frente a la mujer, la raza blanca sobre otras, o el consumismo.
4) lo femenino, cuya reivindicación está tomando fuerza. Hay que hacer un análisis con un enfoque distinto, de crítica profunda al machismo, donde la dominación, la violencia, el egoísmo son causas importantes de desórdenes sociales, económicos y ecológicos.
5) lo ecológico, partiendo del presupuesto de que la ecología es la ciencia de la supervivencia, un análisis de la realidad deberá tener presente una crítica radical del modelo de civilización que estamos construyendo, altamente consumidor de energía y desestructurador de los ecosistemas; y por tanto, nos llevará a la elaboración de un proyecto de civilización que implique la ecología.
6) lo cristiano: para los cristianos que en verdad se han dejado impactar por Jesús y su proyecto por el Reinado, analizarán la realidad desde la centralidad que tiene el pobre. Comprenderán que la tarea de desclavar a estos crucificados de la historia se convierte en un acicate para la acción política transformadora.
7) la acción transformadora: debe tenerse presente que toda reflexión o análisis de la realidad debe llevarnos a una actuación política pertinente y adecuada. Parte de esta acción transformadora, debe ser un modelo educativo que libere de la ignorancia a los desposeídos e invisibilizados. Para ello, además es necesario emplear la fuerza de las instituciones académicas para que abran caminos de desarrollo y de cambio, desde una visión nacida de una investigación y propuesta alternativa.
Veamos ahora cuáles son los dos problemas donde la acción transformadora es urgente y clave. Para Cabarrús, los problemas más graves que afectan a nuestras sociedades son la impunidad y la corrupción. La impunidad supone un sistema judicial muy débil, la falta de voluntad política de los dirigentes y la complicidad y pasividad de la sociedad civil.

Economía Tutti Frutti

El modelo socialdemócrata mantiene rasgos importantes del sistema capitalista. Pero el Estado interviene activamente en la economía controlando la política monetaria y favoreciendo la ampliación de la demanda. Para ello crea empleo público y proporciona seguridad social a costa de aumentar la presión fiscal y la inflación. Suecia y Finlandia, son dos ejemplos de los buenos resultados de este modelo.
Ahora bien, para hacer efectivo un nuevo modelo que beneficie a los empobrecidos es necesario que se fomente, organice y prepare las siguientes tareas: construcción de una “canasta popular básica” de productos solidarios, sustituyendo paso a paso los productos de empresas transnacionales por los de organizaciones de populares solidarias; articulación de “redes productivas” entre los consumidores locales; implementación de un plan de formación y de capacitación propio; participación e incidencia en programas gubernamentales, para que tengan cada vez más, el carácter de políticas públicas.
Sin embargo, es necesario librar doce batallas con anterioridad por donde se puede orientar la actividad política y económica: 1) Aumentar la producción agropecuaria e industrial, no tanto para vender al exterior, sino para satisfacer el mercado interno, donde no sólo se apueste por la actividad productiva de la población, sino también en su capacidad de adquirir lo producido. 2) Producir lo más necesario. 3) Transformar y reactivar el sector agropecuario, lo que aumentaría la oferta de alimentos nacionales, disminuir las importaciones alimenticias y la salida de dinero, generaría empleos y podría frenar la migración del campo a la ciudad y hacia el exterior. 4) Facilitarse el crédito a gente del campo. 5) Dar apoyo técnico en métodos de apoyo para la producción y comercialización. 6) Subsidio para la agricultura, para costear parte de la producción. 7) Vender a buen precio. El Estado puede crear empresas productoras de insumos y compradoras de productos que compitan con la empresa privada y de este modo hará que la dichos productos sean vendidos en el mercado a precios bajos que la gente pueda consumir. 8) Proteger y conservar el medioambiente, a través de medidas conservación y trato amable con la naturaleza. 9) Desarrollar la agroindustria, que sea capaz de aprovechar la actividad agrícola con la industrial. 10) Reconversión industrial, que implica producir bienes de primera calidad de la forma más eficiente, para que los productos extranjeros no roben al mercado interno. 11) Mejorar la recaudación de impuestos, pues crearía la duplicación de los ingresos del Gobierno. 12) Finalmente para poner en marcha todo lo anterior, es necesario que el Estado esté al servicio de las mayorías.
La estrategia consiste en no hacer el juego a las grandes políticas. El objetivo es ayudar a inventar caminos inéditos para que esas personas necesitadas obtengan al menos una subsistencia digna de la que están excluidas en la política globalizadora: “con los pobres de la tierra yo quiero mi suerte echar”. Por eso la llamada es a hacer política desde la periferia, desde fuera, no desde el centro de la globalización. Nos sentiremos invitados a nuevos éxodos, a salir de los esquemas de la globalización e intentar nuevos caminos, uniendo colectivos y generando redes, con creatividad política y sociológica.
Fuente: Cabarrús, Carlos. Haciendo política desde el sin poder –pistas para un compromiso colectivo según el corazón de Dios. Editorial Desclée de Brouwer. Bilbao. 2008.

Restáurate, reconócete, revitalízate

Por Héctor A. Estrella López SJ
1.Restaura (te)
Del año 1773 al año 1814, la Compañía de Jesús sufrió la supresión (1) de toda su actividad apostólica y misionera, lo cual supuso la expulsión de sus miembros de todos los territorios españoles y americanos, lanzándolos al exilio. Esta supresión fue incentivada por la política de los Borbones europeos y hecha realidad por el breve Dominus ac Redemptor que firmó el papa Clemente XIV en 1773.
Por esta razón, el 3 de enero del 2014, fiesta del Sacratísimo Nombre de Jesús, comenzó oficialmente la conmemoración de los 200 años de la Restauración de la Compañía de Jesús, la cual concluirá el 27 de septiembre de este mismo año, en la que se celebra el 474 aniversario de su fundación, en 1540 (2).
Tomando como referencia esta celebración tan importante para los jesuitas, la Universidad Rafael Landívar quiere dedicar esta semana ignaciana 2014 al tema de la Restauración, asumiendo las preguntas que formula el P. Adolfo Nicolás SJ (3) al referirse a la fidelidad creativa (4): – ¿Qué significa para nosotros hoy el hecho de que la Compañía, lo perdiera todo durante la Supresión y que fuera capaz de comenzar de nuevo cuando carecía de recurso alguno?
– ¿Qué podemos aprender de los esfuerzos de la Compañía de Jesús restaurada para ser fiel al legado de Ignacio de Loyola en estas circunstancias?
2. Reconoce (te)
Solamente se puede restaurar la Universidad y nuestras unidades de trabajo, si se cumplen tres condiciones:
– Una mirada retrospectiva y un reconocimiento de los años de servicio para graduar tantos profesionales competentes, conscientes, compasivos y comprometidos, donde han contribuido generosamente tanto jesuitas, administrativos, catedráticos, personal de mantenimiento y servicios generales.
– Si a la luz de su misión y su visión, interiorizamos el sentido y el significado del numeral 233 de los Ejercicios Espirituales, donde Ignacio de Loyola nos invita a pedir “conocimiento interno de tanto bien recibido, para que reconociéndolo yo enteramente, pueda en todo amar y servir”.
– Basado en la anterior, junto a los años que he laborado en esta universidad: ¿Me reconozco miembro importante de este proyecto que inició hace 53 años? ¿Reconozco los avances que ha habido en mis unidades de trabajo? ¿He aprendido de los tropiezos?
3. Revitaliza (te)
Si en el inconsciente colectivo del sujeto posmoderno hay una preocupación constante por “revitalizar” el cuerpo (desde una alimentación balanceada y el ejercicio constante), cuidar el medio ambiente, actualizarse académica y profesionalmente. Después de 53 años de servicio a la comunidad guatemalteca, todos los que colaboramos en esta obra apostólica, nos podríamos preguntar: ¿En qué aspectos concretos toca revitalizar nuestras unidades, la academia y la formación integral que ofrecemos a los estudiantes para seguir siendo la mejor universidad para el país?
Notas:
1 Durante el generalato del P. Lorenzo Ricci (italiano), el Papa Clemente XIV, firmó el breve Dominus ac Redemptor (21 de julio 1773), extraño documento que, en su fondo y forma, suprimió la Compañía de Jesús en el mundo entero “por el bien de paz”. Ricci hizo pública una declaración en su lecho de muerte: “Declaro y protesto que la Compañía de Jesús suprimida no ha dado ningún motivo de supresión […] que yo no he dado ningún motivo para mi prisión […] Por lo demás, no pretende que en virtud de esta protesta se pueda juzgar culpable delante de Dios a ninguno de los que han hecho daño a la Compañía de Jesús y a mí”.
2 Desde su fundación en 1540 hasta la celebración del Bicentenario de la Restauración en el 2014, la Compañía de Jesús ha sido conducida y gobernada por 30 superiores generales.
3 Nació en 1936. Fue elegido en el 2008, trigésimo superior general de la Compañía de Jesús en la 35 Congregación General XXXV, convirtiéndose en el séptimo español en el cargo.
4 El 14 de noviembre de 2013, fiesta de San José Pignatelli, con ocasión del Bicentenario de la Restauración, escribió una carta a toda la Compañía de Jesús, donde abordó 5 elementos para reflexionar: la fidelidad creativa; el amor a nuestro instituto; relación fraternal; misión universal; fe en la provincia.

Puntuación: 5 / Votos: 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *