Cristo Rey 2020

[Visto: 63 veces]

Evangelio según San Mateo 25,31-46.
Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso.
Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver’.
Los justos le responderán: ‘Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?
¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?
¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’.
Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’.
Luego dirá a los de su izquierda: ‘Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;
estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron’.
Estos, a su vez, le preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?’.
Y él les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo’.
Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En bastantes ocasiones he tenido que pasar de un lugar a otro, de una tarea a otra. Más recientemente fue de Hamilton, Bermuda a Roma, Italia. Aunque tengo un voto de pobreza, debo admitir que tengo muchas cosas. El resultado de mi movimiento fue que diez cajas de buen tamaño de cosas -ropa, libros y especialmente ‘tesoros’ (o lo que mi padre llamaría ‘basura’) fueron enviados a Kitchener, Ontario (para unirse a otros ‘tesoros’ en el ático de la Rectoría de San Francisco). Entonces había cinco cajas más pequeñas de cosas que se enviaban a Roma: ropa, libros y algunos tesoros también. También había una maleta y una bolsa de ropa que fue a la Cruz Roja (muchos de los pares de pantalones de pantalones misteriosamente encogidos en la cintura por el agua de Bermuda, supongo), y bastantes ′′tesoros′′ menores que quedan para que los amigos elijan desde mi recepción de despedida. Como todos pueden relacionarse, es un proceso de toma de decisiones: qué conservar y qué descartar, qué es de valor y qué no.
Esa es la imagen que viene a mí mientras leo el evangelio de esta fiesta de Cristo Rey (Mateo 25:31-46). Jesús divide a las ovejas y a las cabras, según la respuesta a su llamado. Las ovejas son recompensadas y compartirán su reino, mientras que las cabras sufrirán por su fracaso en hacer la voluntad de Dios.
Mientras reflexionaba sobre el evangelio sentí una oleada de esperanza, porque las ovejas que eran fieles a Jesús el mensaje del evangelio, parecen haberlo hecho así naturalmente. Fueron imbuidos por la gracia de Dios. Honestamente tuvieron que preguntarle a Jesús: ′′¿Cuándo te vimos hambriento o sediento, un extraño o desnudo, enfermo o en prisión?” Lo que habían hecho lo hicieron naturalmente, ya que estaban tan bien incorporados al reino de Dios. Para ellos estas respuestas eran naturales. No podían pensar en otra forma de responder a las personas necesitadas.
Sin embargo, eso también significa que las cabras eran ajenas al mensaje del evangelio y al mandato de Cristo. En nuestra condición humana podemos ser bombardeados por la gracia de Dios, su verdad y amor, pero no es natural para nosotros. Lo vemos como algo extra-ordinario, y quizás incluso innecesario. A las necesidades de los demás no se responden. Aunque también son parte del ‘rebaño’ bajo el cuidado del pastor, no son obedientes a su llamada.
La primera lectura del Libro del Profeta Ezequiel (34:11-12, 15-17) nos habla del pastor, y la responsabilidad del pastor por su rebaño. Jesús cumple esta profecía. Él nos cuida y nos guía. Él nos rescata, va detrás de nosotros cuando estamos perdidos, débiles y vulnerables. Este es el Señor al que estamos llamados a servir, y a servirle mediante nuestro fiel discipulado.
En la Segunda Lectura de la Primera Carta de Pablo a los Corintios (15:20-26, 28) San Pablo nos recuerda que pertenecemos a Jesucristo, y que hemos sido hechos nuevos en él. ¡Él será nuestro rey!
La fiesta de Cristo Rey celebra el Reino de Jesús. Este reino no está modelado según monarcas terrenales y sus reinos. Jesús no está fuera, en la distancia, retirado de nuestra realidad del día a día. Su vida no se trata de tronos y coronas, cenas formales y recepciones. Su vida es acerca de llevar y guiar a su rebaño. Sin embargo, el desafío para nosotros es que debemos querer ser líderes y guiados. Debemos querer ser identificados con Cristo como un rey que sufrió y murió, un rey humilde y sencillo, liberado de las ataduras de la realeza terrenal.
Este evangelio, en particular, nos desafía hoy a preguntarnos cómo nuestra respuesta personal como seguidores de Jesús se refleja en la respuesta de las ovejas. Tal vez, en nuestro mundo, nos fijemos en esos actos de amor y misericordia relacionados con el reino como más allá y más allá, o sólo para unas pocas personas elegidas con dos calzados. Entonces podemos, erróneamente, excusarnos de responder con amor y compasión a los demás. Me encanta esa palabra ‘compasión’ porque significa ‘sufrir con’. Aquellas ovejas en la parábola del evangelio reconocieron el sufrimiento y las penurias de los hambrientos y sedientos, el recién llegado y el desnudo, los enfermos y los encarcelados porque habían estado (o todavía estaban) hambrientos y sedientos, el recién llegado y los desnudos, los enfermos y los encarcelados. En nuestra condición humana podemos eliminar con demasiada facilidad esta identificación y mirar hacia abajo a aquellos que vemos ‘debajo’ de nosotros. Puede que incluso queramos des-asociarnos de ellos, y dar la impresión de que estamos ‘encima’ de ellos, y en el fondo no como ellos. Esta actitud nos impide ser esas ovejas compasivas y nos convierte en esas cabras en la parábola del evangelio. Estamos intactos por la difícil situación de los demás, y sus necesidades no se cumplen, y solo nos cuidamos a nosotros mismos. Esta no es la manera de nuestro buen pastor y rey.
Mientras celebramos esta fiesta de Cristo Rey, movidos por estas lecturas, tenemos que comprometernos -corazón, mente y alma- a ser esas ovejas fieles del rebaño del Señor Jesús, y proclamar que cada vez que hacemos un acto de caridad a otro, mostrar compasión, y compartir quiénes somos y lo que tenemos. Nadie quiere ser contado entre las cabras en la parábola, así que cada uno hagamos nuestra parte, y a través de nuestro testimonio llevar a otros a unirse a las ovejas del redil, y a compartir la plenitud del reino de nuestro Rey, Jesucristo.

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *