A Dios, lo que es de Dios

[Visto: 106 veces]

Evangelio según San Mateo 22,15-21.
Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.
Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: “Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.
Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?”.
Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: “Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?
Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto”. Ellos le presentaron un denario.
Y él les preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”.
Le respondieron: “Del César”. Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una gran variedad de respuestas de personas a las elecciones. Parece que en la mayoría de los países democráticos el porcentaje de personas que votan en una elección está cayendo. A veces la gente siente que su voto es tan insignificante que no vale la pena votar. Mejor sentarse en casa y quejarse de los resultados, y de la falta de acción por parte de los electos.
A lo largo de la historia, sin embargo, un voto ha marcado la diferencia en el mundo.
Por un voto, en 1645, Oliver Cromwell tomó el control de Inglaterra, y cuatro años después, por un voto, el rey Carlos I fue ejecutado
Por un voto en 1776, el inglés fue adoptado como idioma de los Estados Unidos, en lugar del alemán.
En 1868, un voto evitó que Andrew Jackson fuera acusado como presidente.
En 1875, un voto cambió Francia de monarquía a república.
Así que, un voto puede y hace la diferencia!*
El evangelio de este fin de semana (Mateo 22:15-22) nos recuerda que tenemos una responsabilidad como ciudadanos. Cuando los fariseos le preguntaron a Jesús si era lícito pagar impuestos al César, esperaban atraparlo y acusarlo de desobediencia civil. Por su simple y profunda respuesta, “Paga al César lo que pertenece a César, y a Dios lo que pertenece a Dios”, no cae en su trampa. Su respuesta se convierte en un “puente” para que la gente entienda su lugar en el mundo.
A lo largo de la historia ha surgido la noción del dualismo: que lo espiritual es bueno y lo material es malvado. Esto ha llevado al desdén por las cosas del mundo y a menudo a un pasivismo o desconexión con el movimiento de la historia y la sociedad. Desde la Sagrada Escritura sabemos que estamos “en el mundo” pero “no del mundo”. En los capítulos decimocuarto y decimoséptimo del evangelio de Juan Jesús se refiere a esta realidad. Aunque vivimos en el mundo, no somos “del mundo” porque nuestras virtudes y valores son del reino de Dios en lugar de los valores y virtudes cambiantes del mundo. Algunas personas toman estas palabras como justificación para quitarse de contribuir al mundo -como votar y otras actividades de construcción comunitaria- y ven sus actividades espirituales como las únicas dignas de su tiempo y esfuerzo. Esta reacción extrema va en contra del espíritu del evangelio y del papel que estamos jugando como personas de fe en el mundo. Después de todo, si queremos ser la “luz del mundo” no podemos permanecer debajo de una cesta de bushel, pero debemos ser vistos y escuchados por otros.
Entonces, cuál es el papel del cristiano comprometido en el mundo hoy? Si vamos a trabajar por la resurrección de la sociedad como creemos que Dios nos llama, no podemos ser pasivos o inactivos. Esto implica que estamos buscando activamente el cambio y la renovación: ¡que somos “agentes” del cambio y la renovación! Estamos llamados a marcar la diferencia en todos los aspectos de la vida: industria, comercio, educación, atención médica y gobierno. Todos y cada uno de los sectores de nuestra sociedad necesitan la presencia de Cristo, que vamos a traer. No vivimos nuestra vida en Cristo en un vacío o sólo en lo espiritual, sino en todos los aspectos de la vida y la actividad humanas. Deberíamos ser testigos de Cristo siempre y en todas partes.
De una manera práctica, ¿cómo hacemos “al César lo que pertenece a César”? o mejor dicho, ¿cómo hacemos eso mientras profesamos y somos testigos de “lo que pertenece a Dios”? En nuestras vidas -en casa, en el trabajo y en la escuela- vamos a traer a Jesucristo, y su amor y verdad, en cada discusión, cada reunión, cada encuentro, cada decisión. A veces podemos hacer esto sin mencionar el nombre de Jesús, pero compartiendo con otros las virtudes y los valores del reino de Dios: buscando la verdad y el amor, la reconciliación y el respeto, la justicia y la paz, la compasión y el entendimiento. Otras veces podemos revelar más explícitamente la fuente de nuestra inspiración y fortaleza: Jesús el Señor. Entonces no llamamos la atención sobre nosotros mismos, sino más allá de nosotros mismos a Jesús el Señor. Estamos dando al Señor “gloria y honor”, como cantamos en el Salmo. Estamos reconociendo y proclamando que lo que hacemos tiene un propósito y hace la diferencia porque creemos que es parte del plan de Dios. No estamos haciendo las cosas “quieras o no” sino que estamos tomando decisiones conscientes y deliberadas PARA Cristo, EN Cristo y CON Cristo. Estamos demostrando que estamos “en el mundo”, y comprometidos con su resurrección, pero que también no somos “del mundo”, que no nos inclinamos ante cada tendencia o moda que viene en nuestro camino y balancea la mayoría de la gente.
Podemos responder sabiamente y profundamente como lo hizo Jesús, y declarar que hoy tenemos un papel en el mundo y queremos contribuir a la construcción de una sociedad más justa? Podemos mostrar por nuestras vidas que estamos dispuestos a dar “al César lo que pertenece a César”, pero que sobre todo, incluso haciéndolo, ¿estamos “dando a Dios lo que pertenece a Dios”?
* Esta historia introductoria es tomada de Illustrated Sunday Homilies, Año A, Serie II, por Mark Link, S.J. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 111.

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *