Primeros y últimos

[Visto: 143 veces]

Evangelio según San Mateo 20,1-16a.
Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña.
Trató con ellos un denario por día y los envió a su viña.
Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza, les dijo: ‘Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo’.
Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo.
Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: ‘¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?’.
Ellos les respondieron: ‘Nadie nos ha contratado’. Entonces les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.
Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: ‘Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros’.
Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario.
Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario.
Y al recibirlo, protestaban contra el propietario, diciendo: ‘Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada’.
El propietario respondió a uno de ellos: ‘Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario?
Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti.
¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?’.
Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos».

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Parece natural en nuestra condición humana que hagamos comparaciones. Podemos hacer comparaciones sobre cosas en el mundo, como la riqueza o la productividad de las naciones. Sin embargo, más a menudo, creo, hacemos comparaciones que tocan nuestras vidas más íntimamente: quién es más bonito o más guapo, quién es más exitoso, quién es más inteligente, etc. Muchas veces estas comparaciones conducen a alguien pensar “No es justo!” A veces estas comparaciones nos pueden hacer avanzar, animándonos; pero más a menudo, creo, tiene justo el efecto opuesto, para desalentarnos y hacernos sentir mal con nosotros mismos.
EL AMOR ES EL AMOR
Definitivamente la reacción de la mayoría de la gente al evangelio de hoy (Mateo 20:1-16) es que “¡no es justo!” ¿Cómo puede el propietario pagar a los trabajadores que sólo habían trabajado una hora igual que los que habían esclavizado todo el día en el calor? “¡No es justo!”. El único evangelio en que he visto una vehemencia similar es del Hijo Prodigo, cuando otra vez la reacción inicial de muchos es “¡no es justo!” ¿Por qué el padre celebraría el regreso del desagradecido hijo que volvió pidiendo perdón, cuando el hijo ‘bueno’ fue fiel todo el tiempo? Según nuestra lógica humana, “¡No es justo!”
Una de las explicaciones escriturales que me dieron fue la urgencia del propietario. Septiembre fue el tiempo de cosecha en Israel, pero también fue el comienzo de la temporada de lluvias. Y así cuando los cultivos estaban listos -sean lo que sean- hubo una urgencia para sacarlos del campo o fuera de la vid, para que las lluvias que siguen no destruyeran el cultivo. Tal vez las nubes oscuras se avecinaban este día de la parábola del evangelio y el propietario estaba tan desesperado por conseguir las uvas recogidas que continuamente salió buscando más trabajadores.
Y entonces ¿de qué trata el evangelio? No se trata de comparaciones, y seguro que no se trata de leyes laborales y salarios justos. El evangelio es acerca de la generosidad de Dios. La generosidad de Dios desafía nuestra apreciación humana, y nuestra lógica a lo que es justo y lo que es correcto. En el evangelio el propietario dijo: “¿No soy libre de hacer lo que deseo con mi propio dinero? ¿Eres envidioso porque soy generoso?” ¡Definitivamente es que los caminos de Dios y nuestros caminos no son los mismos!
En la primera lectura (Isaías 55:6-9) Dios revela a través de Isaías que: “Mis pensamientos no son tus pensamientos, y tus caminos no son mis caminos. Tan altos como los cielos están sobre la tierra, así de altos son mis caminos por encima de tus caminos y mis pensamientos por encima de tus pensamientos”. Dios, en su sabiduría, nos ve, y los acontecimientos y ocurrencias de nuestras vidas de diferentes maneras que nosotros. El amor es el amor. En nuestra condición humana a menudo cuestionamos el juicio de Dios y la voluntad de Dios. Esperamos que Dios actúe de acuerdo con nuestra lógica humana y con nuestras normas humanas. Cuando esto no sucede, protestamos, sólo si nos vemos como desfavorecidos por lo que sucede. Los trabajadores que entraron en el viñedo en la última hora no se quejaban, pero que llegaron en la primera hora seguro lo estaban. No vieron al propietario como generoso y benévolo, sino tonto e injusto. Esto sólo se puede resolver en nuestras propias vidas cuando podemos reflexionar sobre algo que puede haber sucedido y ver que de hecho, el camino de Dios era mejor, los pensamientos de Dios eran superiores. Hasta entonces protestaremos y discutiremos y continuaremos debatiendo la locura de los caminos y pensamientos de Dios.
Tal vez nuestro mayor desafío antes de estas lecturas es aceptar que Dios es ese generoso y nos ama tanto, tanto que envió a su Hijo, y que el Hijo nos amó tanto que murió por nosotros en la cruz. Muchas personas luchan con sentimientos de indignación, en particular alrededor del amor incondicional de las personas en sus vidas. La mayoría de nosotros creemos, y nuestra experiencia nos dice, que debemos ‘ganar’ el amor. Sin embargo, el camino y el pensamiento de Dios es que tenemos ese amor gratis. Es un regalo. Es una gracia. Nada de lo que podamos decir o hacer nos puede robar ese amor de Dios, incluso negarlo y darle la espalda a él. Él todavía nos ama. Recuerdo cuando algunos amigos míos tuvieron su primer hijo, y el nuevo padre me llamó y me pidió que viniera al hospital. Eran las 9:30 de la noche, así que me puse el collar y fui al hospital, confundiendo a las enfermeras en maternidad. Pero, me dejaron entrar, y vi a su nuevo hijo. La nueva madre me dijo: “Nunca me di cuenta de cuánto me amaban hasta que sostenía a mi propio hijo en mis brazos”. Esto es sólo un pequeño reflejo del amor incondicional de Dios para nosotros, y esta generosidad y benevolencia con nosotros, en cada situación.
A menudo este evangelio se interpreta que los que fueron los últimos en trabajar en el viñedo representan a los pecadores que más tarde en sus vidas se convirtieron en Dios y le fueron fieles, mientras que otros fueron fieles a través de toda su vida y desde el principio. Dios es justo que permite a estos “últimos” vean el cielo. Jesús murió por los pecados de los que trabajaron desde el amanecer, así como de los que sólo trabajaron una hora. No podemos limitar el amor de Dios, ni su misericordia. GRACIAS A DIOS porque sus caminos no son nuestros caminos, y sus pensamientos no son nuestros pensamientos.
El evangelio de hoy nos llama a reflexionar sobre cómo aceptamos los ‘caminos’ y ‘pensamientos’ del Señor, especialmente en relación a aceptar su amor incondicional y generoso. Está ahí para nosotros si lo aceptamos o no, pero si lo aceptamos en nuestro corazón, entonces su abundante gracia puede hacer mucho más en nosotros mientras respondemos en amor a Dios, y compartir ese generoso amor unos con otros. Dios es, y siempre será, “justo”.

La Iglesia española se rebela contra Sánchez. Los obispos exigen al Gobierno que retire la ley de Memoria Democrática, porque “divide” a los españoles

En un giro copernicano, tras años de silencio, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha exigido al Gobierno Sánchez que “aparquen” temas que “dividen” como la Ley de Memoria Democrática, que conlleva la llamada “resignificación” del Valle de los Caídos y la expulsión de los benedictinos pues, a su juicio, no es lo que preocupa a la gente en este momento. Estas son declaraciones de Omella a la Cope, recogidas por la Vanguardia.
Vamos ahora con la interpretación que ha hecho eldiario.es, según el cual Omella tras su encuentro con el papa en Roma declaró: “Estamos dispuestos a ayudar”, afirma el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, respecto de la resignificación de Cuelgamuros. Es decir eldiario.es asimila colaboración para resolver el asunto del Valle de los Caídos, con darle otro significado a la basílica, al cementerio y a la abadía -expulsando a los benedictinos y, con el tiempo, derribando la cruz- y nos ofrece la información de que la Iglesia está dispuesta a colaborar.
Seguimos con la versión del progre eldiario.es: los obispos españoles admitieron que “el tema del Valle de los Caídos ha salido” durante la reunión con el Papa. Aunque Omella subrayó que “es un tema que concierne más a la Iglesia de Madrid”, añadió que “desde la conferencia episcopal estamos dispuestos a ayudar. Pedimos que haya un diálogo en la sociedad y con nosotros, la Iglesia”. Y si alguien pide diálogo es porque el Gobierno Sánchez, que pretende acabar con el Valle de los Caídos, no ha dialogado con la Iglesia. No sólo eso, Omella pide, de forma directa, que se “aparque” la expulsión de los monjes benedictinos que están allí pra rezar, “para hacer el bien”.
Y ahora volvamos a la entrevista de Omella con la COPE: “Yo les diría a los políticos: ¿Por qué no aparcan ciertas cosas? Serenemos la sociedad y busquemos lo que de verdad preocupa a la gente. ¿Tanto preocupa a la gente que los benedictinos tengan que salir o no de ese monasterio? Si están allí para rezar, ciertamente se equivocarán en muchas cosas y en algunas cosas que han dicho, como todos, pero están allí para hacer el bien”, ha reflexionado el arzobispo de Barcelona en una entrevista en COPE. Algo se han perdido los chicos de eldiario.es. O eso, o directamente han decidido manipular la información.
Otra muestra de esa manipulación, en palabras textuales del cardenal Omella: “Que vengamos con esos temas que nos dividen y nos retrotraen a momentos difíciles…, yo sé que hay muchas heridas en el pasado de nuestra historia de España pero nos pueden distraer de lo esencial”, ha subrayado.
Es la primera vez que el presidente de la Conferencia Episcopal Española, José Luis Omella, realiza una crítica directa al muy cristófobo y anticlerical Gobierno Sánchez. La primera, también, que sale en defensa de la catolicidad del Valle de los Caídos. Recuerden que el objetivo del Gobierno no era exhumar a Franco, sino desacralizar la Basílica, expulsar a los monjes y destruir la mayor cruz de Europa. A ser posible, para cortarle los brazos y convertirla en un monolito masónico.

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *