Setenta veces siete

[Visto: 113 veces]

Evangelio según San Mateo 18,21-35.
Se adelantó Pedro y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”.
Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores.
Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos.
Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda.
El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: “Señor, dame un plazo y te pagaré todo”.
El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda.
Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: ‘Págame lo que me debes’.
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: ‘Dame un plazo y te pagaré la deuda’.
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor.
Este lo mandó llamar y le dijo: ‘¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda.
¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?’.
E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.
Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

La dinámica del perdón es muy interesante. Recuerdo, viendo ‘Gone With The Wind’, pensando en la dinámica entre los dos personajes principales, Scarlett O’Hara y Rhett Butler. En su ardiente y contenciosa relación hubo momentos en los que era obvio que Scarlett estaba arrepentida por algo que ella había dicho o hecho, y se acercaba a su marido para tratar de hacer las paces, sólo para encontrarlo lleno de orgullo y no poder reconocer su buena voluntad. Y entonces hubo otros momentos en los que Rhett también reconoció sus errores y quería hacer las cosas bien, sólo para encontrar a su esposa llena de orgullo e inconsciente a su amabilidad. Dos personas -ficticias, por supuesto-ambas necesitadas de perdón y ambas -en su propio tiempo- dispuestas a perdonar. Sin embargo, en su condición humana, perdieron las oportunidades de perdón y reconciliación. Aunque el perdón seguramente habría cambiado el final de la historia, más triste aún es que esta dinámica suceda regularmente en nuestra vida diaria.
El evangelio de este fin de semana (Mateo 18:21-35) nos habla sobre las gracias del perdón. La dramática respuesta del rey al hombre que le debía una gran cantidad, calienta nuestros corazones. Podemos imaginar el alivio que trajo al deudor al admitir sinceramente su incapacidad para pagar la deuda. Por supuesto, ¡este rey representa a Dios y nosotros somos el deudor! Entonces ese deudor aliviado se da la vuelta y no muestra compasión a su compañero de trabajo, aunque la suma adeudada era una pequeña fracción de lo que debía. Con razón, cuando sus otros compañeros de trabajo se enteraron, se escandalizaron y fueron al rey a denunciar la injusticia de su colega. El poder detrás de esta parábola es que nos hace reflexionar sobre cómo nosotros, el deudor indultado, pasamos este alivio y nueva vida a aquellos con los que estamos enojados o distanciados.
Pedro respondió a la pregunta de Jesús diciendo que lo que pensaba era la respuesta perfecta, y que Jesús le aplaudiría por ello. Estaba dispuesto a perdonar a su hermano siete veces. Siete fue un número altamente simbólico en el judaísmo, un signo de perfección. Sin embargo, Jesús no le aplaudió, sino que le dijo que debemos perdonar ¡setenta y siete veces! El perdón que Jesús nos pide debe y va a ir más allá de nuestro propio nivel de comodidad, pero alcanza más profundo en nuestro espíritu herido y perdona como Dios perdona, reflejando su compasión y amor incondicional.
La primera lectura del Libro de Sirácides (27:30-28:9) nos habla del corazón del que no puede perdonar. Él nos dice: “La ira y la ira son cosas de odio, pero el pecador los abraza fuerte”. Él nos dice que debemos recordar nuestro pacto con Dios y “pasar por alto las faltas”. De lo contrario, él dice que nosotros “sufriremos del Señor, la represalia”. A pesar de estas fuertes palabras, sabemos que no siempre es fácil perdonar.
El salmista nos aseguró hoy que “El Señor es amable y misericordioso, lento para la ira, y rico en compasión”. Qué buenas noticias para nosotros, pero buenas noticias que estamos obligados a compartir con los demás: perdonando como hemos sido perdonados ¡El amor es el amor!
Mientras reflexionaba sobre el evangelio durante la semana, pensé en los beneficios del perdón y la reconciliación.
Primero, el perdón es una bendición para el que recibe el perdón. Todos buscamos perdón. Todos queremos una segunda oportunidad, pero no es fácil para nosotros a veces, en nuestra condición humana, extender ese perdón. Nuestro amor no siempre es incondicional, como lo es el amor de Dios por nosotros. Todos hemos experimentado el alivio y la paz que viene de ser perdonados. Es como una nube oscura se ha levantado y podemos vernos a nosotros mismos, y a los demás, y a nuestro alrededor con diferentes ojos, nuevos ojos. Tal vez el perdón nos sorprendió. Tal vez dudamos de que seríamos perdonados, a pesar de nuestro remordimiento y contrición. Tal vez pensamos que el otro nos vería como inmerecidos de su amor y amistad. Sin embargo, fuimos perdonados, y eso hizo toda la diferencia en el mundo.
Sin embargo, el que perdona también recibe una bendición, recibe un regalo. Esa es la bendición y el regalo que el deudor en la parábola se perdió! No sólo “lastimó” al otro deudor, a su colega, sino que se “hizo daño”. Cuando estamos enojados o distanciados de alguien, soportamos un peso. Es como si llevaramos una carga pesada. La vista o sonido de la persona nos hace jadear. Sentimos algo pesado en el pozo de nuestro estómago. Una vez que la persona se vuelve hacia nosotros y expresa su dolor, tenemos una opción -perdonar o permanecer- como Rhett y Scarlett en esas ocasiones: orgullosos y altivos. ¡La elección realmente es nuestra! En ese momento la gracia de Dios nos está bombardeando para que abramos nuestro corazón y perdonemos. Cuando respondemos a la gracia de Dios, somos bendecidos por Dios. Nuestro perdón de otro espectáculo que realmente entendemos y apreciamos: el gran don que Dios nos ha dado. Entonces podemos sentar esa carga -ese rencor, esa ira- y dejar ir para más tiempo, para “abrazar fuertemente”, pero para liberarlos a ellos y a nosotros mismos de la carga del pecado.
Dios nos ofrece vida, y vida en plenitud. Pero la vida tiene un precio. Debemos perdonar como hemos sido perdonados. Debemos amar como somos amados. Entonces viviremos de verdad en unión con Dios, y en armonía unos con otros “perdonando a nuestro hermano en nuestro corazón”.

Puntuación: 5 / Votos: 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *